La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

mayo 16, 2008

Puntal de Río Cuarto

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 8:18 pm

Este reportaje fue publicado por el diario Puntal de Río Cuarto, Córdoba, el pasado domingo 11 de mayo. El interés del periodista estaba muy focalizado en cuestiones relativas a bancos y tasas de interés. De todas formas, me las arreglé para hacer uno que otro punto de interés algo más general. El reportaje provee una buena base de partida para encarar otras discusiones.

A partir de finales de 2002 y comienzos de 2003 los préstamos, que antes se habían utilizado para contrarrestar la menor actividad económica, comenzaron a financiar la progresiva recuperación y "despegue" de la economía. ¿Cuál cree que será la evolución de los mismos a partir del amesetamiento de aquélla? ¿Cree que se estabilizarán o que aumentarán sosteniendo el nivel de crecimiento económico?

Los préstamos bancarios no tienen una dinámica propia; es decir, su crecimiento depende de la confianza y de la marcha global de la economía. En los meses que restan del año, se sentirá el efecto contractivo de la altísima prima de riesgo-argentino, que se ha triplicado entre enero del año pasado y el presente. Los precios de las materias primas de exportación dejarán de aumentar como lo hicieron en los últimos quince meses y, por tanto, habrá por este lado menos impulso expansivo. Creo que en el mejor de los casos, el stock de préstamos al sector privado crecerá débilmente.

Desde 2003 los depósitos han crecido mucho más que los préstamos, generando un exceso de dinero ocioso en el sistema bancario. ¿Es la incertidumbre un factor importante para explicar por qué este dinero no está financiando nuevas inversiones a través de nuevos préstamos?

Así es. Los bancos argentinos no se olvidarán fácilmente de la gran corrida de 2001. Prefieren ganar menos plata, dejando de prestar, a no poder devolver sus depósitos en tiempo y forma en caso de corrida y ver cómo se desploma el valor de sus patrimonios. También es cierto que cuando aumenta la incertidumbre muchos pequeños y medianos empresarios prefieren no endeudarse.

Entendiendo que hay provincias que generan más capitales excedentes que otras y también diferentes necesidades de financiamiento a nivel regional ¿Cuáles serían las condiciones necesarias para generar una movilidad de capitales eficiente dentro del sistema bancario argentino?

La pregunta me sorprende. Habría jurado que la movilidad de fondos financieros entre las provincias argentinas es perfecta.

Desde mediados de 2007 la situación económica internacional se ha caracterizado por crecientes niveles de precios de materias primas, alta volatilidad en los mercados bursátiles, y un credit crunch. ¿Cómo considera usted que ello está impactando en las variables macroeconómicas de los países emergentes y específicamente en Argentina? ¿Cree que las tasas de interés en nuestro país –principal determinante en la decisión de tomar un crédito- volverán a los niveles anteriores a la volatilidad financiera generada por la crisis hipotecaria?

Las estadísticas de actividad arrojaron en Chile una marcada desaceleración en el mes de marzo. En Argentina se observa parecido fenómeno, agravado por la crisis de confianza interna. El mes de febrero registró picos de popularidad del gobierno, de reservas, de recaudación y de consumo. Pero la fiesta se acabó en marzo. Diversos indicadores confirman lo que señalo. Se reduce el ritmo de crecimiento del consumo y la producción; caen las reservas de dólares en el BCRA; empiezan a caer los depósitos; cae también la popularidad del gobierno nacional. En fin, la suma del fuerte aumento del riesgo-argentino, la inflación en ascenso y el desconcierto creado por la reacción del gobierno ante el reclamo del campo comienza a recortar los pronósticos de crecimiento económico para este año.

La crisis hipotecaria de EEUU está en vías de solución. Tocó fondo el día que la Reserva Federal le prestó fondos al banco de inversión JPMorgan para que rescatara a Bear Stearns, otro banco de inversión. Nunca desde la crisis de 1930 la Reserva Federal había prestado fondos a un banco que no fuera un banco comercial (que recibe depósitos del público y crea moneda). Desde entonces se puede discutir si la recesión americana será más o menos profunda o si la inflación será más o menos alta, pero la probabilidad de una corrida bancaria y su correlato de depresión económica ha bajado mucho. En consecuencia, creo que el camino de la tasa de interés de EEUU será ascendente; no sé si a partir del mes que viene pero sí hacia fines de año. Mientras tanto el riesgo-argentino no cede y el tipo de cambio futuro sube. Por tanto, lo más probable es que la tasa de interés en pesos suba y se mantenga alta.

Desde la salida de la crisis la composición interna de los préstamos totales en Argentina ha evolucionado a favor de los préstamos de consumo, manteniéndose los préstamos productivos en niveles aún muy lejos de los potenciales. ¿A qué se debe esto? ¿Qué factores serían necesarios para incrementar la toma de estos créditos?

La situación que acabo de describir no alienta la inversión directa. No debería llamarnos la atención, entonces, que caiga la participación de los préstamos "productivos". Aumenta la de los préstamos de consumo porque son de más rápido repago y por menores montos. Hay mucha turbulencia. En estos casos, la gente se aleja de los bancos, como depositante y como deudora. Compra dólares y ahorra.

3 Comments »

  1. Respecto de la pregunta que lo sorprendió: no tuvo la fea sensación de que, una vez mas, desde el interior se sienten fenómenos que en Capital no se percibe y que, seguramente, el periodista tenía razón en preguntarle sobre el tema?

    Raft: Creo que fue una mala pregunta del periodista. No entiendo a qué fea sensación se refiere Ud.

    Comment by raft — mayo 16, 2008 @ 9:45 pm

  2. Coincido con Avila que la movilidad es perfecta. La confusión puede venir porque hay provincias, como la mía, Santiago del Estero, donde los bancos reciben muchos depósitos y prestan mucho menos, pero eso se debe a una menor demanda de la plaza y no por ineficiencia. Hay una concepción popular equivocada de creer que los bancos deben prestar en la plaza local proporcionalmente a lo que reciben de depósitos.

    Comment by rafael — mayo 18, 2008 @ 8:06 pm

  3. Dr. Ávila: teniendo en cuenta que desde el 2002 el crédito hipotecario ha prácticamente desaparecido – entre otras cosas porque la mayoría de los depósitos están en cuentas a la vista (cuentas corrientes y cajas de ahorro) – y los prestamos para inversión son bastante escasos. Parecería ser que los bancos están viviendo de los créditos para el consumo (prestamos personales, tarjetas de crédito, etc), de la venta de seguros, y de la compra de bonos/letras (no se realmente como se llaman) emitidos por el BCRA (Lebacs, Nobacs, etc). Estoy en lo correcto, o me equivoco.

    Hernán: Está bien orientado. Otra importante razón que explica la contracción de los préstamos hipotecarios e industriales es la fuerte incertidumbre. Llevamos tres meses de corrida cambiaria; la prima de riesgo-país ronda 600 puntos básicos, nivel superior al de febrero de 2005, antes de la salida del default, y similar al de Venezuela y Ecuador. En este contexto, los bancos prefieren concentrarse en líneas de crédito a corto plazo: consumo.

    Comment by Hernán — mayo 20, 2008 @ 10:59 am

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol