La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

febrero 17, 2006

La cerrazón es el punto

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 6:43 pm

La Argentina perdió una gran oportunidad de progreso al desperdiciar la pasada Cumbre de Mar del Plata. Y me parece que el gobierno de Kirchner no tuvo la más pálida idea de lo que realmente estaba en juego. La Cumbre no fue una asamblea de estudiantes universitarios ansiosos por dejar en claro sus convicciones. Fue una regia oportunidad para empezar a resolver una de las falencias más graves que arrastra nuestro país desde 1930.

El dato que el gobierno no ponderó porque no lo conoce o porque desconoce lo que significa, es que Argentina, apenas un escalón por debajo de nuestro dilecto amigo y socio el Brasil, tiene la economía más cerrada del mundo. Demás está señalar las consecuencias de esta situación sobre el bienestar de los consumidores y el nivel de las exportaciones, e incluso sobre la adopción de nueva tecnología y la estabilidad de las instituciones económicas, porque el comercio internacional puede reforzar hasta estos aspectos menos tangibles pero vitales de un país.

El gráfico que sigue lo dice todo. Ilustra, en forma de escalera descendente, el grado de apertura de una muestra de 69 países con datos del período 1990-2003. Los más abiertos del mundo son Hong Kong, Luxemburgo y Malasia, que exportan cerca de un 100% del PBI. La explicación es una mezcla de libre comercio y pequeñez; mientras más chica es una economía respecto del PBI mundial, más abierta tiende a ser.

apertura.jpg

Con exportaciones cercanas a 40% del PBI, figuran Chile y Uruguay. (La exportación argentina era un 45% del PBI hacia 1914, justo antes de la Primera Guerra Mundial.) Países relativamente grandes, como Alemania, Francia, Gran Bretaña e Italia, tienen exportaciones en torno de 25% del PBI. En el extremo opuesto, figuran India (14%), EEUU (11%), Irán (10.5%), Argentina (10%), Japón (9%) y Brasil (8.8%).

India, hace dos décadas el segundo país más cerrado del mundo después de Brasil, elevó mucho sus exportaciones a raíz de una notable apertura o liberalización de las importaciones. EEUU exporta poco porque su economía representa casi un 28% del PBI mundial (note que, en el extremo, el mundo exporta un 0%). Japón exporta muy poco también; algo que no llama la atención dado que produce casi un 13% del PBI mundial. Más llamativo es el caso de Irán, que exporta tan poco a pesar de tener una economía tan pobre; pero Irán es, o era hasta hace poco tiempo, una teocracia, con todo lo que esto implica en términos de restricciones al comercio internacional. Pues bien, los dos hermanos mayores del Mercosur exportan menos todavía que la teocracia iraní. Dios los cría y ellos se juntan.

P.D.1 Forma parte del discurso político, empresario y sindical que Menem dio cancha libre a las importaciones, abriendo insensatamente la economía argentina. En efecto, el promedio de exportaciones e importaciones pasó de un 6% del PBI en la década de 1980 a un 9% en la de 1990. ¡El coeficiente de apertura comercial subió así un 50%! Ahora bien, ¿qué es un 50% de casi nada?

P.D.2 Por más detalles sobre mi preferencia por el ALCA, haga click aquí.

1 comentario »

  1. Creo que es preciso insistir en los beneficios que reporta el libre comercio a los sectores de menores recursos, que de este modo pueden comprar bienes a menor precio y una mejor calidad. Esto obliga a la competencia interna, generando en consecuencia más empleos. Esto bien lo sabían los socialistas de principios del siglo XX, que propugnaban el libre comercio y la conversión del peso al oro.

    Ricardo: Lo sabían los socialistas argentinos de principios de siglo, lo sabía Leandro Alem y también lo sabían Alberdi y Sarmiento, entre otros políticos, intelectuales y estadistas del siglo XIX y principios del XX. La marea empezó a cambiar hacia el proteccionismo en el país en la década de 1910 (José Ingenieros, Alejandro Bunge) y también en el exterior. Pero en el exterior se volvió rápidamente al libre cambio, con enormes beneficios, en la segunda post-guerra. ¿Por qué descarrilamos nosotros tan miserablemente? Volveremos a hablar del tema.

    Comment by Ricardo López Göttig — febrero 18, 2006 @ 9:48 am

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol