La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

octubre 13, 2009

Federalismo: historia & alternativas

Filed under: Académica — Jorge Avila @ 5:57 pm

Félix Borgonovo me invitó cordialmente a hablar sobre federalismo fiscal en la peña peronista disidente Lola. Acepté con gusto. Tengo muchos amigos entre los asistentes habituales a esa peña y he escrito algo nuevo sobre el tema. La reunión terminó hace un par de horas. Fue una buena ocasión para ver qué impresión dejaban mis ideas en un público que entiende de política y de las relaciones entre la Nación y los gobiernos provinciales.

Hace diez años escribí una primera propuesta de federalismo fiscal. Consistía en que la Nación devolviera las potestades tributarias a las provincias para permitirles autofinanciarse, y en que se instrumentara un esquema paralelo de transferencias horizontales desde las provincias ricas a las pobres. En julio pasado volví a escribir sobre el tema. La experiencia de la década de 2000 ha hecho mella en mi pensamiento. Sigo afirmando que las provincias deben autofinanciarse pero ahora creo que las transferencias interprovinciales por equidad no son una buena idea. Sigue mi presentación en Lola:

Introducción 

El propósito del federalismo es dividir el poder político y, por tanto, el poder impositivo. La historia de la degeneración del federalismo argentino es larga. En esta década ha tocado quizá su punto más bajo. Nunca fue tan evidente como ahora que en tanto las provincias no se autofinancien no tendrán autonomía política.

La reforma de las relaciones financieras entre la Nación y las provincias gana adeptos día a día. Hay varias cosas que aclarar con respecto a ella. Primero, "transparentar y actualizar la ley de coparticipación federal de impuestos" no es la solución del problema sino un slogan de campaña. Segundo, la solución es que los gobernadores recauden por cuenta propia todo o casi todo el dinero que exige el funcionamiento de los estados provinciales. Tercero, una efectiva descentralización impositiva es la reforma estructural más ambiciosa de la agenda argentina de reformas pendientes. Por ejemplo, instrumentar un TLC con EEUU es una tarea relativamente sencilla.

En lo que sigue, voy a repasar a vuelo de pájaro la historia del federalismo argentino y, al final, voy a proponer dos reformas alternativas, con algunos de sus pros y contras.

Historia 

Entre 1820 y 1853, antes de la fundación del estado nacional, funcionó en nuestro país una muy rudimentaria confederación de repúblicas provinciales. Aparte del gobernador, en las provincias había sala de representantes y tribunales de justicia en formación. Los gobiernos provinciales cubrían sus gastos mediante la recaudación de impuestos sobre los consumos, algún impuesto sobre la propiedad, gravámenes aduaneros, deuda pública y confiscaciones, y caían con frecuencia en default. Tenían máxima autonomía fiscal. De la defensa común y las relaciones exteriores de la "confederación" se encargaba el gobierno de la provincia de Buenos Aires.

La Constitución de 1853 creó el estado nacional y un sistema tributario basado en el criterio de separación de fuentes. Esto significa dos cosas: que la Nación y las provincias tenían bases imponibles distintas, y que la Nación y las provincias debían ocuparse, cada una por su cuenta, de recaudar los impuestos necesarios para financiar sus gastos. O sea que la autoridad que gastaba seguía siendo la misma que recaudaba: había correspondencia fiscal. Por un lado, la Nación cubría sus gastos con impuestos sobre el comercio exterior y gravámenes internos recaudados en la Capital Federal y los territorios nacionales, salvo circunstancias extraordinarias en las que se le permitía extender la recaudación de los impuestos internos a las provincias por un tiempo determinado. Por el otro, las provincias recaudaban impuestos sobre la propiedad y ciertos consumos. Y como apenas 5% de sus erogaciones se financiaba con transferencias nacionales, los gobiernos provinciales gozaban de marcada autonomía.

En 1935 el Congreso aprobó un conjunto de leyes que reestructuraron el sistema tributario nacional. Por un lado, la ley de unificación de impuestos internos dispuso que el gobierno nacional recaudara estos impuestos y que los distribuyera por medio de un régimen de coparticipación. Las provincias recibirían su parte en tanto y en cuanto eliminaran sus propios impuestos internos o aquellos tributos similares a los que la Nación iba a recaudar. Por el otro, se creó el impuesto a las ventas sobre la base de un impuesto a las transacciones de 1931, y se ratificó el impuesto a los réditos de 1932. Este par de gravámenes también quedó sujeto a coparticipación federal. El nuevo federalismo fiscal aumentó a 29% en 1939 la fracción del gasto provincial financiada con transferencias nacionales.

En 1973 se sancionó la ley 20221, que hizo época en la historia del federalismo fiscal. A fin de rebajar la dependencia provincial de los aportes del Tesoro (la creciente inflación había reducido mucho en términos reales la recaudación coparticipada y se quería fortalecer a los gobiernos de provincias conservadoras en vista del inminente regreso de Perón al poder), la nueva ley elevó la participación provincial en la distribución de fondos coparticipados. En 1977 el financiamiento nacional del gasto provincial llegó a 62%.

La creciente inflación de la década de 1980 volvió a reducir la recaudación coparticipada. Volvieron a aumentar los aportes del Tesoro. En 1983 el financiamiento nacional del gasto provincial registró un máximo histórico de 72%.

Y así, con coeficientes "mágicos" (ad-hoc) de redistribución secundaria (entre provincias) y la introducción en el régimen de coparticipación federal de impuestos de engendros como las precoparticipaciones para las grandes urbes y el sistema previsional, llegamos a la crisis de 2001-2002. Se crearon entonces dos gravámenes no coparticipados de alta recaudación (retenciones a la exportación de cereales e hidrocarburos e impuesto al cheque). Por medio de ellos, el gobierno nacional llegó a recaudar fondos equivalentes a casi 5% del PBI en los años siguientes, que gastó sin control presupuestario del Poder Legislativo. La dependencia de las provincias del gobierno nacional adquirió entonces un carácter político todavía más evidente. Desde hace algunos años, el presidente de la Nación premia con entregas discrecionales de estos fondos la ‘buena conducta’ de los gobernadores. El régimen de coparticipación federal de impuestos ha llegado así a su destino inevitable: la concentración del poder político y financiero en el gobierno nacional.

Alternativas 

Conozco dos sistemas compatibles con el fraccionamiento del poder impositivo nacional: el de requisiciones y el de separación de fuentes. El primero es propio de una confederación de pequeñas repúblicas. Cada pequeña república provincial transfiere en forma periódica al gobierno nacional su pago de “expensas comunes” y la Nación queda inhabilitada para recaudar tributos por su cuenta. Los giros permiten al gobierno nacional cubrir el costo de los servicios públicos que la Constitución le ha asignado. El control del gasto público por parte de los contribuyentes es máximo. No hace falta fijarle límites constitucionales. Este sistema cuenta con escasos antecedentes. Entre ellos, cabe mencionar la experiencia norteamericana durante la guerra de la independencia y dos experiencias contemporáneas: la alemana (los Länders recaudan IVA e impuesto a las ganancias y giran parte al gobierno federal) y la canadiense (la provincia de Quebec se reservó el derecho de recaudar IVA y coparticiparlo al gobierno federal). También podría citarse la experiencia argentina del período 1820-1853, aunque en aquel tiempo las provincias del Interior no pagaban expensas comunes a la provincia de Buenos Aires por los gastos de la representación exterior y la defensa común.

El sistema de separación de fuentes, que rigió en nuestro país entre 1853 y 1935, debería apuntar ahora a la separación de las responsabilidades fiscales antes que a la separación de las bases imponibles. Las provincias tienen un sistema tributario propio y la Nación, otro, separado. La competencia impositiva interprovincial fuerza a los gobernadores a ofrecer los bienes públicos que desean los votantes provinciales. Desaparece la asistencia financiera del Tesoro. Se acaba la sujeción al poder nacional. Los legisladores que representan a las provincias en el Congreso exponen y defienden las preocupaciones del electorado o bien las del gobernador provincial antes que las del presidente de la Nación. Los contribuyentes, por último, pueden asegurarse mayor control del gasto público nacional por medio de reformas constitucionales que definan en forma taxativa las funciones del estado nacional y restrinjan su poder de recaudación a bases imponibles limitadas; por caso, en vez de la base del IVA, que es amplísima y puede financiar un elevado gasto, la base de los impuestos internos, que es estrecha.

Estos sistemas no incluyen un esquema transferencias para igualar las capacidades fiscales de provincias ricas y pobres. Por varias razones:

a) El vehículo más eficaz para redistribuir ingresos desde provincias ricas a provincias pobres es la coparticipación federal de impuestos, pero ésta adolece de graves fallas.

b) Un esquema de transferencia horizontal de fondos no es fácilmente sostenible en el tiempo. Las provincias ricas podrían no cumplir sus compromisos en situaciones de emergencia. Además, en un sistema descentralizado y no coercitivo, las provincias ricas podrían no ver con buenos ojos que sus votantes pobres subsidien a los votantes ricos de las provincias pobres.

c) La igualación de capacidades fiscales implica perpetuar groseras ineficiencias en las provincias subsidiadas. Por ejemplo, ñoquis que desbordan gobiernos locales y fábricas promovidas cuya rentabilidad proviene de exenciones tributarias.

d) Las transferencias crean situaciones alarmantes de dependencia financiera y política. La década de 2000 en nuestro país es un buen ejemplo en este sentido.

El gran beneficiario de la redistribución de ingresos es el arco norte del país. En el Norte vive la mitad de los pobres y en el Gran Buenos Aires Oeste y Sur, la otra mitad, emigrada del Norte a partir de la década de 1930, período que coincide, quizá por una ironía de la historia, con el surgimiento y avasallante desarrollo del fondo común. En vez de subsidios de la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires, el Norte necesita eficiencia. La devolución del poder recaudatorio a las provincias va en esa dirección. Lo mismo que otras reformas como a) la propiedad privada del subsuelo, que en las provincias mineras puede ser tan decisiva como la propiedad privada del suelo en la Pampa húmeda; b) una política de cielos abiertos, que ayudaría a mitigar la lejanía del Norte, y c) el libre comercio, porque debido a la protección de la industria manufacturera a los productores regionales las importaciones (camionetas) les salen caras y las exportaciones (limones, porotos, vinos) les reditúan poco.

24 Comments »

  1. En su propuesta, surge como beneficio la competencia que habría entre provincias por atraer inversiones (algo que hacen hoy entre sí varios Estados Brasileros); y como inconveniente, que dada la pertenencia al Mercosur, el sistema debería compatibilizarse con los socios vecinos. Por otra parte, déjeme decirle que provincias como Formosa por ejemplo, sólo es viable con la mitad o menos de su población actual para los recursos que recibe hoy mismo; y en situación parecida, hay varias más. Quizás, olvidó destacar aquella propuesta de Menem a finales de su gobierno, sobre la regionalización del país, para ahorrar en gastos burocráticos. En lo demás, el planteo tiene un virtud ya que las provincias, hoy víctimas, terminan siendo victimarias de la nación, que más temprano que tarde, termina nacionalizando sus pasivos y este proceder, viene no sólo de ahora con esta retrógrada distribuciónd de recursos sino de mucho más atrás, cuando la torta se repartía mejor y el jolgorio de gasto pcial. lo terminaba pagando siempre la nación.

    Comment por Ernesto — octubre 13, 2009 @ 8:26 pm

  2. Ademas de las reformas impositivas hay que quitarle al estado federal las posibilidad de regular los precios de los recursos naturales de las provincias, Neuquen esta sentada sobre una fuente inmensa de gas natural que debe malvender a los precios que quiere K, lo mismo le pasa a Chubut y Santa cruz con el petroles (pero a esta última le llega la ayuda K) y Tierra del fuego que tambien tiene gas debe vender sus votos en el congreso para subsistir.

    Comment por Roco — octubre 14, 2009 @ 10:58 am

  3. Estimado Dr. Avila. Anteriormente había leido articulos respecto a su idea de transferencias horizontales, realmente no coincidía con la factibilidad real de tal esquema. Hoy veo que reconoce que no es viable este sistema, y que el sistema de coparticipación permite lograr estas transferencias. Estimo que un buen sistema de coparticipación debiera incluir un sistema de premios y castigos a favor de las provincias que tengan un buen comportamiento fiscal, y que hagan esfuerzos por generar sus recursos. Y en contra de un comportamiento ineficiente. Por otra parte, debiera reforzarse las transferencias automáticas a las provincias en función de indicadores y achicar las discrecionales del gobierno federal. Lo saludo atentamente.

    Rafael: O yo no me expresé bien o Ud. no me entendió. Después de leer a varios autores importantes y de repensar el tema, he llegado a la conclusión de que ninguna clase de transferencia es conveniente, ni las horizontales ni las verticales (coparticipación federal).

    Comment por Rafael — octubre 14, 2009 @ 3:04 pm

  4. Jorge, un tema más que interesante y que ya fue planteado en posteos anteriores. En mi opinión, cada nivel de jurisdicción debería tener reservada exclusivamente por medio de la Constitución su propia fuente de recursos, separada de las de los demás. Para la Nación, las fuentes de recursos que le deberían corresponder son las siguientes: *Derechos de importación y exportación (aunque prefiero que ambos sean de 0%). *Venta y locación de tierras de propiedad del Estado nacional (y no de las provincias). *Impuestos indirectos internos (para no referirme al IVA, por ejemplo) sobre el comercio y la compraventa de bienes y servicios a niveles mayoristas (ya de esto habías escrito en un trabajo previo sobre Federalismo Fiscal). *Coparticipación de recursos hecha por las provincias fijada por una ley que no imponga contribuciones mayores al 15% de la recaudación de cada provincia. ¿Es viable mi propuesta?

    Andrés: Cómo no. Aunque habría que desterrar toda noción de coparticipación.

    Comment por Andrés — octubre 15, 2009 @ 12:22 am

  5. Jorge, gracias por responder mi comentario. Considero que es buena idea borrar -no solo de la Constitución, sino de todas las leyes- toda noción de "coparticipación". Para mí, reforma constitucional mediante, el Gobierno Federal debería financiarse por medio de: -Derechos de importación y exportación (aunque prefiero que ambos sean del 0%, como ya dije antes). -Contribuciones sobre consumos específicos (impuestos internos) establecidas por medio de una Ley del Congreso Nacional. -Venta o locación de tierras de propiedad federal. -Empréstitos y operaciones de crédito que decrete el mismo Congreso para urgencias de la Nación, o para empresas de utilidad nacional. (Saqué del artículo 4 de la Constitución las rentas de Correos) -Los impuestos directos y los demás tributos indirectos los dejaría en manos de los gobiernos provinciales.

    Comment por Andrés — octubre 16, 2009 @ 3:19 am

  6. Dr. Ávila: su razonamiento es impecable, pero creo que a los políticos en general no les gusta la idea de ser autónomos, es decir fiscalmente responsables, quizás porque hay provincias que serían inviables, como por ejemplo Formosa. Supongo que al gobernador de Formosa y a todos los legisladores de esa provincia, les gusta seguir teniendo sus privilegios y gastar el dinero que no recaudan. Por otra parte, ¿porque la mayoría de los gobernadores se doblegan al poder de K – convirtiendose en mendigos del presidente – si los gobernadores son mas numéricamente y controlan a los senadores que podrían cambiar el sistema impositivo?

    Hernán A: Los gobernadores no quieren la descentralización impositiva porque integran un cartel cuyo objeto es suprimir la competencia entre las provincias y maximizar la recaudación global, que distribuyen entre ellos por medio de la coparticipación. Vea el segundo link que puse en el post, pág. 14 (el Leviatán).

    Comment por Hernán A. — octubre 16, 2009 @ 6:15 pm

  7. Lo mejor esta en Suiza donde la competencia fiscal es a nivel municipal.

    Eduardo: Ya lo creo. La competencia entre los cantones también es grande.

    Comment por Eduardo — octubre 17, 2009 @ 7:49 am

  8. Dr. Avila, En este artículo publicado en La Nación, Orlando Ferreres replantea el modo de estudiar la correspondecia fiscal. Qué opinión le merece? http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1180242 Gracias por su tiempo. Vitor Rivero

    Víctor: Le daré mi opinión dentro de unos días. En este momento no tengo tiempo para leer con atención el artículo de Ferreres.

    Comment por Victor Rivero — octubre 17, 2009 @ 4:05 pm

  9. Por supuesto que estoy de acuerdo con su post, y con el ideal a alcanzar, pero creo que lo mas importante es el tema del gradualismo, como llegar a la meta que usted propone, caso contrario cambiar las reglas de juego en las provincias intentado cambiar en pocos años lo que lleva casi un siglo, traera mucha pobreza y el plan puede fallar no porque no sea bueno sino por abrupto. Saludos, Gabriel Sberna

    Gabriel: Muy de acuerdo. La "ingeniería de la transición" tiene importacia capital.

    Comment por Gabriel Sberna — octubre 18, 2009 @ 6:02 pm

  10. Como habitante de la provincia de Buenos Aires, me encantaría que se terminará con este sistema de coparticipación federal. Que cada uno viva con lo que recauda y si no pueden que cierren, ya los bonaerences estamos hartos de subsidiar a los patrones de estancia de las provincias del interior y a los de la capital. Buenos Aires es la provincia que más recauda y produce y paga las expensas de todos hasta la policía federal que solo se concentra en capital la pagamos nosotros. Y como si esto fuera poco en algunas de las facturas nos llegan cosas descaradas como el impuesto especial para la provincia de Santa Cruz y algún que otro fondo de reparación que ni mandrake puede descubrir a donde va. En las otros provincias todo esta subsidiado, el gas en el sur lo que pagan es una risa, derechos de importaciones otra vez el sur. Promociones industriales, etc, etc. todo sale de los mimos bolsillos. El 50% del PBI se genera en la provincia de Buenos Aires y coparticipa en consecuencia y financia la corrupción de provincias como Formosa, Misiones, Entre Rios, Misiones, Catamarca, Salta, San Luis, La Rioja, Mendoza, Santa Cruz & Co. Cuando los habitantes de esas provincias tengan que vivir con lo suyo ahí van a controlar mejor a sus gobernantes. El que más produce más paga y hasta la fecha siempre la balanza estuvo en contra de la provincia de Buenos Aires y encima tenemos que hacernos cargo de los pobres que expulsan esas provincias. Todos vienen a para acá, hasta cuando esto va a seguir así? Mi voto para que hagan la reforma ya. saludos

    Comment por Alberto — octubre 21, 2009 @ 8:31 am

  11. Alberto: Tradicionalmente las únicas provincias medianamente sostenibles en el tiempo han sido las grandes pampeanas. Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, curiosamente el eje "productivo" del país. Sin embargo, hay jurisdicciones que, por tradición productiva, bien podrían mantenerse por si mismas si se les diese la oportunidad real, por ejemplo, Chubut, Neuquén, Mendoza y tal vez alguna otra. Es curioso que éstas últimas tengan una tendencia marcada hacia cierto aislacionismo. Chubut lo ha tenido desde los viejos tiempos de Comodoro Rivadavia y su pujanza, lo mismo que Neuquén con Cutral-Có y Rincón de los Sauces y lo mismo que Mendoza con su foco en la vitivinicultura y la actividad petroquímica. Debe reconocerse que las promociones industriales, a grandes rasgos, no solo no favorecen sino que perjudican a esas 3 jurisdicciones, en favor de otras de menor sostenibilidad. O sea, si bien hay provincias inviables, no creo que todo el Sur del país lo sea, como tampoco creo que lo sea todo el Norte. Además, hay mucha gente que no tiene intención alguna de vivir en las provincias pampeanas, más que nada por asuntos de rivalidad "Buenos Aires-Interior".

    Ariel: Muy buen comentario. En efecto, el Interior no presenta un paisaje uniforme ni mucho menos. La ciudad de Buenos Aires pone cerca del 80% de los fondos coparticipados; la prov. de Buenos Aires, el 20% restante. Cba., Sta. Fe y Mza. no ponen ni sacan, en términos netos. Las pcias. del Sur sacan, pero tienen ingresos por habitante claramente superiores a la media nacional; pueden salir adelante sin la coparticip. fed. De San Luis y La Pampa se puede decir prácticamente lo mismo. El resto del país, es decir, el arco norte (de San Juan a Entre Ríos) saca fondos y tiene ingresos por habitante inferiores a la media nacional. Respecto de estas provincias vale preguntarse: ¿no sería mejor reemplazar subsidios (que generan un gasto público sobredimensionado e ineficiente, además de dependencia política y financiera de la Nación, por el libre comercio, la propiedad privada del subsuelo y vuelos desregulados (cielos abiertos)? ¿Acaso casi 75 años de subsidios crecientes han solucionado algo?

    Comment por Ariel — octubre 22, 2009 @ 1:51 pm

  12. Perdón pero la ciudad de Buenos Aires no aporta el 80% de los fondos co-participables y no hace falta ser experto tributario o economista para darse cuenta de esto. La provincia de Buenos Aires es la que más aporta y subsidia a todo el resto del país ya que es la que menos fondos recibe de lo que coparticipa. La mayoría de esos fondos del capitulo Impuestos directos se reparte de la siguiente manera: II– Distribución Primaria a) El 40% para la Nación y la Ciudad de Buenos Aires (lease aquí que tanto nación como La ciudad capital se apoderan del 40% de lo recaudado) b) El 55% para el conjunto de provincias (el 55% restante entre todas las provincias) c) El 5% para el Fondo Solidario la mayoría de la infraestructura de la ciudad de buenos aires es mantenida con fondos nacionales, Policía, transporte, Puerto, justicia, etc. etc. Con ABL, ingresos brutos y patentes no se puede mantener una ciudad como La de Buenos Aires. En el Item Impuestos a las ganancias todas las provincias reciben un 4% de lo co-participable directamente con la excepción de la provincia de Buenos Aires. Por otro lado el PBI de la provincia de Buenos Aires de más de 130.000 millones de dolares y el PBI de toda Argentina es de 320.000 millones de dolares. Dentro del capitulo de impuestos con asignaciones especificas, los consumidores de la Provincia de Buenos Aires aportan un 6% sobre el valor facturado de la electricidad al fondo de la Empresa Servicios Públicos Sociedad del Estado de la provincia de Santa Cruz. Si la provincia de Buenos Aires dejara unilateralmente de coparticipar esos fondos las únicas provincias viables serían Córdoba y Santa Fe y la capital federal, si esta hace una furete suba de impuestos para mantener las cosas como hasta ahora. La provincia de Buenos Aires casi representa el 50% del PBI Nacional el otro 20% es la Ciudad de buenos Aires, Seguramente que la mas beneficiada sería la provincia de Buenos Aires si se termina con la coparticipación de fondos. (…)

    Jorge: Tomé lo que escribí en un comentario anterior del libro "Propuesta de Federalismo Fiscal", publicado por el Consejo Empresario Argentino en el año 2000. Puedo darte una copia si no lo consiguieras. El cálculo de las transferencias, hecho con datos de 1998, incluye la coparticipación federal y las de varios fondos menores, los aportes del Tesoro, las regalías y las pre-coparticipaciones.

    Comment por Jorge — octubre 22, 2009 @ 10:20 pm

  13. Con todo respeto, el solo hecho de que esto sea charlado en una "peña peronista disidente" le quita seriedad al asunto. El peronismo tuvo miles oportunidades para poner en practica ideas acerca del federalismo. Nunca pasó nada. Por que ahora se preocupan? Hay gente nueva en el peronismo? – ¿Eran minoria durante los gobiernos de Menem, Duhalde o Kirchner quienes proponen? (se podrian haber alineado a otro partido que tome como programa de gobierno, parte de sus ideas olvidando el mito del "general"). Lo dudo, son los mismos de siempre que intentan no perderlo todo, cuando se le arma la podrida al gobernante peronista de turno, despues de estar 7 o 10 años gastando Stocks y liquidando Flujos (lo que se hizo en la epoca de Menem y lo que esta haciendo Kirchner now). Despues viene la oposicion justicialista (que se opone a todo) para preparar el regreso triunfal del neoliberalismo o el chavismo mas rancio (cualquier cosa viene bien para ganar la eleccion). Los "Peronistas disidentes" fueron los mismos que no dejaron gobernar (salvando errores propios de gobierno) a Illia, Alfonsin o al mismo De la Rua. Fueron los mismos que estuvieron con Menem, con Duhalde o con Kirchner. Cuando Kirchner termine de perder el poder, seguramente los intendentes corruptos del conurbano bonaerense o muchos funcionarios "confundidos" de segunda linea "van a volver". Entonces se repetirá la decada de los 90´en la que Menem, Corach o Maria Julia Alsogaray eran desterrados de la politica, pero el resto se unia a la corriente mayoritaria. No puede haber Federalismo, si gana la eleccion un presidente radical pero se hace lo que dicen los gobernadores peronistas de las provincias pobres del pais. Para que haya federalismo fiscal, DEBE HABER ACUERDO A LARGO PLAZO sin importar el partido politico que este a cargo del PE. Me temo que al peronismo sea "disidente o Oficialista" esto no le interesa. 1996 era la fecha fijada por la convencion constituyente para tratar el tema de la coparticiapacion. El congreso de Mayoria peronista no trató nada en ese momento. Tampoco en la epoca de De la Rua, ni la de Duhalde, ni en los primeros "promisorios" años de Kirchner ni en los ultimos desastrosos (claro que ahora el peronismo se dividio en "delincuentes y federales"). En realidad, estoy esperanzado de que se cumplan las promesas de Duhalde acerca de que el peronismo tiene que aprender a gobernar a largo plazo y a ser oposicion en el hipotetico caso de que un extrapartidario ocupe el Ejecutivo (lo que confirma, que el peronismo nunca a dejado gobernar a los radicales)… Posiblemente gane Cobos en 2011, asi que falta poco para poner a prueba a "Los federales"… Me gusta mucho hablar de economia, pero este problema en particular es politico. Tambien tengo que decir que en la mayoria de sus opiniones pensamos de la misma forma. Inclusive en esta (a la que voy a referirme en otra entrada), acerca del federalismo. Solo queria remarcar, que en parte, la gente del "Peronismo disidente" es responsable del deterioro del federalismo en nuestro pais. Y que lamentablemente no creo que reviertan su imagen solo por que Kirchner se esta volviendo loco de remate. Saludos

    Comment por Nicolas — octubre 23, 2009 @ 12:17 pm

  14. Doctor, refiriendome a su explicacion acerca del federalismo argentino a lo largo de la historia (y no a la situacion politica nefasta de nuestro pais, que impide cualquier tipo de planificacion a largo plazo), debo decir que es excelente. Creo que las provincias deberian ser mas autonomas. De ese modo, los gobernadores de las provincias pobres deberán ser mas eficientes. Otro de los problemas, es el jurídico. Podemos tener la mejor ley de coparticipacion de todos los tiempos: de nada sirve, si en el poder esta Kirchner, que rompe todo tipo de reglas. Debería haber algun mecanismo especial que le permita a la corte suprema de justicia fallar rapidamente a favor del damnificado en caso de que el gobierno nacional no cumpla con la ley. Es necesaria la existencia de Politicas de Estado a largo plazo (en conjunto nacion-provincias) que implique generacion de empleo en provincias pobres. Hay que desconcentrar el conurbano bonaerense. El problema, es que en dicha alglomeracion hay mucha gente "fuera del sistema" que posbilemente desestime oportunidades laborales en otro sitio. Hay una especie de "desempleo cultural" en las grandes ciudades. Creo que la movilidad social se esta convirtiendo en un problema para el desarrollo del federalismo (usted menciona esto en el ultimo parrafo). Se deberian eliminar las transferencias. Luego de observar lo que hace el actual gobierno, yo diria que son "extorsivas". Acá se cambian votos en el congreso por plata. Como dije antes, tiene que surgir algun mecanismo legal directo (no mediante el congreso, ya que seria facil de esquivar con una mayoria simple) que impida a los gobernantes ejercer cierto "poder de policia" en el envio de fondos (como por ejemplo: juicio politico directo, quita de fueros y penas de prision)… Hemos llegado al punto, en el que es necesario judicializar la politica, para que los funcionarios no hagan de las suyas. Saludos

    Comment por Nicolas — octubre 23, 2009 @ 12:38 pm

  15. @Nicolas, Si el radicalismo gana volvemos a tener el 2001 y no por culpa de los peronistas sino por la propia incapacidad de los cuadros radicales para gobernar. Eso de que los radicales son puros y castos es una gran mentira son tan corruptos como los peronistas la diferencia radica en que los peronistas por alguna razón han sabido administrar mejor el poder y los radicales no. El radicalismo esta tan fracturado y mal que hasta el propio peronismo tiene que hacer de oposición. Los radicales carecen de neuronas y solo apelan a mensajes apocalípticos que nadie cree y a nadie interesa. Si tuvieran una propuesta clara el electorado los votaría pero lamentablemente solo apelan a la descalificación, denuncia con fundamentos poco creíbles e infantiles. Cuando llegan al poder terminan haciendo lo mismo que los peronistas. Por eso los peronistas ganan las elecciones sin abrir la boca no tienen contrincantes. Mr. K no es muy diferente a lo que fue Alfonsín cuando fue gobierno, tenia mala relación con los medios, los amenazaba y criticaba a clarin cada vez que tenía oportunidad en sus discursos. Los medios lo destrozaban. Y tomaba medidas arbitrarias y por eso lo destrozaron. Se quejaba de que los capitales rapaces e intereses internacionales no lo dejaban gobernar, era estatista y su manejo de la economía fue caótico y demostraba saber muy poco sobre el tema. Así le fue, se lo comió el león. De la Rua un inútil daba lastima y terminó de la misma manera. En el peronismo también esta lleno de inútiles pero por alguna razón siempre administran el poder. Y para que no me califiquen de discriminador, el resto del espectro político es similar y ya no se distingue quien es quien. Y el próximo presidente seguro será otro perononista disidente, mas zurdo, mas de derecha, mas cuerdo, menos corrupto, mas corrupto pero del riñón peronista. Los radicales son una bolsa de gatos, que solo se unen para ganar una elección y después sus incoherencias los lleva a los finales que ya conocemos. Cobos es una muestra de ello, se une a un gobierno peronista para después terminar haciendo de oposición y se reúne a escondidas con los peronistas disidentes y termina fracturando a su propio partido, si eso no es ser incoherente entonces como se llama. Creo que Pino Solanas tienen mas oportunidades que Cobos para ser presidente, así está el radicalismo hoy por hoy. No representa a nadie. Son buenos para denunciar y oponerse a todo, eso hacían bien, ahora ya no se entiende mucho que hacen.

    Comment por Ricardo — octubre 24, 2009 @ 5:03 pm

  16. Sobre la coparticipación: La Ciudad de Buenos Aires no aporta el 80% de impuestos coparticipables al tesoro, solo aporta el 20% y percibe mucho mas de lo que aporta. Por otra parte la provincia de Buenos Aires aporta casi el 40% de los fondos coparticipables y recibe un magro ingreso 19.5%. Es decir que la provincia de Buenos Aires es la gran perdedora en este sistema como se puede apreciar. Basta hacer un comparativo entre el per capita que recibe un habitante de la provincia de Santa Fe o Córdoba en concepto de impuestos coparticipable con lo que recibe un bonaerence. Santa Fe y Córdoba reciben el doble por habitante y si se comprara con el resto de las provincias solo una cuarta parte. La provincia de Buenos Aires financia a la Ciudad de Buenos Aires y al resto de las provincias. Algunas provincias reciben en concepto de coparticipación el 50% de su PBI, que incentivo van a tener en producir más y ser competitivas si son financiados a través de estos fondos. Los gobernadores de estas provincias jamás van a querer que esto cambie y además en muy funcional a los gobiernos centrales de turno. La provincia de Buenos Aires se vuelve vulnerable a los humores del ejecutivo de turno y esto condiciona a la provincia. Si se maneja la provincia de Buenos Aires se gana las elecciones ya que representa el 40% del electorado nacional. Así que los gobernadores de otras provincias solo se acuerdan del federalismo en tiempos electorales después siguen con sus kioscos como siempre.

    Comment por Ricardo — octubre 24, 2009 @ 6:10 pm

  17. Ojo, no niego los problemas del radicalismo para gobernar. El tema, es que el peronismo casi siempre "ayuda" para que los problemas se profundicen. LA razon principal: SIEMPRE TIENEN MAYORIA EN LA CAMARA DE SENADORES, ya que nunca pierden mas de una eleccion en forma consecutiva. Si no tenes mayoria absouta y enfrente tenes al peronismo (y sus sindicatos amigos) olvidate de gobernar: entregá el gobierno y punto. El 2001 se evitaba con consenso, que obviamente con el PJ enfrente no existe (arreglense solos radicales inutiles). Los "saqueos" fueron organizados por el peronismo (tanto en 1989 como en 2001)… Por que no hubo saqueos despues? (todo paso en 2 dias). Durante 2002 los principales indicadores se deterioraron bastante, pero nadie salio a saquear nada. Hoy las cosas estan peores y tampoco veo muchos saqueos… Por simple logica, tengo que sospechar de que fueron organizados. Repasemos por que el peronismo siempre "administra mejor el poder" (utilizando como "modelo" las ultimas dos presidencias largas del peronismo): 1) Decada del ’90 – Plan Brady, apertura al financiamiento externo a cambio de entrega de activos del estado. Flujo de credito externo DILAPIDADO en su mayoria, ya que parte de este (y hay que reconocerlo) fue a inversion en stock de capital que ayudó a salir rapido de la crisis de 2002-2003… Creo que la solucion al desastre de 1989 (que fue una decada totalmente austera) fue auspiciosa, pero el financiamiento externo no fue aprovechado muy bien que digamos. Entonces la economia, una vez pasado el shock de liquidez inicial, comenzó a tener los problemas que tienen todos los que establecen tipo de cambio fijo por debajo del equilibrio (deficit en la balanza de pagos, deficit fiscal, etc). Lo que te lleva a cambiar el arreglo cambiario (esto es "de libro") antes de que se produzca los problemas de 2001 (Error de De la Rua: no haber "Devaluado" en su primer dia de mandato, cuando tenia a todo el pais a favor. Hubiera podido? -con la camara de senadores en contra, y el peronismo QUE TAMBIEN se "opone por oponerse" y sabiendo que una devaluacion debe realizarse por ley del congreso- No lo sabemos) 2) Gobierno de Duhalde y Nestor (durante el gobierno de Cristina, la administracion es PESIMA – peor que la de De la Rua-)… PRECIOS DE LAS COMMODITIES excelentes (Traduccion: SUERTE, que ni De la Rua ni alfonso tuvieron). Esa es la explicacion. Y, haber realizado una politica cambiaria LOGICA (aun cuando signifique estafar a la gente) cuando un pais esta desfinanciado y con perdida infinita de reservas (la devaluacion). Entonces, entran muchos dolares (por motivos logicos) que son "Atesorados" por el gobierno. Luego llegaria el gasto del stock acumulado durante los años buenos… A eso, sumemosle la cooperacion politica no solo del radicalismo si no de todos los partidos politicos (sobre todo en la epoca de duhalde) Resumen de los dos gobiernos del PJ: es como si cargaran nafta para un viaje "economico" de 700 KM y a mitad de camino se quedan sin combustible "por pistearla" (acelerar de mas el coche)… Encima, al final de todo deciden tirar el auto por el precipicio o chocar de frente con algun camion, en vez de intentar llegar como sea. Repito, ojala suceda lo que propone Duhalde (que es peronista)… Solo asi el pais puede avanzar. Que no muera en la intencion. Tambien esperemos que los amigos del "Peronismo disidente" no vuelvan a las filas kirchneristas, en el hipotetico caso de que Nestor recomponga el poder y el electorado (cosa imposible pero con una probabilidad minima asignable) Saludos

    Comment por Nicolas — octubre 25, 2009 @ 11:46 pm

  18. Nicolás, Mira yo no soy peronista, radical, o de algún partido que se le parezca pero decir que las cosas están peor que en el 2001… no tienen sentido "Hoy las cosas estan peores y tampoco veo muchos saqueos". Duhalde es el archienemigo de Kirchner y si los saqueos no existen es porque la situación no da, no podes comparar la situación del 2001 con los bancos y el caos que había a como esta la cosa ahora. A Argentina le vienen dando con un palo desde hace 5 años desde el exterior e interior y nada pasa. The Economist se la paso pronosticando un nuevo default y catástrofe y por mas de 5 años lo viene posponiendo para un año próximo porque sus predicciones no dan. De la Rua no tenía ni idea de que hacer y no hay nada peor para un gobierno que la parálisis, de la Rua se cayó solito, que alguno le facilito el arrime al abismo pude ser, pero se cayó solo. Y a Alfonsín lo voltearon los mercados, el mismo Juan Carlos Pugliese en medio de la crisis económica de 1989 dijo "Les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo", fue muy ingenuo. A Kirchner no lo van a voltear así tan fácilmente, antes de caer se va a llevar puesto a unos cuantos, ahí tenes a Clarín, jaja El soberbio Magneto ni en sus sueños se imaginó que le iban a desmantelar el grupo como lo está haciendo el Dr. K (buen título para una película). A vos te parece mal? Bueno a mi no, el poder es así, si te enfrentas a uno, lo subestimas y perdés, luego pagas las consecuencias. Los de Clarín lo tienen muy claro ahora y bueno así se aprende no? Y los del campo siguen en la lista, cuanto más lo enfrenten a los K más palos van a recibir. Por otra parte seguir con el tema de los commodities ya es absurdo, los commodities solo representan el 8% del PBI de la Argentina. La industria del Software ahora representa el 5% y exporta por 3000 millones de dólares. Hasta cuando van a seguir con eso de que el país depende del agro? Ya hace rato que el agro viene en decadencia y la tendencia va a seguir. Esto esta pasando en Australia, Nueva Zelandia y en todas partes del mundo. Soñar con un modelo agro-exportador es una utopía, ya no va más, habría que explicárselo a los del campo porque parece que no se enteraron todavía. saludos

    Comment por Gabriel — octubre 26, 2009 @ 2:37 pm

  19. Por otro lado, no se ofenda compañero peronista. Todos han cometido errores.

    Comment por Nicolas — octubre 26, 2009 @ 3:25 pm

  20. 1) Sabes por que creo que las cosas "Estan peores que en 2001"? Porque veo que son menos las posibilidades de salir, que en ese año tan complicado. El problema social presente hoy en nuestro pais es mucho mas grave que en 2001… Por otro lado, veo que muchos argentinos no saben diferenciar entre quien realmente provocó el desastre de 2001. "De la Rua se cayó solito". Tampoco tenemos en cuenta que no tuvo la suerte que tienen los delincuentes que están hoy, ni tuvo credito externo ilimitado. De la parte politica ni hablar: con una camara legislativa en contra, el radicalismo nunca va a poder gobernar (a menos que el ataque de sensatez de Duhalde sea genuino). 2) Gabriel: el agro viene en decadencia por obra y arte de este gobierno. El agro argentino es el mas competitivo del mundo. La industria del software… blabla, pero las retenciones a la soja siguen siendo del 35% (si el campo fuera "decadente" deberian dejar de cobrarlas, o al menos bajarlas)… Despues lo que decis de Clarin, el campo, "el poder", es espantoso. El gobernante de turno debe hacerlo bien para que el pais crezca a largo plazo sin importar quien esté en el poder en el futuro. Cuando empezamos a decir "lo que Kirchner hizo o va a hacer con Clarin" (por ejemplo) ya nos desviamos del objetivo principal de la idea de desarrollo a largo plazo.

    Comment por Nicolas — octubre 29, 2009 @ 10:17 am

  21. Comparto 100% lo que dijo Gabriel, hay que cambiar el modelo de desarrollo argentino por uno más dinámico diversificando la economía. El campo ya no es el motor económico que supo ser en los 30 ahora el mundo cambió. La industria del software en los próximos 5 años va a superar ampliamente a todo lo que produce el agro hoy. Basta ver países como Irlanda, UK, Alemania y USA como la industria tecnológica lidera el crecimiento inclusive ahora en recesión. Disculpame Nicolas, pero mientras muchas provincias sigan dependiendo de la explotación agropecuaria seguirá la miseria y atraso de la población de esas provincias. Estas provincias no tienen incentivos para hacer una re ingeniería de sus economías y los hechos lo demuestran. Las provincias con mas industrias y tecnología son las más ricas y las agrícolas y mineras las mas pobres. saludos

    Comment por Ronny — noviembre 4, 2009 @ 9:09 pm

  22. Jorge, estoy totalmente de acuerdo respecto a que el Norte argentino, además de federalismo fiscal, necesita libre comercio, vuelos y propiedad privada del subsuelo. Pero yo creo que hay algo fundamental que puede cambiar la fisonomía de esa región y no es otra cosa que un proyecto esperado desde hace décadas: la canalización del río Bermejo. ¿Por qué? Porque, entre otras cosas, se extendería la frontera agrícola, se crearía una vía navegable y se aprovecharía de mejor manera el caudal de dicho río. A veces las obras de infraestructura cambian como una media la fisonomía de algunos lugares. Pero en el caso del Bermejo, prefiero que esa obra se efectúe bajo iniciativa privada sin que el Estado desembolse dinero. ¿O es el Estado el único capaz de llevar a cabo este tipo de iniciativas?

    Andrés: Dado que "más es mejor que menos" siempre será preferible un río Bermejo canalizado a uno no canalizado. Ahora bien, entre una obra pública más, por importante que sea, y una gran institución que cree estímulos para una eficiente asignación de los recursos económicos del país, siempre preferiré gastar energías en la concreción de la gran institución (cielos abiertos, propiedad privada del subsuelo, libre comercio o un severo federalismo fiscal).

    Comment por Andrés — noviembre 17, 2009 @ 2:32 am

  23. Estimado doctor Avila: si partimos de abajo hacia arriba, como supuestamente se formó la Constitución (Americana y Argentina) cada provincia se las debe ingeniar para recaudar sus propios recursos, en la medida que no pretenda gravar recursos que por la Constitución delegaron en el Estado Federal, o Nación Argentina. Con la demagogia que impera desde hace mas de medio siglo, para los Gobernadores es preferible mantener bajos sus impuestos provinciales, y exigir al Estado Nacional fondos. Esto provocó desfasajes, especialmente los trece ceros que perdio de valor el dinero argentino desde 1947 hasta hoy y que en cualquier momento pierde el decimo cuarto… También las provincias pueden dictar leyes locales que estimulen el trabajo, y categorias adicionales a la ley laboral nacional. Recordemos que la imposicion de los cuatro codigos de fondo para las provincias previsto en nuestra primera Constitucion era porque no existían normas comunes, y gracias a eso y a libro cerrado se aprobó la mas importante – para mi – de las leyes, el codigo civil. Esto no fue necesario en USA, donde las trece "colonias" ya tenian previamente sus instituciones, y por eso su Constitución respeto la "internidad" de cada una de las "tribus", eligieron un terreno neutral donde erigir el Capitolio (Sarmiento lo explica en viajes por norteamerica) y LO FEDERAL se limitó a cosas puntuales. Que aunque hoy se incrementaron, siguen respetandose la casi INDEPENDENCIA de cada Estado. El problema de pensar al revés lleva a creer que es el Estado Nacional el que debe ocuparse de las finanzas provinciales. El mal de la burocracia es de todas las provincias por motivos electorales, pero cada vez el porcentaje de argentinos que trabajan productivamente es menor, porque la actividad privada esta sujeta a impuestos al trabajo de dos formas: aportes jubilatorios y sindicales. Esto encarece el costo de la mano de obra, los eventuales empleadores deciden invertir en el exterior, y el desempleo aumenta, con lo cual el estado "fascista" debe imprimir billetes, apropiarse de fondos jubilatorios, confiscar empresas y en definitiva, volvería a pasar en Argentina lo que hoy parece suceder con el simpático Chavez en Venezuela. Esto es como en el futbol: una liga debe haber organizado a los primeros clubes, quizas en Inglaterra, otros paises imitaron el futbol, imitaron sus ligas, y luego se armo una liga europea de futbol, y a posteriori, la FIFA… Asi funciona esa "UNION" o liga entre las originales trece colonias norteamericanas, que ahora se expandió a cincuenta, de las cuales Obama es una suerte de mandatario de la LIGA FEDERAL para los temas que menos cuentan en el dia a dia: la defensa, y tres o cuatro temas mas, y eso abarca el control del mundo casi, pero cada Estado hace responsable a su propio Gobernador de casi todos los problemas, incluyendo seguridad interna, justicia, elecciones, educación, etc. De alli el ingenio de los que armaron la constitucion yanqui, que supieron defender la intimidad de cada colonia y al mismo tiempo en forma irrevocable asociarse para ciertos temas importantes cuando se sienten "molestados desde ajuera", como diria algun gaucho.

    Comment por German R. Piran — enero 8, 2010 @ 1:26 pm

  24. Estimado Dr. Ávila, estoy estudiando desde hace tiempo las alternativas y la viabilidad del federalismo fiscal. Si bien ya tengo sus papers “Fraccionamiento del poder impositivo“ y “Nuevo federalismo fiscal“, no he podido encontrar su “Propuestas de federalismo fiscal“, ya que la página del Consejo Empresario Argentino fue dada de baja. Cómo podría acceder a éste? Le agradecería si me pudiera brindar su ayuda. Saludos y muchas gracias.

    Manuel: Encontrarás el libro Propuesta de Federalismo Fiscal en este blog. Andá a la homepage, luego a Pages (arriba, a la izquierda) y allí buscá Libros Digitalizados. Si pudiera orientarte en otra cuestión, avisame.

    Comment por Manuel Guisone — marzo 25, 2014 @ 3:39 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol