La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

enero 29, 2010

Antídotos contra el riesgo-argentino I

Filed under: Académica — Jorge Avila @ 4:14 pm

Sigue el prólogo del libro Antídotos contra el Riesgo-Argentino que publicaré próximamente. Contiene links a las primeras versiones de los cuatro ensayos que lo componen. En un par de días, publicaré un post dedicado al epílogo.

Prólogo

Hace diez años publiqué Riesgo-Argentino & Performance Macroeconómica, un libro que se ocupa de investigar el fenómeno del riesgo-país y sus consecuencias sobre la eficiencia, el ciclo y el crecimiento económico. Quedó pendiente una investigación de las causas del riesgo-argentino. El propósito original del presente libro era investigar dichas causas pero en algún momento de la investigación la atención se concentró en un objetivo menos difuso y más práctico. El tumultuoso abandono de la convertibilidad monetaria, el pánico bancario y diversas violaciones del derecho de propiedad, la concentración del poder recaudatorio y político en el gobierno nacional, la creciente cerrazón comercial y el aislamiento del país fueron convenciéndome durante la década que finaliza de la utilidad de pensar instituciones económicas que puedan funcionar como antídotos efectivos contra el riesgo-argentino.

Dos modelos han ordenado la economía argentina desde la Organización Nacional. El de Juan Bautista Alberdi, entre principios de la década de 1860 y principios de la década de 1930, y el de Federico Pinedo, a partir de entonces. El segundo modelo se armó velozmente entre 1930 y 1935. Sus rasgos básicos son el proteccionismo industrial, la centralización de la recaudación impositiva y la banca central emisionista. Mientras fue manejado por Pinedo o por hombres como él, el segundo modelo funcionó aceptablemente bien. No era muy distinto al modelo vigente en países comparables. Pero en cuanto cambiaron los tiempos políticos y los gobernantes, el modelo fue abusado y la economía argentina se empobreció. El modelo fue abusado por una simple razón: el costo de repudiarlo es bajo. En otras palabras, el costo de abandonar las políticas comercial, monetaria, bancaria o impositiva, y muchas veces a todas juntas, es bajo porque lo decide el gobierno nacional en forma unilateral y porque es estrictamente interno (no tiene repercusión internacional).

Este libro propone desnacionalizar las instituciones económicas fundamentales del país. La hipótesis inicial es que el populismo del gobierno nacional ha sido la usina del riesgo-país en las últimas ocho décadas. Desnacionalizar significa quitarle atribuciones al gobierno nacional. Consiste en poner bajo la jurisdicción de otros gobiernos el comercio exterior, la moneda, la banca y una parte importante de las finanzas públicas.

En materia comercial, desnacionalizar significa poner el intercambio comercial externo bajo la jurisdicción de un tratado de libre comercio con una superpotencia. Por ejemplo, un TLC con EEUU obligaría al gobierno nacional a respetar una cierta estructura de aranceles y subsidios a las exportaciones y las importaciones, y normas comunes en áreas tales como protección de inversiones, propiedad intelectual, mercado de trabajo, medio ambiente y compras oficiales. Luego, desnacionalizar en este plano es igual a supranacionalizar.

En materia monetaria, desnacionalizar significa adoptar una moneda de reserva como moneda propia. En materia bancaria, desnacionalizar significa poner a la banca comercial bajo las jurisdicciones de las que dependan los bancos extranjeros en condiciones de captar depósitos en el país. Luego, desnacionalizar en este plano es igual a internacionalizar.

En materia de finanzas públicas, desnacionalizar significa descentralizar la recaudación impositiva. A su vez, descentralizar significa hacer responsables a las provincias del grueso de la recaudación a fin de dividir el poder político. Luego, desnacionalizar en este plano es igual a provincializar.

El objeto de desnacionalizar el comercio exterior, la moneda y la banca es poner a salvo de las arbitrariedades de la jurisdicción argentina a grandes áreas de la economía argentina. El elevado costo de repudio de los acuerdos supranacionales e internacionales desalentaría las intervenciones del gobierno nacional en dichas áreas. De esta forma, bajaría la prima de riesgo-país y se intensificaría la acumulación de capital en territorio nacional.

El objeto de desnacionalizar la recaudación impositiva es limitar el poder del gobierno nacional. Nuestra hipótesis es que 24 pequeños populismos provinciales son menos dañinos que un gran populismo nacional. La competencia impositiva entre las provincias resultaría en una presión tributaria más baja, un gasto público más eficiente y una democracia más efectiva. Pero el costo de reversión de la descentralización de la recaudación es bajo a pesar de esos beneficios, porque el regreso a una organización fiscal cuasi-unitaria como la actual no implicaría un repudio de acuerdos internacionales capaz de estigmatizar y aislar el país.

El libro contiene cuatro ensayos que escribí entre 2003 y 2009. Son independientes pero están unidos por una misma pregunta: dada la historia económica nacional, cómo deberían organizarse aquellas grandes áreas de la economía argentina de manera que la probabilidad de reversión institucional fuera mínima (el riesgo-argentino fuera mínimo) y la inversión fija interna fuera máxima.

El primer capítulo lleva el nombre de Importación de Instituciones. Es un breve ensayo de introducción. Suma observaciones personales sobre un viaje a Australia, una digresión con respecto a los caminos de desarrollo económico autónomo y ‘milagroso’, un conjunto de observaciones formuladas por Juan B. Alberdi sobre el costo de repudio y el riesgo-país, y conclusiones preliminares.

El segundo capítulo lleva el nombre de Libre Comercio Pactado con una Superpotencia. Es un largo ensayo dedicado a investigar la proposición de que un tratado de libre comercio con una superpotencia es más eficaz para promover las exportaciones, la acumulación de capital y el crecimiento del ingreso per cápita que una apertura comercial unilateral. Con tal fin se estudian cinco historias exitosas: Chile (apertura unilateral), México (tratado con una superpotencia), España (integración supranacional), Japón (apertura unilateral forzada) y el caso de Argentina en el siglo XIX (tratado informal con una superpotencia). La conclusión es que la evidencia histórica respalda dicha proposición. Mientras más amplio sea el tratado y más importante el país o el bloque económico al que se asocie el país pequeño e inestable, más exitosa será la apertura.

El tercer capítulo lleva el nombre de Internacionalización Monetaria y Bancaria. Es otro largo ensayo que combina una breve revisión de teoría monetaria básica, una discusión de la crítica experiencia monetaria y bancaria argentina entre 1980 y 2002, una discusión sobre la estabilidad de la velocidad de circulación del dinero y una propuesta de reforma. La tesis es que después de un episodio de hiperinflación (o bajo sustitución de monedas), cuando la velocidad de circulación deja de ser una parámetro para convertirse en una variable volátil, la política monetaria activa (o el tipo de cambio flotante) es una opción riesgosa. Después de revisar algunas propuestas de reforma monetaria y bancaria formuladas por conocidos economistas internacionales, todas las cuales prescinden de un banco central, presentamos nuestra propuesta de sustitución de la moneda nacional por una moneda de reserva (dólar o euro), y del sistema bancario bajo jurisdicción nacional por otro bajo la jurisdicción de los países emisores de monedas de reserva. El objetivo es importar de las “islas de estabilidad” del mundo instituciones de alto costo de reversión, que suministren al país un horizonte de estabilidad lo más amplio posible.

El cuarto capítulo lleva el nombre de Fraccionamiento del Poder Impositivo. Se trata de un ensayo más corto que se parece mucho a un alegato. Está dedicado a probar la hipótesis de que el financiamiento del gasto público provincial con transferencias nacionales conduce a la sobre-expansión del gasto provincial. Ordenamos con tal fin persuasivos argumentos de naturaleza económica y político-institucional. El fenómeno de ilusión fiscal y el modelo del Leviatán ayudan a explicar la sobre-expansión del gasto provincial. Y la cartelización de la recaudación impositiva ayuda a explicar por qué razón los gobernadores son tan reacios a la descentralización de la responsabilidad de recaudar. Concluimos que es deseable acercar las relaciones financieras entre los gobiernos de la Nación y las provincias al modelo propio de una confederación. Consideramos dos formas de organización. La primera de ellas consiste en que las provincias financien el gasto nacional por medio de transferencias periódicas; en este caso, el control del gasto público total (nacional y provincial) será máximo, si bien es riesgoso que el financiamiento del gobierno nacional quede enteramente en manos de las provincias. La segunda de ellas consiste en dejar que la Nación recaude algunos impuestos, mientras una reforma constitucional establece restricciones sobre el tipo de bienes públicos que el gobierno nacional puede ofrecer.

Cada uno de los ensayos aquí reunidos postula una tesis económica clara y consistente y se apoya en abundante documentación histórica. En esta documentación justamente hay un principio de respuesta al interrogante sobre las causas del riesgo-argentino. En dos palabras, este pequeño libro argumenta que el riesgo-argentino y la declinación económica argentina se deben a que el país quedó desenchufado de las corrientes internacionales de comercio e inversión hace ochenta años, y que la solución consiste en volver a enchufarlo por medio de diversos tratados con las superpotencias de nuestro tiempo.

Buenos Aires, 10 de diciembre de 2009.

3 Comments »

  1. Dr. Avila, creo que los actuales casos de España y Grecia, que tienen relaciones deuda/producto altisimas y deficit fiscales de alrededor del 10% del PBI demuestran que seguir los consejos de los primeros 3 capitulos de su libro no alcanzan para evitar el riesgo argentino, ya que cumplen todas las caracteristcas que usted alli menciona. Saludos

    Diego: 1) No es mi pretensión evitar el riesgo-argentino sino minimizarlo. 2) Ambos países están en el medio una fuerte recesión. Como Ud. sabe, la recaudación tributaria es pro-cíclica; en recesión, cae más que proporcionalmente, y viceversa. Luego, no debe sorprender el tamaño que ha alcanzado el déficit fiscal y la deuda pública en ambos países. 3) ¿Abandonaron el euro España y Grecia? ¿Trabaron las importaciones de algunos productos? ¿Intervinieron mercados o estatizaron empresas? ¿Entraron en default? ¿Hicieron un corralito? No, en ningún caso. ¿De qué me habla, entonces? Fuera de la UE, créame que Grecia ya habría entrado en default, el riesgo-griego se habría disparado a las nubes y la inversión se habría desvanecido.

    Comment by Diego — enero 30, 2010 @ 5:07 pm

  2. Dr. Ávila, demás está decir que estoy (y seguramente estamos) ansioso por comprar ese libro. ¿Cuándo estaría disponible, en líneas generales?

    Andrés: Supongo que en la primera mitad del año.

    Comment by Andrés — enero 31, 2010 @ 8:30 pm

  3. Doctor, como hago para conseguir este libro desde España, realmente estaría fascinado de leerlo. Excelente su respuesta sobre el caso de Grecia y España. Por cierto, estoy muy contento con la reestructuración Griega. La verdad se impone sobre la mentira y deja sin argumentos a los devaluacionistas. Lo que Ud. dijo por suerte se está cumpliendo. Simplemente quisiera preguntarle, el déficit comercial es no deseable o no es un factor de la economía en el que deberíamos fijarnos demasiado? Argentina durante los 90 tuvo déficit comercial practicamente todos los años, pero todos los otros indicadores económicos son mas bien positivos. Y bastante positivos. Lo mismo pasa con EEUU como comenta Ud. en otro post. Prefieren tener déficit comercial pero mantener la apertura económica. Es un poco eso de "no se puede tener todo, pero elijo lo que más me conviene". Mi pregunta es, no se puede tener un modelo de apertura comercial con crecimiento y superavit comercial? Alemania no lo tiene? De que depende? China también lo tiene. Pero, realmente es un modelo a seguir China? Gracias!

    Damián: 1) Está publicado por bajalibros.com: http://www.bajalibros.com/libros/Antidotos-contra-el-Riesgo-Argentino-565. 2) El desequilibrio de la balanza comercial, como el nivel del tipo real de cambio, es una variable endógena. Quiero decir que no resulta de decisiones oficiales específicas. Por esto es realmente tonto criticar el déficit comercial (o el tipo real de cambio bajo) de un país como tonto es alabarlo por un superávit (o por un tipo real alto). Podés ver el siguiente par de post sobre el tema: La cuenta corriente y Fuga de Capitales.

    Comment by damian — marzo 11, 2012 @ 6:43 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol