La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

marzo 20, 2008

Postales contrapuestas

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 5:44 pm

En su edición del pasado domingo 16, La Nación publicó dos notas que pintan dramáticamente el contraste que ha vivido y confundido a Argentina en los últimos años. Por un lado, Miguel A. Broda y Elisabet Bacigalupo informan en su nota el altísmo nivel que exhiben los términos de intercambio en la actualidad y señalan que la política de sistemática discriminación del campo (vía prohibiciones y retenciones a la exportación y precios máximos sobre ventas internas) implica un claro desperdicio de una extraordinaria oportunidad. Por el otro, Martín Kanenguiser, periodista del diario, informa en su nota sobre la evolución de la inversión externa directa (IED) en Argentina y destaca la fuerte contracción que ha experimentado desde 2003 con respecto a la década pasada y a otros países de América latina.

Ambas notas incluyen sendos gráficos. Como La Nación on line publica los textos de las notas pero no los gráficos, me he visto en la necesidad de reproducirlos vía scanner. Las imágenes no son buenas pero revisten gran interés. Conviene tener este par de gráficos a la mano para mirarlos de vez en cuando e imaginar escenarios alternativos al actual. El primero ilustra la evolución de los términos de intercambio (TDI) argentinos desde nada menos que el año 1800; se trata de información estadística preciosa en caso de estar bien calculada. La variable TDI es el cociente entre el precio de la canasta de productos que el país exporta y el precio de la canasta de productos que importa; una suba de los TDI implica una ganancia "de arriba" para el país. El gráfico de Broda y Bacigalupo nos dice dos cosas importantes: a) a principios de marzo de 2008, los TDI registraron un nivel incluso mayor que los niveles récord de 1908-1910 y 1946-1949; b) a lo largo de más de 200 años, la volatilidad de los TDI ha sido muy grande: un año pueden estár muy arriba y el siguiente, muy abajo. Como se leerá en la nota, Broda y Bacigalupo creen que desde inicios de la presente década opera un cambio estructural alcista en virtud de la incorporación plena de China e India a la economía mundial. Muchos economistas profesionales creen lo mismo. Algunos discrepan. Sin embargo, más allá de los cambios estructurales, los mercados son cíclicos. O sea, un giro de la situación monetaria y financiera mundial podría mandar la soja a u$s 300 por tonelada. ¿Qué ocurriría entonces con el superávit fiscal, la tasa de crecimiento económico y la inflación? Las dos primeras variables caerían bruscamente y, si no se devaluara el peso, la tercera también caería con brusquedad y el inefable Guillermo Moreno se quedaría sin ocupación.

tots.jpg

El segundo gráfico muestra la evolución de la IED. Esta clase de inversión es parte de la inversión interna fija que computan la cuentas nacionales. Pero es una parte especialmente importante, pues viene con tecnología y management extranjero. De alguna manera, mide el avance tecnológico y la confianza que despierta el país en el mundo. Este gráfico nos muestra el lado oscuro del planeta Kirchner. La performance de la IED desde 2003 es catastrófica, se diga lo que se dijere. Con u$s 5600 millones por año en el período 1993-1997, Argentina recibía más de la mitad de lo que recibía Brasil, y con 9200 millones por año en el período 1998-2002, recibía la mitad de lo que recibía el vecino país. Desde 2003, con u$s 4800-5500 millones por año, Argentina recibe entre un 1/4 y un 1/7 de lo que recibe Brasil y bastante menos de lo que recibe Chile (casi 1/3 en 2007). Colombia también nos ha superado en este período, a pesar de la guerrilla, y Perú se nos acerca raudamente. ¿Por qué fracasa tan miserablemente el modelo productivo? Porque la inversión en servicios públicos como gas, agua, electricidad, telecomunicaciones, puertos y caminos, depende vitalmente de las tarifas, que están mayormente congeladas desde antes de la gran devaluación, y de la seguridad jurídica de las concesiones, que se mueve al compás del humor de la dupla Kirchner-De Vido.

iedirecta.jpg

11 Comments »

  1. Ayer lo escuché a Lousteau en "A dos voces" comentando acerca de de la solidez macroeconómica, y la sofisticación de herramientas de política económica con que cuenta el Estado para hacer frente a cualquier crisis externa. En especial criticó la década de los noventa por la imposibilidad de hacer política monetaria. No voy a hablar del pasado, pero por lo que veo, la sofisticación del gobierno se reduce inyectar liquidez y luego hacer crecer el déficit cuasifiscal. Por otro lado, el superavit fiscal descansa sobre las retenciones, así que Dios no permita que los chinos dejen de comer soja. Ah, y si el precio de los commodities cayera bruscamente, ¿de dónde saldrán los fondos para subsidiar al agro? Pregunto porque si el Estado decidió ser socio del campo debería participar tanto en las pérdidas como en las ganancias, ¿cierto? Felices pascuas.

    Patricio: Una observación a Lousteau no más. En los ’90 no había política monetaria porque había tipo de cambio fijo en virtud de la convertibilidad. En los 2000, el tipo de cambio sigue siendo fijo (un poco arriba de $3 por dólar) en virtud de una convertibilidad informal a la que me he referido innumerables veces; luego, tampoco hay política monetaria. Lousteau no sabe de qué habla. No le haga caso.

    Comment por Patricio Lagger — marzo 20, 2008 @ 9:25 pm

  2. Hola Profesor, en el segundo link a La Nación online uno de los lectores comento lo siguiente: "Hoy leí que si se hubiese dejado flotar al dólar igual que al real, valdría 1.37 y los chacareros argentinos estarían peor que los brasileros porque ganarían menos que lo que ganan ahora incluidas las retenciones.-Sí, ganarían el 13 por ciento menos de lo que ganan ahora en medio de las quejas de todos. Que paró el campo? ¿Dónde?, si todos los peones fueron a trabajar. Y la mayoría está en negro. Si no hubiera sostén al dólar el gobierno no tendría el superávit fiscal mensual, ni 50 MM de reserva y las oposiciones hubieran ganado las elecciones y hubiese vuelto la alianza que ahora se llama concordancia, porque todos concuerdan en que Cristina no sabe gobernar, mientras tanto se viene el tren bala y el bicentenario.- Cordialmente, Aníbalhector.-" La pregunta es: ¿es cierto lo que dice este lector sobre la ganancia del campo y la libre flotación del peso? Pregunto porque hasta ahora pienso que lo mejor seria dejar que el peso se revalúe lentamente de forma que no haya que usar la esterilización. Todavía estoy tratando de comprender bien ese tema. Gracias.

    Andrés: Tipo de cambio fijo no es sinónimo de esterilización. Hay esterilización porque el BCRA quiere acumular reservas intern’les. más allá de lo que le permite el superávit fiscal y el aumento de la demanda de dinero. Te aconsejo que estudies el enfoque monetario del balance pagos. Sin dominarlo no vas a llegar lejos. Más allá de que el campo descorche champagne con cada devaluación, desde el punto de vista social lo apropiado (para el campo y el país) es el libre comercio (ni retenciones ni protección para la industria). En el largo plazo, el régimen cambiario no es relevante. Si lo fuera, estaríamos condenados a una eterna y creciente inflación.

    Comment por Andres G. — marzo 20, 2008 @ 9:47 pm

  3. Una cosa que me surge del gráfico: ¿Que marca de whisky tomaba Prebisch en los tiempos en que elaboraba su teoría?, se ve una gran volatilidad promediando una ligera linea ascendente asi que no me explico de donde sacó el deterioro de los términos de intercambio. Otra cosa: ¿A Broda tambien le gusta el scotch? Porque del gráfico creo que todavía no se refleja ninguna tendencia, salvo un brutal ascenso como muchos que terminaron despues en brutales descensos.

    Comment por Miguel Orell — marzo 21, 2008 @ 8:17 pm

  4. Dr. Ávila: desde que el Kirchnerismo subió al poder, se han visto algunas cosas. Primero, se han recostado sobre las retenciones a las exportaciones de soja, como si esa fuera la panacea para tener superavit fiscal y así contar con recursos para disciplinar a gobernadores e intendentes. Segundo, no tienen “gestión”, el único que decide es Kirchner y por lo tanto ningún ministro toma decisiones sobre nada importante, por lo que no han resuelto, ni hay planes para resolver ninguno de los graves problemas que tiene la Argentina (seguridad, crisis energética, desabastecimiento, falta de inversiones, educación, etc). Tercero, cuando los problemas se agravan toman medidas “parche” de carácter demagógico con efectos de corto plazo, como ante la subida de los precios de la carne en el 2005 no tuvieron mejor idea que prohibir su exportación, que luego de pasado el efecto inicial, agravan el problema, como ahora que falta carne e inevitablemente van a subir los precios de la misma y con el agravante de la perdida de mercados internacionales, que han sabido aprovechar los brasileros y los uruguayos. Cuarto, pese a que hay “inflación” (20 % anual y subiendo) no dejan subir los precios de las tarifas de servicios públicos, y por lo tanto se dedican a “subsidiar” estas actividades, dandole apenas lo necesario para no asfixiarlas, con lo cual olvidese de que las empresas hagan inversiones en infraestructura. Quinto, como el modelo es inflacionario de por si, no tienen forma de combatir la inflación, a menos que cambien el modelo, lo que implicaría hacer reformas estructurales del Estado, algo que ni por asomo van a hacer. Mi opinión, es que de a poco, esta gente está armando una bomba de tiempo, que en algún momento no muy lejano, va a estallar.

    Hernán: Salvo una discrepancia con respecto a la 5ª observación, comparto ampliamente su comentario.

    Comment por Hernán — marzo 23, 2008 @ 9:34 am

  5. Dr. Ávila: le agradecería que comentara en que discrepamos.

    Hernán: La inflación argentina no se debe a un exceso de expansión monetaria, como en tiempos de los militares y de Alfonsín. Desde marzo de 2003, rige un sistema de tipo de cambio fijo (o convertibilidad informal de 3 por 1). En este contexto, la inflación se explica de otra manera. O es por devaluación del peso, que no hay. O es por una recuperación del precio de los servicios medidos en dólares, que es la gran fuente de la inflación desde mediados de 2002, aunque se está agotando. O es por el aumento del gasto público; algo de esto hay. O es por el aumento de los precios internacionales; mucho de esto hay desde 2006.

    Comment por Hernán — marzo 25, 2008 @ 8:45 am

  6. Dr. Ávila: gracias por su comentario.

    Comment por Hernán — marzo 25, 2008 @ 6:53 pm

  7. Profesor, me juego a discrepar con usted aunque seguro voy a quedar como un zapato. Este es mi punto: La suba en los precios de los commodities es en gran parte debido a un dólar bajo. El gobierno pone un tipo de cambio fijo con el dólar y eso genera un peso bajo (devaluación) e inflación por ende. O sea que el modelo del gobierno es inflacionario tal como dijo Hernán porque el tipo de cambio esta fijado al dólar no al euro o al oro. Si el peso se dejara flotar no habría tanta inflación. Por favor corríjame si me equivoco porque estoy aprendiendo. También le quería preguntar que piensa sobre este libro que compre llamado “Macroeconomía Argentina” que fue escrito por los autores del blog “La Ciencia Maldita.” Saludos cordiales.

    Andrés: Por cierto, si el gobierno hubiera revaluado el peso, digamos a 2.50 por dólar, o si lo hubiera dejado flotar y las fuerzas del mercado lo hubieran puesto en un nivel como aquél, la presión inflacionaria que genera la suba de precios de los commodities se vería neutralizada en buena medida. Dos observaciones: a) la revaluación como la flotación del peso constituyen un cambio de régimen; crean incertidumbre. En ambos casos, caería el respaldo en dólares de la oferta monetaria y aumentaría el riesgo devaluatorio. b) Más importante todavía es entender que el precio de los commodities aumenta de una vez y para siempre; que no forma parte de un proceso inflacionario mundial. Creo que la mejor política consiste en tolerarlo, como toleramos la inflación residual que se originó en la gradual reducción del tipo real de cambio desde la devaluación de 2002. Con respecto al libro, no he podido verlo.

    Comment por Andres G — marzo 25, 2008 @ 11:04 pm

  8. estimado jorge. como hacen en otros paises. estados unidos, francia, alemania. para que no tengan inflacion con la suba de los alimentos y el petroleo. gracias

    Ricardo: En EEUU la inflación se ha disparado a casi 5% últimamente pese a una política monetaria contractiva en los últimos años. Cabe agregar que los alimentos pesan bastante menos en la canasta que se usa para medir la inflación de este país. En Europa valen, más o menos, las mismas razones, más el hecho de que el aumento de precios de los commodities expresado en euros ha sido mucho menor. Aunque no tengo una buena respuesta; no sigo de cerca el tema.

    Comment por ricardo — marzo 26, 2008 @ 12:51 pm

  9. Que seria mas beneficioso, un peg al dolar como tenemos ahora o un peg al euro? (mi sueño es un peg al oro pero…). Saludos.

    Andrés: Lo más beneficioso es sustituir físicamente el peso por el dólar o el euro, cualquiera de ellas. Lo más importante para un devaluador serial como Argentina es eliminar para siempre la posibilidad de una devaluación. Una vez hecho esto, podemos evaluar cuál moneda nos convendría más. El euro será menos resistido por nuestra dirigencia, que es notoriamente antinorteamericana. Pero el dólar es nuestra moneda de reserva (también nuestra unidad de cuenta) hace por lo menos 30 años; además, es de lejos la primera moneda de reserva del mundo y el grueso de nuestro comercio de mercaderías y capitales se realiza en dólares. Por otra parte, la adopción del euro y la firma de un TLC con EEUU (que es más trascendente para nosotros y que llegará antes que la firma de uno con la UE) me parece una combinación asimétrica.

    Comment por Andres G — marzo 26, 2008 @ 4:28 pm

  10. A esta altura es poco realista inclusive hablar de un peg al Euro (ni soñar con dolarizar o euroizar). Algo más realista seria proponer lo que usted ya dijo (si mal no recuerdo): dejemos que el peso suba a 3:1. Yo llevaría el caso un poco mas a futuro y dejaría que el peso se revalué 10 centavos por año, 2.9:1 en el 2009, 2.8:1 en el 2010. Y quien sabe, por ahí la Fed sube los rates para ese entonces (2009) y ya no es necesario tener bajar el peso artificialmente. El objetivo seria neutralizar un poco la presión inflacionaria de un dólar que no deja de perder valor. Recordemos que una inflación del 20-30% anual es algo perjudicial para la economía. ¿o me equivoco? Lo que me interesa es saber, en el caso que el gobierno hiciera lo propuesto, ¿que consecuencias le parece a usted habría para los tres sectores de la economía, y, para la economía en general (PBI)?

    Andrés: En el corto plazo, las obvias: Menor rentabilidad de la industria y el campo, lo cual no preocupa demasiado puesto que la tienen alta, en particular, la industria. Mayor rentabilidad de los servicios, medida en dólares, que es lo que los inversores evalúan. Menor respaldo en dólares de la oferta monetaria, que no es algo bueno. Pero, te lo repito: con la unidad de cuenta no hay que jugar. Proponés exactamente eso: toquetear las rentabilidades como si tuvieras el poder de un planificador central omnisciente.

    Comment por Andres G — marzo 27, 2008 @ 2:14 am

  11. Fijar el peso a 3.16:1 no seria ser un planificador central omnisciente? No pretendo ser eso, tan solo pretendo neutralizar un tanto las presiones inflacionarias que importamos del dólar. De que otra forma (sostenible) se podría hacer?

    Andrés: No lo es. En algún nivel hay que fijarlo. Qué mejor que fijarlo en el nivel del mercado spot. El país está experimentado un aumento del nivel de precios, por varias causas, la más importante en estos momentos es el aumento del precio de los commodities. Pero esta causa es transitoria. Ya se parará o revertirá. El país no está experimentando un proceso inflacionario en sentido estricto.

    Comment por Andres G — marzo 27, 2008 @ 3:24 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol