La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

abril 27, 2007

Inflación en debate

Filed under: Académica — Jorge Avila @ 5:13 pm

Hoy al mediodía participé en una mesa redonda sobre Enfoques Analíticos de la Inflación Argentina, junto a tres distinguidos economistas y amigos: Mario Teijeiro, Fernando Navajas y Daniel Heymann. A raíz de la intervención del INDEC y el rápido aumento de precios en los últimos meses, la inflación se ha transformado en el problema Nº 1 de la agenda económica nacional. Sigue a continuación mi intervención en el panel.

Voy a aprovechar esta ocasión para hablar sobre la naturaleza de la inflación que sufre el país desde 2003. Hay un serio problema conceptual en la interpretación del actual proceso inflacionario. Lo compruebo cada día que pasa. Medio mundo cree que la inflación se debe a una expansión excesiva de la oferta monetaria. Parece que la mayor parte de la profesión económica argentina se ha vuelto monetarista en el sentido más primitivo del término. Estoy desconcertado. Soy monetarista desde chico y no opino así. La causa de la inflación que padecemos no es un aumento excesivo de la oferta de dinero sino, fundamentalmente, una reducción gradual del tipo real de cambio. Experimentamos una inflación residual.

Muchos economistas no terminan de entender que un régimen cambiario no necesariamente es lo que se anuncia. En 2002, el entonces ministro Lavagna anunció que se adoptaba una “libre flotación” del peso. Muchos colegas le creyeron puesto que no se había aprobado ninguna ley que estipulara una fijación. En consecuencia, pasaron a explicar la inflación de acuerdo con el crecimiento de diversos agregados monetarios: circulante, M1, M2, M3. Y se asustaron al comprobar que estos agregados crecían más rápidamente que el PBI.

No obstante las declaraciones de Lavagna, en 2003 Argentina entró en un régimen de tipo de cambio fijo sui generis, que hace mucho denominé convertibilidad informal, ya que, en vez de estar avalada por una ley, está avalada por las intervenciones diarias del BCRA en el mercado de cambios. Desde entonces, el BCRA no ha hecho más que comprar dólares en el mercado de cambios con el propósito de fijar el tipo de cambio en un determinado nivel. De esta manera, ha acumulado un gran stock de reservas internacionales y ha expandido mucho la oferta monetaria. Tal como lo pronostica el enfoque monetario del balance de pagos.

Las tres ecuaciones que siguen dicen la misma cosa de distinta manera:

residual0.jpg

La primera ecuación informa que el índice de precios minoristas es un promedio ponderado de los precios de la canasta de bienes transables (soja, carne, heladeras y celulares) y de la canasta de bienes no transables (educación, salud, transporte). La letra griega alfa mide el peso de la canasta de bienes transables en el índice de precios minorista. Esta ecuación vale siempre, con tipo de cambio fijo o flotante.

La segunda ecuación informa lo mismo, con la aclaración de que el precio de la canasta de bienes transables es igual a su precio internacional P*, multiplicado por el tipo de cambio E, ahora fijo, y por el arancel promedio t sobre el comercio exterior.

La tercera ecuación informa lo mismo, pero esta vez enfatiza que el índice de precios minorista es igual al precio interno de la canasta de bienes transables más una crema variable que es función inversa del tipo real de cambio e (o función directa del precio de los bienes no transables PNT).

Cuando rige un tipo de cambio fijo, la oferta monetaria responde al crecimiento económico, a la tasa de interés y a la inflación residual derivada de la reducción del tipo real de cambio. P sintetiza las trayectorias de E, P* y PNT. Pero como E ha permanecido más o menos fijo desde marzo de 2003 (entre $2,82 y $3,10 por dólar), la inflación interna ha sido igual a la suma de las tasas de aumento de P* y PNT, más las variaciones del arancel promedio t.

El nivel de e surge del juego de importantes fuerzas macroeconómicas: flujo internacional de capitales, gasto público, superávit fiscal y arancel promedio. El ingreso de capitales y el aumento del gasto público (como porcentaje del PBI) bajan el TRC, pero el superávit fiscal y las retenciones a las exportaciones lo aumentan.

Desde 2003 han prevalecido las dos primeras fuerzas. El giro del movimiento de capitales desde una masiva salida de capitales a una moderada entrada y un gasto público que ha crecido más rápidamente que el PBI nominal explicarían la baja del TRC. Este fenómeno se refleja en un aumento del precio de los bienes no transables, o sea, una inflación residual. Las conclusiones son:

1. La inflación argentina es un fenómeno monetario, pero no depende de la oferta monetaria argentina sino del crecimiento de la oferta monetaria de EEUU. Porque cuando un país fija su tipo de cambio en términos del dólar se integra al área monetaria de EEUU.

2. A la larga, la inflación argentina convergerá en la tasa de inflación mayorista de EEUU, si el tipo de cambio permaneciera fijo en su actual nivel.

3. En la transición, habrá inflación residual. Esta dependerá de dos fuerzas que empujan en el mismo sentido: el ingreso de fondos externos y el aumento del gasto público. La primera ha estado presente en todo momento desde 2003; la segunda ha gravitado especialmente desde 2005: saltó de 22% del PBI en 2002 a 23.5% en 2004, a 25% en 2005 y a 28.5% en 2006; es mayor en 2007. El grueso de la futura inflación residual provendría del ingreso de fondos, que es todavía moderado; el gasto público debería generar poca inflación residual pues ya se encuentra en un nivel demasiado alto.

4. Una devaluación sacaría a la inflación de la trayectoria referida. La devaluación podría concretarse por tres motivos: a) caída importante del precio de las exportaciones (que anula el superávit fiscal); b) corrida bancaria (que obliga al BCRA a emitir para rescatar la deuda con los bancos), y c) lobby industrial.

El gráfico que sigue ilustra el comportamiento de las variables mencionadas desde 1998. Note el sostenido aumento de e desde el default ruso (agosto de 1998) y la también sostenida reducción de P. Note asimismo, desde fines de 2002, la continua reducción de e y la también continua suba de P, mientras E permanece más o menos fijo.

residual1.jpg

Para leer otros posts dedicados a la inflación argentina, haga click aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

19 Comments »

  1. Muy buen artículo, muy ilustrador. Pero una pregunta. Para mantener el tipo de cambio nominal en 3,10 sin contar con apoyo de Hacienda, el BCRA tiene que aumentar la oferta monetaria ("imprimir pesos") para comprar los dólares entrantes. Entonces, ¿no es igual de válido decir que la inflación es causada por la expansión de la oferta monetaria que decir que es causada por un TCN fijo + TRC tendiendo a la baja, ya que para mantener el TCN es necesaria la expansión monetaria? Me parece que el aumento de los agregados monetarios y el mantenimiento del TCN están relacionados, son dos caras de la misma moneda, y entonces quizás es solo una cuestión semántica esa discrepancia sobre la causa de la inflación. Si estoy equivocado (muy posible) y no es sólo una cuestión semántica entonces me parece mas apropiada su posición de inflación residual. Saludos

    Gustavo: En un contexto de expansión económica y remonetización, para mantener fijo el TCN es necesario emitir pesos y comprar dólares a la paridad prefijada. Como en uno de recesión y desmonetización, es necesario vender dólares y absorber pesos. Tal es la esencia de un régimen de tipo de cambio fijo. Con tipo fijo, la relación causa-efecto es del crecimiento y la recuperación del precio de los servicios a la compra de dólares y la emisión. Y no al revés. No hay un problema semántico.

    Comment by Gustavo — abril 27, 2007 @ 9:15 pm

  2. Profesor Ávila, Perdón, pero no entiendo. Hace unos meses nos decía esto: Después de una larga y triste historia de destrucción financiera y económica, el impuesto inflacionario ha regresado. Hasta la fecha, siempre señalé que la inflación argentina post-devaluación era de naturaleza residual, originada por la recuperación del precio en dólares de los servicios. Llegué incluso a defender en el programa A Dos Voces, en julio de 2005, al presidente del BCRA de acusaciones del mismo gobierno que lo hacían responsable del aumento de la inflación que empezó a verificarse el año pasado. Pues bien, ahora creo que la inflación dejó de ser residual y que ha vuelto a ser del tipo tradicional. Desde agosto de 2005, aproximadamente, el gobierno recauda el impuesto inflacionario. No para financiar sus gastos corrientes y de capital sino para comprar dólares en exceso del flujo de demanda de pesos. ¿Quiere decir que ahora cambió de opinión? ¿La inflación sigue siendo residual? Espero honestamente que tenga razón, pero me temo que hace rato que dejó de serlo.

    Louis: El punto es que el BCRA cambió de política. Vea el gráfico al pie del post. Note que entre 2005 y 2006 el tipo de cambio saltó de $2,90 a $3,10 (devaluación de 7%). Cuando escribí ese post, tenía la impresión de que el BCRA ingresaba en una etapa de devaluación del peso, más o menos a ese ritmo (algo que hay que adivinar pues en estos años no se sigue ninguna regla). Pero ahí no más, después de publicar aquel post, el BCRA volvió a fijar el tipo de cambio. Por este motivo creo que ha vuelto a prevalecer la inflación residual.

    Comment by Louis — abril 28, 2007 @ 9:55 am

  3. El argumento parte de la premisa ingeniosa, hasta irónica, de que se ha adoptado un tipo de cambio nominal fijo, la "convertibilidad informal". Aunque la premisa es razonable, también es todavía discutible. Si uno no la adopta, es permisible volverse monetarista, pedir una mayor moderación en el crecimiento de los agregados monetarios (con una caída del tipo de cambio nominal), sin que nadie deba sentirse "desconcertado". Lo peor es que, como Ud. sabrá, hay en círculos cercanos al poder quienes abogan por una fijación del tipo de cambio REAL. ¡Ahí si que se pone interesante el tema inflación! Saludos y gracias por el post.

    FT: 1) El monetarismo no es incompatible con el tipo de cambio fijo. Sí lo es con el tipo real de cambio fijo. Por la simple razón de que, a la larga, esta última variable no se puede fijar. 2) Tiene razón, el tema se pone más que interesante porque el intento de fijar el tipo real de cambio abrirá las compuertas de la inflación tradicional, como dije en el post Impuesto Inflacionario.

    Comment by FT — abril 28, 2007 @ 11:43 am

  4. Dr Avila: Su planteo me genera dos dudas: 1) Si la inflación es residual y converge, ¿por qué la inflación viene subiendo a ritmo creciente en los últimos años? 2) ¿No altera su argumentación el hecho de que el BCRA esté esterilizando las compras de dólares? Le agradeceré su respuesta, esperaré pacientemente.

    Christián: 1) Aparte de la caída de la prima de riesgo-argentino por la salida (parcial) del default, en 2005 el gasto público empezó a aumentar todavía más rapidamente. Luego, la demanda agregada también empezó a aumentar más rápidamente. La inflación y la reducción del superávit comercial son sus consecuencias. 2) Mi argumento no se altera. La esterilización  justamente permite reabsorber la emisión excesiva de dinero. Se elimina así la posibilidad de una inflación tradicional y queda como factor explicativo la inflación residual (además de la importada). Pero lo interesante del caso es que sin esterilización el balance de pagos se encargaría de reabsorber automáticamente el exceso de emisión monetaria por medio de pérdidas de reservas intern’les. 3) Luego, ¿por qué el BCRA esteriliza? Porque quiere acumular reservas, no obstante el alto costo de la deuda cuasi-fiscal y el riesgo de verse forzado a rescatarla en la emergencia de una corrida bancaria.

    Comment by Christian — abril 28, 2007 @ 1:53 pm

  5. ¿Cree que el gobierno va a permitir la apreciación del tipo de cambio real? Porque en definitiva ello va contra la política de sustitución de importaciones que se practica.

    Fernando: La convicción expuesta por funcionarios (Miceli) y economistas amigos del gobierno (Frenkel) es que el TRC elevado es el pilar del crecimiento económico. Por tanto, uno presume que el gobierno no permitiría una caída de esta variable; en consecuencia, volvería a devaluar y así tendríamos una mezcla de inflación residual e inflación tradicional. Pero, ¿quién sabe cómo reaccionará el gobierno al comprobar que la devaluación es causa de inflación equivalente, mientras más familias caen por debajo de la línea de la pobreza?

    Comment by Fernando — abril 28, 2007 @ 1:57 pm

  6. Dr. Ávila: Espero no haber malinterpretado su mensaje, pero, si su análisis es correcto, la inflación que estamos viviendo en estos últimos años es algo temporario, y se va a igualar a la de EE.UU de manera natural (siempre que prosiga la fijación del tipo de cambio nominal). Si esto es así, bien podríamos decir que no hace falta luchar contra la inflación debido a que, en último término, esta no depende de nuestra política monetaria sino de la de EE.UU. Ahora bien, conozco su diagnóstico, pero ¿qué recomienda usted para controlar la inflación? Según su análisis, la política de dólar caro del gobierno nos llevará, inexorablemente, a converger con la inflación de EE.UU; otros analistas se han mostrado a favor de dejar apreciar el tipo de cambio, pero, según el modelo presentado por usted, esto tendría efectos ambiguos sobre P debido a que afectaría de manera contraria a los transables y no transables. De nuevo, puede que haya malinterpretado algún punto de su análisis pero quisiera saber cuál es su recomendación de política para controlar la inflación. ¿Seguimos fijando el dólar caro o dejamos que se aprecie? Por lo demás, el análisis me pareció muy claro y elocuente como siempre. Saludos.

    Patricio: Para contener la inflación hay tres caminos, dos rápidos y uno lento: a) que el BCRA deje de intervenir en el mercado de cambios (flotación) y que el peso de aprecie; b) congelar el gasto público, y c) dejar que la inflación residual siga su curso y se agote cuando el tipo real de cambio converja en un nivel menos alto que el actual. Creo que el mejor camino es una mezcla de b) y c). El daño de la devaluación ya está hecho. No me parece aconsejable el camino a) porque reduciría el respaldo en dólares de la base monetaria + la deuda cuasi-fiscal.

    Comment by Patricio Lagger — abril 28, 2007 @ 8:53 pm

  7. Doctor, ve alguna posibilidad concreta de hiper o casi hiper en el mediano o largo plazo o todo el problema de la inflacion sera que tendremos que convivir con indices mas altos a los que estabamos acostumbrados ultimamente? Muchas gracias

    José María: No veo posibilidad concreta de algo así. Después de las elecciones, las presiones de los lobbistas que quieren otra devaluación, los falsos dilemas de la ideología gobernante, la posibilidad de grandes errores en el ajuste de tarifas y precios controlados, la no reversión del fuerte crecimiento del gasto público, podrían desatar una crisis. Pero ésta no debería ser tan grave como Ud. teme.

    Comment by jose maria figueras — abril 30, 2007 @ 12:34 am

  8. Buenos dias Dr. Avila: Lo felicito por su analisis. Soy contador, pero me interesa mucho la macroeconomia y las ideas que Ud expresa en su Blog, si bien no suelo participar mucho con comentarios. Disculpe los errores tecnicos. Entiendo que en ultima instancia, la devaluacion y posterior fijacion del TC termino generando lo que toda politica de estabilizacion produce: un incremento en la productividad por abaratamiento de costos con el mundo e incremento de salarios. Mucha gente esta contenta por esta mejora en la actividad y la unica preocupacion es el incremento de precios. Lo que me sorprende es que no importa cuánto devalue la moneda (como en 02), en el largo plazo los precios se incrementan y volvemos al punto de partida. Es lo que va a hacer el gobieno al volver al punto de partida lo que me preocupa. En 3 o 4 años quizas los precios de los commodities se desplomen, el superavit fiscal ya no este y de nuevo a decidir si no pagar sueldos o devaluar y emitir. No somos productivos asi que mejor devaluo y genero artificalmente menores costos para competir con el exterior y … nos vemos en la proxima devaluacion. Pero en menor tiempo, quizas 1 o 2 años, si los precios siguen aumentando, el TRC seguira bajando hasta el nivel promedio para la Argentina. Podriamos congelar los precios ahora, pero nos volveriamos China. Si bien continuaria el superavit fiscal, la gran duda es qua va a hacer el Gobierno cuando los precios argentinos se ajusten a los del mercado internacional, se corra el velo y se vea de nuevo que no somos productivos. Ruego que no se inicie un crawling peg y el actual TC alto sea solo para acumular reservas y nada mas. En ultima instancia la politica monetaria resulta totalmente neutral al mercado de bienes y servicios, que es lo que realmente importa. Si no se aprovecha AHORA que las vacas estan gordas para mejorar la competitividad y abrirse a otros mercados, vamos a estar en la misma que Ud ya paso por decadas y creo que todos ya nos aburrimos … devaluacion tras devaluacion, sea por deficit fiscal o por poca competitividad. De hecho, el Mercado es sabio, y la mayor inversion hoy en dia es en ladrillo. Sera que ya el Mercado descuenta que se forzara el TCR a toda costa en el futuro generando inflacion? Un ultimo comentario. La formula del indice de precio minorista es sumamente interesante y util. Solo tengo inconvenientes cuando la relaciono con el TCR debido a que mi objectivo es explicar la variacion en los precios a traves del TCR, pero el mismo TCR posee en su denominador al indice de precios. Para evitar esta especial de referencia circular opto por puentear al TCR y explicar la variacion de precios por las variables macro que afectan al TCR (mov de capitals, etc). Como el tipo de cambio nominal es fijo y la inflacion USA ya se que se incremento un poco, para bajar el TCR la unica variable que me queda es el precio, pero es el mismo precio el que en ultima instancia quiero explicar. Seguramente me estoy complicando en mi razonamiento. Lo vuelvo a felicitar por este articulo. Pablo

    Pablo: Su razonamiento es correcto. Para calcular el TRC hay que dividir el índice de precios de bienes transables por el índice de precios de bienes no transables (servicios). Como el índice de precios de los servicios es un índice distinto al de los precios minoristas, se elimina la circularidad. Sin embargo, en la práctica, como el índide de los servicios no se publica con regularidad, se divide directamente por el índice minorista puesto que el 80% de este índice está explicado por el índice de los servicios.

    Comment by Pablo — abril 30, 2007 @ 3:28 pm

  9. Estimado Dr. Después de la hiperinflación de los años 1989 y 1990 parecía que los argentinos habían comprendido el verdadero origen de la inflación porque salíamos desesperados a comprar dólares, a deshacerse de una moneda que perdía su valor hora tras hora. Algunos pensamos que, tal vez, dado que actuaban de esa manera también habían comprendido dónde estaba el origen del problema: en la emisión monetaria del Banco Central causante de la inflación. Desde el año 2004, la Base Monetaria creció términos nominales y declinó en términos reales? Eso no pareceria indicar que no ha habido una expansión monetaria que justifique aumentos mayores a los ya registrados. Pero otros indicadores monetarios nos muestran que ha comenzado a funcionar nuevamente el "multiplicador bancario", luego de haberse estrellado en la crisis financiera del 2001/2002 no es asi? La producción aumentó el año pasado, ¿pero acaso lo hizo en esas proporciones? Mientras la Argentina salía de su profundo pozo existía capacidad instalada sin utilizar como para absorber una mayor demanda que no proviniera de mayor productividad sino de la expansión de moneda, pero el país se acerca a su "frontera de posibilidades de producción" y mi impresion es que (…) tiene una sola salida: los precios. Los gobiernos argentinos siempre han aplicado la política de señalar a empresas y comerciantes para desviar la atención de sus propias políticas. Es decir la politica del BCRA estima en la era K que el aterrizaje va a ser suave?

    Julio: En síntesis, ¿qué me pregunta o me comenta o me critica?

    Comment by Julio — mayo 2, 2007 @ 9:14 pm

  10. Dr Avila: creo comprender el argumento y creo no compartir la conclusión. Con lo cual puedo incurrir en dos errores: o parto de una interpretación errónea o yerro en la argumentación. Espero sepa señalar mis errores y mis aciertos. La inflación nace del valor nominal de la paridad cambiaria y el proceso de ajuste de la misma (aunque se retrasa porque el flujo de capitales no es infinito, la autoridad monetaria esteriliza y el producto crece). En este escenario, si el gobierno no decide mover la paridad nominal el riesgo de mayores tasas de inflación no existe puesto que no se esta “monetizando” el déficit del gobierno (lo que, considero, usted denomina como “inflación tradicional”) sino emitiendo en contrapartida de reservas. Es decir, no hay riesgo de crisis de primera generación puesto que, después de todo, el gobierno posee superávit. Ahora bien, la lógica de aquellas crisis nos diría que porque existe déficit tenemos inflación. Si no hay déficit, no se puede achacar a este la culpa de la inflación. Lógico. ¿Pero que si pudiésemos invertir la lógica? Me atrevería a decir que porque hay inflación existe superávit. Es decir: como el tipo de cambio (real, porque el gobierno paga salarios nominales que comienzan a indexarse) genera el superavit, pero produce inflación, entonces la inflación explica el superavit. A medida que pasa el tiempo la eficiencia del instrumento se desgasta es necesario seguir corriendo la paridad. En particular, considero que el gobierno ha conseguido esconder los problemas de sustentabilidad bajo la paridad cambiaria. Seguimos sin cumplir con las restricciones y el problema es, nuevamente, fiscal. Cordiales saludos.

    Fernando: Le agradezco su interés en el post. El comentario es demasiado rebuscado. Lamento no poder acotarle nada al respecto.

    Comment by Fernando M — mayo 2, 2007 @ 9:28 pm

  11. Dr. Ávila: Entiendo que el gobierno considera que su política de tipo de cambio real elevado es fuente de crecimiento. Claro que este es un crecimiento basado en una fuerte reducción de los salarios reales que estimula el empleo (si no me equivoco, Díaz Alejandro llamó a esto "crecimiento empobrecedor"). Ahora bien, si los salarios reales aumentaran, peligrarían los superávits gemelos y el tipo de cambio real elevado que son los pilares de la macro actual. Por el contrario, durante la convertibilidad la situación fue de salarios reales altos pero con menores niveles de empleo. Usted no deja de remarcar que esta política de dólar caro genera pobreza (estoy de acuerdo), pero, no dejo de preguntarme, ¿qué pasaría si se renuncia al dólar caro? Probablemente las remuneraciones reales mejorarían, pero también se renunciaría al dinamismo en la creación de puestos de trabajo. ¿Estoy equivocado al decir que existe un dilema entre garantizar empleo o garantizar los ingresos de los ocupados según la política cambiaria que se adopte? Muchas gracias.

    Patricio: Creo que está muy equivocado. España desde 1985 es un ejemplo que demuestra que el dilema es falso: continua caída del desempleo y continua suba del salario. Chile, Japón entre 1955 y 1980, Argentina hace un siglo, también son buenos son ejemplos de la falsedad del dilema. Ahora bien, a un dólar alto no se renuncia por medio de un acto administrativo sino por medio de un cambio integral de la actual política económica. Asegurando la libre empresa, atrayendo inversión externa, firmando un TLC con EEUU. En tal escenario, ingresaría más capital al país y tanto el superávit comercial como el tipo real de cambio caerían. Por otro lado, no veo razón para que el superávit fiscal se esfume. En un clima de inversión y expansión económica, la base imponible aumentaría; se puede hacer una reforma tributaria para que los ingresos del gobierno no dependan tanto de las retenciones o bien se puede congelar por un tiempo el gasto público.

    Comment by Patricio Lagger — mayo 3, 2007 @ 3:24 pm

  12. Dr Ávila: respecto de la posibilidad de lograr crecimiento del empleo y del salario, usted sostiene que, entre otras cosas, se lograria con la firma de un TLC con EEUU. Si bien estoy de acuerdo que ello permitiria que nuestro país aproveche sus ventajas competitivas y en definitiva use más y mejor sus recursos productivos, ¿no cree que tendria un costo muy alto en terminos de empleo en el corto plazo? En ese caso caeria el empleo mientras suben los salarios (como en los 90) y el costo social seria muy elevado. Entonces, no cree más conveniente una apertura de la economía a un ritmo más suave y no tan abrupto. Lo que usted propone es mantener el tipo de cambio + superavit fiscal + atraccion de inversiones, similar a los 90 con superavit fiscal y de balance de pagos?

    Fernando: 1) Una de las sorpresas que me deparó escribir los post sobre las aperturas chilena, mexicana, española y japonesa (en el último figuran los links a los restantes), es que las aperturas exitosas (las que el mercado percibe como irreversibles) se caracterizan por una caída significativa del desempleo y un aumento apreciable del salario real incluso en el corto plazo, salvo en México, donde el desempleo cayó pero el salario real subió muy poco (hay que tener en cuenta que esta apertura es la más reciente). 2) No te confundas; en los años 90 el desempleo no subió por la apertura, que fue nimia, sino por la excepcional secuencia de shocks externos negativos. Comprobalo vos mismo cotejando las series relevantes. 3) Si la apertura fuera unilateral y gradual, como en Chile, te aseguro que no llegaría ni a la vuelta de la esquina. Las presiones para revertirla serían tremendas; el lobby proteccionista le torcería la mano al gobierno y al país. Por eso abogo por la firma de un TLC con una superpotencia. Ese lobby sólo respetará un gran acuerdo que involucre al Congreso de EEUU o el parlamento europeo. Caso contrario, la apertura es boleta. 4) Sí, más o menos, esa es mi fórmula.

    Comment by Fernando — mayo 3, 2007 @ 10:49 pm

  13. Jorge: Este comentario no tiene relación directa con su post, pero igualmente se lo quería hacer, ya que hizo referencia a Frenkel. He leído un paper de Frenkel que publico junto a Rapetti en Ensayos Economicos del BCRA. El link es el siguiente: http://www.bcra.gov.ar/pdfs/investigaciones/ColapsoConvertibilidad.pdf. En dicho paper habla de lo bueno del TCR competitivo y estable. Por otro lado, en La Nación del pasado domingo hay un artículo de Frenkel hablando de "Los límites de la esterilización". Me gustaría, si no es mucha molestia, que nos diera su opinión respecto de las ideas allí vertidas por Frenkel, en ambos artículos.

    Leandro: Varios amigos y lectores del blog me han pedido una opinión sobre el artículo de La Nación. Espero satisfacer el pedido mañana, sábado 5. Con respecto al paper de Ensayos Económicos, tendrá que esperar su turno.

    Comment by leandro — mayo 4, 2007 @ 1:28 am

  14. Dr: Como estudiante de economia, una vez más queria felicitarlo por su blog, y hacerle una pregunta; segun su criterio, ¿cual seria la medida a tomar HOY para frenar la inflación?: ¿llevar a cabo politicas destinadas a estimular e incrementar la oferta (produccion) en sectores tan delicados y golpeados como el ganadero, lacteo, etc?; ¿una apreciacion del tipo de cambio?; ¿enfriamiento de la demanda agregada?; ¿reducción del gasto público? Aprovecho la oportunidad para enviarle un cordial saludo, esperando su respuesta y pedirle disculpas por el probable desorden conceptual en la pregunta. Muchas gracias.

    Said: Ya te respondí la pregunta. Fijate en el comment Nº 11 del post Autos caros, bifes baratos.

    Comment by Said — mayo 4, 2007 @ 5:36 pm

  15. Estimado Dr. Le pregunto si bajo su optica habra aterrizaje suave o brusco como en nuestra historia?

    Julio: Esta es la pregunta que me hace medio mundo últimamente. Para después de octubre hay dos escenarios básicos. Uno, lineal y lógico. Otro, de presiones, empujones, confusiones y errores. He descripto el primero varias veces, por ejemplo, en este post y en ¿Ajuste tarifario=Rodrigazo? Debería imponerse este escenario. Pero, como Ud. bien sabe, Argentina no es un país lineal y lógico. Ya se sienten las presiones para "aumentar la tendencia del tipo de cambio", como dice Frenkel en el post que publiqué el sábado pasado; hasta parece que Duhalde dijo hace unos días que este dólar es insuficiente para sostener el "modelo productivo". De todas maneras, debo subrayar que un dólar un poquito más alto, aunque aleja la posibilidad de la estabilidad de precios, de la aparición de un mercado de crédido a la largo plazo y de salarios más altos, no tendría por qué generar una catástrofe. En un país lineal y lógico, sólo debería postergar la concreción de estos objetivos.

    Comment by Julio — mayo 5, 2007 @ 5:59 pm

  16. Dr. Avila: entiendo su argumentacion respecto a la inflacion residual y el efecto del impuesto inflacionario cuando el gobierno devalua, pero no estamos frente a una explosiva inflacion reprimida cuando se ajusten los precios relativos de tantos bienes y servicios? Gracias, pablo

    Pablo: Me remito a la respuesta que le di a Julio (comment Nº 15). En un país lineal y lógico, no habría motivo para una explosión. Experimentaríamos sólo un aumento temporario de la tasa de inflación.

    Comment by pablo holmberg — mayo 6, 2007 @ 10:44 pm

  17. avila, y los 54 mil millones en letras y notas, acaso ¿son neutrales? Digo, los bancos los tienen como activo. Es más, la convalidación de tasas en letras a largo plazo mas baja, es una politica del central para estimular, en palabras de redrado, la inversión productiva de largo plazo. El punto es, y le pregunto porque como futuro economista no me esta del todo claro: las colocaciones de esos titulos, ¿que efectos tienen sobre el multiplicador bancario, de corto plazo, y por consiguiente sobre la oferta crediticia, de corto plazo?. (…) Igual usted algo dijo de esto, cuando entre los elementos que influyen, enumero la "demanda agregada", especulo que la cosa viene por ahí… ¿o habla simplemente de gasto publico? Para sintetizar, si bien la enorme emisión es neutralizada con esos titulos (evitando que E infle Pt), ese intrumento, que además de jugar un papel sobre el tipo de cambio de equilibrio que quiere el central, juega uno sobre la tasa de interes. O sea, dos objetivos. El segundo tiene como resultado, inundar al mercado de liquidez en pesos. Ejemplo de eso, es la actitud de los bancos a no aceptar mas depositos. Léase, derrumbe de la badlar, que es sin duda una meta del central, en cuanto a que restringe vía tasa la entrada de mas capitales. La gente de banco rio, ve la cosa por ahí en su ultimo informe. El punto central es, ¿son neutrales sobre la demanda agregada, especialmente consumo e inversión, ese activo de por sí "inflacionario"?. Le dejo a usted la respuesta. saludos, Mauro

    mauro: No sé si entendí tu pregunta. Pero si querés saber si la deuda cuasi-fiscal del BCRA estimula la demanda agregada, mi respuesta es que no. Las letras y notas son bonos que coloca el BCRA para financiar la acumulación de reservas internacionales. Punto. Si no los colocara, los dólares no vendrían al país y no habría necesidad de salir a comprarlos y menos de esterilizarlos. Todo esto es un gran circo que mantiene entretenidos a los analistas. Al respecto, podés ver este post y este otro también.

    Comment by Mauro — mayo 7, 2007 @ 7:21 pm

  18. Profesor Avila. Antes que nada felicitaciones y mi respeto por su trabajo, su web, y su dedicación. Vengo navegando distintos post y me detengo en este. Al respecto me gustaría interiorizarme acerca de esta teoría. Me recomienda algún texto teórico al respecto. Muchas Gracias.

    Julián: Gracias por tus comentarios. Gran parte de lo que señalo en el post salió de The Monetary Approach to the Balance of Payments, por Jabob Frenkel y Harry Johnson, University of Toronto, 1976.

    Comment by Julian — julio 27, 2008 @ 1:46 pm

  19. Dr. Ávila le hago una consulta con respecto al concepto de "Inflación Residual" (término que no parece escucharse mucho en estos días). Yo tengo entendido que es aquella que deriva de una inflación interna producto de la inflación en otro país por ejemplo EEUU. Es decir al permanecer mas o menos constante el TCN, el aumento de la inflación se debe por un aumento en los precios de EEUU. Le ruego que me ilustre sobre este concepto y su funcionamiento. Muchas Gracias

    Pablo: La inflación a la que te referís se llama inflación importada. Con tipo de cambio fijo, en el largo plazo, la tasa de inflación local es igual a la tasa de inflación de la moneda de reserva en términos de la cual el país ha fijado su tipo de cambio. La inflación residual no es un concepto que encontrarás en los libros. El cumplimiento del principio de paridad del poder adquisitivo exige que la inflación interna sea aproximadamente igual a la tasa de devaluación de la moneda nacional. La inflación residual es así la inflación que sigue a una devaluación hasta cumplirse el principio PPA.

    Comment by Pablo — septiembre 12, 2011 @ 6:30 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol