La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

abril 21, 2006

¿Quedará algo de la economía de Menem?

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 5:16 pm

Después del gobierno de Kirchner, ¿quedará algo en pie de las reformas económicas del expresidente Menem? Mi impresión es que las reformas básicas quedarán muy trastocadas. Aunque también creo que quedará en la población y en algunos políticos realistas la sensación de que algo necesario, rescatable y perfeccionable se hizo en aquella época que hoy parece tan superada en la ideología y en los sentimientos.

El error de Menem, si me permiten opinar de un tema álgido, no fue un exceso de gasto público, ni la apertura abusiva de la economía, ni el dólar fijo que contrariaba los intereses de la industria y el campo, ni cierta frivolidad simbolizada por la Ferrari Testarrosa. El error fue el halo de corrupción que rodeó su gobierno y que él no supo combatir. La mujer del César debe ser honesta y además parecerlo. El progresismo ha explotado sistemáticamente ese halo desde mediados de la década de 1990, y sobre todo a partir de 2003, con el fin de desacreditar la esencia del gobierno de Menem: el capitalismo y el entendimiento con EEUU. Por ese halo, todo lo que huele a capitalismo y a EEUU ha pasado a ser corrupto. Gran victoria política de la izquierda en el más mezquino de los sentidos. Pero también un gran fracaso político en el más noble de los sentidos, porque la buena política consiste en curar, educar y liderar.

El Correo fue restatizado en forma transitoria y luego definitiva. Aguas Argentinas fue restatizada directamente, sin atenuantes. Los ferrocarriles se han transformado en una dependencia del ministerio de planificación, dado que se les determina el plan de inversiones (nada menos), la política salarial, el precio del gas oil y también las tarifas, que permanecen fijas cuatro años después de un aumento del dólar de un 200%. Las empresas viales por peaje han corrido una suerte análoga.

El congelamiento tarifario mantiene ahogadas a las empresas de servicios públicos. La falta de una compensación de las pérdidas por la pesificación asimétrica quebrantó el patrimonio de los bancos, y de la reforma bancaria de la década de 1990 queda poco y nada. Las AFJP están cargadas de bonos públicos sujetos a alto riesgo de default, y de la privatización del sistema jubilatorio queda la fachada y el recuerdo. El sistema de convertibilidad fue destruido y a los pocos meses reconstruido a 3 pesos por dólar por terror a otra hiperinflación, aunque a la manera informal y discrecional típica de los nuevos tiempos. La libertad de precios va quedando sepultada bajo una montaña de controles, y la precaria libertad de cambios podría dar paso a un severo control en cuanto el gobierno lo sienta necesario. La relación de franco entendimiento con EEUU sufrió un tropezón muy triste e inolvidable en ocasión de la contracumbre de Mar del Plata. Algo parecido puede decirse respecto de las relaciones con otros países, tales como Francia, España, Chile y Uruguay.

Insisto, ¿qué quedará del legado de Menem? Como dije en el primer párrafo, tengo el optimismo que la situación permite. Quedarán los cimientos de las reformas básicas y con el paso del tiempo el público apreciará que no todo fue malo. Veamos la marcha del país en perspectiva. La sociedad argentina ha dado muestras de que aprende las grandes lecciones: "la democracia es mejor que la dictadura"; "la estabilidad monetaria es mejor que la inflación". Aun en este país atribulado y excéntrico se cumple la clásica observación de David Hume en el sentido de que la civilización es un aprendizaje en la historia. Cuando asuma el nuevo gobierno tendremos una larga lista de empresas a reprivatizar, contratos de concesiones a reformular y mercados a desregular.

20 Comments »

  1. Buenos dias. Lo felicito por la pagina que esta muy bien lograda. Lei su articulo y sin dejar de reconocer su impresionante curriculum academico en economia, le quiero transmitir mi humilde opinion. Para mi la convertibilidad fue un fracaso. A pesar de que en 10 años se aumento considerablemente el endeudamiento y se vendio casi todo el patrimonio publico formado en 50 años, se termino en quizas la peor crisis economica de la historia. Eso es un exito? (…) Para mi no es que fracaso el plan por la mala fama del ejecutor, fracaso porque el plan era malo. (…) Tiene que haber industria, produccion, no puede ser todo importado. Cómo un liberal puede defender el control de la variable mas importante de la economia: el tipo de cambio. Que se fije esa variable por ley, en vez de la que determine el mercado. Creo que eso es intervencionismo del estado, pero no en favor de los mas debiles o de la produccion nacional sino de los mas fuertes, de las multinacionales que producen en el extranjero y que quieren abrir mercados. (…) Estando en el Caribe en el 96 habia en el complejo turistico un 60% de argentinos y el resto eran de otras nacionalidades (italianos, canadienses, japoneses, etc). Ahi me di cuenta que el plan de convertibilidad era una fantasia, ya lo sospechaba, que no podiamos ser los ricos del mundo, que la fiesta se iba a acabar, como sucedio. Humildemente pienso que estos planes sirven para darle un seguro de cambio a los grandes capitales, para darles una salida asegurada. (…) Bueno, gracias por permitir expresar mi opinion. Le mando saludos. Dr. Osvaldo Larraquy.

    Estimado Osvaldo: Gracias por su interés en el blog. Acorté sus comentarios para poder publicarlos. Como Ud. me hace un torrente de críticas, que ya otros me hicieron y que respondí oportunamente, hace poco, me voy a permitir responderle así: 1) Sobre el endeudamiento, vea mi respuesta al comentario Nº 11, de Mariano, más abajo. 2) Sobre el carácter no liberal de que me acusa por defender la Convertibilidad, vea mi respuesta al comentario Nº 10, de Esteban, sobre el artículo "Escrache de Ambito Financiero". 3) Sobre los viajes al Caribe, Luis, en el comentario Nº 6, más abajo, contesta por mí. 4) En cuanto a las "joyas de la abuela", déjeme repetirle que están bien vendidas. Lo único que conseguirá el actual gobierno en su empeño de restatización encubierta será recrear un portentoso déficit fiscal, una portentosa usina de corrupción y una portentosa fuente de irradiación de ineficiencia. 5) Sobre la inconveniencia y la inutilidad de la protección de la industria nacional, encontrará varios artículos en el Indice del blog (La cerrazón es el punto, Por qué quiero entrar al ALCA, Reportaje de c-mail). 6) Por último, no olvide que la convertibilidad de la moneda no es un modelo o plan económico; es apenas un régimen cambiario para erradicar la inflación, tarea en la que alcanzó un inequívoco éxito. Convertibilidad no es sinónimo de endeudamiento, porque no es sinónimo de déficit fiscal.

    Comment by osvaldo larraquy — abril 22, 2006 @ 8:20 am

  2. Estimado Avila, Su comentario me parece interesante, aunque permitame disentir con usted. Su mensaje parece seguir la misma linea de razonamiento que Hayek, Friedman, Nozick y, mas cerca, los neoliberales argentinos. Usted parece creer que el derecho a la propiedad privada es el mas importantes de todos, y que los demas derechos se subordinan a el. Si, por ejemplo, el estado necesita obtener dinero para la asistencia medica y de salud de la poblacion, que tambien es un derecho, necesita cobrarle impuestos a una empresa. No tiene casi otra manera de obtener recursos. Pero dado que para usted el derecho a la propiedad privada es mas importante que el derecho a la salud, el estado estaria actuando en forma injusta al cobrar este impuesto. Por supuesto que usted puede argumentar que la iniciativa privada puede satisfacer la demanda de asistencia medica de la poblacion, pero esto llevaria a grandes desigualdades: solo aquellos que tengan dinero podran obtener acceso a la asistencia medica. La experiencia muestra que los mercados, en general, llevan a grandes desigualdades economicas (injustas) y la unica forma de compensar esto es a traves de un estado activo.

    Estimado Cristián: Los derechos que vienen primero son los individuales a la vida, la libertad, la propiedad y la búsqueda de la propia felicidad (o libre empresa). Los derechos a la salud, la educación, la vivienda propia o la jubilación, entre otros que se conocen como derechos sociales, por lo general, han dificultado en lugar de facilitado el progreso de los que menos tienen. Un Estado que subsidia, por caso, la salud no vulnera en absoluto el derecho de propiedad, si antes consiguió la aprobación del Congreso para cobrar los impuestos destinados al subsidio de la salud pública. ¿De dónde sacó que aquí hay una contradicción? En cuanto a que los mercados llevan a grandes desigualdades, me parece que vuelve a equivocarse. Note que los países más igualitarios del mundo (EEUU, UE, Japón, Canadá, Australia), son los que hacen uso intensivo de los mercados.

    Comment by Cristian — abril 22, 2006 @ 12:08 pm

  3. Quisiera comentar que no comparto el concepto acerca del recuerdo del gobierno de Menem con un "halo de corrupcion". En mi opinion lo importante no es la popularidad de las ideas liberales aplicadas por Menem. En verdad las dificultades de la convertibilidad en 1 peso 1 dolar, junto a la perdida de ingresos estatales del sistema jubilatorio, junto a la venta indiscriminada de activos publicos (por cierto empresas deficitarias y corrompidas) es mucho son mucho peores que la corrupcion. Casi le diria que ese es un tema secundario y que abarca a toda la sociedad. (…) creo que Argentina requiere una nueva reforma del Estado que lo haga moderno y eficiente. Tambien se debe modificar estructuralmente el sistema de impuestos porque no puede pagar el mismo IVA la compra de un reloj y la compra de un paquete de arroz. Con tantos pobres tener impuestos al consumo tan altos es muy erroneo. El Estado tendria que generar politicas economicas serias y articular desiciones con el consenso de los involucrados (caso carne). Solo quise compartir estos conceptos.

    Comment by Jose Luis Alvarez — abril 22, 2006 @ 1:13 pm

  4. Hola Dr Avila, Disfrute mucho su articulo (como siempre disfrutaba escucharlo hablar en Argentina) acerca del legado de la epoca menemista. Mi opinion acerca de los 90 es que el balance final fue positivo. Como a usted, me preocupa que las cosas buenas que si se hicieron esten siendo desmanteladas. Ahora, usted dice en su articulo "…el error fue el halo de corrupción que rodeó su gobierno y que él no supo combatir…". Avila!! Por favor, no es que no lo quiso combatir, … Saludos desde New Orleans, Horacio

    Estimado Horacio: Muchas gracias por su comentario. Lamento haberle cortado el final. Sólo publico las sentencias de los jueces.

    Comment by Horacio Quiroga — abril 22, 2006 @ 1:14 pm

  5. Jorge, este es un post interesante. No quiero ser aguafiestas, pero creo que esta es una sociedad donde se valorará más la actual política económica que la de los ’90. Peor aún es cuando la mayoría no pone el grito en el cielo por los mal llamados "acuerdos de precios" y cuando todos están contentos con un país más empobrecido que el de la década pasada. Tampoco quiero arruinarle el post, pero cada día me temo de que la decadencia argentina se debe a razones culturales. Y las mismas residen en la propensión del "argentino común" a lo siguiente: rechazo a lo que realmente funciona BIEN en el mundo (el libre mercado), poco respeto por las leyes y por el individuo, chantada, marcada tendencia a la mediocridad y a la mala educación, nula puntualidad, matonismo, creerse el mejor cuando en realidad es un mediocre de 10º, etc. Si bien soy argentino y quiero a mi país, ya que el mismo me ha dado cosas buenas; cuestiono y rechazo muchas cosas que describen al argentino típico (el que se ve). Igual da para pensar bastante lo que yo dije.

    Comment by Andrés — abril 23, 2006 @ 2:46 am

  6. Profesor Ávila, lo felicito por el blog, ojala otros economistas de su talla tuvieran la misma iniciativa. Lamentablemente en este caso no estoy de acuerdo con su punto de vista. Creo que el mayor error de Menem fue haber tenido éxito. Lisa y llanamente. Vivimos en una sociedad donde el éxito es imperdonable, se lo considera una de las peores afrentas, un verdadero insulto, una cachetada en el rostro de la sociedad. La Gran Clase Media Progre Argentina, que siempre pretendió hacer caca más arriba de la cola, nunca le se lo va a perdonar. ¡Pero por favor, dónde se ha visto! Que un turco de merde, negro, petiso, feo, con acento del interior y encima de un pueblito perdido del interior de La Rioja haya sido responsable del mayor intento de modernizar el país de los tiempos modernos. Su segundo error fue no haber dolarizado a finales de su mandato. Creo que el país sería muy distinto si se hubiera avanzado más a fondo con las reformas que quedaron pendientes. Pero no tengamos ninguna duda, la corrupción y la pobreza nunca fueron una prioridad de nuestra sociedad. Siempre fueron usadas como excusa para oponerse a un proyecto de país que no nos caía bien ideológicamente. El gran problema nunca fueron las personas que se caían del sistema, siempre lo fueron las que se sumaban a él. ¡Dónde se ha visto que un negro de merde se vaya de vacaciones al Caribe! Las mismas personas que se desgañitaban denunciando corrupción en los procesos licitatorios internacionales de los 90 ahora les parece fantástico que el gobierno se maneje con concesiones directas. Los mismos que hablaban de “genocidio económico” con un PBI per cápita de 8500 dólares les parece un logro extraordinario uno de 4000. Ni que hablar del desempleo, pobreza, indigencia, días de clase, calidad institucional, mortalidad infantil, salario real, gasto social, discrecionalidad de los funcionarios y un largo etcétera. Vivimos en una sociedad donde el revanchismo, el odio, la envidia, el resentimiento ocupan un lugar central. Para mucha gente, el fracaso ajeno es mucho más importante que el éxito propio. Y nos dimos el gusto. Destruimos todo lo que se hizo durante los malditos 90. Estaremos mucho peor que antes, pero no importa. Como decía mi abuelo, sarna con gusto no pica. Lo importante no es que todos estemos mejor, lo que realmente queríamos es que toda esa negrada vuelva a revolcarse en el estiércol de donde nunca deberían haber salido.

    Comment by Luis — abril 23, 2006 @ 10:38 am

  7. Yo diría que es un error buscar culpas en la “corrupción que Menem no supo combatir.” A mi juicio y en desacuerdo con muchos, el gobierno de Menem ha sido un gobierno típicamente peronista en cuanto a la esencia de su gestión. En ese sentido, no cabía esperar otra cosa del gobierno de Menem que la que ocurrió. Si el ejercicio que se intenta es señalar las causas principales del fracaso de esa gestión, más que achacarle culpas a Menem, yo se las achacaría a los dirigentes e intelectuales “pro-negocios” Argentinos (digo “pro-negocios” como un intento de eludir definiciones como “liberales” o “conservadores” que resultan tan confusas en Argentina). Son ellos los que debieron implementar las barreras a la corrupcion que el gobierno de Menem traia como defecto de origen, y no lo hicieron. Cuando Menem invita a los sectores “pro-negocios” a dejar de pelear y sumarse a su proyecto, estos no solo aceptan el convite sino que directamente abandonan sus trincheras y se pasan integramente al bando Menemista. La UCD, que podia haber sido un instrumento de control de gestion, se desintegra al poco tiempo y desaparece. Esta alianza de facto entre Menem y los dirigentes e intelectuales “pro-negocios” tuvo entonces una particularidad única: se basó en una dualidad esquizofrénica entre dirigentes e intelectuales que trataban de mover al país hacia estructuras favorables a los negocios y la inversion, al lado de dirigentes acostumbrados a funcionar bajo estructuras paternalistas de poder (de esas que siempre generan corrupcion) acostumbradas a la verticalidad y a no rendir cuentas. Es como si los dirigentes e intelectuales “pro-negocios” hubieran cerrado los ojos a esta esquizofrenia latente y hubieran creído que ambas culturas podían sobrevivir en el mediano plazo. Ese engendro estaba destinado a fracasar. Y la culpa mayor no es de Menem. Después de todo, él era la cabeza de el sector que aportaba el verticalismo y la prebenda como forma de gestión. De última, Menem hizo lo que se esperaba de él (o más!). Si hay que buscar culpas en serio, la culpa mayor es de los intelectuales y dirigentes “pro-negocios” que ciegamente se lanzaron al queso…perdón… a aceptar el convite de Menem sin pensar dos veces lo que hacían, ilusionados quizás con el sueño recurrente de tener la verticalidad peronista “a favor”. Como tantas veces en nuestro pasado, esta ilusión probó ser solo eso, una ilusión cuyas consecuencias son un nuevo descrédito de las ideas “pro-negocios” en la Argentina. Eduardo Romano, Ph.D. Pacific Institute for Research and Evaluation ( P.I.R.E.) Calverton, MD, 20705.

    Estimado Romano: Mitre dijo que el futuro se edifica con el barro del presente. Eso habrán pensado los dirigentes liberales honestos que se asociaron a Menem. Los deshonestos quizás aprovecharon la oportunidad de hacer plata fácil desde el Estado. De todos modos, es difícil concebir que un grupo liberal minoritario pueda erigirse en dique a la (presunta, hasta que se la pruebe) corrupción sobre el caudaloso río del peronismo gobernante.

    Comment by Eduardo Romano — abril 24, 2006 @ 7:31 pm

  8. Dejemos de cambiar el significado de las palabras. Derechos son derechos, tal como lo expresa Jorge Avila: "a la vida, la libertad, la propiedad y la búsqueda de la propia felicidad (o libre empresa)". Lo demás son conquistas políticas en las que una mayoría circunstancial decidió sacarle algo a unos para dárselo a otros.

    Comment by Sine Metu — abril 24, 2006 @ 10:59 pm

  9. Estimado Jorge: Gracias por su espacio. Coincido absolutamente con su visión acerca del error de Menem. El pensador francés Paul Virilio dice, en relación a las “guerras del presente”, que la pantalla es la interfaz cuya ocupación es necesaria para la victoria. Menem “entregó la pantalla” creyendo, tal vez ingenuamente, que las transformaciones prevalecerían sobre las palabras. Pero el trabajo del progresismo, aquí y en cualquier lado, es construir discursos estéticamente correctos acerca de derechos y reivindicaciones y proceder a su multiplicación mediática. Frente a tamaña seducción retórica, los números, índices y estadísticas que dan cuenta de las verdaderas conquistas sociales del capitalismo inteligente, lucen como pesadas ecuaciones del aburrimiento. Paradójicamente Menem, con su confianza en la libertad de expresión, corrió el velo de la censura y permitió la instalación del resentimiento progresista, con el ingrediente del halo de corrupción como argumento reiterado hasta el hartazgo. La gran lección debería ser: no descuidar la potencia incalculable de la imagen mediática, porque ese es el lenguaje de las generaciones actuales y, frente a la opacidad ficcional de la “pantalla” progresista, proponer la transparencia de la “pantalla” capitalista donde las temáticas realistas de la buena política (curar, educar y liderar) se presenten como argumentos convincentes.

    Comment by Liliana — abril 25, 2006 @ 12:13 am

  10. Estimado Avila: Me gustaria aclarar mi posicion. Supongamos que yo soy una de las millones de personas que no tiene nada. No soy propietario de una vivienda y, ademas, no tengo empleo o tengo un sueldo miserable. Siguiendo su razonamiento, no tendria derecho a reclamar por salud, educacion, etc., porque esos son derechos que "dificultan el progreso de los que menos tienen", segun sus palabras. Tambien seria ilegitimo que el estado le cobre impuestos a las empresas para que redistribuya esa plata a los mas desfavorecidos como yo, porque al hacerlo estaria afectando el derecho a la propiedad privada de las empresas; derecho que, segun usted mismo reconoce, esta entre los mas importantes. Como puedo sobrevivir en esa situacion? Mi unica esperanza es la caridad o que, por virtud del mano invisible del mercado, alguien me ofrezca un trabajo digno. Pero, evidentemente, esto no sucede. Millones de personas estan excluidas y no veo que el mercado satisfaga a sus demandas. De manera que creo que habria que defender los derechos sociales. Un ultimo comentario. Ud. menciona a EEUU y Canada como los mas igualitarios del mundo. EEUU, sin embargo, es mucho mas desigual que Canada, en terminos de distribucion de la riqueza. La diferencia es que en Canada hay un estado que interviene activamente para defender los derechos sociales y en EEUU no. Esto muestra que la intervencion activa del estado trae igualdad mas que obstaculizarla.

    Cristián: Veo que no nos entendemos. 1) La gente pobre tiene todo el derecho del mundo a reclamar que la gente no pobre le pague la educación o la salud, y la gente no pobre tiene todo el derecho del mundo a negarse. 2) Sin embargo, durante el siglo XX la gente no pobre ha elegido no negarse. 3) Mientras esta concesión se haga según la regla democrática y constitucional, no veo, repito, el conflicto con el derecho de propiedad. 4) Por otra parte, no sé adónde apunta su reclamo: desde hace décadas, el 50% del presupuesto nacional argentino está destinado al gasto social (educación, salud, alcantarillado, agua potable), según datos oficiales. 5) EEUU puede ser menos igualitario que Canadá, pero la inmigración va de Canadá a EEUU y no al revés. A su vez, ya querría tener la Argentina o cualquier país de América latina la elevada participación del trabajo en el ingreso nacional que tiene EEUU. 6) Mucho más importante que la caridad forzada a través del presupuesto nacional son la estabilidad, el clima de inversión y la prosperidad, pues crean oportunidades de progreso material y cultural para todos aquéllos con la energía y la ambición de salir adelante.

    Comment by Cristian Dimitriu — abril 25, 2006 @ 12:13 pm

  11. Buenas Noches, Señor Ávila leí su blog por la nota del Sr. Zaiat (Página 12). (…) sabrá observar que en los dos períodos donde nuestra deuda externa ha crecido, ha sido en la época de la última dictadura y la época del Dr. Menem, vaya casualidad dos épocas donde los think tank económicos provenían de la misma línea y escuela, Harvard o Chicago, ambas de ideas neoliberales. Esta deuda fue la que por muchos años ahorcó y ahorcará la economía nacional. Creo, desde ser casi un neófito en esto, que en las épocas arriba señaladas solo se uso este dinero para afianzar un sistema financiero que se caía a pedazos. Entonces, donde veremos los ciudadanos de a pie las reformas del Dr. Menem, más alla de la estupidez del "voto cuota" del año ’95 o de la plata dulce de conseguir un dólar mentiroso que nos permitía pasear por el mundo como por el patio de nuestra casa. Ahora yendo al artículo de su blog, una pregunta reestatizar ¿no es capitalismo? ¿Telecom son solo capitales privados? ¿Telefónica igual? ¿Aguas de Barcelona también? ¿Petrobras idem?, no será o podrá ser capitalismo público, por llamarlo de alguna manera, no podrá ser el estado un motor y árbitro de la economía argentina, para que estos no solo sean girados a las Casa Matrices de las Empresas arriba mencionadas. Las tarifas congeladas aprietan el cuello de las empresas privatizadas, y no hay colchón financiero realizado con las ganancias extraordinarias obtenidas en el período del Dr. Menem o solo se mira a la Argentina cuando la vaca esta flaca y no hay leche que se pueda ordeñar. Las AFJP cargadas de bonos públicos, AFJP surgidas del sistema financiero ¿no?, han sido tan ingenuas de cargar sus arcas con "pasajes del Titanic", o han sido muy inteligentes en socializar sus pérdidas con sus afiliados mientras conseguían plata fresca por otros lados para sus Bancos madres. Sr Ávila espero sepa entender estos como un intercambio de ideas o una sana discusión entre dos personas que piensan distinto, pero debo decirle que mis nervios se crispan al leer o escuchar que haya gente en Argentina que siga pensando en salidas neoliberales a los problemas cotidianos de nuestras vidas. Saludos Mariano Rodriguez

    Estimado Mariano: 1) Sus comentarios eran más largos que mi artículo; debí acortarlos para responderle. 2) Tener que responderle también me crispa los nervios; más que comentarios ávidos de una respuesta que eche luz, los suyos son una acusación por portación de ideología. Le respondo por nobleza democrática, ya que no creo que mi respuesta tenga el menor efecto sobre su posición; ojalá influya favorablemente sobre algún lector ocasional. 3) Si en Harvard supieran que, según Ud., ellos ahora son neoliberales, le harían un juicio. 4) La deuda pública pasó de u$s 60.000 millones en 1991 a 120.000 millones en 1999. Pero como en 1992-93 cayó en 25.000 millones dado que el Estado recuperó parte de la misma a cambio de empresas que privatizó, en rigor, la deuda aumentó en el período 1991-2000 alrededor de 85.000 millones. De estos, 24.000 millones se debieron a la creación de las AFJP; 31.000 millones a la documentación de deuda flotante contraida por el gobierno militar y el de Alfonsín, y 30.000 millones por intereses de la deuda refinanciados (no por gasto corriente). Sí, tiene razón, el gobierno de Menem pudo haber bajado el gasto para evitar el último endeudamiento. No lo hizo, pero vea que el tamaño de las culpas que Ud. achaca no es tan grande como supone. 6) El sistema financiero nunca estuvo sujeto a tantas exigencias prudenciales como entonces; la deuda nada tuvo que ver con éste, que sólo se cayó a pedazos por la incompetencia del primer gobierno progresista de la década, el de De la Rúa, que Ud. prefiere creer que fue tan virtual como lo habría sido el dólar de la convertibilidad, en opinión suya. 7) A propósito, ¿qué es un dólar virtual?; Ud. me recuerda mucho a Perón cuando preguntaba al pueblo desde el balcón de la Casa Rosada, explotando su ignorancia: ¿quién vió un dólar? 8) Restatizar no es capitalismo; es más estatismo. Apruebo las privatizaciones de Menem porque el Estado argentino privatizó así sus déficit históricos y pudo eliminarse un foco de corrupción y una fuente de generalizada ineficiencia. 9) El congelamiento tarifario es una política estúpida. Una empresa invierte cuando tiene perspectivas de ganancias y no porque antes haya ganado mucha plata; sólo a un lector de Página 12 puede ocurrírsele semejante argumento. 10) A su vez, el congelamiento ha generado grandes déficit en las empresas que el actual gobierno cubre con fondos fiduciarios manejados arbitrariamente en detrimento del gasto social. Este desvío de fondos debería preocuparle a Ud. mucho más de lo que parece, porque resta recursos para los pobres y por las posibilidades de corrupción que reabre. 11) En cuanto a las AFJP, creo que Ud. no sabe dónde está parado. Los futuros jubilados han sido objeto de una estafa apenas menor que los tenedores de bonos en default. Trate de no ver conspiraciones donde no las hay.

    Comment by Mariano Rodriguez — abril 25, 2006 @ 1:10 pm

  12. Respondiendo la linea argumental de Cristian. Creo que a pesar de la buena voluntad, no se puede tapar el sol con la mano. Voy a tomar a esta terrible persona desvalida que describe él y tratar de darle una vuelta de tuerca. Como decis vos, Jorge, no veo nada de malo en cobrar impuestos si son acordes a una ley consensuada por los "representantes". El tema es que despues hay que hacerse cargo si la empresa gravada, para poder sobrevivir, decide mudarse China y dejar a sus empleados sin trabajo. Tenemos entonces que el impuesto de Cristian para poder ir al hospital, ahora nos deja: a) Mas desocupados en su misma posicion. b) El sistema de salud colapsado por tener que atender mas gente. c) El estado teniendo que cobrar impuestos mas altos o no pudiendo responder a la demanda. Si se facilitara la inversion respetando la propiedad privada y el imperio del derecho (que creo que es a lo que apunta Jorge), a) mas empresas pueden invertir en un pais estable y previsible; b) se aumentan las fuentes de trabajo, y mas importante aun, c) se produce una transferencia de conocimiento de acuerdo con los estándares de produccion internacionales, que hace que este pobre desvalido pueda aumentar el valor de su negocio (su trabajo). Preguntémosle al desvalido si prefiere tener un trabajo bien remunerado y reconocido o poder ir al hospital gratuitamente (esperando varias horas y siendo mal atendido). Ahora si Cristian quiere empresas que sean "solidarias y con conciencia social"… sigamos tapando el sol con la mano, pero igual es de dia.

    Marcelo: No tengo nada que agregar.

    Comment by Marcelo — abril 25, 2006 @ 2:35 pm

  13. Gracias Jorge por tu Opinion diferente al corriente. Espero pueda abrir la mente a algunos aunque sea.

    Comment by Daniel Orzuza — abril 25, 2006 @ 2:40 pm

  14. Estimado Ávila: Gracias por su comentario. Me permito marcarle dos cosas. Primero un descuido en su análisis. Luego un punto que creo importante. Un descuido en su análisis: No es correcto basar la fuerza política/social de un grupo de interés solo en la cantidad de votantes. Los resortes económicos, financieros, e institucionales que un grupo de interés maneja deben ser también tenidos en cuenta, ya que pueden compensar cualquier limitación numérica. Por otra parte, al momento de asumir Menem, la UCD si bien no era un partido mayoritaro, era la tercera fuerza del país, y en ascenso. La UCD estaba en condiciones de actuar como "fiscal" del gobierno de Menem. Si no lo hizo no fue por no poder hacerlo, sino por no saber/no querer/no pensar que fuera necesario hacerlo. Un punto que creo importante: Usted, yo, y varios más sabemos y entendemos que una de las razones del suceso de los Estados Unidos como "experimento socio-económico" se basa en la institucionalización de mecanismos de "checks and balances." Desde un comienzo, los "founding fathers" del país decidieron establecer esos mecanismos. Ellos tenían en claro que la única forma de minimizar la aparición de "salvadores" y garantizar niveles altos de competencia y crecimiento era desarrollar y establecer esos mecanismos de control mutuo. Los americanos de ese entonces, y los actuales (…) están convencidos de la necesidad de que existan mecanismos de controles cruzados de gestión, y se esfuerzan en promoverlos. Lamentablemente, es mi opinión que en la Argentina no existe tal "commitment." Los grupos de interés "pro-negocios" argentinos, quienes tendrían que ser los más interesados en promover la institucionalización de los controles cruzados de gestión, cada vez que han tenido la oportunidad de llevarla a cabo, "por hache o por be" no lo han hecho. En ese sentido, es mi opinión que los grupos de dirigentes e intelectuales "pro-negocios" chilenos son, en este sentido, mucho mejores (más positivos para la sociedad) que los argentinos. Y este es un punto que no es menor. Porque esta limitación/actitud nefasta de los grupos de interés "pro-negocios" que aquí arriba enmarco dentro de un ámbito "académico-teórico-institucional," sobrepasa ese ámbito para filtrarse hacia abajo a todos los aspectos económicos de la sociedad. Me explico con un ejemplo: mientras los empresarios chilenos se han esforzado en crear instituciones que certificaran la calidad de sus exportaciones, los argentinos se esforzaban al revés, en eliminar todo tipo de control sobre sus actividades. La consecuencia de este ejemplo puntual (…) es que mientras los esfuerzos de crear este mecanismo de "checks and balances" de los empresarios chilenos impedía la exportación de productos chilenos de baja calidad o "truchos" (de esos que nos hacen perder mercados a todos), en la Argentina tarde o temprano aparecía un "vivo" que mandaba un container de calidad "dudosa" que cerraba mercados. Retomando mi hilo argumental: los intelectuales y dirigentes que dejaron se hundiera la UCD y saltaron al Menemismo mostraron un gran desconocimiento sobre su rol posible en una sociedad moderna. Mostraron, en comparación con sus pares chilenos o americanos, una gran incompetencia.

    Estimado Romano: Su punto es importante. No conozco, sin embargo, la historia de la UCEDE para discutirlo. Por lo demás, va mucho más allá de la simple pregunta de mi artículo: ¿quedará algo de la economía de Menem?

    Comment by Eduardo Romano — abril 27, 2006 @ 11:37 am

  15. Quisiera detenerme en una frase del post: "El error fue el halo de corrupción que rodeó su gobierno y que él no supo combatir. La mujer del César debe ser honesta y además parecerlo". O sea que, primero, la corrupción no estaba internalizada en Menem y en todo su séquito de políticos, economistas y empresarios amigos, sino que fue algo que sucedió muy por debajo de él y que, por ende, no lo pudo controlar (fíjese que lo mismo dicen los abogados de muchos jefes militares, que coincidencia ¿no?). Y, segundo, que el expresidente era honesto, un buen tipo, pero que (no) tuvo la capacidad de plasmar esa realidad en la opinión pública. Sr. Ávila: su concepción de la vida económica del país y del mundo (punto de vista que, para mí, es válido en el sentido de que no esconde ninguna intención maliciosa, sino que, simplemente, es una opinión diferente a la mía) no lo debe llevar a decir este tipo de cosas, porque en ese caso usted llegaría ser un representante más del “fundamentalismo” liberal, de ese que dice: “el modelo es bueno, sirve, el problema es quien lo pone en práctica”.

    Lucas: Ud. me hace decir cosas que no he dicho. ¿Qué sé yo si la corrupción estaba "internalizada" en el gobierno? ¿Qué sé yo si el ex presidente era un buen tipo? ¿Dónde dije tales cosas? Lea de nuevo el artículo. Para juzgar a una persona hacen falta pruebas y para recolectarlas y examinarlas están los jueces.

    Comment by Lucas — abril 30, 2006 @ 1:49 pm

  16. Jorge, sobre las empresas que hay que reprivatizar: ¿Cuál es su opinión acerca de lo que enumeraré abajo? -Antes de privatizar, primero hay que desmonopolizar, desregular y liberalizar. -Luego de haber hecho lo que mencioné arriba, la empresa a reprivatizar será privatizada bajo la forma de Share Issue Privatization (SIP), haciendo que la compañía pública pase a cotizar en Bolsa. ¿Por qué prefiero que la empresa a reprivatizar se privatice mediante la modalidad que mencioné? Porque si bien una licitación pública puede ser una forma transparente de privatización, en la misma es más propicio que en el medio existan maniobras fraudulentas, cosa que, en mi opinión, no ocurrirían si se privatizace bajo la modalidad SIP.

    Andrés: Tenés razón, lo ideal es desmonopolizar y desregular a fin de lograr empresas privatizadas competitivas. Pero no siempre es posible lograrlo por la naturaleza de los servicios públicos a privatizar, que muchas veces son monopolios naturales. Por otra parte, para privatizar exitosamente, en medio de una situación de alto riesgo-país, hay que aumentar el atractivo de las empresas. Un monopolio es más atractivo que una firma competitiva. Luego, no minimicemos la gravitación del riesgo-país en la forma que adoptan las privatizaciones. Sobre la modalidad SIP no puedo decirte nada; no entiendo del tema.

    Comment by Andrés — mayo 21, 2006 @ 6:07 pm

  17. Igualmente lo que voy a decir es para complementar lo que dije sobre la modalidad Share Issue Privatization: Con esta modalidad se abre el capital de la empresa a privatizar en la Bolsa. Esta modalidad se ha empleado en Gran Bretaña cuando se privatizaron British Gas y British Airways, entre otras. Y en 2003, en Argentina, el entonces candidato presidencial Ricardo López Murphy propuso hacer lo mismo con la banca pública grande.

    Comment by Andrés — mayo 27, 2006 @ 11:23 pm

  18. Estimado Jorge: no hay peor ciego que el que no quiere ver decian nuestros abuelos. Aclaro que no soy Menemista, pero tengo buena memoria: telefono en tu casa en 48 hs, obreros con celulares, quien menos ganaba tenia un ingreso de 600 dolares mensuales, las rutas argentinas eran transitables! y la gente andaba en auto, no habia inflacion, y encima el pais habia duplicado su PBI y disminuido a la mitad su tasa de pobreza, etc. Me pregunto qué pasa con el sentido comun de la gente en argentina? Solo puedo entenderlo si miro lo que ocurre en otros paises latinoamericanos que tambien votan con los pies…lamentable. Felicitaciones por tu optimismo…yo lo perdí hace mucho ya.

    Eduardo: Borges decía que "la esperanza es un deber". Pienso lo mismo.

    Comment by Eduardo — julio 6, 2006 @ 8:03 pm

  19. Jorge: En un país que tiene solo un partido político (no, no me refiero a la isla de Castro sino a la Argentina de Perón), las reformas pueden solo llegar como llegaron en los 90, disfrazadas de peronismo. Y de a poco. Con anestesia y olor a pueblo. O posiblemente lleguen sin anestesia pero algún día llegarán.

    Comment by Diego Cignetti — septiembre 6, 2006 @ 12:06 am

  20. Antes de terminar el segundo gobierno de Menem, un picaro politico (Raul Alfonsin) sembró en la desprevenida población que ese gobierno había sido muy corrupto. Sus seguidores demandaron a todos los funcionarios de Menem sistematicamente. Objetivo? que triunfe De La Rua. Lo curioso es que Alfonsin gobernó sin presupuesto publico (corrupto?) pero tuvo la habilidad de imponer el Consejo de la Magistratura para cubrirse ante posibles denuncias. Este es un ejemplo de la viveza criolla típica que hace gala nuestra clase politica y que ha menudo el ciudadano común confunde con inteligencia o conocimientos de estadista.

    Comment by eduardo — julio 31, 2008 @ 9:49 pm

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol