La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

mayo 14, 2006

Comercio Argentino 1913-2005

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 2:10 pm

Este es otro de mis gráficos favoritos. De los que dicen mucho y vale la pena contemplar una y otra vez. Muestra la evolución de las exportaciones y las importaciones argentinas entre 1913 y 2005. La fuente para el período 1913-1989 es la Fundación Mediterránea; para el período 1990-1992 es propia, y para el período 1993-2005 es el INDEC.

Entre 1913 y 1930, las exportaciones superaban 35% del PBI porque había pocas trabas a la importación. Entre 1930 y 1948, fluctuaron dentro del rango 10%-20%, con clara tendencia declinante, y entre 1948 y 1995 cayeron por debajo de 10%, salvo en años excepcionales en los que grandes devaluaciones licuaron los salarios y las rentas que componen el PBI, que es el denominador del cociente que comentamos. Ejemplos en este sentido son 1976, 1982, 1987-1989 y 2002-2005. La causa del derrumbe de las exportaciones a partir de 1930 fue el proteccionismo más aldeano: aranceles incluso prohibitivos, cuotas y depósitos previos de importación, requisitos de contenido nacional, retenciones a la exportación y controles de cambio, entre otras restricciones al libre comercio. La política agrícola común de la Unión Europea, en las últimas décadas, vino a agravar la discriminación contra las exportaciones.

El desempeño comercial argentino a lo largo del siglo confirma el principio de simetría de Lerner. Este destaca que un impuesto a la importación es un impuesto a la exportación; por tanto, cuando el gobierno impide (por el medio que fuere) la importación, también impide la exportación.

aperturacom.jpg

Dicho de otra manera. Cuando un país importa también exporta por un valor equivalente. Por tanto, el desequilibrio de la balanza comercial no puede ser un fenómeno permanente; debe ser transitorio. Pues depende del financiamiento. La explicación del balance comercial no es comercial; es financiera. Cuando al país le va mal, hay fuga de capitales y superávit comercial, como ocurrió durante la primera y la segunda guerra mundial, la década de 1980 y desde 2002. Cuando al país le va bien, hay entrada de capitales y déficit comercial, como ocurrió en la década de 1920, en torno de 1960 y en la década de 1990.

En síntesis: a) las exportaciones del país dependen, en forma positiva, del grado de apertura comercial; menores trabas a la importación implican mayores exportaciones; b) el déficit de balanza comercial es un fenómeno transitorio y reversible. Cuando un político industrialista o un representante de la UIA declare que tiene un plan para exportar por 50.000 millones de dólares por año pero importando tan solo 10.000 millones, sepa que o ignora el principio de simetría, o pretende explotar en beneficio propio la ignorancia del público, o que se trata, a un mismo tiempo, de un ignorante y un lobbista, mezcla bastante frecuente, por cierto.

3 Comments »

  1. Jorge: Acabo de agregar dos posts en Sine Metu sobre índices latinoamericanos de globalización y de negocios. Aunque estas listas no siempre son objetivas, queda claro que a los argentinos no nos va nada bien en los departamentos a los que más dedicación deberíamos estar dándole. Saludos.

    Sine Metu: Ahora mismo los veré. En el post El Quid de la Cuestión abordé el tema. La caída de la inversión externa directa respalda esa impresión. Lo mismo que el hecho de que, no obstante la fuerte reducción de los intereses de la deuda pública y el también fuerte (pero declinante) superávit fiscal, el riesgo-argentino siga siendo claramente mayor que el riesgo de los países emergentes; es el más alto de América Latina, con la excepción del ecuatoriano.

    Comment by Sine Metu — mayo 15, 2006 @ 2:45 pm

  2. Estimado Jorge, Creo que hay por lo menos 2 cuestiones que no estas teniendo en cuenta: 1) en la realidad las llegadas a los puntos de equilibrio se pueden postergar tanto como se desee. Creo que era Keynes aunque nunca lei directamente el texto que decia que en el largo plazo estamos todos muertos 2) Esta postergación y sobre todo en este pais, (pero hay muchos otros donde sucede lo mismo) se da a traves de controles sobre la cuenta capital del Balance de Pagos.

    Rerum Novarum: Aunque no me creas, el equilibrio de la balanza comercial no se puede postergar tanto como el gobierno lo desee. El balance comercial depende del movimiento internacional de capitales, y éste nunca ha sido determinado por la voluntad de un gobierno. Pero el gobierno puede influir sobre el balance de manera indirecta; por ejemplo, cuando la política económica es tan mala que el mercado empieza a esperar una hiperinflación, un default o una corrida bancaria, hay fuga de capitales y el balance gira al superávit. El control de capitales no tiene influencia de primer orden sobre el verdadero movimiento internacional de fondos.

    Comment by Rerum Novarum — mayo 22, 2006 @ 10:38 am

  3. Jorge: Una pregunta, existe en tu opinion una diferencia entre un impuesto a la importacion y un tipo de cambio alto en lo que respecta al nivel de exportaciones/importaciones? O sea, hoy en dia en la Argentina el tipo de cambio alto funcion como barrera… Chile por ejemplo, tiene una economia muy abierta al resto del mundo, pero su tipo de cambio si bien no es tan alto como el argentino, esta muy lejos tambien del 1 a 1. Precisamente con el enorme ingreso de divisas que esta provocando el ingreso de divisas en chile la suba del cobre, existe en el pais transandino la discusion de dejar bajar el dolar o mantenerlo…

    Daniel: Claro que existe una diferencia. Un arancel a la importación aumenta en forma permanente el precio relativo de los productos industriales protegidos. Por el contrario, una devaluación lo aumenta transitoriamente, hasta que el resto de los precios se ajustan vía inflación residual. Existe la sensación de que la gran devaluación de 2002 cambió en forma permanente los precios relativos porque la inflación ha sido relativamente baja. Ahora bien, ¿por qué ha sido baja? Porque explotó el riesgo-argentino y experimentamos una salida de capitales impar, que se ha ido revirtiendo sin llegar a transformarse en una entrada franca. Cuando esto último ocurra, el precio de los servicios subirá y el efecto de la devaluación sobre la rentabilidad industrial será nulo. En ese momento, verás que la UIA empezará a pedir una nueva ronda de devaluaciones y/o aumentos de aranceles.

    Tu pregunta es importante; si no fui claro, pedime una aclaración.

    Comment by Daniel — mayo 22, 2006 @ 9:06 pm

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol