La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

mayo 5, 2007

Devaluemos un poquito más

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 8:40 pm

Sueño con una Argentina desembarazada de estas tres malditas instituciones: la Aduana, el BCRA y la coparticipación federal de impuestos. No creo que nuestro país pueda enderezar su rumbo en forma perdurable mientras sigan en pie estas usinas de corrupción, aislamiento, inestabilidad y centralismo. Día tras día, sin piedad, surgen pruebas de que el sistema armado sobre ellas está obsoleto.

A fines del mes pasado tuvimos dos pruebas contundentes en tal sentido, ambas referidas al área del BCRA. La primera es una grosería, inherente al ambiente de retroceso intelectual e institucional en el que ha caído el país. La segunda es un sofisma, pergeñado por un técnico honesto pero confundido, que habla por y para un Régimen cuya honestidad está en duda y que está equivocado.

1) La Comisión de Finanzas de la Cámara de Diputados de la Nación aprobó un proyecto de ley de la diputada Marcó del Pont que duplica o triplica los objetivos a cumplir por el BCRA. Hasta ahora, el Banco Central tiene un objetivo único y excluyente: "preservar el valor de la moneda", y para ello la ley vigente le asegura que "la formulación y ejecución de la política monetaria y financiera no estará sujeta a órdenes, indicaciones o instrucciones del Poder Ejecutivo". Conforme al proyecto de la diputada, en adelante la preservación del valor de la moneda debería hacerse de un modo "consistente con las políticas orientadas a sostener un alto nivel de actividad y asegurar el máximo empleo de los recursos humanos y materiales disponibles, en un contexto de expansión sustentable de la economía". No falta un solo cliché. Pero hay más: a la política monetaria y financiera se suma la cambiaria, y se establece que el Banco deberá "coordinar su cometido con el PEN".

Durante la semana pasada, muchos amigos y bloggers me pidieron una opinión sobre este tema. No se las di antes porque estuve de viaje y aun si no hubiera estado de viaje quizá no lo habría tocado. Mi norma es abordar temas que me llaman la atención o de los que puedo decir algo interesante. Esta iniciativa no me llama la atención ni me permite decir algo de interés. La sección económica de La Nación del domingo pasado informó casi todo lo que hay que saber al respecto. Sólo agregaré esto:

a) La iniciativa es un blanqueo de un hecho inocultable. El BCRA perdió su independencia en 2001, cuando el ex-ministro Cavallo forzó la renuncia de Pedro Pou a la presidencia del Banco, y volvió a perderla en 2006, cuando por decreto del presidente Kirchner el gobierno se apropió de u$s 10.000 millones de sus reservas con el objeto de cancelar la deuda con el FMI. En aquella ocasión, el presidente del Banco no dijo nada. Y en esta ocasión, cuando el objetivo de preservación del valor de la moneda quedaría subordinado al del pleno empleo y sus acciones tendrían que consensuarse con el gobierno, ha dicho poco y nada. En tiempos de la República, escribió Federico Pinedo (quizá el más importante economista-político argentino del siglo XX), un ministro salía de su casa con la renuncia firmada en el bolsillo y la ponía sobre el escritorio del Presidente cuando discrepaba con alguna de las grandes decisiones del gobierno. Por ejemplo, un ministro de Hacienda en desacuerdo con un giro de la política exterior presentaba la renuncia al cargo.

b) Mete una inconsistencia en el manejo del BCRA. La política monetaria sólo es efectiva para controlar la inflación. Cuando también se le pide que estimule el crecimiento, el saldo es una mezcla de inflación y estancamiento, como predice la teoría y confirma la evidencia argentina de 1970-80.

c) Abre la puerta a la devaluación. Sin nombrarla, la devaluación es el verdadero objetivo de la diputada industrialista Marcó del Pont. Se modifica la carta orgánica del BCRA para perpetuar la actual redistribución del ingreso nacional a favor de los dueños de las fábricas, con el falso argumento de que el dólar alto genera crecimiento y empleo. ¿Desde cuándo es una condición necesaria para el crecimiento económico un "toquecito" de devaluación cada tanto? Si el argumento kirchnerista-industrialista fuera cierto, los países que crecen tendrían que experimentar una espiral de devaluación e inflación; no tendrían estabilidad de precios ni mercados hipotecarios a 30 años. La estrategia de desarrollo que postula Marcó del Pont conduce a una inflación permanente: se devalúa 5% y los precios aumentan 5%; entonces, se vuelve a devaluar y los precios vuelven a aumentar.

2) Roberto Frenkel publicó el domingo pasado un artículo en el que no se menciona nunca la palabra devaluación pero cuya trama conduce mecánicamente, como en Ana Karenina, la gran novela de Tolstoi, a un final inevitable: en este caso, devaluar el peso un poquito más, so pena de "arriesgar la sostenibilidad de la política monetaria y cambiaria". El punto de partida de su argumento es el balance del BCRA. En su activo figuran las reservas internacionales; en su pasivo, la base monetaria y la deuda cuasi-fiscal (Lebacs y Nobacs). El Banco cobra un interés de 4.6% anual sobre las reservas de dólares, por un lado. Y paga un interés de 0% a los tenedores de base monetaria (circulante y encajes bancarios) y de 10.2% anual sobre la deuda cuasi-fiscal en pesos, por el otro. Puesto que esta deuda representaba en abril pasado un 45% de los pasivos totales del BCRA, la más alta tasa de interés en pesos que el Banco puede pagar, sin caer en un déficit cuasi-fiscal, es 10.2%. Como esta tasa le parece un poco baja, Frenkel razona que el margen de autonomía de las políticas monetaria y financiera es reducido. Concluye que hay que hacer algo: aumentar el superávit fiscal para comprar más dólares sin necesidad de esterilización, ¡endurecer las restricciones al ingreso de capitales! o aumentar la tendencia del tipo de cambio.

Aritmética al servicio del lobby. O pensamiento macroeconómico confuso. Quién sabe. Lo que sé es que la estabilidad de precios no es un objetivo que preocupe a este economista de inclinación oficialista. Tampoco veo que la posibilidad de una corrida bancaria le preocupe; si le preocupara, no trataría tan livianamente la montaña de deuda cuasi-fiscal que acumula el BCRA. De seguir la sugerencia de Frenkel, el gobierno podría matar dos pájaros de un tiro: recaudar nuevamente el impuesto inflacionario y satisfacer el lobby industrial.

11 Comments »

  1. Dr. Ávila: Creo que Frenkel se equivoca al creer que el BC puede fijar incrementos periódicos en el tipo de cambio nominal. Esto sería posible si todos fuésemos lo suficientemente ingenuos como para dejarnos engañar sistemáticamente, pero con el tiempo todos se van dando cuenta que cada vez que devalúan un poquito, tenemos otro poquito de inflación. Entonces, todos intentamos ganarle de mano al gobierno, anticipando el "impuesto" que nos va a cobrar. Ahora bien, usted dice que el dólar caro no genera ni crecimiento ni empleo. Supongo que se está refiriendo a lo que termina ocurriendo a largo plazo, porque no podemos negar que si el modelo resulta halagüeño para algunos es porque el tipo de cambio alto alienta la demanda de transables y de industrias sustitutivas, las que, a su vez, demandan empleo. Concuerdo con que la receta puede ser desastrosa, pero ¿puede usted probar que el crecimiento del PIB y el empleo entre 2003-2006 se debe sólo a la bonanza internacional o a la capacidad ociosa, y no tiene absolutamente nada que ver con que el dólar caro implica salarios bajos? De cualquier forma, creo que el modelo productivo es insostenible por su ineficiencia e inequidad. Una vez más, encuentro su visión clara y contundente. Saludos.

    Patricio: ¿Advierte que un dólar caro implica un precio relativo alto para la industria y el campo y, al mismo tiempo, un precio relativo bajo para el sector servicios, que representa más del 60% del PBI y el empleo del país? Luego, cabe preguntarse por qué el dólar caro debería ser la causa de la reactivación argentina, ya que mientras premia a un sector castiga a otro, que encima tiene más peso en la economía. ¿Entiende el razonamiento? La recuperación de la economía se debe a la vertical caída que ha experimentado la prima de riesgo-argentino desde septiembre de 2002. A su vez, esta caída se debe a la bonanza internacional, el superávit fiscal, la convertibilidad informal y la gobernabilidad de estos años en comparación con la de 2001-2002. No considere a la caída del riesgo-país como un fenómeno intrascendente. Implica, nada más y nada menos, que una profundización del horizonte de consumo e inversión premia a todos los sectores. Es la primera fuerza expansiva de la demanda agregada. ¿Entiende Ud. lo que digo, le parece rebuscado? Mientras esta relación no se entienda, seremos rehenes de periódicas devaluaciones impulsadas por impostores y aplaudidas por confundidos.

    Comment por Patricio Lagger — mayo 5, 2007 @ 9:52 pm

  2. Estimado profesor Ávila, yo leo siempre su Blog y también a sus comentaristas. Es muy saludable saber que un Profesor se anima a decir las cosas de frente porque yo también lo hago a mi manera. En esta oportunidad yo soy menos optimista que Usted. Mejor dicho yo no veo nada raro en la próxima movida. No veo grosería intelectual ni tampoco sofisma. Lo que veo es otra “gran estafa” a todos los Argentinos. Quieren manotear las Reservas del Banco Central. Ya han empezado, instrumento legal mediante. Esa será la próxima gran estafa de los señores ladrones. Se roban sistemáticamente los depósitos de los bancos, se roban el ingreso y el poder adquisitivo de los empleados, y ahora se quieren robar las Reservas Internacionales. Puede ser que mi comentario este subido de tono, y por ello solicito disculpas. Saludos.

    Comment por Juan Carlos Vera — mayo 7, 2007 @ 1:53 am

  3. Gracias por escuchar el pedido. Igualmente hubiera sido interesante que empalmara el artículo de La Nación con el paper de Ensayos Económicos del BCRA… pero bueno, como usted dijo, tendrá que esperar su turno.

    Comment por leandro — mayo 7, 2007 @ 1:59 am

  4. Me tomo el atrevimiento, para compartir. Saludos. Ramiro. http://www.clarin.com/suplementos/economico/2007/05/06/n-00311.htm

    Ramiro: Muchas gracias por el link al reportaje de Clarín a Phelps. Realmente interesante. Otro amigo que sigue el blog, leyó también el reportaje y me mandó por correo privado estas reflexiones: "Tomando algo en una confitería husmeé en el suplemento económico de Clarín (que no hubiera leído en otras circunstancias) y allí encontré una entrevista al premio Nobel Phelps quien dijo cosas interesantes sobre la Argentina. Lo que Clarín no explica es a qué se refiere Phelps cuando habla de ‘instituciones económicas’. Algunos lectores podrán pensar que se trata de la AFIP, el Ministerio de Economía o el BCRA. O que, por ejemplo, no se cuentan bajo esa categoría a las instituciones políticas. De lo que el laureado está hablando es del Derecho (y también de las reglas informales de la cultura), de las normas que como tales estructuran incentivos y definen y limitan el conjunto de elecciones de los individuos. Phelps está hablando de algo extremadamente más cotidiano y extenso que las instituciones del estado. Y de una reforma que no se está haciendo, teniendo los recursos para hacer."

    Comment por Ramiro Rossetti — mayo 7, 2007 @ 1:51 pm

  5. Dr. Ávila: más alla de la cuestión de que los industriales siempre presionan por una devaluación u otras medidas que conlleven a cerrar la economía, ¿no cree usted que el problema es que en nuestro país faltan verdaderos empresarios, innovadores, que sepan cambiar y generar mayor valor agregado? Fijese que en Inglaterra se esta revaluando la libra y los empresarios, los industrialistas, no se quejan como en el pasado, justamente porque pasaron a vender bienes de mayor valor agregado o simplemente a dedicarse a la prestación de servicios. En definitiva, según el gobierno de turno, cambiaremos de política macro pero no se soluciona el problema de fondo y asi viviremos en un vaiven permanente.

    Fernando: Nuestro país no tiene un déficit de talento empresarial. Tiene un déficit de instituciones que sean a la vez liberales e irrevocables. Las instituciones económicas básicas de Argentina son intervencionistas y reversibles. No es posible apostar a proyectos que maduren lentamente, que es el caso de las grandes inversiones que hacen falta para transformar el país, porque las reglas (instituciones) cambian con frecuencia extraordinaria. A esto se debe mi insistencia en el papel de la prima de riesgo-argentino y en la conveniencia de importar la moneda, los bancos y la política arancelaria de una superpotencia.

    Comment por Fernando — mayo 7, 2007 @ 2:08 pm

  6. Estimado Jorge: Entiendo lo que decís sobre la caída del riesgo argentino y su rol en la reactivacion. Creo que la devaluación, que en general fue un desastre, un acto delincuencial y una de las mayores injusticias cometidas en la historia de nuestro pais, tuvo un efecto secundario que fue licuar los gastos del Estado y permitir la adopción de impuestos altamente distorsivos como las retenciones. El Estado pasó entonces de ser fuertemente deficitario a superavitario. Creo que este hecho objetivo tiene una responsabilidad muy importante en la baja del riesgo pais. No se si me he podido expresar claramente, me gustaría tu opinión al respecto.

    Miguel: Clarísimo. Por supuesto, los desastres también tienen un costado positivo. En nuestro caso, la licuación del gasto público fue tan marcada que permitió pasar a un fuerte superávit fiscal sin el cual la prima de riesgo-país no habría bajado tanto. Lo mismo puede decirse de la leonina renegociación de la deuda (quita de 70%), que bajó el servicio de la deuda de 4% del PBI a 1.5%. De esta manera, también se podría justificar la devastación nuclear de Japón a fines de la 2da. guerra mundial, puesto que sin ella no habría habido un milagro japonés.

    Comment por Miguel Orell — mayo 7, 2007 @ 5:14 pm

  7. Jorge: en mi opinion, la caida del riesgo argentino es consecuencia de factores de crecimiento externo por un lado, pero tambien de la devaluacion, cuyo efecto licuador y generador de superavit ha empujado el crecimiento ( recuperacion ) de la economia, al redireccionar el ahorro del sector publico al privado. No la considero una clasica devaluacion, ya que ha generado un cambio relevante al producir dicho superavit fiscal. Sin embargo considero que la misma ha cumplido su objetivo y es necesario ajustar el modelo. Por otro lado, me permito no coincidir respecto a importar moneda, ya que dicha politica aumenta el problema de fondo (donde coincido con usted) expresado en una gran debilidad institucional. Considero que el periodo de convertibilidad ha demostrado la imposibilidad de exito de dicha politica, ya que no se puede importar management, y este, finalmente es a mi entender la principal variable de crecimiento a largo plazo Saludos Kaloma

    Kaloma: Respecto del papel del riesgo-país, ya di mi opinión en respuesta al comment Nº 1. Sobre su opinión en cuanto a la performance de la convertibilidad y la importación de una moneda, lo dejo con sus opiniones. Las mías ya han sido expuestas ampliamente en muchos posts del blog.

    Comment por Kaloma — mayo 7, 2007 @ 8:38 pm

  8. Dr. Ávila: disculpeme que lo vuelva a molestar, pero tener la posibilidad de contar con alguien de su conocimiento me permite seguir aprendiendo. En referencia al rol empresarial en nuestro país, estos historicamente han buscado la protección del Estado. ¿Usted cree que con la existencia de instituciones los empresarios van a dejar de reclamarle al Estado? Me parece que la Argentina no solo requiere instituciones sino un cambio cultural y educacional mucho más dificil de lograr.

    Fernando: Justamente porque el cambio cultural y educativo es tan lento y de resultado tan incierto es que prefiero la importación de reglas (instituciones) fundamentales como el libre comercio con una superpotencia como EEUU. Una buena regla "domestica" a los empresarios y los hace trabajar a favor del bienestar general. Una buena regla se define como una regla que es, a un mismo tiempo, liberal e irrevocable.

    Comment por Fernando — mayo 7, 2007 @ 10:24 pm

  9. Dr. Avila: he leído su post acerca de la internacionalización monetaria y bancaria, y me surgen algunas dudas, las que reproduzco a continuación. 1) Qué ocurriría con el 50% de la economía "en negro", es decir, el sector informal? O aquellos sectores que no se manejan habitualmente por entidades financieras; no cree usted que, antes de realizar la internacionalización, serían necesarias reformas estructurales? (ej. inclusión de este 50% en la economia formal, generalización de medios de pago electrónicos, etc) 2) La adopción de una moneda extranjera implicaría la imposibilidad de la casa de la moneda de imprimir billetes, y reduciría el circulante (por lo menos comparandolo con su nivel actual), lo que me lleva a imaginar que el proceso debería llevarse a cabo con una generalización de medios de pago electronicos con el objeto de mantener estable el nivel de transacciones (debito, pago por internet, depósitos en cajeros, etc), dicha generalización de medios de pago electronicos, no solo sería ardua ya que implicaría modificar profundamente una costumbre de la sociedad (el abonar con billetes), sino que, y este es mi punto, no llevaría a un aumento de la velocidad de circulación del dinero en el CP, el cual tendría repercusión en el nivel de precios? Pasando en limpio, no se generaría inflación a partir de esta situación, digamosle, shock interno, la que se sumaría a la inflación de los eeuu? (considerando que la moneda elegida sea el dolar americano). Muchas gracias por su atención, y, nuevamente, felicitaciones por el aporte de su blog a los estudiantes de economia, y a la sociedad interesada, en general. Saludos

    Bruno: La dolarización o la eurización de la economía argentina o del cualquier país no representa ningún peligro para el sector informal; tampoco generaría escasez de dinero. La dolarización funciona como la convertibilidad. Un ejemplo es Panamá, que está dolarizado hace 100 años y jamás experimentó escasez de medios de pago. Otro ejemplo es Argentina durante el peso convertible. La explicación es que el balance de pagos provee toda la oferta monetaria que demande el país en forma automática. Así funciona el tipo de cambio fijo. En rigor, la dolarización equivale a un tipo de cambio fijo indevaluable, o con riesgo de devaluación cero. ¿Donde estudiás Economía y en qué año estás?

    Comment por Bruno — mayo 9, 2007 @ 11:48 pm

  10. Dr: 3er año, salvador, pido disculpas por mi ignorancia en algunos puntos, me encuentro en proceso de aprendizaje. Una última inquietud está relacionada con los depósitos de organismos publicos no autarquicos-provincias, los mismos también serían depositados en bancos del exterior? No quedarían expuestos a posibles embargos por parte de la justicia, en torno a las demandas de los bonistas que no adhirieron al canje de lavagna? se me vienen a la mente un par de situaciones relacionadas al avión presidencial y a los bienes de la embajada argentina en eeuu, pido nuevamente disculpas por mis falencias, muchas gracias por responder. Saludos

    Bruno: Si la banca offshore fuera adoptara hoy, los depósitos de aquellos organismos quedarían bajo jurisdicción extranjera. Pero, despreocupate, porque el día que llegue el gobierno que haga esta reforma, el país habrá dejado atrás el default.

    Comment por Bruno — mayo 11, 2007 @ 12:07 am

  11. Estimado Jorge, como siempre tan claro y realista. Un realismo que muchos, hoy, no quieren ver porque ganan en el corto plazo. Parece que no aprendimos de nuestra propia historia económica y queremos seguir protegiendo a ciertos sectores con buen acople sindical. Así seguiremos perdiendo oportunidades y mercados. Por otra parte, parece que no se dan cuenta que el ciclo internacional juega a favor, pero si fuera distinto cuánto de esta política de patas cortas se podría implementar.

    Comment por Guillermo Toranzos Torino — mayo 16, 2007 @ 9:47 am

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol