La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

octubre 25, 2007

¿Sobisch, L. Murphy o R. Saá?

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 5:42 pm

En los últimos días recibí varios emails por vía privada en los que me piden que diga por quién voy a votar el próximo domingo o que, por lo menos, exprese una opinión en tal sentido. No voy a decir por quién votaré. No porque el voto sea secreto (una excusa ridícula que algunos usan) sino porque, en el país del kirchnerismo y de los empresarios obsecuentes, el apoyo a un candidato que resulta perdedor acarrea una marea de incompresión y marginamiento que puede durar muchos años. Sé de qué hablo.

Cristina Kirchner, Elisa Carrió y Roberto Lavagna no son opciones para mí. Los tres tienen algo en común: son socialistas. Kirchner, además, surgió de un dedazo, es proteccionista y no es republicana. Carrió es republicana pero tiene gen radical, su conversión al liberalismo ha sido demasiado rápida para ser creíble y, aunque suene injusto, creo que votarla equivale a comprar un boleto a una asamblea legislativa dentro de seis meses para designar a otro presidente que termine su mandato. Por último, Lavagna es una versión refinada de los Kirchner. Habla francés e inglés, tiene buenos modales, pero es un consumado proteccionista y su presidencia funcionaría como un caballo de Troya para el desembarco del alfonsinismo y el duhaldismo en el poder.

Jorge Sobisch es un capítulo aparte. Es un hombre de derecha. Dispuesto a defender la libertad de circulación que tanto hemos reclamado en los últimos años. Es un partidario de la libre empresa. Llevaría adelante una política exterior realista y de apertura. Pero carga sobre sus espaldas la desgracia de la muerte del maestro Fuentealba y carece de una estructura política nacional. Fue el primero en lanzarse al ruedo de las candidaturas presidenciales y no ha logrado elevarse en la consideración pública nacional.

Conozco a Ricardo López Murphy hace 31 años. Es una bella persona. Quizá el único candidato que puede resistir una inspección de la AFIP. Ganó plata, la declaró y pagó el debido impuesto. Hay candidatos que jamás ganaron un peso y otros que, habiéndolo ganado, jamás lo declararon. Es un hombre de centro. Es un exitoso economista. Quizá aquí resida su fracaso político. No conozco ningún hombre público que sea a un mismo tiempo un brillante político y un exitoso economista. La política y la economía son dos profesiones muy distintas, que demandan obviamente aptitudes muy distintas. Dios no es magnánimo. Además, conviven en López Murphy dos pulsiones en contradicción. Heredó por vía paterna el gen radical y, sin embargo, lee apasionadamente El camino de servidumbre de von Hayek. Un intelectual puede sobrellevar esta tensión; un político con aspiraciones presidenciales, no. Y como si todo esto fuera poco, su partido, el Pro, no apoya su aventura presidencial.

Alberto Rodríguez Saá viene de una familia conservadora-liberal, como la mayoría de los caudillos provinciales. Se volcó en su juventud al peronismo o por cálculo político o por una genuina devoción por Perón y Eva; realmente, desconozco cuál fue el motivo. Lo cierto es que su hermano y él gobiernan San Luis hace 24 años con superávit fiscal y estabilidad política; que integran la estructura nacional del peronismo, que los apoyaría en caso de llegar a la presidencia, y que en esta campaña Alberto se ha pronunciado sin tapujos ante liberales y ante peronistas a favor del peso fuerte y de una economía lo más abierta posible. Ha repetido que "hay que sacarle la mano a la economía para ponérsela a Moreno" (el comisario de los precios). ¿Es Alberto un republicano? No lo sé. Deja la impresión, no obstante, de ser un político inteligente que se dio cuenta de que el país demanda en esta hora transparencia en los actos de gobierno y respeto del principio de división de poderes.

31 Comments »

  1. Jorge, mi comentario sera aburrido porque coincido contigo 100%. Solo quiero agregar que resulta curioso que muchos que se oponen a los "K" apoyen a Lavagna, el hombre que representa a la UIA y cuyo plan economico (fiscalista, inflacionario y de economia cerrada) continua siendo implementado por los "K".

    Comment por Valeriano Garcia — octubre 25, 2007 @ 7:06 pm

  2. Jorge: Me he sentido muy identificado con tu agudo análisis. Opino 100% igual con relación a la Sra. Kirchner. A Carrió la considero una liberal en términos de libertades públicas, pero no lo es en temas económicos. Su gen radical siempre aflorará. R. L. Murphy debió haber resignado hace tiempo sus aspiraciones presidenciales y haber definido una candidatura legislativa. Lamentablemente, según creo, el Congreso Nacional, al menos en esta ocasión, perderá a un brillante legislador. Sobisch corre con el estigma de Fuentealba y ha perdido casi todos los apoyos. La incógnita es Rodríguez Saa. Básicamente es un pragmático que contaría con cierto apoyo sindical, condición muy importante en este país para poder gobernar. Creo que será la sorpresa de esta elección, aunque no creo que haya 2da. vuelta. Ojalá me equivoque. El país necesita terminar con la dictadura K. Un abrazo, Guillermo

    Comment por Guillermo MacLoughlin Bréard — octubre 25, 2007 @ 7:24 pm

  3. Excelente el trazo que haces de cada uno de estos candidatos. Teniendo 62 años y habiendo votado los últimos 40 por "calculo" (al menos malo), tengo decidido esta vez poner la boleta completa de Ricardo López Murphy en homenaje a su honestidad y esfuerzo.

    Comment por Martín Lagos — octubre 25, 2007 @ 8:19 pm

  4. Estimado Jorge: Estoy de acuerdo con tu primer comentario. "Los tres son Socialistas". Creo, sin embargo, que has sido demasiado bueno con los demás. Sobisch y Rodiguez Saá son sinónimo de corrupción y jamás comprendieron la importancia de las instituciones. López Murphy puede sentirse estimulado por Hayek, pero jamás lo comprendió.

    Comment por Adrián — octubre 25, 2007 @ 8:54 pm

  5. Dr. Coincido con Ud. en todo. Tengo mas de 70 años y ya me estoy recibiendo de decano de las frustaciones. De su certero análisis deben sacarse algunas conclusiones. La propuesta de Cristina Fernandez del contrato social (UIA, CGT y Gobierno K) tiene mas visos de fascismo, que es una etapa superior del socialismo. Lavagna es un topo disfrazado de socialdemocrata, pero mas estatista de Kichner. El campo lo conoce muy bien. Carrió pretende en estas elecciones resolver su duda y contradicción fundamental: libertad vs. igualdad. Si elige honestamente lo primero, la centro derecha argentina puede constituirse en un gran espacio político con ella como gran referente. Este espacio lo ocupan con sus reservas los Sáa y Sobisch. Los primeros, si Puerta sigue influenciando, y el segundo, porque es bien de derecha. Ricardo Lopez Murphy, el mejor como persona tal como muy bien Ud. lo describió, es un liberal y representante auténtico de la centro derecha. Lástima que nació en la Argentina y no en Bélgica, Canadá o Irlanda. Conclusión: en el 2011 la centro derecha puede llegar homogéneamente constituida y con grandes posibilidades de acceder al poder si en estos 4 años fiscaliza y denuncia la debacle que no tengo ninguna duda el posible gobierno de CK deberá soportar por decisión u omisión.

    Comment por arturo — octubre 25, 2007 @ 9:38 pm

  6. Jorge: Te felicito por lo claro que sos al definir los candidatos!!!! En lo personal no me gustan K, carrio, lavagna. Creo que los que tenemos algun grado de capacidad mental y analitica estamos en una gran disyuntiva, que es la de siempre, votar al mal menor… No sé qué hacer el domingo, sé que a esos tres que mencione no los votare. Te felicito nuevamente por lo claro que sos!!! un abrazote, alejandro

    Comment por Luis Alejandro Fasoli — octubre 25, 2007 @ 9:48 pm

  7. Coincido con el artículo y con lo que dijo Adrián sobre López Murphy y sus lecturas de Hayek. Pensaba votarlo pero lo que me decidió a dejar de lado a López Murphy -además de su falta de liderazgo político, de carisma, de "aparato"- fue la lectura de algunos textos donde sugería políticas públicas. Estos fueron para mí una gran decepción. En un artículo de 1997 proponía bajar los mínimos no imponibles de ganancias y eliminar exenciones impositivas a seguros, salud y educación privada, como contrapartida de la eliminación de aportes patronales, sabiendo que con ello perjudicaría especialmente a los sectores medios. Sin duda el tema fiscal suele prestarse a un debate acalorado en el ámbito académico (y no debería suceder menos en el político). Pero yo no coincido con el análisis de L. M. Encarecer la salud o educación privadas siendo que el Estado casi no provee ninguna de las dos no me parece prudente. Y menos aún para tirarle ese dinero en la cara a las obras sociales o los sindicatos en el estado actual de cosas (no era muy distinto en el ’97, estos problemas vienen de larga data)… Por otra parte, es por lo menos extraño que en la Argentina algunos liberales no sean categóricos para criticar el IVA europeo que tenemos o los impuestos a las ganancias. Es algo impensable en un conservador norteamericano… Saludos, Pablo_C. Cita del artículo de L. M.: "El 40% restante necesario para compensar la eliminación de las contribuciones empresarias a la seguridad social, podría provenir de una combinación de eliminación de exenciones en tributos ya existentes como IVA y el propio Ganancias. Debe recordarse que en Argentina hay muchos sectores exentos de IVA como medicina prepaga, transporte de pasajeros, educación privada, seguros, etc…. Obviamente, eliminar estas exenciones y, al mismo tiempo, reducir los mínimos no imponibles, repercutiría fuertemente en el nivel de vida de la clase media. Ese sería el ‘costo’ del impacto positivo que en el mercado de trabajo (y del empleo) tendría la eliminación de las contribuciones empresarias a la seguridad social como factor de reducción de los costos laborales." Los ejes del debate fiscal de largo plazo en La coherencia de un pensamiento, p. 79.

    Comment por Pablo_C — octubre 25, 2007 @ 9:53 pm

  8. Jorge: De tu análisis sólo queda justificado López Murphy por su integridad, su honestidad intelectual y su espíritu de grandeza. Pero el pueblo argentino desprecia esos valores. Sólo aprueba a los vivos, a los arribistas, a los que viven a costa de los demás y a los saqueadores. Por eso no tiene chances, pero los limpios de corazón debieran votar por él aunque no gane. Hay que dar testimonio de quienes tienen virtudes y no están contaminados por los vicios de la política.

    Comment por Margariti Antonio — octubre 26, 2007 @ 2:40 pm

  9. Creo que hay una opcion moralmente valida de votar a cualquiera de los candidatos con tal que Kristina no alcance el 40% y que se abra el camino a una segunda vuelta. Carlos

    Comment por Carlos — octubre 27, 2007 @ 1:20 pm

  10. Estimado Jorge: creo que tu sintesis pero aún más las opiniones que sobre ella han vertido colegas y amigos reflejan claramente los valores por los cuales nos regimos en Argentina: el único candidato (RLM) que tiene la dosis de honestidad y capacidad que se requiere para que el país pegue un salto de calidad económica e institucional, no tiene la más minima chance.

    Comment por Gustavo Kippes — octubre 27, 2007 @ 3:33 pm

  11. Jorge, por esta vez tengo que disentir con vos en algún punto. Primero de todo me confieso admirador de RLM. Luego, coincido casi totalmente sobre tu comentario de RLM, salvo respecto del punto de la contradicción que remarcas (UCR-Hayek) que, sin dudar es una contradicción, pero no muy diferente a la que todos tenemos respecto de lo que de chicos nos inculcaron, o nos conmovió, o nos generó admiración, y luego de grandes permanece presente (en su versión reciclada) en nuestras cabezas con una estructura de pensamiento propio. Por cierto y en relación a esto, el peronismo es una constante en casi todos nuestros políticos, supongo que por el mismo tema. Por eso no me parece una contradicción relevante, para nada. RLM sabe lo que quiere, es evidente y lo sostiene aún con un pobrísimo respaldo electoral. Es exponencialmente mas contradictorio ser peronista y liberal, o peronista y republicano, pero no lo consideras relevante en tu artículo. También el peronismo es casi por definición populista, aunque algunos menos, pero populistas al fin. Aunque entiendo que tu preocupación, al quizás inclinarte por el peronismo de centro-derecha, sea la gobernabilidad, no es un tema menor. Para mas referencias, y recientes, sobre peronismo populista de centro-derecha sólo hace falta recordar el discurso del ex presidente Adolfo Rodriguez Saá ante el congreso, un discurso populista por excelencia. Consideras que su hermano piensa diferente o ése discurso fue simplemente oportunista? Los Saá y Menem estuvieron peleados hasta hace sólo un par de años, hoy conforman un espacio político común. Menem manejó el gasto público como un populista, principalmente en su primer gobierno, pese a lo importante, al menos para mi, de las reformas encaradas, y esto vos bien lo sabes. Él (Menem) hoy carga con parte de la culpa de que los liberales conformemos sólo una “microminoría”. Perdimos una gran oportunidad de que los argentinos entiendan que los países exitosos son liberales y republicanos, y él (Menem) perdió la oportunidad de reformar el peronismo para hacerlo una fuerza de centro en la actualidad, y de izquierda en sus orígenes (contradicción perfectamente viable). Espero, seguro que como vos, que la oportunidad se vuelva a dar nuevamente para nosotros (la “microminoría”), pero esta vez en versión republicana. Sdos.

    Gabriel: 1) Esa contradicción es lo que arrincona a RHLM en el peor de los dos mundos. Para los liberales es un socialdemócrata y para los socialistas, un neoliberal. 2) Los políticos que llamás peronistas liberales (Menem o Alberto R. Saá) son partidarios de la libre empresa, son potencialmente librecambistas y no son repúblicos. Están girando hacia posiciones republicanas por presión de las circunstancias. 3) Pero aseguran gobernabilidad, algo que Carrió o RHLM no aseguran. Cuando un presidente no termina su mandato, sigue el caos y un período de regresión económico e institucional. En cambio, cuando lo termina, se abre la posibilidad de acelerar el tránsito hacia la prosperidad y el orden republicano. No comparto tu principismo. Me parece ingenuo y peligroso. Si bien reconozco que suena elegante y aparentemente lógico.

    Comment por Gabriel — octubre 29, 2007 @ 11:22 am

  12. Jorge, no esta en mi confrontar con vos respecto a puntos de vista diferentes y mucho menos molestarte con lo que digo. Si lo hice, pido disculpas. Por otro lado, y con respecto a lo que indicas: 1) desde ya que a mi criterio RLM no es un socialdemócrata, y supongo que la amplia mayoría de la opinión pública que conoce de él piensa lo mismo. Su condición de ex radical (y aún si hoy lo fuera) no lo ataría, como no lo ata a un peronista de ser socialista, o de reformar el peronismo y hacerlo de centro y republicano. 2) casi totalmente de acuerdo, aunque dudo que al día de hoy sean más republicanos que antes, pero quizá sea así. 3) No hay dudas de que la carencia de gobernabilidad de lo oferta política “no peronista” se percibe y es alta. En mi opinión, y esto es una cuestión de principismo, no me resigno a tener que votar políticos no republicanos-liberales (o sólo versiones peronistas-liberales) como única opción para tener gobiernos liberales. Por otro lado con respecto a mi principismo, siempre dejo abierta la puerta a considerar que me puedo equivocar y consideraré tus palabras hacia mí tanto como tus artículos que tanto valoro. No tengo prejuicios hacia vos ni hacia Carlos Menem; te sigo en la TV y en la web siempre que puedo, y pienso que aprendo bastante; pero no coincido en los puntos que remarqué. Prefiero disentir a quedar como obsecuente, como también prefiero decir que soy liberal y aguantarme que me miren con mala cara. Saludos y quedo a la espera de tu próximo artículo.

    Comment por Gabriel — octubre 29, 2007 @ 3:32 pm

  13. Estimado Jorge: Te tengo un enorme respeto y admiración, pero creo que nos debemos un debate sobre las diferentes perspectivas que tienen los académicos y los políticos sobre la vida social. Si mal no recuerdo, alguna vez me comentaste que "los políticos dicen que eres demasiado académico, y que los académicos te acusan de ser demasiado político." A mi juicio hay que tener bien clara la diferencia. No creo que los académicos deban intentar ser prácticos en su análisis del mejor mundo posible. Y respecto a los políticos, creo que estos deben ser buenos gerenciadores, líderes, que luego acudan a los académicos en búsqueda de llevar los mejores principios propuestos de la mejor forma posible. No entiendo por qué es "ingenuo y peligroso" ser principista.

    Adrián: Te dije que los académicos me tienen por un consultor económico y que los consultores económicos me tienen por un académico. Esta percepción es problemática pues me hace pertener a los dos mundos y a ninguno en particular. Con los políticos he tenido un trato muy fugaz. Salvo López Murphy, a quien conocí como estudiante en la Universidad de La Plata. Si un LM presidente contara con el respaldo de un partido ordenado y verticalista, de alcance nacional, como es hoy el peronismo, pero republicano, yo votaría por él. Y habría perfecta coincidencia de principios y conveniencia política. En ese escenario ideal tampoco habría dilema ni problema de elección. No habría trade-off. En la realidad, no obstante, hay trade-offs todo el tiempo. ¿De qué vale votar por un republicano liberal que probablemente no pueda completar su mandato? ¿Tenés noción del costo inmenso y terrible de la interrupción de un mandato presidencial? La experiencia de De la Rúa y la Alianza debería habértela proporcionado.

    Salvando las distancias, pensá en Alberdi, que aconsejó incorporar en la constitución argentina la suspensión del hábeas corpus y la intervención federal a las provincias. Por su sugerencia, la CN de 1853 fue menos republicana, federal y liberal que la constitución de EEUU. Él creía que la realidad argentina era más próxima a la chilena que a la norteamericana. Alberdi hizo esas concesiones para que el país tuviera un Presidente fuerte, para que hubiera mayor "gobernabilidad". De poco sirven los principios fuera del contexto histórico. ¿Entendés ahora mi posición?

    Comment por Adrian — octubre 29, 2007 @ 7:35 pm

  14. Jorge: Coincido con tu análisis de los candidatos. Ahora que la elección pasó, surge una importente conclusión. Si sumas lo que obtuvieron los tres candidatos "anti-mercado", ya sea que los hayan votado "por amor o por espanto", te da el 85 %. Asi nos va como país.

    Isidoro: Al leer el diario ayer me vino la misma proporción a la mente. Y los candidatos de centro-derecha sacaron menos de 10%. Creo, sin embargo, que la opinión de centro-derecha llega a 50% del electorado. Por qué votaron así el domingo, es la pregunta. Porque la economía va bien y no quieren olas. Todavía no hay sed de cambio.

    Comment por Isidoro Guida — octubre 30, 2007 @ 9:00 am

  15. RODRIGUEZ SAAA??? Que haya quienes digan ser liberales y se les ocurra pensar en Rodriguez Saa como lider, indica 1) la falta de lideres que tenemos, 2) lo desesperados y confundidos que estos estan!! 3) Rodriguez Saa es un Peronista tipico en el pais, uno de los ejemplos de peronista cuasi-feudal que maneja a su provincia en forma menos que republicana, que ha crecido en base a favores del gobierno central, y a quien le importa un rabano la republica. Es mas, si Rodriguez Saa hoy dia "adopta posiciones mas liberales" lo hace simplemente por rencor, por haber sido desairado luego de su por suerte corto (pero pateticamente triste) paso por el gobierno (el cual, por otra parte, se revelaba como mas estatista y peronista que el mismo Kirchner). 4) Rodriguez Saa es como Menem, un peronista mas peronista que Kirchner o Duhalde. Como Menem, se asocia con quien le convenga y le ayude a mantener sus privilegios. De tipos asi, no cabe esperar otra cosa que desastres. 5) No puedo creer que haya varios aca que esten postulando a Rodriguez Saa!!! Es increible!!! Evidentemente, o la desesperacion les nubla los sentidos, o estoy en el foro incorrecto, o ambos. Que tristeza!!! Eduardo

    Eduardo: En lo que a mí respecta, he explicado sobradamente mi posición, en el post y en las respuestas a los comentarios.

    Comment por Eduardo — octubre 30, 2007 @ 1:21 pm

  16. El ideal y el posible, a veces, están muy distanciados. De todos, aunque parezca increible, el más liberal de los candidatos fue, a mi juicio, Rodiguez Saa, así como Menem fue el más liberal de todos los presidentes que he conocido en mis 55 años. RHLM, que me parece una buena persona, es patético como político, lo echaron cuatro estudiantes de franja morada cuando intentó poner un poco de orden en el gobierno de la alianza, pero antes había consentido como ministro de defensa todos los desastres de la misma. Creo que el sector más liberal del radicalismo (minoritario) tiene sobre sus espaldas haber participado de la alianza junto con impresentables como Chacho, Fernandez Meijide o Machinea y haberle puesto siempre palos en la rueda a Menem que muchas veces tuvo que transar con lo peor del peronismo.

    Comment por Miguel Orell — octubre 30, 2007 @ 5:34 pm

  17. Jorge: Amplio un poco mi otro comentario. Es cierto, hubo gente de "centro-derecha" que voto por "espanto" es decir "en contra de". Pero ese electorado que vos decis que llega al 50 % no es liberal, es "conservador popular" que no es lo mismo. Y esa es una gran diferencia. Esa "centro-derecha" comulga con los grandes defectos argentinos. Te doy un ejemplo, si le preguntas a uno de ellos por qué estamos mal va a culpar a un factor externo. Al igual que harian un peronista, socialista, populista, etc, etc. Los conservadores populares estan a favor del mercado hasta por ahi nomas. Son democraticos hasta por ahi. Son muy autoritarios. Yo creo que esa fuerza tiene futuro si se une y se declara como "conservadora" y no liberal. Macri puede ser su lider. Al argentino no le interesa el liberalismo y lo digo con dolor porque yo lo soy.

    Isidoro: Tenés razón. Por eso en vez de decir que el 50% del padrón es liberal o libre empresista, dije que es de centro-derecha. Esta es una definición mucho más amplia. Los liberales clásicos, spencerianos (Borges, Friedman), son una minoría, aquí y en todas partes, hoy y en todos los tiempos, salvo quizá en Gran Bretaña durante el siglo XIX. El liberalismo exige sofisticación. Es muy, muy improbable que alguna vez pueda gobernar solo. Siempre va a necesitar de una alianza con sectores conservadores. Eso son, al fin y al cabo, los republicanos de EEUU, los tories británicos y los conservadores populares españoles.

    Comment por Isidoro Guida — octubre 30, 2007 @ 6:32 pm

  18. Doctor Avila. Si el domingo a la noche estaba desesperanzado; ahora la cosa es peor; pues al leer Clarin me entero que el gobierno k tendrá quorum propio en ambas camaras del congreso. Si a eso le sumamos lo ya sucedido (control de la justicia, INDEK, aprietes, etc.), me parece que vamos a seguir los pasos de Chaves. Que Dios nos ayude.

    Comment por Guillermo — octubre 30, 2007 @ 9:35 pm

  19. Jorge, sin ánimo de molestar y mucho menos esperar una respuesta tuya, me quedó algo en el tintero por decir para completar mi idea del tema y que me gratificaría que lo leyeras. Para mi, y en un sentido estricto, la falta de republicanismo de la mayoría de nuestros dirigentes, salvo excepciones en las cuales coincidimos, es la semilla de nuestra inestabilidad política. El peronismo es una fuerza mucho mas cohesionada a la hora de gobernar y por lo general se encolumna tras su líder circunstancial. Esto no quita que nuestro sistema político sea estable en el largo plazo. La falta de apego a las leyes por parte de los gobiernos, una vez que los bolsillos dejan de recibir azúcar, potencia el desgaste de los mismos y la búsqueda, por parte de la ciudadanía, de alternativas, en algunos casos, poco constructivas; o bien oscilaciones ideológicas en la alternancia política (hoy lo padecemos) que generan retrocesos institucionales, y en nuestro ingreso a una economía globalizada y moderna. El éxito de una alternativa republicana al peronismo, a mi criterio no radica en su republicanismo, sino en lograr éxito económico de corto y mediano plazo. Si eso se diera sería sumamente constructivo para el país. El peronismo seguramente se vería obligado a acercarse al republicanismo aunque sea por conveniencia. Hoy la sociedad argentina, en general, confunde los 90´ con apertura económica (como vos bien decís, una farsa), desempleo, endeudamiento, y desapego a la ley, y lo mete todo en un combo que llama “neoliberalismo”, fuente de todos nuestros “males”. Nosotros, los liberales, y solo nosotros sabemos que el liberalismo no es eso. Bueno, para mi es hora de separar la paja del trigo y explicarle a la sociedad su verdadera esencia y la potencialidad de sus ideas para desarrollarnos como nación libre, integrada y republicana. Por eso elijo alternativas republicanas. Sdos.

    Comment por Gabriel — octubre 31, 2007 @ 10:48 am

  20. Jorge, no sé si coincidirás conmigo, pero creo que hace falta un gran partido de centro-derecha en Argentina, aun cuando éste tenga facciones liberales y conservadores. Ahora, me estaba acordando de un artículo de Gabriel Salvia titulado "¿Nace un Partido Liberal Progresista en Argentina?" (Link: http://www.cadal.org/articulos/nota.asp?id_nota=1759). Creo que es una buena idea que, a lo mejor, la Coalición Cívica o parte de ella y -si se puede- el sector de Recrear que está dentro del PRO (si es que se rompe esa alianza) forme una especie de partido político. Es cierto que la idea generará rechazos, pero yo también lo veo así.

    Andrés: ¿Por qué surgiría un gran partido de centro-derecha bajo la tutela de una líder socialista como Carrió? No digo que no pueda ser, ni que sea una locura. Pero me parece más probable y razonable esperar ese gran partido de Macri.

    Comment por Andrés — noviembre 1, 2007 @ 12:03 am

  21. Doctor: podría explayarse más sobre la consideración de "socialistas" de Kirchner, Carrió, y Lavagna, desde que punto de vista los considera socialistas? Creo que es una cuestión fundamental para terminar de comprender el artículo. Saludos cordiales.

    Bruno: Quiero decir que practican o se inclinan por el intervencionismo económico. El proteccionismo, las estatizaciones y los controles. Desconfían de la iniciativa privada y detestan el libre comercio internacional. Están mucho más preocupados por la igualdad que por la libertad. Y terminan favoreciendo a los empresarios amigos, por designio o por error.

    Comment por Bruno Pose Alonso — noviembre 1, 2007 @ 3:45 pm

  22. Jorge, desde ya entiendo su posición respecto a la formación de un espacio o partido opositor. Acá le dejo un link del Foro Republicano, que es una línea interna de Recrear, y con esta propuesta de "Fusionar a 40 o 50 partidos diseminados por todo el país para formar un único Gran Partido Republicano." Link: http://www.fororepublicano.com/invitacion.html. ¿Cuál es su opinión sobre la idea? Comentario aparte: yo creo que es preferible que ese proyecto de partido no debería plantear una fusión con el peronismo de derecha, ya que se "contaminaría" esa nueva fuerza con lo que se quiere combatir. Y respecto a Macri, no lo veo como un centro-derechista puro, es más, creo que en el fondo es medio peronista y yo no recomendaría "dosis de peronismo" para ese proyecto de partido. Ojo, yo lo digo en base a la experiencia de la UCEDÉ. Por eso no me parece recomendable la fusión con el partido de Macri.

    Andrés: Le agradezco su insistencia en el tema pues me lleva a precisar mi propio pensamiento. No creo que el Foro Republicano tenga éxito. Porque no creo en la ingeniería política, como tampoco en la social o la económica. Creo en el perfeccionamiento de la organización política (y social y económica) por la vía de la experimentación. Ese gran partido conservador o republicano incluirá inexorablemente al peronismo de centro-derecha, aunque a muchos no les guste. Es una parte del país. Mitre lo decía poco antes de morir: el edificio del futuro se construirá con el barro del presente. Una vez construido el edificio, el paso de tiempo y la acumulación de éxitos limpiarán las lacras. Creo ser un liberal; por lo menos, voto a los legisladores de la UCEDE desde 1973 (Chamizo-Ondarts), conozco a la mayoría de los dirigentes liberales y ellos me conocen y saben que soy uno de ellos. Esto es posible porque el liberalismo es y seguirá siendo un cenáculo. Para alcanzar la Presidencia de la Nación hace falta mucho más que un cenáculo guiado por ideales puros e intransigentes. El compromiso y la suma es inevitable.

    Comment por Andrés — noviembre 1, 2007 @ 8:27 pm

  23. Jorge: Más arriba concluías: "De poco sirven los principios fuera del contexto histórico." Entiendo estas palabras para cualquier político o economista interesado en la coyuntura económica. Pero, ¿debe el académico limitarse al contexto histórico?, ¿o debe pensar en todos los mundos posibles? Hoy no habría un Hayek tan importante si se hubiese limitado a los contextos históricos.

    Adrián: Te agradezco la pregunta pues, como respondí al comentario anterior, me da la oportunidad de aclarar lo que quiero decir. Hayek fue un economista, un jurista y un filósofo político. Si él no se ponía a pensar en todos los mundos posibles ¿quién iba a hacerlo? La obligación del economista es pensar las soluciones más consistentes desde el punto de vista económico. Por esta razón pensé y propuse la recreación de un federalismo basado en una completa descentralización de la recaudación tributaria o la creación de un sistema monetario y bancario bajo jurisdicción internacional. Pensé estos sistemas con absoluta libertad, sin respetar restricciones políticas. Friedman decía que en cada generación alguien tiene que ir hasta el fondo. Eso hice. ¿Qué recibí? El aplauso de unos pocos libre-pensadores y la descalificación de muchos académicos que dicen que si algo no es viable políticamente es un ejercicio inútil y de consultores que temen pensar más allá de lo conocido. En síntesis, el economista académico no debe limitarse al contexto histórico. Pero sí debe hacerlo el político, que es un empresario, so pena de convertir a su partido en un cenáculo.

    En el caso de un pensador jurídico político como Alberdi, es obvio que parte de su éxito se debió a que tuvo muy en cuenta la enraizada inestabilidad argentina. Basta repasar Bases para apreciar el peso que asignaba a la historia jurídica, política e institucional argentina, y para ver cómo se las ingenió para combinarla con los sistemas constitucionales de California y Chile que él veía como modelos ideales a seguir.

    Comment por Adrian — noviembre 2, 2007 @ 1:53 pm

  24. Sr. Ávila, gracias por responder mi comentario. Es cierto que muchas veces tenemos que construir con lo que hay, en este caso el llamado peronismo de centro-derecha, que aunque hoy esté a favor del gobierno, no dudo que existe. Pero no se olvide de la frase de Borges respecto a los peronistas: "Ni buenos ni malos. Incorregibles". Entiendo que a simple vista podrá notar que soy antiperonista, dado que considero al peronismo en todas sus variantes como no republicano, cuya única ideología es el poder. Por eso dije que no sería recomendable que en el proyecto del Foro Republicano se contemple al llamado peronismo de centro-derecha. No sé si coincide con lo que digo respecto al peronismo. Sobre el peronismo, acá le dejo dos links. Son del mismo autor: 1 http://www.notiar.com.ar/opinion/opi_6081.htm. 2 http://www.nicolas-marquez.com.ar/Notas/Peronismo.htm.

    Andrés: 1) Corregí la frase que sigue a "en todas sus variantes" y que llega hasta el punto y seguido. 2) Sí, estoy de acuerdo con su caracterización del peronismo. 3) Ahora bien, el peronismo en todas sus variantes suma más del 60% del voto nacional. ¿Qué proyecto republicano o de otra naturaleza puede hacerse sin él?

    Comment por Andrés — noviembre 3, 2007 @ 1:30 am

  25. Jorge. Te agradezco tu respuesta, ahora tengo más clara tu perspectiva. Respecto de Friedman, sé que en varios sentidos "fue hasta el fondo", pero no lo hizo en el tema monetario y tampoco en el tema educativo. Por un lado, aplicar una regla monetaria y mantener la estructura del Banco Central cuando él mismo considera que es el responsable de la inestabilidad económica; y por otro proponer los vouchers públicos manteniendo al gobierno sobre el sistema educativo, no es ir hasta el fondo. Son soluciones viables, que mejorarían un poco las cosas… pero dejando de lado "mejores mundos posibles". Quería consultarte qué pensás al respecto. Saludos, Adrián

    Adrián: Creo que Friedman se dejó llevar por una respuesta que Ronald Reagan dio a un miembro de su propio partido que le criticaba no ir hasta el fondo. Reagan dijo: "no termino de entender a esa gente que se niega a aceptar un deal (acuerdo) que nos permite obtener el 70% de lo que pretendemos." Yo tampoco la entiendo. La política es como una carrera de veleros. Es raro que gane el que se empeña en ir en línea recta a la bandera de llegada. Sobre la política monetaria, Friedman no fue seducido por el sistema de free-banking. Quería conservar a la Reserva Federal por razones que desconozco. Sin embargo, en su libro A Monetary History of the US se ocupó de puntualizar los errores que aquélla cometió desde su creación. Sobre el voucher, decía que él no era partidario de subsidiar la educación. Creía que debía ser una actividad enteramente privada. Pero como el grueso de la opinión pública norteamericana sí quería la educación pública, diseñó un sistema de voucher que sacaba el subsidio de la oferta para ponerlo en la demanda, lo cual es un avance conceptual apreciable.

    Comment por Adrián — noviembre 4, 2007 @ 1:07 am

  26. Jorge, justamente. La política es como una "carrera de veleros", pero no la economía, no la academia. Alguna vez un profesor me dijo: "Pienso que la academia debe apuntar a lo más alto y los políticos harán lo que es políticamente posible, es decir, aquello que la opinión pública esté en condiciones de digerir. Son roles distintos. Mezclarlos crea problemas de diversa índole. Si el político pretende jugar al académico y opera segun principios independientes de lo que reclama la opinión pública, está perdido como político. Si el académico comienza a realizar componendas políticas deja de cumplir con su rol de correr el eje del debate y se devalúa como académico.

    Adrián: ¿No es éso lo que acabo de decir?

    Comment por Adrián Ravier — noviembre 5, 2007 @ 5:25 pm

  27. Sr. Ávila, nuevamente gracias por responder mi comentario anterior a este. Lo que todavía no termino de entender es su respuesta 3), en donde afirma que "Ahora bien, el peronismo en todas sus variantes suma más del 60% del voto nacional. ¿Qué proyecto republicano o de otra naturaleza puede hacerse sin él?" Creo que volvemos a caer en la disyuntiva "peronismo o peronismo". O sea, que cuando al peronismo le va mal, sí o sí tendremos que recurrir a él para solucionar nuestros problemas. Es cierto que acaparan mucho porcentaje del electorado nacional, pero creo que ningún proyecto republicano puede hacerse con ellos si existen tipos como Hugo Moyano (que es peronista) y Luis Barrionuevo (también peronista), entre otros. Entonces, ¿No sería mejor crear un gran partido de centroderecha (tipo como el que propone el Foro Republicano) que no "brote" del peronismo?

    Andrés: Repito parte de mi respuesta al comentario 22: Creo en el perfeccionamiento de la organización política (y social y económica) por la vía de la experimentación. Ese gran partido conservador o republicano incluirá inexorablemente al peronismo de centro-derecha, aunque a muchos no les guste. Es una parte importante del país. Mitre lo decía poco antes de morir: "el edificio del futuro se construirá con el barro del presente". Una vez construido el edificio, el paso de tiempo y la acumulación de éxitos limpiarán las lacras. A la fecha, no tengo una mejor respuesta.

    Comment por Andrés — noviembre 5, 2007 @ 8:09 pm

  28. Jorge, en parte sí. Pero lo que quiero recalcar es que Milton Friedman mezcló los roles de académico por un lado y de político por otro, sin aclarar en la mayor parte de las oportunidades qué rol estaba jugando. Es así que hoy tenemos todo un grupo de economistas (de Chicago) que apoya una regla monetaria (con Banco Central) como si éste fuera el mejor escenario posible. Aquí es que creo que Friedman "no fue hasta el fondo", y sí Hayek.

    Adrián: Supongo que tendrás razón. No conozco la obra de Hayek, más allá de dos o tres largos ensayos.

    Comment por Adrián Ravier — noviembre 7, 2007 @ 1:02 am

  29. Jorge, no entiendo su postura tan cerrada a favor del peronismo (de centroderecha), peronismo al fin. Mientras ese cáncer siga existiendo esta nación nunca saldrá hacia adelante, nunca, téngalo presente. Se debería empezar desde abajo por ejemplo con ese foro republicano o cosas parecidas, con matrices como Recrear o el verdadero Partido Renovador de Salta (no el que se alió a K) o el Partido Demócrata de Mendoza y esperar nuestro momento. Macri y Sobisch están infectados de peronismo, no esperemos nada de ellos. Quizá Macri sea Presidente en cuatro años por la facción "centroderechista" del peronismo y otra vez el chasco de Menem, otro "liberal" que fracasó y quedamos etiquetados dentro de una misma bolsa por culpa de ese liberalismo "trucho" de los peronistas-liberales o ¿fascistas-liberales?, que contradicción. Si no mantenemos nuestros principios y nos dejamos llevar por los cantos de las ballenas de falsos profetas nunca llegaremos a nada. Estaremos condenados al fracaso (como país). Pero las esperanzas nunca se pierden.

    Germán: 1) ¿No entiende mi postura o no la acepta? A esta altura, me he explicado largamente. Ya debería estar en condiciones de entenderme. 2) ¿Menem fascista? Puede descalificarlo en más de un aspecto, pero la afirmación de que es un fascista me lleva a pensar que Ud. anda muy desorientado.

    Comment por Germán — noviembre 8, 2007 @ 1:14 am

  30. Acabo de leer su comentario y tengo que decirle, aunque ya pasaron las elecciones, que cada vez se lo nota mas tibio… cada día que pasa me decepciona mas… a esta altura del momento que vive el país no necesitamos de gente que haga radiografías de lo que pasa, casi todos lo sabemos, sino gente que se juegue y marque el camino, que se arriesgue, aunque eso implique perder el dinero de los que nos dan de comer. Necesitamos visionarios con valor como lo hizo Menem allá en el 89 (reconozco que no lo había votado ya que como liberal que soy estaba espantado con su vaguedad, pero después me sorprendió, hasta el dia de hoy). Me da pena ver que una persona tan brillante y aparentementre honesta como usted no se anime a decir a quien va a votar por temor a perder un puñado de dolares. Saludos

    Christián: 1) ¿Tomó riesgos por cuestiones públicas alguna vez en su vida? ¿Dejó de ganar dinero o invirtió parte de su tiempo por una causa pública alguna vez? ¿Se expuso al rechazo de medio país (de políticos, empresarios, sindicalistas y hasta colegas) por hacer propuestas que dan vuelta el statu quo? 2) Es altamente probable que su respuesta sea negativa. 3) ¿Con qué autoridad me reclama, entonces? ¿Acaso está dispuesto a financiarme una etapa de desempleo? 4) He dedicado toda mi vida a pensar, escribir y exponer mis ideas y propuestas en diarios, seminarios, congresos y programas de radio y TV. Este blog está lleno de resúmenes de esas ideas y propuestas, para la consideración y la crítica pública. 5) Estoy en mi derecho de tomarme un respiro. 6) Por lo demás, si leyera mis respuestas a los comentarios previos se daría cuenta rápidamente de mis preferencias. 7) Vuelva a escribirme cuando sepa de qué habla.

    Comment por Christian Martinez Buisan — noviembre 8, 2007 @ 10:40 am

  31. Para sacar este país adelante necesitamos políticas sensatas sin titubeos. Nada de presiones populistas a las que el peronismo estará siempre subordinando, está en su gen, en su matriz creadora. No digo que Menem haya sido fascista pero si gran parte de su apoyo político lo fué, los barones del conurbano bonaerense son siempre un peligro latente, un looby que nunca dejará de presionar con pedidos de dinero a cambio de tranquilidad o la burocracia sindical ídem, dos corporaciones a las que cualesquiera sea el gobierno de signo justicialista cederán intrínsecamente. Estamos en veredas enfrentadas en como construir políticas pero no en lo que respecta a la visión de la economía. Me hace recordar a la vieja disputa de la izquierda que aún perdura sobre el "entrismo" por izquierda al peronismo en la década del 70. Los mas radicales les reprochan que ese entrismo los volvió burgueses y hoy forman parte de un gobierno populista. Se puede decir lo mismo de la UCEDE, tanto "entrismo" por derecha al PJ que hoy forman una pequeña línea interna del mismo que casi ningún liberal vota. Son todos parte de la Argentina decadente en la que estamos inmersos. Quizá algún día aprendamos o quizá nunca, soy bastante escéptico. Lo lamento por este hermoso país que está condenado a subsistir en el día a día con las internas de un partido que tanto mal ha hecho. Lamento por los liberales que todavía tienen la esperanza de imponer algún ideal a través de ese adefesio. saludos cordiales

    Comment por Germán — noviembre 8, 2007 @ 4:18 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol