La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

junio 15, 2012

Lo que hay, lo que se impone hacer y lo que debería hacerse

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 6:36 pm

Ayer tuve el agrado y el privilegio de exponer mis puntos de vista sobre la situación económica argentina, sobre lo que se impone hacer y sobre lo que debería hacerse, en una conferencia a la que asistieron empresarios, economistas y observadores calificados. Los argumentos y el mensaje central de mi exposición no son nuevos; los tomé del libro Antídotos contra el riesgo-argentino que publiqué en Internet en 2010. Siguen los apuntes que preparé para la ocasión.

 

El título de la exposición anticipa en buena medida lo que me propongo decir. En primer lugar, voy describir en forma sumaria el estado de situación de la economía argentina. En segundo lugar, voy a listar las medidas que se impone tomar lo antes posible, más allá de lo que el actual gobierno decida hacer o dejar de hacer. En tercer lugar, voy a explicar la razón por la cual creo que tales medidas son, de todas maneras, insuficientes.

—————

Entre mediados de 2002 y mediados de 2007, el motor de la reactivación de la economía fue una pronunciada caída de la prima de riesgo-argentino. La prima cayó de 7000 puntos básicos en julio de 2002 a 180 en enero de 2007, se frenó (pero no se revirtió) la salida de capitales, aumentó la demanda agregada y, por tanto, la producción. Desde entonces, los motores de la expansión han sido el notable aumento del precio de los commodities de exportación y el formidable aumento del gasto público (20 puntos porcentuales del PBI). El impacto expansivo de estas dos fuerzas sobre-compensó el impacto contractivo de la suba de la prima desde 2007.

Hay síntomas claros de que la economía argentina no funciona bien. Se trata del nivel de la prima de riesgo-país (nada menos que 1200 puntos básicos), la continua salida de capitales, la fuerte retracción de la inversión externa directa, el pobre nivel de los depósitos bancarios y el escaso crédito bancario, la alta inflación, el creciente déficit fiscal y el muy mal estado de la infraestructura energética y de transporte. No puedo pronosticar un colapso inminente. Aunque causas no faltan.

—————

¿Qué medidas tomarían exministros como Alemann o Lavagna para enderezar el rumbo de la economía? Voy a aventurar un posible listado:

1º Actualizar las tarifas de las empresas de servicios públicos y renegociar sus contratos.

2º Regularizar los defaults con el Club de París, el tribunal del Banco Mundial, Repsol y el INDEC.

3º Congelar el gasto público en valores nominales hasta ponerlo en línea con la recaudación tributaria. Eliminar las retenciones y normalizar el impuesto a las ganancias.

4º Desbloquear exportaciones e importaciones, eliminar el control de cambios y restablecer la libre transferencia.

5º López Murphy puntualizó hace unos días la conveniencia de devaluar el peso para aliviar o acelerar el ajuste fiscal (la devaluación aumenta el nivel de precios y de esta forma sube la recaudación en valores nominales).

El objetivo del paquete de medidas es bajar la prima de riesgo-país desde, quizá, el primer puesto del ranking mundial a unos 200 p. b., bajar la inflación, recrear el crédito, estimular la inversión, reactivar la economía y crear empleos. Después de nueve años de recalcitrante irracionalidad, el paquete suena a música celestial. Aun con la economía mundial jugando en contra, resultaría exitoso en el corto plazo. Pero, a juzgar por nuestra historia de crónica inestabilidad y reversibilidad institucional, sería otro fracaso en el largo plazo. El carácter reversible de nuestras instituciones económicas básicas hace que la propiedad privada bajo jurisdicción argentina quede expuesta a la expropiación, que tiene mil caras; eleva el riesgo de hundir capital en territorio nacional, baja la productividad del trabajo, achica el PBI y acentúa la pérdida de gravitación argentina en la región y el mundo.

La devaluación, el ajuste tarifario y la reducción del gasto público abrirían las puertas de un enésimo ciclo de ilusión de corto plazo y frustración de largo plazo. Ya lo hicimos en 1971, en 1981, en 1989-91 y en 2001-02 con dramatismo. En los cuarenta años anteriores a 1971 también lo hicimos, con menor espectacularidad. El paquete es insuficiente. No tiene futuro porque es muy fácil de revertir. De hecho, fue revertido o repudiado cada diez años.

—————

Lo que acabo de decir y en especial el tumultuoso abandono de la convertibilidad, el pánico bancario de 2001 y varias violaciones del derecho de propiedad, la concentración del poder recaudatorio y político en el gobierno nacional, la creciente cerrazón comercial y el mayor aislamiento internacional me fueron convenciendo de la utilidad de pensar instituciones irreversibles, que funcionen como antídotos efectivos contra el riesgo-argentino.

Dos modelos han ordenado la vida económica argentina desde la Organización Nacional. El de Juan Bautista Alberdi, más bien internacionalista, entre principios de la década de 1860 y principios de la década de 1930, y el de Federico Pinedo, más bien nacionalista, a partir de entonces. El segundo modelo se armó velozmente entre 1930 y 1935. Sus rasgos básicos son el proteccionismo industrial, la centralización de la recaudación impositiva y la banca central emisionista. Mientras fue manejado por Pinedo o por hombres como él, el modelo funcionó aceptablemente. No era muy distinto al modelo que se implementaba entonces en los países importantes. Pero en cuanto cambiaron los tiempos políticos y los gobernantes, el modelo fue abusado repetidamente y la economía argentina se empobreció.

¿Por qué fue abusado? Porque el costo de repudiar instituciones económicas es bajo en el modelo nacionalista. El costo de abandonar la política comercial, la monetaria, la bancaria o la impositiva, sino todas juntas a la vez, es bajo porque el modelo económico nacionalista permite que el gobierno nacional tome decisiones unilaterales pues no debe rendir cuentas a nadie. No rinde cuentas a las provincias, pues ahora son mendigos del Tesoro nacional. Ni al Congreso, que ahora es un reflejo de las débiles autonomías provinciales. Ni a potencias extranjeras, pues ninguna de ellas tiene el status de socia preferencial y temible. Ni a pactos supranacionales en áreas como defensa o comercio, porque el gobierno nacional no quiere firmarlos. Nuestra tesis es que el modelo nacionalista es la madre del populismo económico y el riesgo-país.

Por consiguiente, nuestra propuesta es desnacionalizar las instituciones económicas básicas del país. Desnacionalizar significa específicamente quitar atribuciones al gobierno nacional. Consiste en poner bajo la jurisdicción de otros gobiernos o formas de gobierno el comercio exterior, la moneda, la banca y una parte importante de las finanzas públicas.

En materia comercial, desnacionalizar significa poner el intercambio comercial externo bajo la jurisdicción de un tratado de libre comercio con una superpotencia (un país o bloque grande, estable, abierto, con capacidad de represalia). Un TLC con EEUU, por ejemplo, forzaría al gobierno nacional a respetar una cierta estructura arancelaria y normas comunes en materia de protección de inversiones, propiedad intelectual, medio ambiente, mercado de trabajo y compras oficiales. Desnacionalizar en este plano es igual a supranacionalizar.

En materia monetaria, desnacionalizar significa adoptar una moneda de reserva (dólar, euro, ¿sudamericano?) como moneda propia. En materia bancaria, desnacionalizar significa poner a la banca comercial bajo jurisdicción de los países emisores de monedas de reserva donde tienen sus casas matrices los bancos que estarían habilitados para captar depósitos y dar crédito en el país. Desnacionalizar en este plano es igual a internacionalizar.

En materia de finanzas públicas, desnacionalizar significa descentralizar la recaudación impositiva. A su vez, descentralizar significa hacer responsables a las provincias del grueso de la recaudación a fin de dividir el poder político. Desnacionalizar en este plano es igual a provincializar.

El objeto de desnacionalizar el comercio exterior, la moneda y la banca es poner a salvo de las arbitrariedades de la jurisdicción argentina a grandes franjas de la economía argentina. Cuando el costo de repudio de los acuerdos es alto, la probabilidad de repudio es baja. Entonces, se vuelve menos probable que las ‘reglas de juego’ cambien y más probable que la inversión en territorio nacional experimente un boom.

El objeto de desnacionalizar la recaudación impositiva es limitar el poder del gobierno nacional. Nuestra hipótesis es que 24 pequeños populismos provinciales son menos dañinos que un gran populismo nacional. La competencia impositiva entre las provincias resultaría en una presión tributaria más baja, un gasto público más eficiente y una democracia más efectiva. Pero la probabilidad de reversión de la descentralización es alta porque el costo de hacerlo es bajo. La decisión de volver a una organización cuasi-unitaria como la presente es interna. No involucra un repudio de acuerdos internacionales capaz de estigmatizar y aislar el país.

—————

La idea económica es simple y la propuesta es realista. Los TLC son una realidad en casi todos los países de América Latina con costa al Océano Pacífico; la misma Argentina, entre 1860 y 1930, fue parte informal del Imperio Británico. La descentralización tributaria es una realidad en Suiza, EEUU y Canadá y también lo fue en Argentina entre 1853 y 1935. La moneda común es una realidad que se defiende a capa y espada en la Unión Europea. En rigor, utópica o poco realista nos parece la pretensión de la dirigencia argentina de conservar, por medio de una combinación de honestidad y prolijidad, el modelo económico nacionalista.

21 Comments »

  1. Estimado Jorge, tus comentarios, como sabes bien, ya los conocía desde que empezaste el libro y luego en su etapa final. Sobre el particular no voy a entrar en comentarios, debido que sabes que los comparto en gran medida. Me parece importante que empresarios, economistas y observadores empiecen, nuevamente, a escucharte. Ello significa para mí que se empezaron a buscar opciones. La segunda etapa será con qué velocidad se harán los ajustes. Saludos. Guillermo N. Toranzos Torino

    Comment por Guillermo N. Toranzos Torino — junio 15, 2012 @ 7:55 pm

  2. Jorge, de más está decir una vez más que estoy absolutamente de acuerdo con la solución planteada. Ahora, respecto, al Euro, habrá que seguir con atención los comicios de este domingo en Grecia, que podrían determinar o no la salida del país helénico del euro. Sin embargo, la mayoría de los griegos, curiosamente apoya la permanencia del euro como moneda. Hay que estar atentos, pero no deja de ser preocupante. Volviendo al caso de Argentina, comento una anécdota que sucedió hoy cuando estaba en una clase en la facultad de Ciencias Económicas de la UBA: Resulta que el profesor de Impuestos 2 nos preguntó qué causales de evasión de impuestos había y yo tiré la de "rebelión fiscal". Mientras el profesor, humorísticamente, me decía que largase el Grappa, todos se rieron. ¿Qué opciones tiraba el resto de los alumnos? "Que se tendría que controlar más para que no haya evasión", "Que no haya más despilfarro de fondos públicos". Pero a nadie se le ocurrió decir que había que simplificar el pago de impuestos o el sistema impositivo. Cabe aclarar que, además de seguir y comentar este Blog, soy estudiante de la carrera de contador público. Curiosamente, en otros países, la materia impositiva la ven los abogados y no los contadores.

    Comment por Andrés — junio 15, 2012 @ 8:20 pm

  3. Jorge, Tus propuestas son excelentes. Sin embargo, tengo los siguientes comentarios: 1) La Argentina debe adoptar el Dolar, no el Euro que esta en crisis o el Sudamericano que estaria controlado por Brasil. 2) La Argentina debe firmar un TLC con USA y acuerdos con todo pais que favorezca a la Argentina e implique bajar trabas al comercio como hace Colombia. 3) En un primer momento, el Gobierno Central debe manejar la recaudacion, imponer disciplina fiscal y recien cuando las provincias se comprometan a ser mas racionales traspasarles la soberania impositiva. 4) Muy buen analisis historico politico. A veces los antiperonistas le echamos la culpa a una persona como si hubiera salido de un repollo cuando en realidad fue un engranaje mas de un proceso. Saludos

    Comment por Isidoro Guida — junio 15, 2012 @ 8:58 pm

  4. Estimado Jorge mas alla de las especulaciones personales estimo que muchas personas tienen miedo a estas medidas, que comparto por supuesto, en relacion a la perdida de soberania y la patria y todos esos temas, sin embargo con los modelos que me ha tocado vivir y leer finalmente la patria y la soberania y esas cosas cada vez son mas chicas y cada vez estamos mas lejos de la realidad que cualquier modelo persigue que es el crecimiento continuado por decadas. Es una lastima conocer que cuando Argentina avanzo sobre modelos en relacion a la situacion mundial imperante crecio y es una lastima saber y conocer que fueron argentinos los que finalmente destruyeron esos modelos. Saludos cordiales

    Comment por Alejandro GM — junio 16, 2012 @ 10:48 am

  5. Firmo abajo.

    Comment por Louis Cyphre — junio 16, 2012 @ 6:14 pm

  6. Jorge, esas propuestas son inviables políticamente, además son funcionales al antiliberalismo y serían otro caballito de batalla para el nacional-populismo. No creo que sea necesario tal grado de extremismo para destruir una clase política populista. Sólo haría falta: 1) Independencia del Banco Central con un régimen similar a la Fed (o sea privado), sin banca pública. Quitarle el control monetario a la clase política es esencial, aunque los populistas buscarían crear su propia moneda, y si no lo pueden hacer, buscarían generar condiciones para realizar un golpe de Estado y cambiar las normas. 2) Quitarle la política fiscal al Estado. No alcanza con el federalismo fiscal, se necesitan medidas más extremas en este pto como limitar el gasto público constitucionalmente similar a la CN de Hong Kong, o solamente una política fiscal tax flat a través de un municipio offshore (con leyes similares a Delaware) que permitan evitar los daños jurídicos del populismo. Pero la principal desgracia argentina es la ausencia de un partido liberal con adecuada capacidad estratégica, no hubo ningún partido liberal que haya superado el 20% de los votos en toda la historia democrática argentina.

    Comment por Claudio — junio 16, 2012 @ 6:52 pm

  7. Jorge, después de muchos vaticinios catastrofistas, finalmente los resultados de las elecciones griegas de hoy determinaron que los conservadores pro-euro ganaron con la mínima ventaja y con posibilidad de formar gobierno con otro partido pro-euro, PASOK: http://www.libertaddigital.com/mundo/2012-06-17/nueva-democracia-y-syriza-muy-igualados-segun-los-sondeos-1276461553/. Ratifico que, a pesar de todo lo que se dice y rumorea, la mayoría de los griegos no quiere salir de la zona del euro.

    Comment por Andrés — junio 17, 2012 @ 5:15 pm

  8. "Dos modelos han ordenado la vida económica argentina…El de Juan Bautista Alberdi…y el de Federico Pinedo…". ¿Consideras el congelamiento de alquileres de Irigoyen en 1920 apoyado por la justicia, más el fusilamiento de obreros y el golpe del 30, todos hechos impunes, no tuvieron consecuencias económicas para argentina?. Pues todo indica que fue con este exitoso político radical, que se dejó de tener una justicia independiente, se pisotearon los contratos privados, y se comenzó a usar fondos públicos para pagar favores politicos. Todo ello cambió el rumbo económico que nos llevó al presente. ¿Es esto correcto? SALUDOS.

    Eduardo: Así como Menem & Cavallo no llegaron a cambiar los lineamientos básicos del modelo de Pinedo, Yrigoyen no llegó a cambiar los del modelo de Alberdi.

    Comment por eduardo — junio 18, 2012 @ 8:25 pm

  9. Dr. Avila: en lo que a mi respecta, si algún gobierno ejecutara los 5 puntos que usted supone que harían ex ministros como Alemann ó Lavagna, me daría por satisfecho. Estoy de acuerdo con usted, que en el mediano plazo los políticos argentinos volverían a las andadas. A excepción de usted, no he escuchado a otro economista que planteara una solución tan radical como la que usted propone, es decir, creo que es el único. La única posibilidad que yo veo, de que todas sus ideas fueran llevadas a cabo, implicaría necesariamente su acercamiento a algún partido político. Es decir, algún candidato a presidente debería considerarlo a usted, su posible ministro de economía. Entiendo que es una decisión muy personal, y habría que ver si usted quiere dejar el llano e involucrarse en el traicionero mundo de la política. Por otra parte, considero que si un próximo gobierno llevara a cabo al menos dos de sus ideas, es decir, la descentralización impositiva, ó que el país vuelva a ser "federal", y la firma de un TLC con EEUU, las cosas se encaminarían finalmente. No soy muy optimista en que estas dos medidas pudieran llegar a producirse en el próximo gobierno.

    Comment por Hernán A. — junio 19, 2012 @ 11:57 am

  10. Brillante!! Tomé apuntes para comentarlo en la cena con mis hijos y mi mujer. No hace falta decir que el 90 % de nuestra dirigencia y población en general consideraría estas medidas como "la entrega de la patria". Sin embargo es muy parecido como decía UD a los TLC de nuestra región y tambien a lo actuado en la zona EURO. Cordiales Saludos Gerardo C.

    Comment por Gerardo — junio 19, 2012 @ 2:28 pm

  11. Jorge, si bien la noticia habla solo de un comienzo, creo que si se concreta sería una gran noticia a nivel mundial: http://www.elfinanciero.com.mx/index.php?option=com_k2&view=item&id=26109&Itemid=26

    Andrés: El link no funciona.

     

    Comment por Andrés — junio 20, 2012 @ 7:50 pm

  12. Antes que políticos (respondo a 9), hace falta intelectuales que iluminen a la opinión pública (o sea: esta prédica). La última página de Hayek, ‘The intellectuals and socialism’. [Si alguien lo conoce en español, por favor avise, para difundirlo. Si no está, urge la traducción.] http://archipielagolibertad.org/upload/files/001%20Liberalismo/1.2%20Obras%20clasicas%20de%20la%20libertad/Hayek/0049%20Hayek%20-The%20Intellectuals%20and%20Socialism.pdf

    Ignacio: Muchas gracias por el link.

    Comment por Ignacio — junio 21, 2012 @ 3:36 am

  13. Confieso que me acordé de este posteo mientras leía un artículo de opinión acerca de lo que puede implicar para México el retorno del PRI al poder mediante elecciones libres y sin "dedazos". Me quedo con esto, entre otras cosas, como muestra de lo que puede lograr la "importación de instituciones": "(…) El contexto externo también ha cambiado. México hoy se halla inmerso en una verdadera maraña de acuerdos de libre comercio, con cláusulas contra la corrupción, democráticas y de respeto a los derechos humanos, laborales, ambientales, de género, indígenas, etc, que no pueden ser desconocidos o menospreciados por capricho (…)." "(…) La integración económica, social, cultural y geo-política de México a América del Norte, y su creciente apertura al mundo entero, ha generado una mirada externa diferente. Ya no es la fascinación con la cultura, la historia o las playas mexicanas: es el examen riguroso, a veces arrogante e injerencista, de los derechos de propiedad, de la probidad de las instituciones, de la transparencia de las empresas públicas y privadas, de la seguridad de las personas, de la libertad de prensa, de la rendición de cuentas. El caso Walmart y la denuncia de sus repetidos ejemplos de soborno a autoridades locales, denunciado en tres planas enteras por The New York Times, es emblemático: ni el diario, ni la SEC, ni los accionistas de la empresa más grande del mundo se interesaban antes así por México, o ahora por otro país. (…)" (Acá va el enlace: http://elpais.com/elpais/2012/06/13/opinion/1339604315_118973.html). Estamos hablando de un país que sufrió durante 71 años una "dictadura perfecta", como alguna vez lo definió Mario Vargas Llosa. Una suerte de peronismo llevado a la perfección, como lo fué el PRI, con "dedazos" incluídos para elegir candidatos a presidente.

    Andrés: Excelente comentario. Gracias.

    Comment por Andrés — junio 21, 2012 @ 9:57 am

  14. Pequeño homenaje a Anna Schwartz: "Anna did all of the work, and I got most of the recognition," Mr. Friedman said on one occasion. http://www.nytimes.com/2012/06/22/business/anna-schwartz-economist-who-worked-with-friedman-dies-at-96.html?_r=1&smid=tw-share

    Comment por Guillermo — junio 22, 2012 @ 10:11 am

  15. Estimado Jorge: comparto algunos de los puntos que ud. propone, ahora, se pueden ejecutar algunos o deben hacerse todos al unísono? Slds

    Fernando: Todo depende de las convicciones y el poder del gobierno reformista. La desnacionalización monetaria y bancaria enfrentaría la mayor oposición política y tendría la menor dificultad técnica. La desnacionalización tributaria sería la más difícil de instrumentar tanto en el plano político como financiero. La desnacionalización del comercio exterior no es complicada técnicamente pero sí lo es políticamente pues depende de un acuerdo con superpotencia.

    Comment por Fernando — julio 11, 2012 @ 11:39 pm

  16. adhiero

    Comment por ezequiel — julio 18, 2012 @ 9:36 pm

  17. Tal vez los q se dicen nacionalistas hagan la GC (granCorrea) y dolarizarán?

    Comment por ezequiel — julio 18, 2012 @ 9:37 pm

  18. Me gustaría conocer su opinión sobre la negativa del Dr. Cavallo a su propuesta, y que transcribo textualmente: "En 1991 yo introduje la convertibilidad y no la dolarización que proponían Ávila y otros economistas del CEMA. La convertibilidad del Peso con respaldo en Dólares a una paridad fija significaba dos cosas: poner al Peso en competencia con el Dólar (eso es el significado de convertibilidad en un país con Argentina, hoy no tenemos convertibilidad porque no pueden canjearse libremente pesos por dólares) y usar al Dólar como moneda patrón hasta que el Peso adquiriese suficiente credibilidad. El Dólar y la Esterlina se crearon así, con el Oro como Patrón y el Marco Alemán, el Yen Japonés y casi todas las monedas nacionales que aparecieron despues de la Segunda Guerra Mundial nacieron de la misma forma, con el Dólar-Oro como patrón. La prueba de la credibilidad se pasa cuando el movimiento a la libre flotación significa apreciación en lugar de devaluación. Ello hubiera ocurrido en 1997, si se hubiera pasado a la libre flotación, pero esa oportunidad se perdió. De haber tenido convertibilidad flotante, la devaluación del real en febrero de 1999, la depreciación inicial del Euro a lo largo de 2000 y 2001 y los bajos precios de nuestros productos de exportación se hubieran neutralizado por depreciación ordenada del Peso. Pero habiendo perdido aquella oportunidad de 1997, una salida de la convertibilidad en 1999, 2000 o en 2001 hubiera sido tan traumática como lo fue en Enero de 2002. Habiendo perdido aquella oportunidad había que esperar a un nuevo momento en el que el Dolar estuviera debilitado frente al Euro, comenzara a debilitarse frente al Real y los precios internacionales de nuestros productos de exportación estuvieran altos. Todo esto comenzó a ocurrir en el segundo semestre de 2002. Lamentablemente la ignorancia dirigencial sobre lo que era el régimen de convertibilidad más la presión de los endeudados en dólares que querían sacarse sus deudas de encima a costa de los ahorristas y el oportunismo político de quienes querían tomar el Poder a fin es de 2001 impidió que llegáramos ordenadamente a esta segunda oportunidad." Acotación personal: Mucho de esto es historia, pero el debate no deja de ser interesante para definir opciones para el futuro argentino.

    Roberto: Propongo que Argentina adopte una moneda de reserva como moneda nacional desde 2002, cuando me di cuenta de que ni siquiera una moneda convertible puede asegurar la estabilidad de precios de largo plazo. En 1989, fui uno de los 5 ó 6 economistas que propusieron una caja de conversión. Llach, que luego iba a ser Secretario de Programación Económica de Cavallo, formaba parte de ese pequeño grupo. Cavallo no formaba parte del grupo y nunca lo escuché opinar a favor de la convertibilidad (caja de conversión). Todavía más, como canciller de Menem bloqueó intentos de Erman González de parar la hiperinflación por medio de una caja de conversión. Esto se comentaba en los pasillos en los aciagos días de 1990. Pero lo primero que hizo Cavallo cuando llegó al Ministerio de Economía (en lugar de E. González) fue exactamente lo que había bloqueado. En síntesis, propuse un patrón dólar en 1989 para "hiperestabilizar". Cuando en 2002 comprobé lo fácil que era repudiarlo, di el paso que sigue en la secuencia lógica.

    Comment por Roberto González — julio 23, 2012 @ 12:16 pm

  19. Estimado Jorge: En primer lugar quiero decirle que su escrito me resultó muy interesante. Debo manifestarle que soy casi economista y dada mi corta edad me encuentro en el momento de confrontar todas las teorias con la realidad. Por eso estoy abierto a todas las ideas y me gustaria contarle mis inquietudes sobre algunas cosas que me quedaron sonando y usted quizas me las pueda aclarar. 1. Sigo día a día la evolución de europa y desde distintas voces. Usted cree que a Argentina, considerando el escaso grado de desarrollo homogeneo en todo el país está preparado para resignar soberanía monetaria? Porque tengo la idea de que la política monetaria es util e incluso muchos dicen que el principal límite que tienen los PIGS para resolver sus problemas es que no cuentan con política monetaria. Y al respecto, ¿Que relación hay entre entre el país grande y el país pequeño en las uniones monetarias? Porque tambien mucha gente dice que el principal interesado en mantener el euro es Alemania, pero que sea ahora a través de prestamos o sea más adelante a través de una ruptura del euro por colapso o default de los PIGS, Alemania va a tener que asumir los costos. 2. Estoy de acuerdo con usted en lo referido a los abusos que se hicieron en Argentina y que muchas de las medidas económicas a lo largo de nuestra historia fueron desatinadas. Pero noto que usted en algún punto habla de lo patológico y que comparto plenamente con usted, solamente que creo que la solución pasa por otro lado. Al fin de cuentas, ¿Las monedas mas fuertes del mundo son fuertes porque se ataron a otra mas fuerte o porque estaban respaldadas por la economía real? Porque podría condenarse el desarrollo de economía a la suerte de la economía de la cual se toma su moneda, ej. Dolarización, cosa que no tengo muy claro y que me gustaría desde mi ignorancia que me clarifique. 3. Para no hacerlo muy extenso, que opina del caso Chino, porque hoy en día se encuentra como 2da economía y sin lugar a dudas va a ocupar el 1er puesto en los proximos años. Le pregunto esto porque si tomamos cualquier teoría de las denominadas ortodoxas, hace 30 años cualquiera podría decir que los chinos estaban locos. Utilizaron teorías heterodoxas y muchos economistas empezaron a comprender la complejidad de la economía y abrir la mente a otras teorías. 4. Cortito. Que alternativas se le da a lo que el gobierno justifica como razones para llevar adelante su política económica¿? Acumular dolares como política de second best y reducir la deuda externa, estimular el crecimiento a través del mercado interno, reducir la desigualdad social que entiendo a largo plazo haría de mas argentinos, mas consumidores hacieno.atractivo el mercado a cualquier productor. Desde ya le agradezco el haber podido tener acceso a sus enseñanzas, y espero no haberlo ofendido con mis pensamientos, y espero que lo tome como lo que realmente es, inquietudes de un futuro colega que está descubriendo el mundo y que a pesar de tener ciertas ideas nacionales o proteccionistas quiere ponerlas en tela de juicio, porque a fin de cuentas, lo que todos queremos es una Argentina desarrollada, sin desempleo y que sea una tierra de oportunidades. Saludos cordiales.

    Miguel: Te agradezco el comentario. Contiene muchas preguntas. Necesito tiempo, que ahora no tengo, para pensar las respuestas. La semana que viene te escribiré de nuevo.

    Comment por Miguel — julio 24, 2012 @ 3:00 pm

  20. ¿Es un chiste? Me detuve un tiempo nada despreciable en su CV, por lo que deduzco que no le falta idoneidad en la materia de la que hablar, o sea, economía. Por eso me extraña, y no poco, que dada su preparación no haya advertido (supongo que por algún tipo de descuido) que las medidas que propone ya fueron puestas en práctica una y otra vez y los resultados de las mismas no fueron para nada sdatisfactorios, al menos para una porción nada despreciable de la sociedad. Algunos sectores sí, vieron aumentados sus beneficios en forma exponencial cuando se aplicaron sus cinco puntos (que, repito, no son originales, ya los hemos visto en acción). Entonces, clarifiquemos la cosa: si Ud. pretende que con estas medidas la situación en Argentina mejorará, creo que comete al menos un error. Ahora, si lo que propone es nada más que un recubrimiento de medidas solicitadas por determinados sectores para multiplicar sus beneficios, entonces hablamos de otra cosa y francamente. Yo desconfío de estos desplazamientos de sentido que sirven para revivir la teoría del vaso que se derrama. Pienso, supongo, sospecho, que dada la deblacle que acaece a teorías económicas como la que Ud. sustenta, sería necesario por parte de sus sostenedores al menos un poco de autocrítica. Esa misma autocrítica que le reclaman a la heterodoxia económica. Repasando su escrito descubro, azorado, que esa autocrítica, en vuestra mirada de la economía, ni siquiera se ha insinuado. Atte. Dormidano

    Comment por Dormidano — agosto 9, 2012 @ 1:47 pm

  21. El TLC debería firmarse con un país complementario como China, India, Arabia Saudita y no con uno con el cual competimos en muchos rubros como EEUU. La anglofobia los mata. Saludos.

    Rob: EEUU es la super-potencia por excelencia del mundo. Su economía es más abierta al comercio que la de cualquier otra gran economía (UE, China, Japón, India) y tiene las instituciones más liberales y estables del mundo. Como el objetivo del TLC es abrir las puertas del país al comercio intern’l de manera creíble y perdurable, a fin de reasignar trabajo, capital y capacidad empresarial desde los sectores menos eficientes hacia los más eficientes, el alto costo de reversión de un TLC con EEUU aumentaría significativamente la probabilidad de que la apertura resulte exitosa y el país termine elevando en gran medida sus exportaciones e importaciones. Por supuesto, los acuerdos con China, la UE y otros serían bienvenidos. Como apreciarás, nuestra anglofilia obedece a razones prácticas.

    Comment por Rob Rufino — octubre 21, 2012 @ 9:01 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol