La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

febrero 13, 2006

Informe Asegurador I

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 5:13 pm
Publicado el 30 de diciembre de 2005

1. ¿Qué gana y qué pierde Argentina con la entrada de Felisa Miceli en reemplazo de Roberto Lavagna en el Ministerio de Economía?

Con la designación de Miceli, el presidente Kirchner gana obediencia. Con la salida de Lavagna, el gobierno pierde un hombre de consejo y oficio, alguien consciente de los límites que una política económica no debe transgredir. En un mar calmo, el cambio de ministro no debería sentirse demasiado, pero en uno tormentoso la diferencia puede ser significativa.

2. ¿Considera que la inflación es un problema preocupante y de desarrollo sostenido o sólo responde a una situación coyuntural y pasajera? ¿Existen riesgos de que el país se encamine a una hiperinflación?

Mientras el dólar cueste tres pesos, lo cual exige un superávit fiscal y un stock de reservas internacionales apropiados, la inflación será coyuntural y pasajera, es decir, residual. Será una manifestación tardía de la devaluación de 2002, debida a la recuperación del precio en dólares de los servicios privados y públicos. Si se la enfrentara con inteligencia, no tendría que aumentar el índice de pobreza. Con este propósito, el gobierno debería seguir una política salarial lo más descentralizada posible en el sector privado, y los aumentos de salarios en el público deberían quedar subordinados al aumento de la recaudación y a la meta de superávit.

3. ¿Cómo evalúa la política del Gobierno en materia de precios y, en particular, las discusiones que el presidente mantiene con los supermercadistas? ¿Hay cartelización de las empresas o intervencionismo del Estado?

La política de control de precios y de condena pública de empresarios son una expresión de demagogia o el producto de la falta de comprensión del fenómeno inflacionario actual. Los cárteles no provocan inflación. ¿Por qué motivo la provocarían recién ahora y no cuando se constituyeron como tales hace muchos años? Los cárteles venden a mayores precios que las empresas que operan en mercados competitivos; es decir, provocan un aumento de una vez y para siempre de ciertos precios, pero la inflación es otra cosa: un aumento sostenido del nivel general de precios. En la Argentina presente, el peligro no es la inflación; el peligro es la acción del gobierno contra la inflación.

4. ¿Cómo analiza la situación de los servicios en materia de Energía, Agua y Transporte?

Con mucha preocupación, pues la situación es crítica. Es lisa y llanamente incomprensible que a cuatro años de una devaluación del 200% las tarifas permanezcan congeladas en los niveles de la década pasada. El bajo precio relativo de la energía, el agua y el transporte aumenta la demanda y reduce la oferta; el saldo es la crisis. Salvo la industria, gran parte de la economía argentina está seriamente discriminada vía retenciones, congelamientos o falta de compensaciones por la pesificación asimétrica.

5. ¿Cuál es la economía que viene en el corto y mediano plazo?

El gobierno seguirá cumpliendo el programa económico de la UIA: dólar alto, superávit fiscal alto y aranceles y trabas de importación expeditivos para amparar a la producción local de la competencia extranjera, incluso de la competencia brasileña. En el corto plazo, veo estabilidad macroeconómica e inversiones de reposición y en la industria protegida; en el largo, veo pocos proyectos de inversión en gran escala (transporte, agua, energía).

6. ¿Cómo analiza el anuncio del Presidente sobre la cancelación de la deuda con el FMI?

Por primera vez en mi vida coincido con un comunicado económico del comité central de la UCR. Este dice que la decisión del gobierno es innecesaria y peligrosa. Lo primero, porque cancela en un pago una deuda que podía pagarse en cuotas o bien refinanciarse por medio de un acuerdo cuyas principales condiciones el gobierno cumple por decisión propia hace tiempo. Lo segundo, porque invierte en la cancelación casi el 40% de las reservas internacionales que tiene el BCRA para sostener el tipo de cambio en caso de corrida, evento de probabilidad nunca despreciable en la historia argentina.

El superávit fiscal y la convertibilidad informal del peso que rige hasta la fecha son los dos factores que aseguran la estabilidad macroeconómica que goza la Argentina desde 2002. El poder del segundo ha quedado socavado por esta decisión.

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol