La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

marzo 16, 2007

Respuestas al Manifiesto

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 4:54 pm

Aparte de los que publiqué como comentarios al post Manifiesto Rural, recibí muchos otros por vía privada. Abajo copio el que me mandó Rosendo Funes, un sofisticado economista, no conocido por el gran público pero viejo conocedor del sector. Más abajo, copio los pasajes más interesantes de los comentarios de varios amigos. Al final, ensayo algunas breves respuestas.

                                     ————

Rutinariamente miro tu página. Esto me ayuda a mantenerme al tanto del devenir político y político-económico argentino. No existen demasiados puntos en los que haya que disentir.

Esto es particularmente cierto respecto de la actitud de las organizaciones de productores agropecuarios, pasando por toda la gama desde el movimiento cooperativo y CRA hasta la SRA (supuestamente librecambista y defensora de los derechos del productor ante el avance del gobierno).

Tengo idea que ya hemos conversado sobre este tema en varias oportunidades. Lo nuevo tal vez sea que estas organizaciones están en franca retirada, esto es, paulatinamentese se están degradando en sus principios y convicciones. Esto es posible porque el precio externo reciente de sus productos es suficiente como para que tengan rentabilidad positiva y para que el gobierno (sin hacer nada) embolse una renta impensada (pasto dulce que no va aguardar para cuando las vacas estén flacas).

Luchar por el ALCA o por un TLC con el NAFTA luce hoy como una quijotada, en vista del clima político muy permeado por ideologias nacionalistas, izquierdistas y por sobre todo anti-norteamericanas. Aunque la SRA pudiera apoyar aquella lucha en vista de sus intereses, no lo hace ni lo va a hacer porque sería fácilmente convertida en una suerte de chivo expiatorio de los males pasados y actuales del país. Entiendo que por eso prefiere negociar, sobrevivir, entregar una parte importante de su producto a la alternativa de pelear y al riesgo de desaparecer!!

Vos tenés en mente un país (tal vez como el Uruguay) que puede acomodarse a un TLC con USA y así abrirse al mundo. Lamentablemente, en Argentina no hay mentalidad ni disposición entre los componentes del poder (los sindicatos, las asociaciones de productores, las universidades, la prensa, los partidos políticos, ni siquiera Macri o López Murphy) para que un paso así pueda ser dado aun en el mediano plazo.

La lucha quijotesca, sin embargo, eventualmente dará sus resultados, pero no sabemos cuándo. En sí misma es valiosa, pero no esperés que la SRA, y menos las otras organizaciones de productores, la defiendan.

¿Cómo los productores agropecuarios van a pedir al gobierno "estabilidad", "reglas claras", "acuerdos institucionales", etc., si la administración federal es un ejemplo viviente de inconsistencia temporal. Fijate cuántos años la Argentina empleó en luchar y obtener la categoría de "país libre de aftosa". Para qué queríamos tener esta categoría? Para exportar carne. Ahora que finalmente la hemos conseguido, resulta que ¡está prohibido exportar carne!

                                 ———–

El amigo 1 dice: La dirigencia agropecuaria, mientras gane plata, discutirá aspectos de cuánto puede conseguir o cuánto menos puede lograr que le saquen; en consecuencia, entrará en el juego que quiere el gobierno. En ello radica la fortaleza del Ejecutivo y la debilidad del campo. En el fondo, mientras no tengamos dirigentes con una visión del País estaremos fritos y quedaremos enfrascados en una lucha sin sentido por la distribución del ingreso.

El amigo 2 dice: El tipo de cambio alto es sin duda muy importante. Nunca fue peor la situacion de los productores del interior del país, especialmente los que no producen granos o están muy alejados de los puertos, que con Martínez de Hoz y con la Convertibilidad. (…) Para el productor es mejor el tipo de cambio alto con retenciones que aquellas experiencias. (…) Qué razón tenés en relación con TLC, pero es un tema NO COMPRENDIDO, no se entienden tan claramente sus ventajas; además, no se entiende el hacer un acuerdo con quien subsidia su producción.

El amigo 3 dice: Hay que reconocer que el campo está con rentabilidades muy altas, sobre todo en agricultura y un poco menos en ganaderia, producto del dólar alto, de precios internacionales muy buenos y de cosechas abundantes. La situacion es mucho mejor que durante los años en que la politica económica era más afin a la ideologia del sector. Pero hay otra lectura, aún más perversa: enemistarse con el campo trae muchos votos, porque el campo no es un sector bien visto por la sociedad. Esto (se debe a que) los principales dirigentes no son los mejores empresarios; éstos pasan todo el dia trabajando, en lugar de haciendo lobby y compartiendo las reglas de juego del gobierno.

El amigo 4 dice: La relación entre el gobierno y el campo es complicada, creo que por 3 razones: a) en el gobierno se escucha a los hard-liners setentistas; b) en el campo se escucha a los hard-liners rentistas, y c) la dirigencia agraria no tiene ideas y el resto de la sociedad aporta poco. Vamos a los setentistas hard-liners. Es obvio que en gran parte del gobierno hay una cuestión ideológica contraria a la visión de lo agropecuario que aprendieron en la Facultad en la década del 90 …, pero, sólo tenés que manejar tu auto en la ruta 2, pasando a lo largo de la depresión del Salado, para ver que salvo algunas islas agrícolas, aún predomina en gran parte de la provincia de Buenos Aires un modelo de explotación extensiva … viste alguna cerca eléctrica?, algún intento de mejora tecnológica? (…) Para colmo de males, este gobierno (…) se maneja con la técnica de "siempre un enemigo a mano" y el campo, con sus hard-liners rentistas, resultó ser un buen enemigo. ¿Por qué lo de hard-liners rentistas? Recuerdo en la primera protesta del campo, que coincidió con un viaje de la Ministra Micelli a NY, uno de los banners, en un piquete en 9 de Julio decía, "ministro, nosotros también queremos viajar … " De terror; sólo les faltó pedir pasajes gratis a Saint Tropez. ¿No sabían que en la sociedad argentina urbana, donde La Matanza vota más que todo el sector agropecuario, donde está instalada la idea de mucha gente en la pobreza, no podés tenés un discurso semejante? En cuanto a la indolencia de los dirigentes, no creo que se trate de indolencia. Faltan aportes de ideas. Te pregunto: ¿sabés cuántos asesores económicos tiene una asociación rural importante? Creo que 2, y exagero. Sabés cuántos tiene el Momo Benegas (UATRE)? Según me han contado, 28 full time, entre abogados, contadores, etc.

El amigo 5 dice: Tampoco vi que los dirigentes busquen obtener las licitaciones de las autovias para hacerse de un precio lleno y cobrar al costo el transporte de la cosecha, ni intervenir demasiado en las licitaciones de los trenes. Cuando pasó lo de Sancor no vi un pedido claro de cambio de legislación para las cooperativas de nueva generación, como tienen todos los otros países agroindustriales que en serio defienden a sus productores. (…) Mientras la gente piense que el sector agropecuario es una oligarquía que se muestra en la vidriera de la Sociedad Rural, nada va a cambiar. Es como con los Estados Unidos, todos lo aborrecen, pero ahorran en dólares, aprenden ingles americano y sueñan con viajar a Miami. La gente odia al campo, pero todos se matan por entrar en algun poolcito de siembra o tener un terrenito. (…) La gente cree que el campo les sube el precio de la leche, de la carne y del pan, no veo dónde la dirigencia sale a explicar que Argentina es insignificante a nivel mundial, que no somos formadores de precios, que los precios vienen de afuera y que el productor no tiene idea cuánto va a cobrar por lo que produce, pero produce igual porque es lo unico que sabe hacer.

                                      ———–

Ahora siguen mis breves reflexiones sobre cuatro de estas respuestas. Las otras dos hablan por sí solas.

A Rosendo Funes: Me dedicaste un gran comentario. Sé que la lucha por el ALCA o por acuerdos semejantes es una quijotada. Sin embargo, alguien tiene que decir lo que debe decirse.

Al amigo 1: Tenés razón; el sector funciona así, tiene su lógica y no cambiará, por lo menos en el futuro previsible.

Al amigo 2: Me decís que no se comprende la conveniencia de hacer un TLC con un país que subsidia a sus productos agrícolas. Mi respuesta es de "real politik". Por no hacerlo, tenés manoseo interno (precios máximos, prohibición de exportaciones, retenciones escalofriantes) + protección a la industria (que paga el campo) + subsidios agrícolas de EEUU. Si lo hicieras, reducirías la probabilidad del manoseo, eliminarías el impuesto indirecto que implica la protección de la industria, y podrías sentarte a conversar con un socio (y, por qué no, con un aliado) sobre los subsidios. Te pesa mucho la historia del atraso cambiario. No deberías asociar a la apertura comercial con el dólar bajo.

Al amigo 3: Seguramente, el sector tiene un problema de imagen, que el gobierno explota, y seguramente no saben cómo resolverlo. Pero lo que también es seguro es que no comprende que un régimen de libre comercio perdurable, como el que tuvimos con Gran Bretaña hasta 1930, es el mayor reaseguro contra tropelías como las que sufre últimamente, además de una fuente de rentabilidad: a mayor precio relativo de los productos industriales (por los aranceles y los cupos de importación), menor precio relativo de los productos del campo. (Principio de Simetría de Lerner: un impuesto a la importación es igual a un impuesto a la exportación. Luego, el campo está gravado dos veces: una, por la protección a la industria y, otra, por las retenciones.)

4 Comments »

  1. Felicito el armado de los comentarios porque se complementan a la perfección. Entiendo lo que quiere decir el amigo 4 sobre la asimetría de cerebros de un lado y otro del mostrador, pero la verdad es que el comentario no se entiende en su totalidad y se desluce, porque esta lleno de terminos en ingles y muy especificos. Es una lastima! Si es posible explicarlo en forma más llana y en castellano se lo agradecería. Ya que se trata de comentar un manifiesto, me gustaría que este grupo de discusión sea algo que cualquiera pueda entender, ya que lo que se busca es QUE LA GENTE ENTIENDA DE QUE SE TRATA EL TEMA. Ultimamente hay demasiado vocabulario a flor de labios y pocos conceptos claros en juego. Gracias

    Comment por Andrea — marzo 16, 2007 @ 7:54 pm

  2. Dr. Un afirma que "un impuesto a la importación es igual a un impuesto a la exportación. Luego, el campo está gravado dos veces: una, por la protección a la industria y, otra, por las retenciones." En el caso argentino específicamente, ¿podría Ud. hacer una estimación aproximada de % del gravamen total que sufre el campo, habida cuenta los dos factores por Ud. mencionados? Muchas gracias por su atención.

    Fabiana: Puede encontrar una buena aproximación en un trabajo pionero que publicó la Secretaría de Agricultura en 2000. Sus autores son Luis A. Soto y Juan Jorge Medina. Allí se estiman las transferencias directas e indirectas que hace el campo al resto de la economía. Sin embargo, creo que ese trabajo subestima el verdadero monto de las transferencias. Porque de otra forma cuesta explicar que las exportaciones argentinas representen apenas 10% del PBI, que es el menor porcentaje del mundo, incluso menor que el de la teocracia iraní, aunque mayor que el de nuestro dilecto amigo y socio, Brasil.

    Comment por Fabiana — marzo 16, 2007 @ 10:22 pm

  3. A pedido tuyo, Jorge, sigo aca la charla del post anterior. Este post no invalida ninguno de mis comentarios anteriores: el campo y sus dirigentes tienen sus agachadas e incoherencias. Acepto. PERO: a) Si hay un sector productivo en la argentina que se encarga de boicotear cualquier tipo de TLC es el industrial. b) Los dirigentes del sector industrial y comercial argentinos (de empresas "argentinas" digamos asi) son espantosamente proteccionistas. (Creo que coincidiras conmigo que es incluso tremenda la diferencia cultural entre las empresas "argentinas" y las "internacionales". Y no parece haber ganas en los empresarios "argentinos" de elevar la eficiencia de sus operaciones aunque sea a la par de las que se dan en las empresas "internacionales"). c) Cuando uno habla de resistencias argentinas a entrar a acuerdos internacionales de comercio (las cuales lamentablemente han sido y son la norma), no debe olvidarse de ver las resistencias en nuestros trade partners. Algunas veces lamentablemente, la resistencia Americana-Europea a estos acuerdos imposibilita el acuerdo casi tanto como la de sus potenciales socios. Ejemplo: hoy dia es practicamente imposible que USA firme un acuerdo de este tipo con Argentina, aun si Argentina quisiera hacerlo. Y como veo la tendencia politica en USA, tambien lamentablemente ha de ser dificil en un futuro mediano. (Ejemplo: Hablando con dirigentes y economistas uruguayos, me contaron que el proceso para llegar a un acuerdo de libre comercio con USA habia empezado con cierta firmeza, hasta que los mismos uruguayos detectaron que los Americanos no estaban muy entusiasmados -no veian politicamente posible llegar a ese acuerdo por un tiempo. Lo que el avanzar en esa posibilidad para ver que luego los Americanos les cerraran la puerta implicaba para los Uruguayos un desastre politico (obviamente) y economico (ejemplo: hay industrias en el norte uruguayo que son subsidiadas literalmente por los brasileros, el perder ese subsidio por un acceso a un acuerdo que los Americanos no iban a firmar era un suicidio). d) Clinton ofreciendole a Menem entrar al NAFTA. Creo lo que me decis. Yo solo te digo que en USA yo no detecte en ese momento que nadie estuviera siquiera considerando esa posibilidad. En USA se esperaba un acuerdo con Chile, no con Argentina. Esto es: de ese ofrecimiento (que yo te acepto como real) a su concrecion…aun faltaba mucha agua por correr. (…) Es mas, quizas los EEUU nunca lo hubieran firmado (yo estoy convencido que el campo Americano, que es tan conservador como el Argentino, se opone a un acuerdo asi con Argentina. Y no hablo solo de la Beef Cattle Association o similares, sino incluso de los productores de citricos como los Californianos, quienes se han movido con todo para impedir la entrada de citrus de Tucuman). En suma, mi opinion no cambia con este post: el campo argentino tiene sus lacras (las acepto), pero si hay que buscar culpables por las resistencias argentinas a cualquier acuerdo de libre comercio, busquemos primero en los sindicatos, la propaganda peronista, la radical, los empresarios industriales, muchos intelectuales, la escuela, etc. La culpa que le cabe a los dirigentes agropecuarios (que te acepto, les cabe), es relativamente minuscula. Finalmente Jorge: gracias por este intercambio!! Eduardo

    Eduardo: La Argentina es un país proteccionista. La paradoja es que también lo sea el campo. Pero no olvides la razón que me motivó a escribir el post anterior. La inconsistencia del editorial de la Gacetilla de ABRA me causó desmayo. ¿Cómo puede alguien reclamar reglas claras y quejarse de la discrecionalidad sin preguntarse antes qué hizo el sector agropecuario en siete décadas por el restablecimiento de una regla fundamental como la del libre comercio? Mejor, del libre comercio con una superpotencia, porque a esta altura de los acontecimientos debería habernos quedado muy claro que no es lo mismo un régimen de libre comercio con Brasil y Venezuela, lleno de discrecionalidades y reversiones, que uno con EEUU. Eso es todo.

    Comment por Eduardo Romano — marzo 17, 2007 @ 6:12 pm

  4. En respuesta al comentario nro 2. y según estimaciones a “lápiz levantado” de un productor agropecuario los porcentajes varían según el cultivo. En el caso de la soja, el productor se queda unicamente con el 38,92% de lo producido. El estado, entre retenciones (27%), impuesto a las ganancias (35%) y otros gravámenes se queda con el restante 61,08%. Para el caso del trigo, el productor se queda con 31,34% de lo producido mientras que el estado se lleva el 68,66% restante. En el caso del maíz los porcentajes son el 44,61% y el 55,39%, respectivamente. A pesar que el campo se frotaba las manos con la devaluación y la pesificación y hoy les llegó a ellos el turno en la guillotina, su reclamo es justo y hay que apoyarlo…después de todo el legítimo dueño de cualquier ingreso es aquél que lo genera. Saludos.

    Comment por Mariano Muruzábal — marzo 23, 2007 @ 6:45 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol