La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

marzo 31, 2008

Inflación & Perspectivas

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 7:26 pm

En la mañana del pasado jueves 27, la Asociación de Dirigentes de Empresa organizó en la UCES un panel sobre Inflación y Perspectivas Económicas. Mis compañeros de panel fueron Luciano Laspina, un joven consultor económico, y Rogelio Frigerio nieto, otro consultor y ex Secretario de Programación Económica en tiempos de Menem. En medio de la conmoción que ha causado el paro agropecuario por la aplicación de retenciones más altas y móviles y la desafortunada primera respuesta de la presidenta Cristina Kirchner, resultó arduo concentrarse en la inflación y dejar de lado el momento político. Sintetizo a continuación los principales puntos de mi intervención:

1. Sabemos que la inflación ronda el 20% anual, que el año pasado anduvo en más o menos el mismo nivel y que en años anteriores fue menor. También sabemos que es la más alta inflación de la región, con la posible excepción de Venezuela (26% por año).

2. No conocemos exactamente la dinámica de la inflación argentina. Parece que está aumentado empujada por la suba del precio de los alimentos. En rigor, no sabemos mucho más. Este es el drama de no tener un servicio oficial de estadísticas confiable.

3. Pero lo importante es precisar que Argentina no padece una inflación en el sentido estricto del término sino un aumento del nivel general de precios, comparable al que experimentó entre abril de 1991 (lanzamiento de la convertibilidad) y marzo de 1995 (efecto Tequila). En dicho período, el índice de precios al consumidor subió un 60% y a nadie se le ocurrió que el país corriera el peligro de una "espiralización de la inflación" como a muchos se les ocurre ahora.

4. Si el gobierno, en primer lugar, y el público, en segundo, entendieran que la actual "inflación" es un fenómeno acotado o finito y se difundieran estadísticas fehacientes, la incertidumbre económica, la preocupación social y el desgaste político del gobierno serían mucho menores.

5. La presente "inflación" no es el resultado de un crecimiento excesivo de la oferta de moneda. No es correcto pensar la inflación actual como se la pensaba en las décadas de 1970 y 1980, cuando había déficit fiscal, emisión de pesos sin respaldo y aumento sostenido del nivel de precios. Me refiero a los tiempos de los militares y de Alfonsín, cuando el ing. Alsogaray aconsejaba parar la "maquinita" de impresión de billetes para frenar la inflación. Entonces, el consejo de Alsogaray era acertado. Ahora, no.

6. En una muestra inigualable de cinismo político, el gobierno de Duhalde y del ex ministro Lavagna instrumentó una nueva convertibilidad, esta vez de 3 x 1, sin ley y diciendo que hacían lo contrario. En el contexto de una convertibilidad (formal o informal), el nivel de precios depende del tipo de cambio, el tipo real de cambio y el nivel de precios internacional.

7. Por tanto, si el tipo de cambio permaneciera constante, como sucede en grandes líneas desde marzo de 2003, no debería haber inflación por esta causa. (Por detalles al respecto, vea este post.)

8. La reducción del tipo real de cambio (suba del precio de los servicios) explica el grueso de la "inflación" entre 2003 y 2005. El agudo aumento del gasto público explica el grueso de la "inflación" entre 2005 y 2006, puesto que el aumento del gasto público recalienta la demanda de servicios. Si el gobierno congelara el gasto, no debería haber inflación por esta causa.

9. El aumento de los precios de los commodities argentinos eleva el nivel de precios en el país. De manera directa, vía un aumento del precio de los alimentos, y de manera indirecta, vía un efecto riqueza por mejora de los términos de intercambio que lleva al público a consumir más. Si los precios de los commodities se estabilizaran, no debería haber inflación por esta causa. Y si empezaran a caer, debería haber deflación, en tanto y en cuanto el peso no se devalúe.

10. De lo dicho se sigue que el gobierno podría cortar en seco la inflación por medio de una revaluación del peso a 2.50 por dólar y un congelamiento del gasto público. Este es sólo un ejemplo. Se pueden imaginar muchas variantes a partir del mismo.

11. También cabe imaginar una rebaja abrupta de la inflación en caso de caída de los precios de los commodities. Atento al ya elevado nivel de la prima de riesgo-país (560 puntos básicos versus 180 en enero de 2007) y su reconocido impacto negativo sobre la actividad económica, la caída de los precios de los commodities provocaría una recesión + deflación, en tanto y en cuanto el peso no se devalúe.

12. Los precios actuales de los commodities reflejan el surgimiento de las demandas de China, India y los biocombustibles, más el impacto de la especulación financiera a partir de la crisis bancaria de EEUU. Los commodities se han convertido en una forma de ahorro más segura que el dólar y las acciones. Según Jorge Ingaramo, sin la crema financiera los precios de los commodities deberían ser 35% menores. Esto significa que el día que se vea un piso a la crisis bancaria de EEUU, los precios de los commodities empezarían a bajar.

Entonces, si mi enfoque fuera correcto, ¿por qué tanta preocupación por la inflación? Un posible motivo es la incertidumbre acerca de lo que podría ocurrir en caso de una caída abrupta de los precios de los commodities con un gobierno desorientado y sin poder para sostener el tipo de cambio y frenar el gasto público.

21 Comments »

  1. El tema, profesor, es que a mí no me queda tan claro cuan fuerte es el compromiso del gobierno con esta convertibilidad de facto. No se olvide que el gobierno cree fervientemente en que un TC elevado es una fuente de competitividad, y los industriales ya han comenzado su campaña devaluatoria alarmándose por las reducciones en la rentabilidad, producto de los incrementos de precio (http://economia.infobaeprofesional.com/notas/63857-Cuanto-deberia-subir-el-dolar-para-recuperar-la-competitividad-perdida.html&cookie). Cambiando de tema, me interesaría leer una breve reflexión suya respecto a uno de los argumentos más escuchados en estos días para defender el nuevo esquema de retenciones. Dice Lousteau: Sin retenciones, lo único que se va a terminar produciendo en el campo es soja, y los argentinos se van a quedar sin producción de carne, leche, maíz, etc. 1 ¿Es esto así? 2 De así ser, ¿es algo para preocuparnos? Saludos,

    Patricio: Breves reflexiones de manual. Si lo único que terminara produciendo el campo fuera soja será porque es altamente rentable, mucho más que producir carne, leche o maíz. En tal caso, con el enorme excedente exportable de soja se importarían los faltantes de carne, leche o maíz. ¿Cuál es el problema? ¿Que la leche se pudra en el camino o que los países maiceros no quieran vendernos parte de su producción? En previsión de estos imponderables, no le quepa duda de que los empresarios agropecuarios argentinos evitarían concentrarse a tal extremo en la producción de soja. Lo de Louteau es una excusa ridícula que desmerece su condición de economista.

    Comment by Patricio Lagger — marzo 31, 2008 @ 8:55 pm

  2. Jorge, el aumento del gasto publico ha permitido evitar la discontinuacion del ritmo de crecimiento real. De haber sido reducido, en general deberia haberse acotado aquel. La inflacion obedece a la forma de la curva de rendimientos (fijese en mi blog el texto llamado "tres curvas de rendimientos en u$s"). O sea, obedece al movimiento dinamico de la forma de la curva actual, respecto de la forma de la curva de rendimientos precedente (de la segunda a la tercera, de ese texto). Hay algo que no sea claro, a su juicio, en esa explicacion? Saludos.

    Guilyam: Sí, puede ser que el aumento del gasto público por delante del aumento del PBI haya estimulado el crecimiento económico en los últimos años. Hasta aquí creo que entiendo tu argumentación. A partir de ahí, no.

    Comment by Guilyam — marzo 31, 2008 @ 10:07 pm

  3. Me convencen tus argumentos. No obstante me parece que se deberías enfatizar más el hecho de que la moneda de referencia (el u$s) se está devaluando con respecto a casi todas las otras, me parece que con esto también "importamos" inflación. Otro elemento a tener muy en cuenta es que este es un gobierno montonero y por lo tanto la posibilidad de devaluar no es menor. Y finalmente, si lo de la burbuja de los commodities es real (cosa en la que creo firmemente) agarrate Catalina cuando bajen y con ello se haga insostenible el nivel de retenciones y se esfume el equilibrio fiscal (el superavit es ficticio pues estos muchachos se gastan todo lo que le entra), considerando que las posibilidades de financiamiento del estado son casi nulas.

    Miguel: 1) El efecto inflacionario en Argentina de la depreciación internacional del dólar ya está capturado por el aumento de los precios del petróleo, la soja, el trigo y demás commodities. 2) Sí, la probabilidad de nuevas devaluaciones del peso no es menor, sobre todo, si cayeran los precios internacionales de los commodities y con ellos los ingresos fiscales. La tendencia a la deflación que acarrearía la caída de los precios de los commodities podría ser aprovechada por el gobierno para devaluar el peso sin que se note demasiado su impacto inflacionario.

    Comment by Miguel Orell — abril 1, 2008 @ 11:20 am

  4. Respecto del punto 3 y sucesivos, el punto que le falta a esta "inflación" para ser inflación sería el carácter de "sostenible" (de tendencial)? De no ser así, podría explayarse mejor? Gracias.

    Raft: No hace falta una explicación adicional porque entendió perfectamente el punto. Mientras el gobierno no devalúe (mientras no necesite financiarse con emisión sin respaldo), sólo sufriremos un aumento del nivel de precios, por definición transitorio. Es muy comprensible que el ciudadano de a pie lo confunda con una inflación de verdad.

    Comment by raft — abril 1, 2008 @ 2:35 pm

  5. Estimado Jorge, queria preguntarte si la inflacion es el resultado de una caida en el Tipo de Cambio Real o si una caida en el TCR se debe a un aumento del nivel de precios domesticos. Muchisimas gracias y lo felicito por el mejor blog economico de Argentina. Saludos

    Nahuel: Gracias por tus conceptos. La suba del nivel de precios, que el ciudadano común cree que es una inflación, es una consecuencia de la caída del TRC. El TRC es un precio relativo (el cociente entre el precio de los productos industriales y agropecuarios y el precio de los servicios) determinado por diversas fuerzas y políticas económicas.

    Comment by Nahuel — abril 1, 2008 @ 3:36 pm

  6. cuando uno escucha a los lideres argentinos (hebe de bonafini o D’elía) tiene la sensación de que nuestro país precisa aun mucho tiempo para madurar… quizas insistiendo funcione!! Saludos

    Comment by eduardo — abril 2, 2008 @ 12:44 pm

  7. Dr. Ávila: cualquier problema grave (inflación, falta de inversiones, inseguridad, etc) en la Argentina de hoy no puede tener una solución sensata, porque la única persona que puede tomar decisiones importantes es Kirchner. El tipo de liderazgo de Kirchner es el estilo autoritario, donde una persona cree que es la única que puede tomar decisiones y no acepta ningún consejo de nadie. Para empeorar las cosas, estos personajes generan terror en sus colaboradores directos, y éstos nunca se atreverán a desaconsejar cualquier cosa que diga el líder, por mas desubicada y descabellada que fuera. Ningún ministro puede tener un plan para solucionar nada, ya que el único que puede tener iniciativas es Kirchner. Este tipo de liderazgos, es el peor de todos, porque no tiene “gestión”, ya que no permite resolver ningún problema importante, es decir no se hace nada – ya que una sola persona no puede estar en todos los problemas – y no deja hacer a los demás. Demás está decir, que los colaboradores directos de éstos líderes – en éste caso ministros – no son precisamente lo mejor que hay, ya que las personas verdaderamente capaces jamás aceptan ser colaboradores directos de éstos líderes autoritarios.

    Comment by Hernán — abril 2, 2008 @ 5:40 pm

  8. Jorge: Agregado a la pregunta de Patricio, no hay que olvidar que el aumento de retenciones además de la soja fue para el girasol, cultivo que hasta hace un par de años estaba en franco retroceso, a tal punto que mas de algun "gurú" de los mercados agropecuarios consideraba que se transformaría en una planta ornamental. No discuto los pergaminos de Lousteau, pero cree que los agricultores son bo…udos, siembran soja porque el costo de producción es mucho menor y menos riesgoso que el maiz por ejemplo. Es obvio que no es lo mismo un kilo de leche que un kilo de soja, tampoco es lo mismo para la Volkswagen un Gol que un Passat. La fábrica de pan Bimbo reemplaza a 2000 panaderías manuales (igual que los pools de siembra). La Presidenta busca entre su publico a Romina Picolotti por el desmonte en Salta, para cultivo de soja, y les da puerto seco, obviamente mas soja se hará. Son o se hacen, o nos toman el pelo??????

    Comment by samid — abril 2, 2008 @ 5:42 pm

  9. Gracias por responder. Si puede, fijese el ultimo texto reciente en el mismo blog. Ahi, en el anteultimo parrafo hay una breve explicacion de la dinamica de la inflacion que, segun creo, es por vez primera todo lo "completa" que yo mismo estuve buscando que sea largo tiempo, para que me autosatisfaga. Hasta ahora, no podia explicarme la "endogeneidad" de la persistencia de altas tasas de interes largas, en este modelo economico. Esa misma endogeneidad, explicaria su riesgo-pais, segun mi vision (o un piso). (sacando la cuestion exterior, por supuesto, aditivamente digamos) Segun esta optica, la altura del riesgo pais determina la inflacion. Un gasto en aumento, ante un riesgo pais en cierto rango de alturas, trae inflacion, pues conmina a financiar la expansion mediante dinero de corto plazo, lo que implica que el riesgo pais se traslada a los precios, segun el plazo de financiacion de la actividad real en cuestion sea mas o menos larga (pues al financiar con dinero, se corre un riesgo de tasa en la necesidad de refinanciar mas adelante tambien mediante dinero, digamos). Muchas gracias de nuevo. Saludos.

    Comment by Guilyam — abril 2, 2008 @ 6:17 pm

  10. Estimado Dr. Avila: me parece que lo referente a la inflacion es acertado. Para mi lo mas importante es saber qué pais somos o qué pais queremos ser. Sin esos perfiles es muy dificil crear politicas a largo plazo. Descontando el frente externo el cual no manejamos, en el frente interno nadier puede definir qué somos ni hacia donde vamos. Solo se que son escenarios ocasionales donde cada uno pugna por su parte, sin un proyecto comun de pais. Por otro lado, son escenarios repetidos. No nos engañemos siempre salvo para el pueblo lo mas conveniente es devaluar. Es la maldita herramienta que siempre esta a mano. Como siempre gracias

    Comment by luis bruno — abril 2, 2008 @ 7:49 pm

  11. Dr. Avila: Una aclaración sobre la soja, Cualquier dueño de la tierra (activo) cuida de no hacer solo soja, por la sencilla razón que la soja extrae minerales de la tierra que mermarían el rendimiento de las futuras cosechas en próximas campañas, y degradarían el principal activo del dueño de la tierra. La rotación de cultivos es lo mas común, porque el maíz y la chala que queda luego de su cosecha, agregan los nutrientes que necesita la tierra en sus próximas campañas, no es cierto que se sojice, simplemente se busca lógicamente tener tambien rentabilidad con el maíz y el en trigo. Tampoco es cierto que si se utiliza mas tierra para soja es menor la tierra para ganadería, ya que hoy se utiliza mucho el sistema de feedlot, la prueba esta que no se reduce el stock ganadero a pesar del avance de la soja. Dr Avila: En el supuesto caso de una apreciación del dolar frente a otras monedas, y que bajen los commodities a valores como en la década del 90, por ejemplo, me imagino que la única forma de sostener la economía seria una brutal devaluación ? esto seria así? o hay caminos alternativos? Gracias y saludos por su excelente blog

    Pablo: Gracias por tu experta aclaración respecto de la rotación y la administración eficiente de la tierra de cultivo. Sobre tu pregunta final, para un gobierno de improvisados y de ideología proteccionista como el actual, la tentación de la devaluación sería brutal. Pero hay caminos alternativos a una gran devaluación: la reducción del ritmo de crecimiento del gasto público junto a pequeñas devaluaciones, como en ocasión de la Tablita de Martínez de Hoz. La tarea de fondo, que este gobierno no encarará, es una reforma tributaria federalista. Esta reforma debería permitirle al gobierno nacional tener superávit sin las retenciones y pasar la facultad de recaudar la mitad del IVA y de Ganancias a las provincias, como piden a gritos los dirigentes rurales de Gualeguayghú.

    Comment by Pablo — abril 3, 2008 @ 10:48 am

  12. Estimado Jorge: creo que la clave de todo está en un sola palabra "INCERTIDUMBRE". Nadie sabe qué barbaridad pueden llegar a hacer estos muchachos cuando las papas quemen. Además, al peso argentino le falta un atributo fundamental que debe tener cualquier moneda para ser sustentable: valor fiduciario. Gracias por compartir su experiencia y conocimientos con nosotros.

    Comment by Alejandro — abril 3, 2008 @ 12:26 pm

  13. Más que un comentario quería hacerle una pregunta. Yo no estoy formado en Economía. La pregunta es si un país como la Argentina emite dinero esto generaría inflación. Qué pasa si un país como EEUU emite dinero y ese dinero se lo presta a países como Argentina.

    Leo: Mientras duren las reservas de dólares del BCRA y el gobierno esté dispuesto a sostener el peso, no habrá inflación o, mejor dicho, la inflación se limitará a la que describí en el post. Pero si la emisión fuera muy grande, las reservas no alcanzarían; entonces, el BCRA debería devaluar y vendría la inflación de verdad. Cuando EEUU emite dinero a un ritmo superior al del crecimiento de la demanda mundial de dólares (la demanda de EEUU + la del resto del mundo), habrá inflación en EEUU, a la corta o a la larga.

    Comment by Leo — abril 3, 2008 @ 2:37 pm

  14. Profesor, recientemente lei esto: "Como hizo Chile entre 1990 y 1995, cuando mantuvo el tipo de cambio alto [la niña ortodoxa tuvo su milagro con tipo de cambio alto, si, mal que les pese] y bajó la inflación del 27 al 8%." aqui http://artepolitica.com/el-verdadero-trade-off. Por alguna razon nunca me queda claro si usted esta a favor o en contra del tipo de cambio que aplica el gobierno en el presente. Por ende, le queria preguntar que le parece ese comentario y ese articulo. Saludos cordiales.

    Andrés: Para un país con una velocidad de circulación del dinero tan inestable como la de Argentina, estoy a favor de un tipo de cambio fijo. Lo más fijo posible. De convertible por ley a el cambio físico del peso por el dólar o el euro. No estoy a favor del tipo real alto ni del bajo per se, pues esto depende de las circunstancias. Pero caundo el TRC alto se debe a una escasa entrada de capitales, motivada a su vez por una política piquetera como la que sigue el actual gobierno, es claro que estoy en contra de un TRC alto. ¿Es muy complicada mi respuesta? En cuanto a la experiencia de Chile, en efecto, los sucesivos equipos económicos buscaron compensar el impacto de la apertura comercial sobre la industria y el agro por medio de un TRC alto. Para ello, devaluaban el peso y recaudaban un impuesto inflacionario que luego dedicaban a amortizar la deuda pública (podés ver al respecto este post).

    Comment by Andres G — abril 4, 2008 @ 2:47 pm

  15. Doctor Ávila, ¿el argumento del poco efecto inflacionario de una devaluación si cayera el precio de las commodities no olvida los posibles efectos sobre la demanda real de dinero a causa e incertidumbre y expectativas?

    Ricardo: No lo olvida. Tenga presente que caractericé el régimen cambiario argentino como una convertibilidad informal. Esto significa que, a los efectos prácticos, el tipo de cambio está fijo. Luego, la probable caída de la demanda de saldos reales se reflejaría sólo en una caída de reservas. El nivel de precios seguirá una trayectoria como la que describí. Pero si Argentina tuviera un tipo de cambio flotante, como querían Lavagna y otros tantos, ahí presionaría sobre la inflación la eventual caída de la demanda de dinero.

    Comment by Ricardo — abril 4, 2008 @ 8:06 pm

  16. Estimado Dr. Avila Su pagina es la mas seria para aprender y conocer las causas y efectos que sufre la economia argentina. Un lujo en estos tiempos para los que tenemos nociones elementales de economía. Algunas matizaciones sobre este tema. Muy certero el analisis macro económico donde se deduce que la inflación actual es una burbuja de corto tiempo. Ud. dice en 9. "El aumento de los precios de los commodities argentinos eleva el nivel de precios en el país". Pregunto ¿por que se eleva el precio de los comodities que no se exportan caso trigo y lacteos? ¿Esta acepción no debería ser solo válida para los comodities que se importan caso petróleo o energía? Ud. dice en 10. "De lo dicho se sigue que el gobierno podría cortar en seco la inflación por medio de una revaluación del peso a 2.50 por dólar y un congelamiento del gasto público" Esta solución no depende de la economía sino de la política. Este pedido, que comparto plenamente, suena a ingenuo dada la mediocridad de la clase politica argentina. La política estatal solo es capaz de cambiar la distribución de la renta y de la riqueza por medio de la inflación que expropia a la clase media destruyendo la productividad. Es un chip que tienen todos los políticos argentinos. Consideran que la política social mas efectiva que los puede atornillar al poder, es la redistribución de la renta mediante el sistema fiscal que supera ampliamente la media mundial respecto a la Renta personal Bruta. En una palabra "mayor gasto público mas poder". Ya Aristóteles es su libro "Etica" lo decía claramente "La gloria y los honores son propiedad mas bien de los que distribuyen que de los que los reciben". Yo agregaría "también de los que producen la renta". Conclusión: las muy buenas soluciones propuestas dependen de decisiones políticas que en la coyuntura actual estimo utópicas.

    Martín: 1) Una posible causa del aumento del precio del trigo y los lácteos pese a la imposibilidad de exportarlos (por una prohibición o por imposibilidad técnica) es el fuerte aumento de la demanda agregada que experimentó la economía argentina hasta el verano. A su vez, una de las causas del aumento de la demanda agregada es la gran suba del precio de los commodities argentinos de exportación, el cual ha producido un efecto riqueza (mirá el gráfico de los términos de intercambio en este post). 2) Cuando afirmo que una revaluación del peso a 2,50 por dólar es una forma eficaz de contener la inflación no soy ingenuo, sino objetivo. No sugiero una revaluación (de hecho, si dependiera de mí no se haría) ni la pronostico.

    Comment by martin — abril 5, 2008 @ 6:16 pm

  17. Usted compraria dolares, euros, autos, lotes o se va al plazo fijo en pesos?

    Antonio: Tengo por norma para el blog no dar consejos financieros gratis.

    Comment by Antonio Capella — abril 7, 2008 @ 1:40 am

  18. Es posible que el gobierno y los grandes grupos del campo esten confabulados y hayan provocado el desabastecimiento para enviar lacteos, aceite, carnes y arroz a Venezuela a cambio de asegurarse energia para el invierno en Argentina y algunas valijas de favores? No seran demasiados vivos estos hipocritas. Creo que el grupo Clarin tambien se presto a esto.

    Antonio: No le daría crédito a esa hipóstesis. Es demasiado rebuscada.

    Comment by Antonio Capella — abril 7, 2008 @ 2:02 am

  19. Dr Avila: Como ya le comente no soy economista, por favor, corrija si cometo algún error en el razonamiento. 1) No logro entender como es posible que la deuda siga siendo la misma de la década del 90, a pesar del megacange, del pago adelantado al Fmi, etc, con superávit fiscal. A pesar del aumento en la recaudación no seria conforme a razón ahorrar o desendeudarse? Será pues, que el superávit no es tal y que la inflación podría ser real, por emisión monetaria. 2) Teniendo en cuenta que el aumento del gasto ocasionado por las paritarias es escalonado, por tanto menor al 19.5 % y las expectativas inflacionarias de la población 32,8%, se debiera empezar a notar una contracción de la demanda. Habida cuenta de esto, podría mermar el consumo con escasa oferta de productos y falta de inversión por la incertidumbre, llegando a una recesión? Ahora bien, si las políticas monetarias y fiscales para dinamizar una economía recesiva empeoran el componente inflacionario y las políticas monetarias restrictivas que se utilizan para combatir la inflación tienden a profundizar y ampliar su componente recesivo. Existen a su criterio riesgos de una estanflacion?

    Pablo: 1) Creo que la deuda se ha mantenido en más o menos el mismo nivel porque el recorte que aplicó Kirchner cuando la reestructuró fue aproximadamente igual a las emisiones de bonos para los depositantes afectados por el corralón. 2) La tasa de crecimiento del PBI muy probablemente baje este año. Pero no por un menor consumo sino por una estabilización (quizá caída) del precio de las materias primas y por el muy elevado riesgo-argentino. 3) Si el gobierno no volviera a devaluar el peso (hoy cotiza en 3,18 por dólar), la reducción de la tasa de crecimiento vendría acompañada por una reducción de la tasa de inflación. Esto no se llama estanflación. Pero si el gobierno devaluara el peso, podríamos, en efecto, experimentar una estanflación.

    Comment by Pablo — abril 17, 2008 @ 9:10 am

  20. Estimado Jorge: Somos alumnos de la carrera de Licencitura en Administración de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Bs. As. Estamos realizando un análisis de las perspectivas económicas de la Argentina para poder utilizarlas como input de un Plan de Negocios. Fue así que llegamos a tu informe en esta web. El sector sobre el cual debemos trabajar es el de los medios de comunicación, y nos gustaría saber si nos podés dar una idea de como relacionar el impacto de esta situación q describis en nuestro sector de análisis. Desde ya muchas gracias.

    Wenceslao: Me falta información para darte una idea útil. Lo lamento.

    Comment by Wenceslao Vulcano Fernández — mayo 6, 2008 @ 7:58 pm

  21. Estimado Profesor, Creo que la inflación se está convirtiendo una vez más en un problema serio para nuestro país. Quizás no sólo en un problema serio, sino en el principal problema a resolver. ¿Sigue creyendo Ud. que no debiéramos preocuparnos por la inflación actual?

    Adrián: Mientras el peso no se devalúe, la inflación no es un peligro que pueda desbordarse. Basta con frenar el gasto público y revaluar un poco el peso para contenerla y revertirla. Será un gran problema el día que haya que devaluar en razón de un déficit fiscal, un default o una corrida bancaria. Pero entonces el verdadero problema no será la inflación sino el déficit, el default o la corrida.

    Comment by Adrián — septiembre 16, 2008 @ 2:48 am

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol