La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

noviembre 8, 2007

Más de lo mismo

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 7:16 pm

Antonio Laje me entrevistó anoche en su programa En Off que transmite América 24. Fue un reportaje (o una conversación) agradable. Me preguntó de entrada si venía más de lo mismo en materia económica. Le respondí lo mismo que vengo diciendo aquí desde un post de septiembre. Que sí, que los lineamientos básicos de la política económica conocida como "el modelo productivo" no cambiarán, pero que habrá retoques a fin de asegurarle la supervivencia. Luego, pasé a precisar las áreas de retoque y, más tarde, hablé sobre la dificultad del ajuste fiscal en comparación con otros de nuestra historia.

Hay cuatro grandes áreas de retoque:

1º El gasto público y el superávit fiscal.

2º Los vencimientos de la deuda pública y el Club de País.

3º El reajuste tarifario y la crisis energética.

4º La inflación y la credibilidad del INDEC.

El superávit primario (antes de pagar los intereses de la deuda) del gobierno nacional ha caído de casi 4% del PBI en 2004 a casi 2% en 2007. Esto significa que el superávit financiero (después de pagar los intereses) quedará reducido este año a un mero 0%. El presidente Kirchner es el primer presidente, desde antes de Perón, que se dio cuenta de que superávit fiscal es igual a poder. Poder frente a los gobernadores, que son sus rivales naturales en la lucha por el poder. Poder frente a los mercados, cuya volatilidad un déficit agudiza y puede tumbar a presidentes (Alfonsín y De la Rúa).

Mi impresión es que Kirchner tratará de reconstituir el superávit durante 2008. Y que el ajuste fiscal será más fácil que en otras ocasiones. Para entender lo que digo bastará una simple comparación. En marzo de 2001, el ministro López Murphy intentó realizar una modesta rebaja del gasto público; fue misión imposible; en parte, por el contexto político del gobierno de la Alianza y, en parte, porque la economía argentina sufría una deflación con recesión. En esta oportunidad, con solo hacer que el gasto público crezca en 2008 un 15% con respecto a 2007, en vez del 50% que creció en 2007 respecto de 2006, el superávit primario saltaría a un 4% del PBI a fines de 2008. Note que no estoy diciendo que el gasto deba bajar. Apenas señalo que si en 2006 fue igual a $100 y en 2007 fue igual a $150, en 2008 debería ser igual a unos $172. El superávit aumentaría, de todos modos, pues la recaudación impositiva seguiría subiendo a una tasa del 30%, más o menos, de la mano del PBI nominal. Esta variable viene aumentando a una tasa de 8% por año, en virtud del crecimiento económico, más un 20-25% por año, en virtud de la inflación que se verifica en los mostradores. En consecuencia, una suba del gasto de 15% y un aumento de la recaudación del 30% obrarían, en conjunto, el milagro de recomponer dramáticamente el superávit fiscal y restaurar el poder político y financiero de los Kirchner.

Con el objeto de minimizar cualquier error de cálculo, el gobierno elevó ayer no más las retenciones sobre las exportaciones de soja y cereales. En un extremo, la soja pagará un impuesto de 35% y en el otro, el maíz, uno de 25%. El aporte al Tesoro rondará los 2.100 millones de dólares (0.7% del PBI). Con esta contribución adicional del campo, el gobierno podría elevar el superávit mientras aumenta el gasto por encima del referido 15%.

A riesgo de caer en otro farragoso default en 2008, algo tendrá que hacer el gobierno con la deuda que mantiene con el Club de París y con los hold outs (deuda con bonistas particulares que sigue en default). Las dos suman 35.000 millones de dólares. Debe el gobierno reestructurarlas y comenzar a servirlas. Es condición necesaria para recuperar el acceso al mercado mundial de crédito voluntario y así poder refinanciar la deuda que sí se reestucturó en 2005.

Si el gobierno no avanzara en el par de puntos anteriores, se perdería la estabilidad y el crecimiento de la producción y el empleo de los últimos años. Aun cuando los precios de las materias primas argentinas sigan altos. Por eso creo que sí avanzará.

Luego viene la cuestión tarifaria, de cuya resolución depende la atenuación de la crisis energética. En este área me queda la impresión, quizá apresurada, de que el gobierno no pretende avances significativos. Que apuntaría, más bien, a autorizar los aumentos estrictamente necesarios para que las empresas no quiebren. Tampoco lo veo apurado por renegociar, con criterio de mercado, los contratos que regulan las actividades de las empresas privatizadas. No deberíamos esperar un boom inversor en rubros tales como electricidad, gas y transporte en los próximos años.

Por último, viene la cuestión inflacionaria. La sociedad argentina se ha vuelto adicta a la inflación. Cree que la inflación es parte inextricable del crecimiento. El gobierno no la quiere pero la necesita para licuar el gasto público. Su principal aliado, la UIA, la tolera porque es consecuencia de la devaluación, que es la fuente de su rentabilidad. El agro, pese a las retenciones, es una suerte de cómplice pasivo de la UIA; no hace lobby para devaluar pero tampoco repudia la devaluación de la moneda. Los sindicatos encuentran en la inflación la justificación de su existencia; las discusiones salariales les devuelven la vida frente a los asalariados (de ahí tanto odio a Menem y a la Convertibilidad). Por todo esto creo que el tema no es prioridad para nadie. Lo mismo que la credibilidad del INDEC; ni al gobierno ni a la dirigencia rural e industrial les importa un rábano.

Cuando salía del set de televisión me encontré con López Murphy, que entraba. Lo vi apesadumbrado por la derrota del 28 de octubre. Creo que no debería estarlo tanto ya que la centro-derecha en conjunto no llegó a 11% del total de los votos. No hay sed de cambio en el país.

26 Comments »

  1. Muy instructivo el post Dr. Ávila, hace poco hice un post en un blog de estudiantes de economía creado por un amigo (www.economistasunlp.blogspot.com) donde me terminé de convencer de que un tipo de cambio bajo no podia ser sostenible a menos que, ademas de contar con los dólares necesarios, se elevara la productividad antes (para poder enfrentar la competencia externa) y se creara un mercada interno amplio (vía politica inmigratorias) que permitiera basar el crecimiento del país mayoritariamente en el consumo y no en la inversión (inversion financiera), debido a la gran volatilidad de la misma. Yo no veo alternativa, y las retenciones las veo como necesarias, creo que todos debemos poner algo para que la Argenina pague sus deudas y después empezar un modelo que no se vea sujeto a tantos condicionamientos u obligaciones de entrada. Si bien es cierto que algunos ponen mas que otros y que la industria se ve terriblemente favorecida. Me pregunto qué opina usted, si realmente concibe como posible la viabilidad de un tipo de cambio bajo que concilie empleo, recaudación, y baja inflación. saludos

    Ale: Veo enteramente posible ese escenario. Fue el escenario de Argentina a principios del siglo pasado; es el de España desde 1985. Es muy lógico. La apertura más la estabilidad atraen inversión externa. Ésta baja el tipo real de cambio y promueve simultáneamente aumentos de productividad. A su vez, la apertura comercial cambia los precios relativos a favor de los productos exportables y estimula el crecimiento hacia afuera. No me parece que el proceso sea tan difícil o que requiera tanta "ingeniería".

    Comment por Ale — noviembre 8, 2007 @ 9:33 pm

  2. Dr. Avila: Este "modelo productivo" como usted llama, solamente favorece a los exportadores. El resto de la población se siente cada vez mas golpeada con la devaluación, su consecuente inflación generalizada y los salarios reales en baja. Mi pregunta es la siguiente: No seria conveniente dejar caer el dolar (a 2,50$ por ejemplo)y reducir gradualmente las retenciones a las exportaciones? Esto traeria, en mi humilde opinion, un descenso de los precios internos, los exportadores seguirian ganando considerablemente (ya que les quitan las retenciones) y de esta manera todos (exportadores y el resto del pueblo) satisfechos? Seguramente al gobierno no le conviene mi "plan" porque se le reduciria considerablamente la recaudacion y no podra seguir sosteniendo esa "liga" de planes sociales, subsidios, etc. Soy un simple aficionado a la economia, y esta es mi apreciacion, pero obviamente que espero su respuesta. Muchas Gracias y lo felicito por su blog.

    Alexis: 1) El "modelo productivo" está pensado y ejecutado a medida de los industriales, y no de los exportadores, es decir, el campo. 2) Un dólar de $2.50 frenaría por cierto la inflación, pero reduciría en buena medida el respaldo en dólares de la oferta monetaria. 3) La eliminación de las retenciones elevaría el precio interno de los alimentos y borraría de un plumazo el superávit fiscal. 4) Entre la pérdida del respaldo de la oferta monetaria y la reducción del superávit, el país ingresaría en una zona de turbulencia macroeconómica. 5) Estoy de acuerdo con tus objetivos, si bien me parece que hay que plantearlos de otra manera.

    Comment por Alexis — noviembre 9, 2007 @ 1:06 am

  3. Lo más patético e incomprensible de toda esta historia es que la sra. K no ganó solo con los votos del conurbano bonaerense, la patagonia y el norte. Debe sumársele además el voto de los farmers criollos, tomo como referencia los resultados de las ciudades mas representativas de la pampa húmeda: en Pergamino obtuvo el 44% de votos, Junín 44%, Chivilcoy 54,5%, Venado Tuerto 38%, Rafaela 37%, Olavarría 46% y San Nicolás (aunque no pertenece a la pampa húmeda pero gran parte de su economía sí) el 56%.

    Comment por Germán — noviembre 9, 2007 @ 3:04 am

  4. y la mayor población? lo que dice usted es repetir gran parte del modelo de los noventa, con el cual no estoy en contra pero vimos que no fue sostenible. Por eso propongo complementarlo con mayor mecado interno, para no depender tanto de la inversión y sí del consumo (menos volatil). China para abrir su economía tardó décadas, tengo entendido que el unico ejemplo exitoso de apertura y crecimiento sostenido fue Korea, no será que tiene razón Danai Rodrick diciendo elevemos la productividad y después recien nos abramos?, aunque resulta dificil con el altos precio de la maquinaria importada. saludos!

    Ale: 1) No creo que Rodrik diga eso. Es el cuento proteccionista de nunca acabar. La apertura se hace justamente para impulsar un salto de productividad, por una mejor asignación de los recursos. 2) Tratá de preguntarte por qué razón específica no fue sostenible la convertibilidad. Salí del cliché. Pensalo.

    Comment por Ale — noviembre 9, 2007 @ 5:28 pm

  5. La caída de la convertibilidad fue producto de un combo. 1) Contexto internacional desfavorable. Post crisis rusa y brasilera. Bajos precios internacionales de los commodities, granos y petróleo, principal herramienta recaudatoria del estado. Recuerdo el precio de la soja a U$A 115. No ingresaban las divisas suficientes para cubrir el déficit fiscal y el crédito ya estaba cerrado. 2) Tampoco se logró encontrar alternativas, industrializar mas el país para no depender tanto de las materias primas como fuente de ingreso. Al contrario, por ineficacia cultural de gran parte del sector empresario la actividad industrial venía en picada con el peso fuerte. 3) Crisis política en el gobierno de la Alianza, no tuvo consenso el plan de ajuste de López Murphy para lograr un recorte del gasto público. Gesto que hubiera significado una inyección de confianza a los mercados internacionales. 4) Piloto automático. Hacía tiempo que no se seguían realizando cambios. Por ejemplo, una reforma laboral acorde con las circunstancias, el sindicalismo logró atenuar a la mínima expresión la presentada por el ex ministro Flamarique. 5) Mayor apertura comercial. 6) Muchas mas……

    Germán: Gracias por tu detallado comentario. Estoy de acuerdo con la causa 3: la incompetencia del gobierno de la Alianza. Ese gobierno era capaz de fundir un kiosko. Creo que te falta considerar la incompetencia técnica del ex-ministro Cavallo, quien socavó desde el principio la independencia del Banco Central y la estabilidad de la convertibilidad. (Encontrarás mi punto de vista al respecto en este post.) Sobre la causa 1, tenés razón, un buen contexto internacional habría ayudado, pero dudo de la capacidad del gobierno de la Alianza para aprovecharlo.

    Comment por Germán — noviembre 9, 2007 @ 6:47 pm

  6. Hola Sr. Avila: Estoy de acuerdo en que no hay sed de cambio. Parece imposible que no querramos un pais un poco mas digno en cuanto a sus instituciones. Cuando empezo este plan del "dolar competitivo" pense que si se lograba superavit fiscal, de esta manera, estariamos por un tiempo sufriendo el impuesto inflacionario. Como van las cosas desafortunadamente no me equivoque. Es de esperar que con el paso del tiempo cuando se pierda la "competividad" de nuestros complices industriales vuelvan a pedir una devaluacion. Gracias

    Luis: No le quepa la menor duda. Volverán a pedir una devaluación en nombre del desarrollo industrial, que para ellos es sinónimo de desarrollo nacional, y para muchos como nosotros es sinónimo de enriquecimiento de una partecita de la sociedad argentina a costa del empobrecimiento del resto.

    Comment por luis — noviembre 9, 2007 @ 7:29 pm

  7. Dr. Ávila: Le agradezco su respuesta. De acuerdo con lo que interpreté de ella, el gobierno ha creado un "círculo vicioso" en materia económica del cual será muy difícil salir. Ya que, a mi entender, al modificar una variable (ej: tipo de cambio), esto automáticamente desequilibraría las restantes (superavit, reservas y demás). Entonces…de qué manera podrían implementarse los objetivos mencionados en mi anterior post? Es posible hacerlo en este escenario actual o en un mediano plazo?. Muchas Gracias por su atención.

    Alexis: Con dólar fijo, apertura comercial (TLCs con EEUU y la UE) y superávit fiscal. Lo primero eliminará la inflación. Lo segundo cambiará los precios relativos a favor de los productos exportables, con carácter permanente, y estimulará un aumento de la inversión extranjera y de las exportaciones (como sucedió en España, Chile y México). Lo tercero posibilitará el mantenimiento del dólar fijo y evitará retenciones y recargos arancelarios con fines recaudatorios, pudiendo así permaner abierta la economía.

    Comment por Alexis — noviembre 9, 2007 @ 8:45 pm

  8. No creo que la UIA toleraría la inflación si no contara con que el gobierno va a seguir devaluando a medida que suben los precios y los salarios. La inflacion neutraliza los efectos favorables de la devaluación para el sector transable. Me pregunto si sabrán que si se sigue devaluando para mantener un TRC alto la inflación no se acaba más. Alexis: No creo que los salarios reales, en agregado, estén bajando, todo lo contrario. Esta inflación es un ajuste de precios relativos en favor del sector no transable, que utiliza más trabajo y por eso ahora los salarios reales están subiendo. Saludos

    Comment por Gustavo — noviembre 9, 2007 @ 10:44 pm

  9. Estimado Jorge: Muy instructivo su post. Coincido con todos sus conceptos, particularmente el fuerte perfil fiscalista de Néstor. En cuanto al comentario de Germán, no creo que haya sido la "patria chacarera" la que votó a Cristina, sino principalmente aquéllos que sin ser productores agrícolas se vieron beneficiados por la expansión de la economía: el mecánico, el gomero, el pequeño comerciante, el constructor, el albañil, etc. de esas ciudades de la pampa húmeda. En cuanto a su primera respuesta a Ale ¿podría explicarme por qué la apertura comercial fuerza los precios de los servicios a la baja? Saludos

    Claude: 1) Según mis averiguaciones, los productores de soja y cereales de la provincia de Buenos Aires votaron por Cristina porque están ganando mucha plata. Se quejan de las retenciones, de las prohibiciones de exportar, de la intervención en el mercado de Liniers, de la falta de gas-oil, pero a la hora de votar, el balance les dio favorable al gobierno. La de los chacareros es una queja sin convicción. El gobierno lo sabe. 2) Imagine este escenario: se eliminan todas las restricciones a la importación. De entrada, se producirá un boom importador y un gran déficit de la balanza comercial. Pero como el país no tendría el ingreso de capitales suficiente para financiarlo, algo debería pasar: aumentará el precio relativo de los productos exportables (o disminuirá el de los importables). Este cambio de precios relativos se concretará por dos vías: a) la misma reducción de la protección arancelaria y no arancelaria bajará el precio de los productos industriales y elevará a su vez el precio relativo de los productos agroindustriales (son la inversa); b) el precio de los servicios reforzará este cambio de precios. El precio de los servicios disminuirá, y así aumentará el atractivo del sector exportable, el que absorberá capital, trabajo y capacidad empresarial de los sectores industrial y de servicios. Le agradecería que me responda si he sido claro.

    Comment por Claude Thibaud — noviembre 10, 2007 @ 2:26 am

  10. Estimado Jorge: Quería consultarle opinión sobre qué rol juegan las nuevas retenciones en el escenario fiscal.

    Adrián: Según las estimaciones que leí, aportan nada menos que u$s 2.100 millones ($6.600 millones de pesos). Le permiten al gobierno llevar de un plumazo el superávit fiscal primario de la Nación de 2.2% del PBI a casi 3%. Con cierta reducción de la tasa de aumento del gasto, el gobierno podría elevar el superávit a 4% durante el año entrante. Además de esto, evitará que el aumento de precios de las materias primas de exportación eleve la tasa de inflación interna. Como dijo hace un tiempo Alberto Fernández con cara de inteligente: ¡las retenciones son el instrumento óptimo!

    Comment por Adrian Ravier — noviembre 10, 2007 @ 2:29 pm

  11. Jorge. Como hará el gobierno para salir de los precios maximos o controlados y las retenciones? No se ha embarcado en algo alocado; no creo que estas medidas le sirvan al gobierno en el largo plazo.

    Pablo: He desarrollado la fórmula en varias oportunidades. El gobierno tiene valiosos grados de libertad para salir del embrollo sin provocar un rodrigazo. 1º Debe reducir la tasa de expansión del gasto público; 2º Debe dejarse de jugar con el dólar y fijarlo, en lo posible en $3, y punto; 3º Debe reajustar las tarifas gradualmente y renegociar los contratos, 4º Debe salir del default con el Club de París y los hold-outs. Con dólar fijo y un buen superávit fiscal no debería temer una espiralización de la inflación. Sobre todo, en este contexto internacional inmejorable. Necesitan un poco de pericia y decisión, no más.

    Comment por pablo kaunitz — noviembre 12, 2007 @ 12:08 am

  12. Jorge, La pregunta del millon es "como termina este desmadre?" Yo no creo en un escenario de estallido como hacen otros economistas. Creo que se profundizara la "paraguayizacion" es decir la institucionalizacion del caos como modelo politico y economico. Lento pero seguro llego la inflacion para quedarse, el capital acumulado en los 90s (los "malditos 90s") se seguira gastando sin reponer, el gasto y los megaimpuestos seguiran subiendo y que siga la fiesta. El tema es que no hay K que dure cien años ni pais que lo resista. En algun momento, el "modelo" se quiebra.

    Isidoro: Comparto tu punto de vista. Creo que habrá estabilidad macroeconómica (si los Kirchner no se vuelven locos o cometen grandes errores) con declinación institucional y creciente insignificancia internacional en materia económica y política.

    Comment por Isidoro Guida — noviembre 12, 2007 @ 8:42 am

  13. Muy bueno. Comparto plenamente la explicación de la "cuestión inflacionaria". Sdos.

    Comment por Gabriel — noviembre 12, 2007 @ 10:00 am

  14. Jorge: Me parece que usted esta editando varios posts o no los publica. Le digo porque hice un comentario el viernes en este tema y no lo veo. No le habra gustado? igual no era nada en contra suyo..

    Inspector: Como buen argentino, está Ud. lleno de suspicacia. No recibí ningún comentario de ningún inspector.

    Comment por el inspector — noviembre 12, 2007 @ 3:05 pm

  15. Me detallaría cual es el sector exportable de la argentina? Porque si es el agropecuario, no veo como esté va a absorber la mano de obra que dejaría la industria en ese contexto que ustedes plantea.

    Ale: Esta pregunta, como la mayoría de las que me están haciendo, ya fue respondida más de una vez en posts anteriores. Te invito a revisar el índice y leer con paciencia los post referidos al tipo real de cambio o a la apertura comercial. Vaya la aclaración del tema una vez más. Primero y principal: un país no sabe, no hay manera de que pueda saber, cuáles son sus sectores exportables antes de abrir su economía. Mientras más la abra, más sorpresas se llevará. Segundo, en una economía como la argentina, que es una de las más cerradas del mundo, uno tiende a creer que hay muy pocos sectores exportables o que pueden exportar y competir en el mundo. Entre ellos figura el campo, la agroindustria, la maquinaria agrícola, la mecánica ligera, los hidrocarburos, la pesca y los caños sin costura de Techint. Pero seguramente hay muchos más que exportarían en un contexto de libre comercio, es decir, sin restricciones arancelarias y para-arancelarias que encarecen las importaciones y reducen el tipo real de cambio (como señalé en un una respuesta a un comentario de ayer). Finalmente, note que la agricultura absorbía el 98% de la mano de obra de los países avanzados a fines del siglo XVIII, y que hoy absorbe un 2%. ¿Hubo miseria y revoluciones en aquellos países? No. Hubo transición y enriquecimiento. Las aperturas han  bajado el desempleo en países como Chile, España e incluso México, en los últimos 20 años.

    Comment por Ale — noviembre 12, 2007 @ 4:54 pm

  16. Jorge: Hay algo que no entiendo. Soy lego en economía, pero sí sé que soy liberal en el más amplio de los sentidos. En varios comentarios ha sugerido la implementación de un "dólar fijo". Pregunto –y disculpe mi ignorancia–: ¿el precio del dólar no debería darse del libre juego de la demanda y de la oferta? ¿O perdí algo en la concepción de liberalismo económico que creo que Ud., como yo, profesa? Gracias por su segura respuesta.

    César: Sí, ha perdido algo, pero no se culpe porque se trata de un aspecto que sólo reconocen los economistas monetarios. El régimen de tipo de cambio flotante es tan libre como el régimen de tipo de cambio fijo. En el 1º, el mercado determina el tipo de cambio pero el banco central regula la cantidad de dinero. En el 2º, el banco central fija el tipo de cambio pero el mercado regula por completo la cantidad de dinero. ¿Puede ser dirigista un régimen en el que el banco central no controla la oferta monetaria?

    Comment por César — noviembre 12, 2007 @ 9:16 pm

  17. Jorge, de acuerdo con mi punto de vista, yo veo que en lo económico no habrá grandes cambios. Para mí seguirá este "modelo" que beneficia a unos pocos y empobrece a la mayoría. Eso sí: me pregunto que pasará cuando empiece el ajuste mediante aumento de las tarifas o un eventual reacomodamiento de precios. No creo que se de un estallido, pero… Y creo que en cuanto comiencen a bajar los precios de las commodities agrícolas, puede que haya problemas, pero ni yo ni nadie podrá adivinar cuando bajarán. Una pregunta: cuando estaba Alfonsín de presidente, ¿No ocurría casi lo mismo en lo económico, comparado con la situación actual (buen contexto internacional, relativa inflación aunque no tan baja), si bien en el gobierno alfonsinista se usó la emisión monetaria para financiar el gasto público (aunque no creo que haya habido superávit fiscal en tiempos de Alfonsín)? Creo que la cosa empezó a cambiar para mal, entre otros motivos (uno fue la hiperinflación) cuando bajaron los precios de los productos agrícolas. Otro punto a tener en cuenta es que para mí no hemos aprendido nada de la crisis de 2001. Creo que seguimos insistiendo con políticas equivocadas sin ver lo que hacen países como Chile, Irlanda y España, por ejemplo. Para mí no vendría mal que alguna vez nos estrellemos contra la pared (pero no al estilo de la crisis de 2001).

    Andrés: Mi serie de precios de commodities argentinas no llega a la época de Alfonsín. No puedo responderle. La situación fiscal no era ni remotamente comparable a la actual, que es una maravilla en términos relativos.

    Comment por Andrés — noviembre 13, 2007 @ 12:10 am

  18. Jorge: Usted, por lo que he leído en su blog, es un gran defensor o partidario de la privatización de empresas. Coincido en el hecho de que el estado argentino ha demostrado ser deficiente para administrar aquellos organismos y por lo tanto es conveniente venderlos. Pero nuestras empresas ¿No estuvieron "mal privatizadas" o fueron "regaladas"? Después de ser traspasadas a manos privadas, algunas mejoraron sobre todo la parte de comunicaciones (telefonia y demás), pero los ferrocariles dejan mucho que desear (y el estado los sigue subsidiando). Nos quedamos sin Ypf, dejando en manos de extranjeros una área muy estratégica como es el petróleo, y vemos a nuestros vecinos brasileños, que Petrobras (mas allá del último hallazgo de ese pozo gigante de petróleo) funciona muy bien. Entonces … ¿El problema somos los argentinos que no sabemos administrar bien las cosas? muchas gracias

    Alexis: Hubo privatizaciones buenas (hidrocarburos, telefonía, puertos, electricidad) y las hubo regulares o malas (trenes, aeropuertos, viales, correos). La diferencia entre las 1ras. y las 2das. radica en la calidad del proceso de privatización. El nivel de las tarifas que se fijó, la autonomía y duración prevista de los contratos, las regulaciones que facilitan o traban la actividad, etc. Estas variables determinan la rentabilidad esperada de la privatización y el incentivo a invertir. Este es el quid de la cuestión. No es el carácter de los argentinos.

    Comment por Alexis — noviembre 14, 2007 @ 1:06 pm

  19. Jorge, no tiene que ver con el post en si, pero el forista 16 hizo la pregunta que yo siempre mismo me hago. No fue acaso la Convertibilidad una medida anti-liberal? Usted dice que no, porque el tipo de cambio flotante es tan libre como el tipo de cambio fijo. Que de una manera u otra, el Banco central interviene. Cosa que es verdad, ahora, es lo mismo intervenir en el valor de una moneda que intervenir en la oferta monetaria? En todo caso, ambas medidas serian antiliberales. Ademas y mas importante, en nuestro caso, la convertibilidad era una ley que establecia un valor fijo, por lo cual habia que si o si respetar ese valor sin ningun tipo de flexibilidad, mientras que los paises del 1er. mundo controlan la oferta monetaria en funcion de distintas variables y de las circunstancias temporales del mercado. Se critica como una medida estatista, populista, etc., que el estado intervenga en el control de precios de diferentes productos, sin embargo, porque esta critica no seria aplicable cuando el estado interviene en el valor de la moneda, que afecta a TODA la economia? De hecho, me parece un fabuloso argumento contra el estatismo, que la convertibilidad no haya funcionado, porque demostraria los nefastos defectos que pueden suceder cuando el Estado se mete en la economia.

    Esteban: A) Me gustaría darte una respuesta acabada pero me llevaría mucho tiempo y terminaría repitiéndome. No sé en qué comentario a qué post, pero he respondido la pregunta muchas veces ya. B) Toda economía exige, para funcionar ordenadamente y crecer, un nivel de precios estable. Esta es la función de la política monetaria, de la cual la política cambiaria es el reverso de la medalla. Para cumplir tal objetivo, o el banco central fija la tasa de crecimiento de la oferta monetaria o bien fija el tipo de cambio. Para un país grande, quizá lo único posible sea lo primero: ¿Con respecto a qué moneda o metal podría fijar EEUU el tipo de cambio del dólar sin correr el riesgo de provocar una deflación mundial? Para un país chico, como receta general, lo mejor sería fijar el tipo de cambio de su moneda en términos de una moneda de reserva (dólar o euro). Para Argentina, dada su historia de extrema volatilidad, lo mejor, diría incluso que la única manera de asegurarle estabilidad de largo plazo, es fijar su tipo de cambio. Por esta razón, la convertibilidad devino en un must luego de la hiperinflación (en rigor, la primera es una consecuencia de la segunda); tan es así, que en 2002 Lavagna, quien predicaba las virtudes de la "libre flotación", adoptó cantando bajito la presente convertibilidad informal de 3 x 1. C) Por último, la convertibilidad no fracasó por una inconsistencia del sistema, sino por otras causas (vencimientos de la deuda, incompetencia política, lobby de la industria a favor de la devaluación). No se entusiasme. El fracaso de la convertibilidad no fue un fracaso del estatismo. El estatismo ha fracasado una y otra vez por otras y variadísimas causas.

    Comment por Esteban — noviembre 16, 2007 @ 11:54 pm

  20. Doctor: el tipo de cambio fijo con déficit fiscal no fue una inconsistencia en el modelo? Me refiero que, ante la imposibilidad de monetizar el déficit, las únicas maneras de cubrirlo eran mediante la pérdida de reservas internacionales, o tomando préstamos. saludos

    Bruno: La convertibilidad, como modelo monetario, es consistente en este sentido. La política fiscal que acompañó al peso convertible no fue necesariamente inconsistente, pues no se perdieron reservas por una emisión excesiva de dinero. En todo caso, podría argumentarse que el bajo superávit (fiscal) primario obligó al endeudamiento para cubrir los intereses de la deuda pública, y que esto hizo vulnerable la posición financiera del país y también influyó en la determinación de un tipo real de cambio más abajo del que pudo haber sido.

    Comment por Bruno Pose Alonso — noviembre 20, 2007 @ 1:05 am

  21. Jorge: He leído su respuesta a mi pregunta (la nº 9) y le respondo que ha sido claro. Gracias y saludos

    Comment por Claude Thibaud — noviembre 20, 2007 @ 4:04 pm

  22. Doctor: Muy buenos sus artículos, tengo una pregunta ¿a que valor cree usted que quieren llevar el dólar? Y con respecto a los problemas de los EE UU ¿cree que el dólar sigue siendo una moneda fuerte? Gracias

    Alejandro: Creo que tratarán de devaluar el peso con respecto al dólar un 5%-6% por año. Creo que el dólar sigue siendo una moneda de reserva mundial. Si no, compruebe la dirección del flight to quality cada vez que hay crisis: a los bonos del Tesoro americano (denominados en dólares). El dólar se va a depreciar un poco más con respecto al euro y luego pegará la media vuelta. Eso me parece, sin ser un experto en el tema.

    Comment por alejandro — noviembre 22, 2007 @ 12:50 am

  23. Jorge por favor me gustaria leer algun comentario suyo acerca de Martín Lousteau, y que reflexion le merece su edad. Se puede estar calificado para estar en el MECON tan joven??

    Adrián: Se lo debo para la semana que viene. Con mejor información y más tiempo, podré decirle algo al respecto.

    Comment por Adrian — noviembre 22, 2007 @ 3:26 pm

  24. Doctor: Cree usted que es conveniente comprar dólares ahora o mejor hacer plazo fijos en peso (con tasas altas actualmente) ¿No seria mas rentable? O cree que puede llegar a ver una corrida para retirar los depósitos tras la devaluación de la moneda y el aumento de la inflación.

    Alejandro: No creo probable una corrida en el futuro previsible. La devaluación anual no pasaría de 5 ó 6%. De forma que un depósito renovado a lo largo de un año podría darte un retorno positivo. Pero en el ínterin, el mes o los meses en los que el peso se devalúe, perderás plata.

    Comment por Alejandro — noviembre 24, 2007 @ 1:06 am

  25. Doctor: yo le pregunte en la 24. si no interpreto mal, lo que usted me dice es que si una persona actualmente (ejemplo) tiene 10000 pesos es mejor que compre dólares y cuando se devalúa el peso, los vende y hace plazo fijo es correcto esto. Gracias.

    Alejandro: No. Digo que deposites en pesos y que cuando venga la devaluación no te asustes porque a la larga, si la devaluación está en el orden que referí, ganarás plata (medida en dólares). De todas maneras, te aclaro que no doy consejos financieros por esta vía.

    Comment por Alejandro — noviembre 26, 2007 @ 1:17 am

  26. Jorge: ¿Cuando cree que van hacer devaluar el peso? Lo felicito por todos los buenos informes.

    Matías: No lo sé.

    Comment por Matias — noviembre 26, 2007 @ 1:23 am

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol