La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

abril 23, 2011

Gasto público desbordado

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 1:34 pm

En noviembre de 2010, escribí que el fracaso económico kirchnerista estriba en el colapso de la inversión externa directa y en la pérdida de peso económico relativo de Argentina en la región y el mundo. Antes, en mayo de 2007, había escrito que el mayor peligro que se cierne sobre la economía argentina es el excesivo gasto público. Me refiero al gasto consolidado, el cual resulta de la suma de las erogaciones del gobierno nacional, los gobiernos provinciales y los municipios, y que incluye jubilaciones, obras sociales y PAMI. En 2007, opiné que el gasto consolidado que se registraba por entonces no era sostenible pues superaba ampliamente el promedio histórico desde 1960 y que, por tanto, el gobierno enfrentaría serias dificultades para financiarlo. Me equivoqué en un sentido pero no en otro. El gasto público siguió aumentando y la economía no entró en crisis. Pero gracias a un aumento histórico del precio de las materias primas de exportación y al recurso de la expropiación.

     GastoPublicoCons80-09.jpg

Fuente: FIEL sobre datos de la Dirección Nacional de Gasto Público y Programas Sociales y de FIEL Macroeconomic Forecasts

Preparé para esta ocasión el gráfico de arriba sobre la base de datos revisados de FIEL para el período 1980-2009. De la evolución del gasto público en los últimos treinta años, hay tres aspectos que saltan a la vista:

a) El gasto alcanzó un muy alto nivel en la década de 1980-89: 35,7% del PBI. Las retenciones a las exportaciones y sobre todo la emisión monetaria jugaron un papel clave en el financiamiento.

b) El gasto bajó a un nivel más manejable en la década de 1990-99: 31,8%. Los fondos de las privatizaciones y sobre todo el endeudamiento jugaron un papel clave en el financiamiento. No se recaudó retenciones, ni aportes personales al sistema jubilatorio ni impuesto inflacionario.

c) El gasto cayó a un piso de 29,2% del PBI en 2002, como resultado de la licuación inflacionaria de la primera mitad de dicho año. Luego creció con moderación hasta 32,6% en 2006. En los tres años posteriores saltó nada menos que 12 puntos porcentuales, hasta alcanzar un nivel de 44,5% en 2009. Es verdad que la recesión de este año exagera la cifra; sin embargo, la fuerte expansión nominal del gasto en 2010 y 2011 permite afirmar que el gasto ronda en la actualidad el desbocado nivel de 2009. La muy alta presión tributaria convencional (IVA, Ganancias) ha sido insuficiente para pagarlo. El gobierno lo está financiando por medio de recursos extraordinarios y dañinos: fondos expropiados a las AFJP, reservas expropiadas al BCRA, impuesto inflacionario y retenciones al campo.

En el post que escribí en 2007 sostuve que el nivel que registraba entonces el gasto público era insostenible. Pues bien, el gobierno argentino ha sido capaz de sostenerlo y aumentarlo. Lo ha logrado por medio de una combinación de suerte y de atropello a la propiedad y el contrato. Por un lado, ha sido favorecido por una suba sin precedentes de los precios de las materias primas de exportación, lo cual le ha permitido cobrar mucha plata en concepto de retenciones y por los impuestos convencionales que gravan a una actividad económica estimulada por la bonanza internacional. Por el otro, el gobierno está dejando tierra arrasada. Destruyó el sistema privado de jubilación no obstante la explícita oposición de quienes ahorraban para la vejez en él. Mientras gasta las reservas que respaldan el peso, lo devalúa para recuperar el respaldo de la oferta monetaria pero al costo de una inflación muy alta y en principio eterna. La cual se ve reforzada por la emisión lisa y llana para cubrir un déficit fiscal de 1-2% del PBI.

Si con los presentes y excepcionales términos de intercambio, el gobierno registra un déficit de tal magnitud, cabe preguntar a cuánto ascendería éste si la soja y el maíz en vez de valer 500 y 300 dólares por tonelada, respectivamente, valieran 120 y 70 dólares, como acontencía en la década de 1990. Los especialistas afirman que la gran demanda de materias primas por parte de China e India es un fenómeno permanente. Supongamos que lo es. ¿Qué pasará cuando llegue el turno de la caída cíclica de esos precios? ¿Cómo se las arreglará el gobierno para financiar tamaño gasto público? ¿Más devaluación e inflación? Desde luego, pero esta vez el punto de partida de la inflación será el 30% anual. ¿Qué más? Expropiaciones y confiscaciones, si el kirchnerismo siguiera en el gobierno como sugieren las encuestas.

13 Comments »

  1. Profesor Ávila, ¿cuánto dura el régimen kirchnerista con los precios internacionales de De la Rúa? ¿Seis meses?

    Louis: Quizá un poco más. De la Rúa respetaba límites institucionales. El kirchnerismo, no. Esto le da una ventaja en una sociedad que sólo aprecia si tiene plata en el bolsillo para salir de compras e irse a la costa en los fines de semana largos. Sin que le tiemble el pulso, el kirchnerismo gastará las reservas en el BCRA, venderá las acciones de empresas que consiguió por medio de la estatización de las AFJP, devaluará, amenazará y confiscará.

    Comment por Louis Cyphre — abril 23, 2011 @ 6:06 pm

  2. Dr. Ávila, lamentablemente el panorama lo veo muy pero muy negro. Porque entre otras cosas hay que tener en cuenta que el Estado no tiene empresas públicas para financiar (salvo AySA o el Correo Argentino, por ejemplo), con lo cual en otro momento el alto gasto público se explicaba por eso en gran parte (más la emisión monetaria). Pero acá tenemos varios agravantes, entre otros: -Una parte importante de la población económicamente activa recibe subsidios del Estado desde hace ya varios años y sin trabajar. El día que haya que cortar con esos subsidios, ¿Cómo se podrá hacer? -Los precios de las tarifas de servicios y transporte públicos están subsidiadas. El día que haya que cortar con esos subsidios, ¿Cómo se podrá hacer? -La bomba inflacionaria que en algún momento va a estallar. En el plano político, la cosa se pone más pesada aún: ahora dicen que Macri no se presentaría como candidato a presidente, que Rodríguez Saá tampoco. Entonces, ¿A quién votamos? De todos modos, falta todavía para las elecciones e incluso hay que ver si la Viuda se presenta (en esto tengo serias dudas). Y pienso que si se presenta la Viuda y gana, igual la tendrá complicada, porque los gremios y gran parte del peronismo le van a disputar el poder. Muy complicado.

    Comment por Andrés — abril 23, 2011 @ 8:00 pm

  3. ¿Cual es el problema o riesgo por el aumento del gasto publico y cual es el beneficio?

    Carlos: Dos problemas: a) La ineficiencia y el despilfarro propio del gasto público (se hace con criterio político y sin controles apropiados ni rendición de cuentas); b) El financiamiento. Con un gasto superior a 40% del PBI (incluso con los actuales términos de intercambio) es fácil caer en déficit. El financiamiento del déficit involucra devaluaciones, inflación, default, corralitos y/o expropiaciones. Estos eventos son causas directas de desinversión, pobreza y atraso. ¿Se entiende la gravedad de la cuestión?

    Comment por Carlos — abril 24, 2011 @ 1:05 am

  4. Profesor Ávila, hace unos meses se lo decía al ex ministro Cavallo en su blog: nadie está exento de equivocarse, pero me gustaría entender por qué los argentinos siempre se equivocan para el mismo lado, populismo clientelista en lo político y corporativismo prebendario en lo económico. Según Cavallo, se trata de la maldición de los recursos naturales. Es una pena muy grande, con un mínimo de racionalidad en el manejo de la cosa pública, podría ser un país extraordinario.

    Louis: Creo firmemente que esa "maldición" podría transformarse en una bendición si firmáramos acuerdos amplios de libre comercio con EEUU, la UE y otro gran país al que le temamos. Porque si no le temiéramos, los incumplimientos estarían a la orden del día y Argentina no lograría estabilizarse ni volverse atractiva para la inversión externa directa.

    Comment por Louis Cyphre — abril 24, 2011 @ 2:32 pm

  5. A mí me extraña que se suele hablar de que el gobierno ‘evitó el riesgo del default’ con la confiscación de los ahorros jubilatorios, pero no se computa a la confiscación ni como estafa ni como default (que habrá que pagar algún día, de una manera u otra, y de hecho tiene costosas consecuencias inmediatas también). Lo mismo con el INDEC –los partidarios del gobierno hasta te explican que así ‘se ahorran intereses’, y nadie pone el acento en que Argentina está estafando a extranjeros y argentinos, y que la estafa no sale gratis a menos que uno quiera aislarse del mundo (lo que tampoco es gratis). Ídem con la inflación y la estafa diaria a asalariados y hasta subsidiados. Lo mismo con la fagocitación de las empresas de servicios públicos y el ‘consumo’ de la infraestructura. Simplemente *no es tema* la calidad ni la magnitud de las sucesivas estafas sobre las que ha logrado sustentarse ‘el modelo’. Me parece que la prensa y la oposición no están haciendo un buen trabajo en ese sentido, lo que preocupa ya no por el gobierno sino por la oposición, la prensa, y los argentinos que están creciendo y formando su opinión, y van a votar y de alguna manera definir políticas por décadas.

    Comment por Ignacio — abril 24, 2011 @ 4:45 pm

  6. Dr. muy bueno el artículo, me pareció muy ilustrativo de lo que pasó con la economía argentina en estos años. Yo le sumaría a su respuesta a la pregunta nro. 3 que el déficit descontrolado también puede generar saqueos, desabastecimiento, caos social y muerte en las calles como pasó el 20 de diciembre de 2001. No es seguro que el déficit se descontrole en los próximos años pero es una posibilidad muy cierta. Creo que si se avanza con el tema este de recrear una junta de granos entonces el caos estaría asegurado.

    Comment por Alejandro — abril 25, 2011 @ 12:50 am

  7. Me permito complementar su post y la respuesta al comment nro 3 con algunos números. Según los índices del sitio http://www.inflacionverdadera.com la inflación de los años 2007, 2008, 2009 y 2010 fue del 38,32%, 13,20%, 17,62%, 24% respectivamente. En lo que va del 2011, da 23,70% en términos anualizados. Esto quiere decir que desde el 2007 hasta hoy tuvimos una inflación acumulada del 78,27%. Es decir, que el valor de $100 en el 2007 hoy vale tan solo $56,09, lo cual equivale a una pérdida de poder adquisitivo del orden del 43,90%. ¿Quién va a ahorrar en este escenario? Con inflación no hay ahorro, y por ende, escasea el crédito, este se hace caro y por ende se reduce la inversión. Los efectos sobre la pobreza e indigencia deberían ser obvios.

    Comment por Mariano M. — abril 25, 2011 @ 11:54 am

  8. La combinación de gasto público desbordado, con alta inflación, es un coctel explosivo, que tarde ó temprano estalla. La pregunta del millón es, cuando?

    Hernán: Permítame alguna ironía. Si sigue Cristina, dentro de algunos años, porque tiene la suerte peronista de los altos precios de los commodities y el recurso a la expropiación. Si gana Alfonsín, en un par de años, por las razones opuestas.

    Comment por Hernán A. — abril 27, 2011 @ 11:57 am

  9. Me causa gracia tanto pesimismo como que Cristina pueda quedar indemne de las propias minas que sembraron todos estos años, ella y su difunto esposo. Si se presenta y gana, va camino a la inmolación. Gane quién gane, deberá ajustar el gasto. Es más, creo que post octubre, se viene el Tsunami energético. Ya salió a enfrentar a Moyano (baglinización desde el poder) y a los sindicatos con los paros. Y para expropiar, como hizo Chávez con Sidor o el Santander, hay que pagar….sólo quedaría a mano el Recurso del Empapelamiento Externo, aunque difícilmente consigan una tasa de un dígito en dólares y con lo elevado del Gasto, no sería para largo ese recurso para financiar el carnaval de gasto. Para manotear no queda más nada, los bancos tienen el 95% de sus depósitos en pesos y a corto plazo, es menos costoso y evita corridas de mercados seguir emitiendo. La mejor hipótesis que tienen es que la inflación siga escalando, pero con el dólar espiralizándose, lo que traería aparejado mucho más malestar social. Esa es la posibilidad más buena, aún con una soja a 500 o hasta 600 dólares. Los K siempre les temieron a las cacerolas y la gente en las calles, por eso el tema de las tarifas, de paso, hacen maniqueísmo barato contra las empresas, tirándole la mersa en contra. Pero otra bomba que les va a explotar a ellos mismos antes del 2015 será la energética. Por eso creo que si se presenta, caminará a su propio Vía Crucis.

    Comment por Ernesto — abril 28, 2011 @ 8:21 pm

  10. Dr. Ávila, dado el revuelto e incierto panorama político, me han surgido últimamente algunas dudas y observaciones: -¿Por qué hoy (cuando se llevó a cabo el acto de Moyano) se las tomó para el sur de Argentina así de una? -La presidente en verdad no gobierna. En verdad, gobiernan Moyano y los gremios. -Dicen que Macri se bajaría de la pelea presidencial. Ojalá no sea cierto, porque en una eventual segunda vuelta entre la Kretina y Ricardo Alfonsín, ¿A cuál de los dos votar? Andrés

    Andrés: Me parece que Macri se ha bajado de la candidatura presidencial. Quizá no lo anuncia todavía porque especula con la posibilidad de algún milagroso cambio de escenario. ¿Qué decirte respecto de la elección entre Ricardito y Cristina? Votá en blanco o elegí al que creas el mal menor.

    Comment por Andrés — abril 29, 2011 @ 3:43 pm

  11. (…) No hay segunda vuelta, y en la medida que la oposición siga así, gana con más del 50% en primera.

    Comment por BARUCH — mayo 5, 2011 @ 11:01 pm

  12. Si bien estoy seguro que no digo nada nuevo, sería interesante ver el mismo gráfico de este post con la evolución de un índice del precio internacional de commodities como la soja en el eje derecho. Allí se vería en parte una de las razones por las cuales el "modelo" económico del actual gobierno no explotó sin más.

    Andrés: FIEL preparó hace un tiempo un gráfico de ese tipo. En efecto, dividido por el precio de la soja, el aumento del gasto público es menos espectacular.

    Comment por Andrés — mayo 30, 2011 @ 12:33 pm

  13. Muchachos… el ultimo que apague la luz. Con estos gastos nos vamos, y tendremos que regalar lo poco que nos (?) regalaron.

    Comment por Profesor Yeow — febrero 27, 2012 @ 8:14 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol