La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

mayo 18, 2007

La Izquierda

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 12:52 pm

A continuación copio unos párrafos de la última carta semanal de Daniel Naszewski. Fueron tomados de un discurso de Nicolás Sarkozy poco antes de las elecciones en las que ganó la presidencia francesa. Habla de Francia pero parece que hablara de Argentina. Habla de la influencia de la izquierda en la política francesa y de países periféricos desde mayo de 1968, entre los que figura el nuestro, sobre todo desde la década de 1970, cuando empezó una manifiesta declinación económica. Sorprende el paralelismo entre las situaciones y los personajes aludidos por Sarkozy y las situaciones y personajes locales que a uno le vienen sin esfuerzo a la memoria. Este es el discurso con el que debiera abrirse paso hacia el poder un candidato de centro-derecha en la Argentina actual. Bastaría con cambiarle algunos sustantivos propios y pronunciarlo con convicción.

"Mayo del ’68 nos había impuesto el relativismo intelectual y moral. Los herederos del ’68 habían impuesto la idea de que todo vale, que no hay ninguna diferencia entre el bien y el mal, entre lo verdadero y lo falso, entre lo bello y lo feo. Habían querido hacernos creer que el alumno vale tanto como el maestro, que no hay que poner notas para no traumatizar a los malos alumnos, que no había diferencias de valor y de mérito. Habían querido hacernos creer que la víctima cuenta menos que el delincuente, y que no puede existir ninguna jerarquía de valores. Habían proclamado que todo está permitido, que la autoridad había terminado, que las buenas maneras habían terminado, que el respeto había terminado, que ya no había nada que fuera grande, nada que fuera sagrado, nada admirable, y tampoco ya ninguna regla, ninguna norma, nada que estuviera prohibido."

"Recuerden el eslogan de Mayo del ’68 en las paredes de la Sorbona: "Vivir sin obligaciones y gozar sin trabas". Así la herencia de Mayo del ’68 ha liquidado a la escuela de Jules Ferry en la izquierda francesa, que era una escuela de la excelencia, del mérito, del respeto, del civismo; una escuela que quería ayudar a los niños a convertirse en adultos y no a seguir siendo niños grandes, una escuela que quería instruir y no infantilizar, porque había sido construida por grandes republicanos que tenían la convicción de que el ignorante no es libre. Pero la herencia de Mayo del ’68 ha liquidado esa escuela que transmitía una cultura común y una moral compartida, cultura y moral gracias a las que todos los franceses podían hablarse, comprenderse, vivir juntos. La herencia de Mayo del ’68 ha introducido el cinismo en la sociedad y en la política."

"La izquierda que le ha tomado gusto al poder, a los privilegios. La izquierda que no ama a la nación porque no quiere compartir nada. Que no ama a la República porque no ama la igualdad. Que pretende defender los servicios públicos, pero que jamás veréis en un transporte colectivo. Que ama tanto la escuela pública, que a sus hijos los lleva a colegios privados. Que dice adorar la periferia, pero que se cuida muy mucho de vivir en ella. Que siempre encuentra excusas para los violentos, a condición de que se queden en esos barrios a los que ella, la izquierda, no va jamás. Esa izquierda que hace grandes discursos sobre el interés general, pero que se encierra en el clientelismo y el corporativismo. Que firma peticiones y manifiestos cuando se expulsa a algún okupa, pero que no aceptaría que se instalaran en su casa. Que dedica su tiempo a hacer moral para los demás, sin ser capaz de aplicársela a sí misma. Esa izquierda, en fin, que entre Jules Ferry y Mayo del ’68 ha elegido Mayo del ’68, es la que condena a Francia a un inmovilismo cuyas principales víctimas serán los trabajadores, los más modestos, los más pobres."

Nicolás Sarkozy, Presidente de Francia, discurso de Bercy del domingo 29 de abril de 2007.

8 Comments »

  1. Dr: le dejo el link al discurso completo que recibí hace unos días por newsletter: http://sintesis.powersite.com.ar/ver_noticia.php?id_nota=14766&fecha=2007-05-16 sin dudas este discurso canaliza muchos años de cinismo, fracaso, y promesas rotas de los partidos encuadrados dentro de la izquierda; Francia se ha dado cuenta y ha decidido, Argentina lo hará alguna vez? Saludos

    Bruno: Creo que sí, alguna vez.

    Comment by Bruno — mayo 18, 2007 @ 2:35 pm

  2. "La izquierda que no ama a la nación porque no quiere compartir nada. Que no ama a la República porque no ama la igualdad. Que pretende defender los servicios públicos, pero que jamás veréis en un transporte colectivo. Que ama tanto la escuela pública, que a sus hijos los lleva a colegios privados. Que dice adorar la periferia, pero que se cuida muy mucho de vivir en ella." Impecable. Europa esta cambiando, y este era el socio en Francia que le faltaba a la Alemania de A. Merkel. Ha llegado el tiempo ya de que nuestros lideres y gobernantes vayan tomando nota.

    Comment by anxata — mayo 18, 2007 @ 5:57 pm

  3. excelente. Espero que nuestros politicos y especialmente la 1ra. dama capte los nuevos vientos en UE. Podra cambiar? Gastemos dineros publicos y organicemos un charter!!

    Comment by pablo holmberg — mayo 19, 2007 @ 2:48 pm

  4. Estimado Jorge Ávila: El sector más vulgar de la izquierda se caracteriza, entre otras calamidades, por adscribir intenciones e intereses espurios a los participantes del debate político e intelectual, como si eso agregase fuerza a la crítica del contenido mismo de sus ideas. Lamento haber encontrado un rasgo de izquierdismo en una de sus contribuciones (por lo demás muy interesantes): "Lavagna es hombre de corporaciones. Por un lado, su candidatura fue maniobrada por Alfonsín, con el visto bueno de Duhalde y el apoyo del diario Clarín. Por el otro, es un representante del establishment industrial."

    Diego: Señalo lo que está en boca de la clase política y lo que deduzco de sus políticas proindustriales de las décadas de 1980 y de 2000. También es un dato sobre lo que habría que esperar en caso de que fuera elegido presidente de la Nación: más proteccionismo, más dólar alto y más cinismo. Se ve que Ud. pretende que lo desapruebe por sus ideas. Le pregunto: ¿Cuáles? También se ve que desea que ofrezca la otra mejilla a quienes practican en forma permanente la descalificación ad hominem. Pues bien, le informo que la ofrecí en decenas de debates televisivos entre 2000 y 2005 y que jamás obtuve el menor reconocimiento de parte de empresarios, sindicalistas e intelectuales de izquierda.

    Comment by diego — mayo 20, 2007 @ 12:50 am

  5. Jorge, cuando triunfó Sarkozy en las elecciones presidenciales de Francia, si bien esperaba su victoria, todavía sigo asombrado por su triunfo, debido a que ganó en un país "progre" con todas sus letras brindando un discurso 100% de centroderecha. Pero lo que también me impresiona es la cantidad de similitudes entre Francia y Argentina. Marche algunos ejemplos: *Joda todo el año: -Para Francia, significa "café con croissants". -Para Argentina, "Mar del Plata a full". *Que la globalización fue y será una porquería ya lo sé: -Para Francia, eso quiere decir que "le capitalisme est une merdé". -Para Argentina, "malditos cerdos capitalistas, siempre nos explotan". *El Estado es mi marido/mujer: -Para Francia, significa "Etat, mon amour". -Para Argentina, "El Estado me cuida permanentemente, total para qué tengo que preocuparme de ser responsable individualmente". Dejo planteada esta pregunta: Si Sarkozy pudo triunfar en un país progre con un discurso de centro-derecha, ¿Por qué alguien no puede hacer lo mismo en Argentina?

    Comment by Andrés — mayo 21, 2007 @ 2:55 pm

  6. Estimado Jorge: en su discurso, Sarkozy recalcó una actitud que caracteriza a la izquierda. Mi tío Adolfo desde hace años sostiene que: Si a alguien de izquierda le preguntan si cedería sus mansiones para albergar a los desposeídos….diría inmediatamente que sí. Pero que si le preguntan si cedería algunas gallinas de su gallinero para alimentar a los pobres…diría inmediatamente que NO. Por qué haría esto? Simplemente porque a las gallinas las tiene y las puede llegar a perder, pero a las mansiones no las tiene. En definitiva es lo que sostuvieron siempre: REPARTAMOS LOS BIENES DE LOS DEMÁS. A LOS MÍOS QUE NADIE LOS TOQUE!!!

    Alejandro: Vi mucho de ese cinismo en los ’90. La gente que votaba con fervor al Frepaso porque "no habían gasas en los hospitales" evadía simultánea y muy frecuentemente el pago de los aportes previsionales y del impuesto a las ganancias, que justamente financian gastos sociales.

    Comment by Alejandro — mayo 23, 2007 @ 9:45 am

  7. ¡Hola Jorge! Muy bueno tu artículo acerca de Nicolas Sarkozy y la derecha francesa. Lamentablemente no tenemos en Argentina una derecha ni una centro-derecha como la francesa. Los argentinos nos corremos permanentemente hacia el centro y hacemos equilibrio en una especie de cornisa política por dos razones: porque no tenemos políticos decentes de verdad y porque de uno y otro lado del espectro político nos han defraudado. La derecha argentina siempre ha sido insoportable: retrógrada, fundamentalista católica ultramontana, intolerante, cerril y clasista. La izquierda ha sido igual de insoportable: un viva la pepa y "no pongas reglas porque poner reglas y hablar de orden es de autoritarios y represores". Ojalá en la Argentina tuviéramos una derecha liberal como la francesa o la alemana, que fomente el progreso y desarrollo humano por medio del trabajo, de la educación, de la generación de riqueza y del esfuerzo individual. Hoy día no veo ningún político argentino de centro derecha con amplitud de miras como Sarkozy; en su momento me pareció Ricardo Lopez Murphy y lo voté pero luego no fue electo y hoy día no lo veo con el impetu de 2003 ni generando el entusiasmo que le diera el tercer lugar en las elecciones de entonces. Por otro lado tenemos un sistema electoral "sui generis" que permite a un candidato ser presidente con un 45% de los votos o evitar la segunda vuelta si obtiene un 40% y 10 puntos de diferencia. Eso no es sistema de doble vuelta, es un mamarracho pergeñado en 1994 que en cierto modo le asegura privilegios al peronismo; el ballotage verdadero es como en Brasil, Chile o Francia si ninguno alcanza el 50% se va a segundo turno electoral y listo. Y con voto voluntario, no obligatorio. Dudo mucho que sin una seria reforma política, sin dirigentes honestos y sin transparencia en la gestión pública lleguemos a alguna parte. Estamos muy lejos de un liderazgo como el de Sarkozy y difícil veo el surgir políticos de ese estilo. Antes nos haría falta madurar mucho como sociedad y establecer un rumbo a seguir como país.

    Lelia: Muy buen comentario. Gracias.

    Comment by Lelia — mayo 24, 2007 @ 2:03 am

  8. No me gusta Sarkozy. Personalmente creo que hace populismo de derecha. Si Sarkozy cree que el Mayo Frances fue lo que acaba de decir, entonces Sarkozy peca de superficial. Si la mayor critica que hace Sarkozy al mayo frances es el relativismo, pues, mal vamos. Prefiero mil veces el relativismo, a que el burocrata de turno me imponga qué esta bien y qué esta mal. Por otro lado, no sé qué tiene francia de "Progre". Es un pais cerrado, bastante intolerante con el inmigrante y ni siquiera su "estado benefactor" puede ser comparado al de otros paises Europeos. Que comparta con argentina la tradicion del cafe o del psiconalisis, no lo hace un pais "progre".

    Grimpi: Sobre la influencia del Mayo Francés, estoy mucho más cerca de Sarkozy que de Ud. Lo contrario al relativismo progresista no es el burócrata conservador que impone lo que está bien o mal. Es otra cosa, más cercana al liberalismo.

    Comment by Grimpi — mayo 25, 2007 @ 12:53 am

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol