La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

mayo 12, 2007

Apuntes sobre ALCA

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 12:03 pm

Kathleen Barclay, presidente de la Asociación de Cámaras de Comercio de Estados Unidos en América Latina, pronunció ayer una muy interesante conferencia sobre el peso de las inversiones, los negocios y el comercio exterior norteamericano en América Latina. Las preguntas del público la llevaron a hablar del presente y el futuro de los tratados de libre comercio entre los países de la región y EEUU. De esta manera, salió a la luz una variedad de sugestivas reflexiones, impresiones y datos que quiero condensar en este post.

Quise saber sobre la traba que representan los subsidios agrícolas de EEUU para la firma de TLCs con Argentina y con Brasil. Como introducción a mi pregunta señalé que en Argentina esos subsidios son usados como una excusa proteccionista, que creo que a nuestro país el ALCA le conviene aun cuando dichos subsidios sigan en pie, pero que cuando nuestro país buscó seriamente un acuerdo comercial con EEUU cerca de 1940 la oposición de los productores agrícolas norteamericanos fue un obstáculo insalvable. Mi pregunta fue, entonces, si ella creía que esta oposición es ahora menos cerrada.

Barclay: La participación del agro en el PBI ha caído significativamente a lo largo del siglo XX. Hace 200 años, era superior a 90%; en la actualidad, es 0.9% (CIA FactBook). Por tanto, el lobby del sector agrícola no es ahora tan poderoso como en la década de 1930. El sector servicios es muchísimo más importante; representa 79% del PBI.

También le pregunté si creía que la emergencia de las grandes economías de la UE, de China y de India están jugando a favor del ALCA o de la firma de TLCs con países de la región.

Barclay: La aparición de esas grandes economías obliga a EEUU a buscar caminos para hacer su economía más competitiva. Por esto le interesa el libre comercio continental.

Otras respuestas:

* Los dirigentes de SOFOPA eran los más férreos opositores al TLC entre Chile y EEUU. (SOFOPA agremia a los productores de carne y trigo del sur de Chile.) Junto al gobierno de Chile, la consultora Mc Kinsey y SOFOPA, decidimos concentramos en la competitividad de la producción de carne bovina de esa zona del país. Al poco tiempo logramos la primera colocación de carne bovina en el mercado norteamericano. Hoy, los dirigentes de SOFOPA son defensores del TLC.

* El núcleo de la oposición al libre comercio en EEUU son los sindicatos, que forman parte del partido Demócrata. En la actualidad, el partido Republicano es librecambista. Pero no siempre fue así. En la década de 1940, el partido librecambista era el Demócrata. Los roles están cambiados.

* A pesar de las apariencias, el ALCA se está concretando. No de una sola vez y en bloque como se previó. Sino de a poco, por medio de los TLCs bilaterales.

* Si los TLCs con Colombia, Perú y Panamá no fueran aprobados por el Congreso en estos meses, quedarán pendientes para 2009. La gran traba que enfrenta el TLC con Colombia es la opinión crítica que tienen los legisladores demócratas sobre las leyes laborales y el trato que reciben los sindicalistas en este país. Es probable que los TLCs con Perú y con Panamá sean aprobados. No hay que desesperarse. Un TLC involucra un proceso largo. El de Chile nos llevó 12 años (1992-2003).

* El acuerdo entre EEUU y Brasil sobre biocombustibles es el primer paso hacia un futuro TLC con este país. Mencionó también posibles entendimientos comerciales entre EEUU y la UE. Angela Merkel, la canciller alemana, de visita en EEUU hace unas semanas, exploró la posibilidad de alcanzar un TAFTA (Transatlantic free trade agreement) entre EEUU y la UE. Este es otro ejemplo de la búsqueda de mayor productividad y competitividad de las economías de Occidente frente al desafío de China e India.

* El auge de la inversión externa directa es una consecuencia directa de la firma de un TLC con EEUU o con otros grandes socios comerciales. La instrumentación de un TLC es muy importante por la claridad y estabilidad que imparte a las reglas de juego. Ejemplos en este sentido son las experiencias de México tras la firma del NAFTA y de Chile luego de su TLC. Otro ejemplo contundente en tal sentido, agrego yo, es la experiencia de España.

5 Comments »

  1. Dr. Ávila: Quisiera realizar una observación sobre los subsidios agrícolas ya que lo mencionó. Se sabe que la liberalización del comercio agrícola es la principal traba para el cierre de la Ronda Doha. La ventaja de este tipo de negociaciones es que nos permite acordar con 146 países al mismo tiempo. Pero ¿qué pasa si la ronda fracasa? Seguramente, todos los países sufrirán, pero los más afectados serán los que no acordaron con ningún país por su cuenta. Es decir, los TLC bilaterales son una buena forma de resguardarse por si fracasan las negociaciones colectivas en la OMC. No entiendo la postura de estar a favor del libre comercio en los foros internacionales y luego renegar de cualquier ofrecimiento hecho por algún país para comerciar. ¿Qué importa que sea EE.UU? Si yo quiero comerciar con John Smith, y éste quiere hacerlo conmigo, no nos beneficiamos ambos?

    Patricio: Creo entender esa postura aparentemente contradictoria. Un TLC es una avenida rápida a la apertura, sobre todo un TLC con EEUU, país cuya economía representa cerca de 30% del PBI mundial. Por el contrario, las rondas de la OMC pueden ser un camino lento y tortuoso al libre comercio. Por esto los proteccionistas prefieren las rondas, para que la rebaja arancelaria y la eliminación de cuotas de importación sean una posibilidad lo más lejana posible. Por lo demás, estar a favor de las rondas es elegante, políticamente correcto y hasta eficiente, ya que de las negociaciones en el seno de la OMC surgiría una apertura hacia todo el mundo, capaz de crear comercio sin correr el peligro de desviarlo. Pero ¿cuán probable es el éxito de la OMC?

    Comment por Patricio Lagger — mayo 12, 2007 @ 5:01 pm

  2. Sr. Ávila, sin dudas que este post referido a las declaraciones de la presidenta de la Asociación de Cámaras de Comercio de Estados Unidos en América Latina despeja varias dudas que teníamos en este blog. Pero si tengo que quedarme con algunas frases, me quedo con estas dos: 1) "El acuerdo entre EEUU y Brasil sobre biocombustibles es el primer paso hacia un futuro TLC con este país." Comentario de esta frase: el día que Brasil firme un hipotético TLC con Estados Unidos, ¿Vamos a seguir llorando que EE.UU. levante sus subsidios agrícolas? 2) "A pesar de las apariencias, el ALCA se está concretando. No de una sola vez y en bloque como se previó. Sino de a poco, por medio de los TLCs bilaterales." Comentario de esta frase: Por suerte "me adivinaron" el pensamiento. El ALCA se concretará poco a poco mediante la firma de acuerdos bilaterales. Y si hay algo de lo que estoy seguro es que en cuanto se vaya concretando el ALCA, Argentina irá entrando a esa área continental que, para mí, será nuestra tabla de salvación tal como lo fue la Unión Europea para España e Irlanda. ¿O estoy equivocado? Acá dejo un link de una noticia que salió ayer en Clarín respecto de la ratificación pendiente de varios TLCs: http://www.clarin.com/diario/2007/05/12/elmundo/i-04201.htm

    Andrés: Gracias por el link. El acuerdo de Bush con los Demócratas del que informa Clarín viene a respaldar una de las afirmaciones de la conferencista: que los TLCs con Perú y con Panamá serían aprobados.

    Comment por Andrés — mayo 13, 2007 @ 2:01 pm

  3. Sr. Ávila, disculpe mi insistencia, pero lo que quiero rescatar de mi comentario es lo siguiente: Que el ALCA se concretará paulatinamente por medio de TLCs bilarerales. Mi pregunta es: ¿Podrá ser el ALCA la tabla de salvación para Argentina, tal como lo fue la Unión Europea para España e Irlanda?

    Andrés: Creo haber descripto el ALCA como, precisamente, la tabla de salvación de Argentina en innumerables ocasiones. Un área de libre comercio no es, sin embargo, sinónimo de un mercado común. El último supone una moneda común, un banco central común en la práctica, una política tributaria y presupuestaria similar y una plena movilidad laboral entre los miembros del mercado. O sea, de un área de libre comercio como el ALCA Argentina va a importar menor cantidad de instituciones que las que importaron España e Irlanda de la UE. Luego, menor será la reducción del riesgo-país, menor la expansión de la inversión externa directa y menor el tamaño del milagro. En principio, pues nuestro país podría avanzar en reformas adicionales que lo tornaran más predecible y atractivo para la inversión.

    Comment por Andrés — mayo 14, 2007 @ 12:57 am

  4. Es evidente que algunos gobernantes argentinos y los industriales de la UIA se han unido en un pacto que los beneficia a ellos pero perjudica a la mayoría de los ciudadanos condenándolos a la mediocridad y a la pobreza en el futuro. Por qué un pueblo que se dice LIBRE y DEMOCRATICO admite semejante tragedia cuando podría evitarla? Por qué aquellos académicos que se autodenominan inteligentes no se dan cuenta del error? La única explicación que encuentro es que somos una sociedad acostumbrada a la corrupción. Elegimos a corruptos y delincuentes para que nos gobiernen y decidan nuestro destino como Sociedad y como Nación. Es lamentable, no le parece? Negociar un TLC puede llevar hasta 12 años, como Usted lo refleja en el post. Nosotros no hemos iniciado ni una sola negociación de esa envergadura. Será que el mega-proyecto UIA y compañía es promover la candidatura de H Chávez para tenerlo, dentro de 12 años, como el emperador del cono sur?

    Juan Carlos: Es muy raro que un pueblo, por libre y democrático que sea, pueda apreciar la importancia económica y geopolítica de un TLC. Pero su dirigencia debería apreciarlo. ¿Por qué no lo aprecia la UIA y un gobierno como el actual? Es fácil saberlo. Intereses sectoriales + ideología obsoleta. ¿Por qué no lo aprecian políticos como Macri y casi todos los otros de centro derecha? Porque no entienden cómo funciona el mundo o porque tan sólo apuntan a quedar bien con votantes que no entienden la cuestión y sienten temor ante el cambio. ¿Por qué no lo aprecian los intelectuales? Sabe Dios.

    Comment por Juan Carlos Vera — mayo 15, 2007 @ 8:01 pm

  5. 1) Lamentablemente, las declaraciones de Barclay son "politicas", llenas de sesgo (esto es: no creo ella sea ignorante de la realidad americana, sino que da las respuestas que se espera de su cargo). 2) El argumento del peso del sector agricola que ella da muestra la manipulacion de los datos que da. En realidad, es al reves: hay muchos trabajos de economistas americanos donde se estudia como puede ser que un sector que contribuye relativamente poco al GPD Americano, tenga tanto poder de lobby. La respuesta, en buena parte, se debe al sistema politico Americano de "winner takes all", que hace que representantes y diputados de estados agropecuarios tengan una cuota de poder magnificada en la toma de decisiones. 3) Por lo mismo, el que le eche la culpa a los sindicatos democratas, es absurdo. Sin duda, estos se oponen al TLC. Pero tambien es cierto que el peso politico de los sindicatos en USA ha venido decayendo mucho y hoy de ninguna manera es el factor de peso exclusivo que ella le da. Lo cierto es que los representantes de estados donde el desempleo es percibido como un problema (sean republicanos o democratas) estan hoy dia contra el TLC. Vos podes ver el proteccionismo en Florida por la caña de azucar o en Pennsylvania con la industria del acero. 4) Es mas, esta claro que a esta administracion no le interesa llegar a TLC alguno!!! Y esto se evidencia con la realidad que es imposible que esta administración llegue a firmar TLC alguno mientras el Congreso no lo autorice!!! El fast track es lo que le permite al presidente negociar un acuerdo sin ingerencia del congreso, el cual solo vota una vez al final, por aceptarlo o rechazarlo. Sin el fast track no hay forma que las presiones de los representantes de estados proteccionistas traben el acuerdo (como te marcara arriba)!!!!! Esta administracion no tiene ni tuvo interes en el TLC. Porque Bush, aun cuando tenia dominio del Congreso, jamás pidió el fast track!!! Jorge, la retorica Americana dice que quieren. La realidad dice que no. Res non verba. Eduardo

    Eduardo: Justifico buena de tu escepticismo. Pero hay cuestiones que no comparto o que no entiendo. 1) Barclay no es funcionaria del gobierno norteamericano. Preside una institución privada, tiene una consultora especializada en temas de comercio regional, reside en Santiago de Chile hace 20 años e intervino en la negociación del TLC de este país con EEUU. 2) Su argumento sobre la pérdida de importancia del sector agrícola en el PBI de EEUU es impecable. Es obvio que el lobby proteccionista del agro norteamericano debe haberse reducido desde 1930 cuando la Argentina intentó un acuerdo comercial con aquel país y el lobby lo dinamitó. También resulta obvia la favorable influencia a un TLC de un sector servicios que ahora representa casi 80% del PBI norteamericano; esto explica el énfasis de EEUU en las garantías de trato parejo en compras gubernamentales, servicios, inversiones y patente intelectual. Desde luego, lo dicho no rebate tu argumento sobre la representación de los estados agrícolas en el Congreso, pero fijate que lo condiciona bastante de cara al futuro. 3) ¡Ojala los sindicatos sigan perdiendo peso en la política norteamericana! El desempleo será siempre un problema; pero se firmó el Nafta con México, un TLC con Chile y otros con países de Centroamérica y Santo Domingo. 4) ¿Por qué iba Bush a pedir el fast track si lo ha tenido hasta ahora? Vence el mes que viene y ahora tiene el Congreso en contra, pero esto es otra historia.

    Comment por Eduardo Romano — mayo 15, 2007 @ 9:58 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol