La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

abril 29, 2006

¿Es la educación o la apertura?

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 4:33 pm

Hace unas pocas semanas, Nora Bär, periodista de La Nación, escribió un interesante artículo sobre el ‘milagro’ económico de Nueva Zelanda. Ilustra el fenómeno con dos ejemplos: el notable aumento de las exportaciones de vinos y el impresionante desarrollo de las exportaciones de productos lácteos hasta capturar un tercio de las exportaciones mundiales.

Pero lo que hace al artículo atractivo y engañoso a un mismo tiempo, es la explicación del milagro. De acuerdo con ella, la política de apertura comercial que aplica Nueva Zelanda desde 1984 no tuvo arte ni parte en el boom exportador. Por encima de todo, éste sería consecuencia del estímulo oficial a la investigación científica aplicada, de la colaboración de grupos privados y gobierno, y de la voluntad de innovar y hacer las cosas bien.

Nadie en su sano juicio puede sentirse contrariado por esta interpretación del milagro. De hecho, fue aprobada, según parece, por muchos lectores del diario. Algo que no me extraña, puesto que apela al sentido común, a la voluntad de superación, a los beneficios del trabajo conjunto a largo plazo entre el gobierno y el sector privado y al espíritu sarmientino de nuestra clase media. Pocos días después, una carta de lector daba cuenta de la mezcla de deslumbramiento y desaliento que sintió el ingeniero que la había escrito luego de leer el artículo. Me enteré de la carta gracias a mi suegro, también ingeniero y propenso a creer que todo puede resolverse con voluntad y tecnología. El artículo despertó en él los mismos sentimientos que en su colega. Entre intrigado y resignado, mi suegro preguntó por qué ellos pueden y nosotros no, en vista del potencial argentino en materia vinícola y láctea y de la similitud de ambos países.

Entre otras cosas, el razonamiento económico nos sirve para evitar el desaliento y la resignación por motivos equivocados. Mucho del desaliento y la resignación que se adueña de la población se debe a que el periodismo y los políticos analizan temas esencialmente económicos con sentido común, en el mejor de los casos, y con voluntarismo casi siempre. El sentido común, por lo general, es la negación del criterio económico. Y el voluntarismo es la negación de las fuerzas impersonales que se expresan en los mercados.

La investigación aplicada y el desarrollo tecnológico fueron, en todo caso, condición necesaria para el aumento de las exportaciones de vinos y productos lácteos de Nueva Zelanda. La condición suficiente fue la apertura comercial del país. Si Nueva Zelanda no hubiera abierto sus puertas al libre comercio, no habríamos observado tal crecimiento exportador, y esos científicos y técnicos hubieran emigrado a otros países. Y si no hubieran dispuesto de esos científicos y técnicos, en una Nueva Zelanda abierta al libre comercio, los empresarios habrían detectado el negocio de producir para la exportación vinos y lácteos y habrían repatriado o contratado en el exterior los científicos y técnicos necesarios. La punta del ovillo no es la educación y la investigación sino el negocio exportador.

Todo impuesto a la importación es un impuesto a la exportación. Si el gobierno fijara un impuesto prohibitivo sobre todas las importaciones, las importaciones se anularían, igual que las exportaciones, aun cuando no hubiera retenciones sobre éstas. Un país que no puede importar no necesita exportar para generar divisas. En igual sentido, si el gobierno fijara una retención prohibitiva a las exportaciones, éstas desaparecerían, lo mismo que las importaciones, aun cuando no hubiera impuestos que penalizaran el ingreso de las últimas. Un país que no puede exportar no genera divisas para importar.

Lo contrario sucedería si el gobierno eliminara los aranceles y cuotas a la importación, además de las retenciones que obstaculizan la exportación. Aumentarían de la mano las importaciones y las exportaciones. El país se abriría así al comercio mundial.

En suma, en este campo vale una suerte de mandamiento que dice “exportarás lo que importes”. No es un invento mío. Se trata del principio de simetría de Lerner. La UIA no lo entiende, ni le conviene entenderlo. Aunque el mayor enigma económico-político de la Argentina es que ni siquiera la SRA lo entienda ni lo defienda. (Para leer el artículo de Bär, haga click aquí.)

 

Post Data: La reducción o eliminación de aranceles y cuotas a la importación aumenta la exportación y la importación (se contrae la producción local de alto costo relativo). La exportación aumenta dado que el costo de producción disminuye. Esto sucede por dos causas: 1) se abaratan los insumos importados; 2) se ‘adelanta’ el tipo de cambio; es decir, se reduce el costo en dólares de los servicios laborales y de otro tipo que se emplean en la actividad exportadora. La producción local disminuye y las importaciones aumentan debido a la reducción del precio interno de los productos importados.

20 Comments »

  1. Jorge, fue una buena idea que tocara un tema que cada tanto se discute en Argentina. Muchas veces se dice que todo país que invierte menos del 1% de su PBI en Investigación y Desarrollo está condenado al subdesarrollo. ¿Es realmente así? Concuerdo con que a mayor apertura comercial hay más incentivos para mejorar la calidad de los productos que se exportan. Pero tengo las siguientes dudas: 1) ¿Por qué será que Chile, aún siendo uno de los países más abiertos al mundo, invierte menos del 1% de su PBI en Investigación y Desarrollo? 2) ¿Es necesario que el Estado invierta en Investigación y Desarrollo? (…) Entiendo desde ya que algunas preguntas a lo mejor le serán difíciles de contestar, pero más que nada lo que me interesa es su opinión sobre lo que comenté. Pero vuelvo a decir lo mismo, gracias por tocar un tema "tabú" para las economías de los países.

    Andrés: Si tuviera que optar entre la inversión en Investigación & Desarrollo y la apertura comercial para estimular el crecimiento económico, elegiría, sin dudarlo, abrir la economía. Desde luego, hacer las dos cosas es mejor. Pero apostarlo todo a la educación y la I&D, mientras la economía queda encerrada dentro de murallas proteccionistas, es condenar al país a la decepción y la fuga de cerebros. La I&D financiada por el Estado (creo que Ud. se refiere a esta I&D) ha sido en algunos casos altamente productiva. El desarrollo de Internet fue financiado por el gobierno de EEUU. Las innovaciones en tecnología agrícola del INTA son reconocidas usualmente como una buena inversión del gobierno argentino. Pero pare de contar. No abundan. En cuanto a Chile: 1) no sé por qué Chile invertiría ese 1%; sin embargo, advierta que pese a tan poca inversión en I&D, el país exporta un 45% de su PBI y exhibe un crecimiento envidiable; 2) como dije antes, hay proyectos que valen el riesgo de despilfarro y corrupción propios de la intervención estatal en la economía, pero hay que seleccionarlos con lupa.

    Comment by Andrés — abril 30, 2006 @ 1:16 am

  2. La Nacion de hoy tiene otro ejemplo interesante de desinformacion: En primera plana, se anuncia que en los ultimos 3 años volvieron mas de 10.000 argentinos que habian emigrado a los EEUU. El dato es de buena fuente, y documentado con la informacion de los consulados. La impresion general que se desprende, es que los argentinos que conocen EEUU han llegado a la conclusion de que es mejor vivir en Argentina. Pero no se dice cuántos argentinos adicionales emigraron a EEUU en el mismo periodo, ni cuántos se fueron, y cuántos volvieron el los trienios anteriores. Los 10.000 retornados, causarian la misma impresion si se dijera que en 1992/4 volvieron 40.000? Y si en el mismo periodo en que volvieron 10.000 se hubieran ido 30.000? (Son cifras hipoteticas, solo para ejemplificar la importancia de lo omitido.) (La nota) es superficial, o hay una agenda escondida?

    Comment by Amateur — abril 30, 2006 @ 6:17 pm

  3. Tengo dos preguntas referidas a este tema: 1) ¿Por qué la Argentina de los 90s, mucho más abierta económicamente que la actual, importaba y sobre todo exportaba menos que la actual? 2) ¿Qué es preferible, un volumen de exportaciones+importaciones relativamente pequeño, pero con gran superavit, o un volumen grande, pero con un superavit menor (en términos absolutos, no relativos)?

    Renzo: Es verdad, la economía argentina actual es más cerrada que la de los 90. Por las retenciones sobre las exportaciones agropecuarias y de hidrocarburos, y por el cínico Mecanismo de Adaptación Competitiva, que ha establecido una barrera proteccionista ¡dentro del Mercosur! Pero no crea que en los 90 teníamos un país abierto. ¡Si apenas exportábamos 9% del PBI vs. 35% de Chile! Respuesta 1: Las importaciones en el I trimestre de 2006 son todavía más bajas que en 1998, pero las exportaciones son bastante mayores (u$s40.000 millones contra 27.000 millones entonces); las exportaciones aumentaron en casi todos los países emergentes, por la liquidez y la suba de los precios. Respuesta 2: Es preferible mucha exportación e importación. El superávit depende del crédito externo del país, que es fluctuante. Los volúmenes, en cambio, tienden a perdurar.

    Comment by Renzo — mayo 1, 2006 @ 5:38 am

  4. Estimado Jorge: Lei su post y el artículo en cuestión. Estoy de acuerdo con su análisis y lo que me pareció más significativo es que los ejemplos de los emprendimientos universitarios son del 2000 cuando el mismo artículo sugiere que el gran cambio sucedió con anterioridad pues habla de 1985, los noventa, etc. Es decir, es a la luz de la sinergia propia del comercio intenacional que comienzan a gestarse una serie de proyectos de tecnología e investigación.

    Comment by Miguel Orell — mayo 1, 2006 @ 7:17 pm

  5. Comparto sus comentarios respecto del sentido común, pero lo mismo aplica al "razonamiento" cuando éste no tiene fundamentos. Ud. identifica condiciones necesarias y suficientes sin sustentar debidamente la elección. ¿Podría linkear un estudio serio y concluyente sobre el tema?

    Santiago: Como dije arriba, un gobierno puede meter toda la educación e investigación y desarrollo que se le ocurra en un país, pero si el país funciona dentro de una fortaleza proteccionista, que por necesidad lógica no importa ni exporta, esa política llena de sentido común rematará indefectiblemente en una decepción nacional y en una sostenida fuga de cerebros. Este es el fundamento de mi razonamiento. ¿Cuál es el suyo?

    Comment by Santiago — mayo 2, 2006 @ 7:47 pm

  6. Jorge, gracias por responderme. Justamente me refería a la I&D financiada por el Estado. Pero igual quiero volver a plantear una misma pregunta: ¿Es necesario que el Estado financie la I&D? Porque la experiencia mundial demuestra que la mayoría de las invenciones no las hizo el Estado, sino el sector privado.

    Andrés: Por instinto, por formación y por experiencia, pienso lo mismo. Sin dejar de reconocer la existencia de algunas experiencias exitosas de desarrollo tecnológico financiadas por el Estado. Esteban, en otro comentario a este artículo, piensa de manera muy distinta a nosotros.

    Comment by Andrés — mayo 4, 2006 @ 1:04 am

  7. Creo que el apoyo del estado a la investigacion es fundamental. El gobierno de EEUU invierte miles de millones de dolares en investigaciones de primer nivel. Las investigaciones mas avanzadas son realizadas por el estado, no por organismos privados. Luego esa tecnologia se transfiere a empresas privadas. Acaso alguna empresa puso algun ser humano en la Luna? La URSS era un pais socialista y puso en orbita el primer satelite. Alguien duda hoy en dia de la importancia del satelite? Creo que sobran ejemplos de innovacion tecnologica realizadas por el Estado. En los 90 hubo mucha apertura, pero no aumento la innovacion tecnologica. Para competir con el aumento, hay que vender productos de buena calidad e innovar. Para eso, se necesita I&D. No por nada, los gobiernos de los paises mas desarrollados, son los que mas invierten en I&D. Se compara mucho con Chile, que seria de chile sin su cobre?

    Esteban: Cierto, fue el gobierno de EEUU quien puso un hombre en la Luna; sin embargo, ya compiten varias firmas privadas en el negocio del turismo espacial, incluyendo como destino la Luna. Este hecho sugiere que no debe subestimarse el poder de la iniciativa privada, incluso en los campos menos convencionales. El teléfono, la TV y muchísmos desarrollos tecnológicos fueron consecuencia de la pura iniciativa privada. Pero volvamos al tema del artículo. En los 90 no hubo mucha apertura; ese es un cliché que Ud. ha comprado sin pensar demasiado. En cuanto a Chile, el cobre estuvo siempre en sus montañas pero recién ahora, luego de 30 años de una sostenida apertura y de firmar acuerdos comerciales con EEUU, UE, China y otros, sus exportaciones han explotado. ¿No le dice nada esto?

    Comment by Esteban — mayo 4, 2006 @ 12:17 pm

  8. Excelente artículo, me alumbró bastante eso de "el periodismo y los políticos analizan temas esencialmente económicos con sentido común, en el mejor de los casos, y con voluntarismo casi siempre. El sentido común, por lo general, es la negación del criterio económico. Y el voluntarismo es la negación de las fuerzas impersonales que se expresan en los mercados." Es algo que sabemos muchos, pero que nos olvidamos a la hora de entrar en debate acerca de lo que dicen estas personitas, lo cual lleva el debate, a lugares que no son los correctos. Gracias por tus razonamientos. saludos

    Comment by Cacho — julio 5, 2006 @ 1:41 pm

  9. Jorge: un par de comentarios acerca de su articulo. 1) Afirma que la I&D es condicion necesaria para el aumento de las exportaciones, y que la condicion suficiente es la apertura. Siento discrepar. Como usted sabrá hay muchas situaciones en las cuales no existen condiciones suficientes. Creo que esta es una de esas. El hecho de abrir la economia no necesariamente hara surjir "el negocio exportador". Estamos de acuerdo con que la apertura es una condicion necesaria para incrementar las exportaciones (yo diria que es una condicion casi trivial). Pero de ningun modo se sigue logicamente que sea suficiente. 2) Por otro lado tambien habría que plantearse que tipo de exportaciones queremos tener. No es lo mismo exportar 100 dolares de producto primario que de productos industriales con alto valor agregado. No es lo mismo desde el tipo de mercado a nivel mundial, desde los eslabonamientos que puedan producirse, etc. 3) La historia economica demuestra que todos los paises que hoy son grandes y ricos han crecido "desde adentro hacia afuera", y aquellos que no son el caso han tenido una ayuda sustancial de las potencias economicas por motivos geopoliticos (Israel, Corea del Sur, por citar).

    Roberto: 1) Repito que la apertura es condición suficiente para el aumento de las exportaciones (para su aumento global). La afirmación está fundada en la evidencia empírica (Chile, México, España, etc.) y en la teoría del comercio internacional. Piense en un caso extremo: se produce una gran mejora tecnológica en una economía autárquica (exportaciones=importaciones=0); como consecuencia lógica, la exportación no aumenta (párrafo 6º del post). Por cierto, en una economía semi-cerrada como la argentina, una gran mejora tecnológica en determinadas firmas puede aumentar las exportaciones de esas firmas. La apertura no es una condición casi trivial; en absoluto; ni siquiera la SRA, su máxima beneficiaria potencial, lo sabe o hace valer. 2) El punto de partida del dirigismo y el proteccionismo consiste, justamente, en plantearse "qué tipo de exportaciones queremos". Roberto, entienda que todas las exportaciones son igualmente valiosas, en tanto sean legales. Y que no hay exportación de mayor valor agregado que la del ganado en pie: 100% valor agregado. 3) la historia argentina demuestra lo contrario: entre fines del siglo XIX y principios del XX, Argentina fue grande y rica merced a una estrategia de "afuera hacia adentro", y desde entonces ha sido chica y pobre por culpa de la estrategia de "adentro hacia afuera".

    Comment by Roberto — julio 16, 2006 @ 10:01 pm

  10. 1) Tiene razon. Las exportaciones GLOBALES se incrementan. Pero volviendo al caso del articulo: usted dice que "La investigación aplicada y el desarrollo tecnológico fueron, en todo caso, condición necesaria para el aumento de las exportaciones de vinos y productos lácteos de Nueva Zelanda. La condición suficiente fue la apertura comercial del país." Le concedo que la apertura incrementa las exportaciones globales, y por ende se puede decir que la apertura es una condicion suficiente para el incremento de las exportaciones COMO AGREGADO. Pero eso no es lo que dice usted es su texto y de ninguna forma las exportaciones se ven incrementadas en algun rubro sectorial particular (como vino y lacteos) producto de la apertura. Para que se incrementen las exportaciones deben concurrir la apertura con la competitividad a nivel internacional. Ambas condiciones son necesarias y ninguna suficiente. 2) El ejemplo del ganado que usted da es medio tramposo: le otorgo que el valor agregado del ganado sea cercano al 100% de su valor bruto de produccion (VBP). Pero al volverlo relativo al VBP ignora que la exportacion de carnes congeladas posee mayor valor agregado que el ganado en pie, aunque posiblemente menos valor agregado relativo a su VBP. Lo importante es el valor agregado absoluto!! No el valor agregado relativo al VBP!!! Al verlo asi nos damos cuenta que es mejor exportar bienes con alto valor agregado como los industriales, no solo por el alto VA en si, sino tambien por las caracteristicas del mercado mundial. Exportando bienes primarios nos vemos rehenes de las politicas comerciales del primer mundo, de la baja elasticidad ingreso de la demanda (aunque China momentaneamente nos salve), de la dependencia de factores climaticos, del traspaso de incrementos de productividad a precios, y no a retribuciones, etc. 3) La debacle del modelo agroexportador argentino fue muy anterior a las politicas intervencionistas, proteccionistas, etc, como bien señala Diaz Alejandro (1970). Por otro lado, el encuadramiento de Argentina como un pais rico en esa epoca debe relativizarse como señala Rapaport, ante la falta de datos fiables (Maddison tiene estimaciones bastante osadas). En cambio USA, UK, Alemania, Japon, e incluso Corea del Sur han crecido "desde adentro" hacia "afuera".

    Roberto: Así es, el grado de apertura determina el nivel de exportaciones globales del país. No creo haber dicho nada distinto en el post. La apertura no determina la estructura de las exportaciones; ésta depende de ventajas comparativas (donde incide el desarrollo tecnológico por un tiempo, hasta que se difunde en el mundo). Le repito, en un país que prohibiera la importación tampoco habría exportación, ni siquiera la de productos de firmas de alta tecnología. Es lógica pura. El propósito del ejemplo del ganado en pie no fue trampearlo. Sólo quise resaltar que el valor agregado es una consideración irrelevante. Lo único importante es que los exportadores ganen plata. Lo demás es cháchara. En cuanto a la riqueza argentina a principios de siglo, prefiero los datos de Maddison, con los que se maneja la profesión en el mundo, a pesar de lo que diga Rappoport.

    Comment by Roberto — julio 18, 2006 @ 4:47 pm

  11. 1) Puede haber sido una ambiguedad involuntaria del texto, o una erronea interpretacion mia. En todo caso estamos de acuerdo, excepto en la difusion tecnologica, que si bien existe, al efectuarse con rezagos vemos una constante brecha tecnologica. Son interesantes los modelos de Viner y Posner al respecto. 2) Acaso el proposito de la economia no es lograr el maximo Producto? Acaso no existe una identidad entre Valor Agregado, Producto e Ingreso? Queda claro si lo que le importa a la economia es crecer (incrementos del producto), entonces el Valor Agregado (el Producto) no es irrelevante! Podemos discrepar entre las formas de buscar el mayor Valor Agregado en el tiempo, pero de ningun modo es irrelevante o chachara. Cuando pensamos en el bienestar de nuestra poblacion tenemos que pensar tambien en cómo variaran los precios de nuestros productos, al igual que cualquier comerciante lo hace, ya que cambiar de negocio no es gratis. En tal sentido cabe preguntarnos por la evolucion de la relacion real de intercambio, que depende de las caracteristicas estructurales de los mercados, de la demanda y de la oferta. 3) Lo de Maddison respeto su eleccion. Pero omitio referirse a USA, UK, Alemania, Japon y Corea del Sur.

    Roberto: Con respecto a 2), en efecto, se puede afirmar que a mayor PBI (valor agregado), mayor bienestar. Pero no se olvide de la primera lección de la Teoría del Valor: la asignación eficiente de los recursos asegura el máximo bienestar. El libre comercio internacional, y no el dirigismo, asegura la asignación eficiente del trabajo, el capital, la tierra y la capacidad empresarial. Que de esa asignación emerjan eslabonamientos y exportaciones industriales de alto valor agregado "relativo", como a Ud. le gusta, es algo que determinará el mercado sin la interferencia de un ránking fijado por un planificador central iluminado del Ministerio de Economía. Sobre las variaciones de los términos de intercambio y las características estructurales de la demana y la oferta, no se olvide de otra lección de la Teoría del Valor: los productores, inversores y consumidores son racionales, se informan y saben procesar la información del mercado en beneficio propio (y por ende de la sociedad); no necesitan de su ayuda. Con respecto a 3), no tengo todo el tiempo ni el conocimiento necesario para contestar cada una de sus referencias. El de Gran Bretaña es uno de los grandes ejemplos de apertura unilateral y de desarrollo de afuera hacia adentro, durante el siglo XIX, que recuerda el mundo. Japón se abrió dos veces al comercio internacional; la primera vez en la década de 1860, forzado por el bombardeo de buques de la armada de EEUU, y la segunda, en la década de 1950, de nuevo forzado por las fuerzas armadas de EEUU. El contexto aparte, no se puede negar que el crecimiento japonés fue de afuera hacia adentro.

    Comment by Roberto — julio 18, 2006 @ 8:58 pm

  12. Bueno, evidentemente pensamos distinto en muchas cosas. Usted otorga demasiada racionalidad a los agentes economicos, y piensa en mercados sin externalidades. Yo en cambio veo mas en la capacidad de efectuar eslabonamientos la necesidad de la coordinacion de acciones por alguna autoridad, no necesariamente centralizada pero sin lugar a dudas no descentralizada como lo es el mercado. Igualmente, y para no ocuparle mas tiempo, le agradezco la atencion de responder cada una de mis inquietudes, no tenga dudas de que frecuentaré su blog para intercambiar opiniones, que en definitiva, es el objetivo de su blog.

    Roberto: Sí, en efecto, soy un convencido de que las externalidades son bichos muy raros y que en los casos en que se verifica su existencia, la intervención estatal hace que el remedio sea peor que la enfermedad. Gracias por sus comentarios. Hasta pronto.

    Comment by Roberto — julio 20, 2006 @ 7:13 am

  13. No entiendo. Si los productores, inversores y consumidores son racionales, se informan y saben procesar la información del mercado en beneficio propio, ¿como es que la SRA no sabe que la apertura es lo que mas le conviene?

    Leandro: Yo tampoco lo termino de entender. Pero es un hecho irrefutable. Una posible interpretación es esta: la UIA tiene su "curro", que consiste en la protección arancelaria y en las cuotas de importación; la SRA también tiene el suyo: los préstamos que devuelve tarde, mal y nunca al Banco Nación, el gas-oil subsidiado, etc. En vez de ser la abanderada histórica del libre cambio, la SRA ha preferido ser cómplice menor de industriales proteccionistas y contratistas prebendarios. Recuerde que cuando formaba parte del Grupo de los 8, en tiempos de Alfonsín y de Menem, la SRA hacía causa común con los lobbistas de la industria y la construcción.

    Comment by Leandro — noviembre 25, 2006 @ 10:02 pm

  14. hipotesis alternativa: o los agentes no son tan racionales como los economistas pensamos, o los economistas no somos los suficientemente racionales para entender la racionalidad empresaria. Sea lo primero, o sea lo segundo, caerá (al menos en ciertos aspectos y circunstancias) el postulado de racionalidad (casi ultra-racionalidad) que nos gusta manejar tan alegremente. Ánimo! No es tan trágico…

    Leandro: Por racionalidad (en Economía) se entiende el uso eficiente de la información disponible. Esto significa dos cosas: a) que disponés de un modelo adecuado; b) que disponés de la información apropiada. Creo que los modelos que examinan el impacto sobre la distribución del ingreso de la protección arancelaria (o de la apertura) son suficientemente buenos. Por esto me parece que el problema es de falta de información. Trágico es descartar la hipótesis de racionalidad a la primera dificultad. ¿Sabés por qué? Porque en ese acto descartás la utilidad de la teoría económica, que es mucha.

    Comment by Leandro — noviembre 26, 2006 @ 11:28 pm

  15. Creo que el supuesto de racionalidad ha sido vehementemente criticado por un Nobel como North en su libro "Instituciones, Cambio Institucional y Desempeño Economico". Está muy claro que la gente posee racionalidad limitada (no puede procesar toda la información disponible), y que además la información no siempre está disponible, no siempre es correcta, no es gratuita y resulta "racional" ser ignorante. Los avances en behavioural economics muestran que el supuesto de racionalidad debe ser muy matizado. La SRA no apoya la apertura, o bien porque los economistas no llegamos a comprender los intereses de la SRA (ergo: la SRA es racional, los irracionales somos los economistas), o bien porque la SRA no conoce sus intereses y nosotros si lo hacemos (la SRA no es racional, porque pese a que la información provista por los economistas está al alcance de la mano, no actúan en consecuencia apoyando la apertura que maximiza sus utilidades.) No es descartar la hipotesis de racionalidad. Es matizar. Hay veces que opera, hay veces que no. Cuando opera, nos podemos manejar bien con nuestros modelos del mainstream. Cuando no, debemos acudir a otros modelos, no es tan grave. El mundo no es tan simple como los economistas queremos que sea: MAX f(x) s.a. ab+cd=f

    Leandro: 1) Te di una posible explicación: que la SRA estime que los subsidios vía Banco Nación, gas oil y de otro tipo son más rentables para ella que la apertura comercial. No insisto en esta posibilidad porque no cuento con un análisis empírico al respecto. 2) ¿Cuál es tu respuesta? Contestar con toda la artillería disponible para descalificar a la teoría neoclásica, que los marginales denominan peyorativamente mainstream. 3) Los artículos del libro de North son profundamente neoclásicos; es decir, se fundan en el principio de maximización. Me llama incluso la atención el apego de North a la teoría neoclásica cuando trata temas de bienes públicos, free-riding o costos de transacción. Por esto no me sorprende su perplejidad cuando analiza la conducta de un héroe revolucionario que ofrece su vida en aras de una causa que beneficará a todos menos a él. Recién aquí se podría adivinar la utilidad de una teoría nueva. Pero no es el caso de la SRA, cuya conducta debería quedar clara con un poco más de análisis. 4) Te voy a dar un consejo: a) si todavía sos joven, hacé un doctorado mainstream; aprendé a valorar la teoría tradicional y así podrás circunscribir tus críticas; b) si sos viejo y estás jugado, aprenderás a callarte.

    Comment by Leandro — noviembre 28, 2006 @ 12:01 am

  16. Repito para enfatizar: No es descartar la hipotesis de racionalidad. Es matizar. Hay veces que opera, hay veces que no. Cuando opera, nos podemos manejar bien con nuestros modelos del mainstream. Cuando no, debemos acudir a otros modelos, no es tan grave. Incluso North, que es evidentemente institucionalista – neoclásico es lo suficientemente flexible como para manejarse con un supuesto de racionalidad tradicional, o meterle elementos de racionalidad limitada y conductas no maximizadoras. (…)

    Leandro: 1) ¿En qué quedamos? En el comment Nº 15 decís que North se opone vehementemente al principio de racionalidad y en este lo caracterizás como un institucionalista-neoclásico. (???) 2) A riesgo de cansar, te respondo este comment porque está en juego una cuestión de método: Cuando la demanda de autos cae, un economista se formula varias hipótesis explicativas: a) aumentó el precio de los autos; b) aumentó el precio de la nafta (un bien complementario); c) disminuyó el ingreso de la población; d) aumentó la inseguridad y con ella la prima del seguro del auto o la probabilidad de un robo violento; e) cambiaron las preferencias de los consumidores. Primero se evalúan las alternativas a, b, c y d. Si no se arribara a una conclusión defendible, entonces se pasaría a evaluar la alternativa e. Porque si empezaras a analizar un fenómeno económico suponiendo un cambio de preferencias y punto, estarías tirando la teoría neoclásica por la borda sin haberle dado una chance. Antes de probar el método tradicional, coronado por 230 años de éxitos, decidiste descartarlo porque te atrapa el modernismo de un paradigma alternativo con elementos irracionales o no racionales. Tratá de hacer un buen doctorado.

    Comment by Leandro — noviembre 29, 2006 @ 5:58 pm

  17. Sr. Ávila, de acuerdo a Andrés Oppenheimer, si los países de América Latina siguen concentrándose en la exportación de materias primas en lugar de darle más énfasis a la exportación de bienes de alto valor agregado, quedarán rezagados frente a la competencia de la economía china, por más reformas estructurales económicas que hagan. Acá pongo el link con el artículo y el extracto al cual me referí anteriormente: "En segundo lugar, América latina debería aprovechar su actual estabilidad económica como una oportunidad de oro para invertir en educación, ciencia y tecnología, cosa de añadir valor agregado a sus exportaciones y reducir su dependencia de los precios de las materias primas. Aunque parece difícil de creer, mientras China hizo obligatorio el inglés en todas las escuelas públicas a partir del tercer grado, México, la Argentina y la mayoría de América latina empiezan a enseñar inglés cuatro años después, en séptimo grado." http://buscador.lanacion.com.ar/Nota.asp?nota_id=868795&high=claves%20americanas Mis preguntas son: ¿Usted coincide con lo que dice Oppenheimer? ¿O es mejor dejar librado al libre mercado lo que cada país latinoamericano exporta al mundo, al margen de que puede quedar afuera del mundo por la competencia china?

    Andrés: Mi respuesta es: no, no coincido con Oppenheimer. Considere el ejemplo opuesto, que ha sido el caso argentino durante la segunda mitad del siglo pasado. Economía prácticamenta autárquica (es decir, que permite muy pocas importaciones y por ende posibilita muy pocas exportaciones) + comparativamente buena educación = atraso + fuga de cerebros. Es preferible seguir el consejo de Alberdi: que se abra la economía al mundo y que el rigor del libre comercio genere incentivos para la educación y la incorporación de tecnología. Desde luego, si a la apertura la ayudáramos con buena educación y desarrollo tecnológico, mucho mejor. Más es mejor que menos.

    Comment by Andrés — diciembre 23, 2006 @ 3:31 pm

  18. Sr. Ávila, gracias por responder mi comentario. Si bien yo no coincido del todo con lo que dice Andrés Oppenheimer, quiero remarcar lo que dice Carlos Montaner en su artículo "Chile o el umbral de la sensatez": "(…) Por otra parte, el país sigue dependiendo de la exportación de sus riquezas naturales –el cobre, por ejemplo–, la pesca, o ciertos productos agroindustriales, sin lograr dar el salto definitivo hacia una verdadera sociedad moderna capaz de agregar gran valor tecnológico y científico a la producción, que es donde suele residir la clave de la prosperidad en las naciones del primer mundo, lo que indica que en Chile existen ciertas deficiencias importantes tanto en el terreno educativo como en el empresarial. (…)" (Link: http://www.firmaspress.com/603.htm) Mis preguntas son las siguientes: ¿Está en lo cierto Montaner? ¿O hay que dejar todo librado al libre comercio y, por ende, al libre mercado, sin que el gobierno interfiera en programas de apoyo a la investigación y desarrollo, por ejemplo? Como se ve, mis preguntas son casi las mismas que hice en el comentario anterior. Pero la diferencia es que en esta ocasión me refiero al caso de Chile, un país abierto al libre comercio.

    Andrés: Montaner, Oppenheimer y la inmensa mayoría de los no economistas que gustan opinar sobre economía, invariablemente invierten el orden causal de los procesos. "Una verdadera sociedad moderna es capaz de agregar valor tecnológico y científico" dice el cliché de Montaner. Es cierto. Pero ese agregado de valor es una consecuencia de la riqueza, la educación y el avance científico; la causa de la riqueza, la educación y el avance científico y, por tanto, del agregado de valor, es la estabilidad de las instituciones básicas de un país, entre las cuales figuran en primera línea el libre comercio y la estabilidad monetaria. Chile es un país estable y abierto hace apenas 20 años. Tiene un ingreso per cápita que llega apenas a 7.000 dólares por año, 1/4 del ingreso de los países avanzados con los que Montaner lo compara. Andrés, déle un poco de tiempo. No sea tan impaciente.

    Comment by Andrés — diciembre 29, 2006 @ 4:40 pm

  19. Sr. Ávila, aunque a veces suelo insistir demasiado en temas que me interesan mucho, quería plantearle las siguientes preguntas: 1) Siempre escucho que mientras Argentina continúe exportando materias primas, estaremos condenados al subdesarrollo económico. ¿Es realmente así? 2) En los países desarrollados, el sector privado invierte más en Investigación y Desarrollo (I&D) que el sector público. ¿Como podría lograrse que en países como el nuestro el sector privado invierta más en I&D que el Estado? 3) Andrés Oppenheimer afirma en su libro "Cuentos Chinos" que Irlanda ha progresado mucho gracias a otro factor, además del de la liberalización económica: la atracción de inversiones de alta tecnología. Mi pregunta es: ¿Podríamos lograr lo mismo que logró Irlanda en lo que hace a captación de inversiones de alta tecnología? ¿Qué hace falta para eso? Entiendo desde ya que mis preguntas pueden resultar difíciles de contestar.

    Andrés: 1) No, es una mentira grande como una casa. Un país, como una persona, debe especializarse en aquéllo que le resulte más redituable. Pseudo-economistas se oponen a la exportación de ganado en pie porque no tiene valor agregado; eso dicen. Advierta la falacia. Primero, el ganado en pie es 100% valor agregado. Segundo, si el que lo exporta gana plata, ¿por qué motivo deberíamos ofendernos o sentirnos disminuidos? 2) El sector privado va a invertir en I&D cuando tenga entre manos un negocio en gran escala. Un país chico y cerrado al comercio mundial nunca podrá ofrecerle la escala necesaria. La apertura y el respeto del derecho de propiedad intelectual son las "herramientas" para lograr tal fin. 3) Tanto la pregunta anterior como ésta son perfectamente inútiles. Lo importante es captar inversiones y punto. Exportar y punto. Porque así el ingreso per cápita es más alto y el país, más rico.

    Comment by Andrés — abril 26, 2007 @ 6:54 pm

  20. Sr. Ávila, ¿Cuál es su punto de vista respecto a esta propuesta de Arturo Prins? Pregunto por curiosidad, nada más. La propuesta es, más o menos así: "Como un aporte para vincular el conocimiento con la producción, la Fundación Sales propuso, con economistas de la UCA y estudiosos del Grupo Redes, la creación de un fondo fiduciario financiero que cotice en bolsa, con 380 millones de pesos para créditos en I+D, provenientes del 1% del servicio de la deuda, que nuestro presupuesto preveía pagar (www.sales.org.ar/economia/economia.htm). Esto conviene a los acreedores y dispara una inversión privada inicial de 200 millones de pesos. La idea se incorporó al Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva 2004. Queda ahora la decisión política de implementarla." Link: http://www.lanacion.com.ar/herramientas/printfriendly/printfriendly.asp?nota_id=455302

    Andrés: No creo en esa clase de iniciativas. Me parecen ejercicios en voluntarismo. Loables pero inconducentes. La respuesta es para mí siempre la misma; ya fue anticipada por el debate en Gran Bretaña sobre la mejor forma de estimular la prosperidad de la India en el siglo XIX. ¿Qué era mejor, se preguntaron entonces en Londres, educar a los indios o promover la propiedad privada, el libre comercio internacional y la estabilidad macroeconómica? En la Argentina esa discusión fue replicada por Sarmiento y Alberdi. El primero defendía la vía educativa (hoy agregamos el estímulo de la investigación científica y tecnológica) y el segundo, la vía indirecta de la estabilidad y la libertad de mercados. Yo pienso como Alberdi en este tema. Creo que el desarrollo tecnológico es endógeno, quiero decir que depende del clima de estabilidad y progreso general antes que de la buena voluntad de gobiernos y ONGs. Y más todavía, si dicho clima no produjera la tecnología necesaria para los negocios, los empresarios la importarían del exterior junto a los ingenieros que hagan falta para ponerla en funcionamiento. En otras palabras, eso que al Sr. Prins le preocupa estimular se puede comprar. El marco de instituciones estables y abiertas, no.

    Comment by Andrés — septiembre 28, 2007 @ 12:51 am

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol