La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

marzo 7, 2007

Pregunta difícil de contestar

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 7:29 pm

Rubén me mandó el magnífico comentario que sigue. Luego, ensayo una respuesta que espero resulte convincente o, al menos, aclaratoria.

Estimado Sr. Avila: Con frecuencia he leído sus comentarios y su opinión en distintos periódicos. No soy economista pero me interesan los temas económicos, como a casi todo el mundo. Le mando esta misiva sin el ánimo de polemizar sobre un tema que Ud. tan bien maneja y del cual yo tan solo soy un simple curioso. Hace algún tiempo me encontré con un amigo que en 1989 votó por Menem, esperanzado en la prometida Revolución Productiva. Mi amigo era tornero. Durante los años 90, a raíz de que en Mendoza (de donde somos él y yo) se fundieron distintas empresas metalúrgicas, mi amigo se tuvo que dedicar a otros trabajos que nunca le dieron el nivel de vida que tenía cuando era tornero. Luego de la devaluación del 2002 me encontré con él. Yo pensaba que se encontraba economicamente bastante mal, quizás desempleado. Lejos de eso, estaba contentísimo. Nuevamente había vuelto a trabajar de tornero, estaba ganando aceptablemente bien e incluso le estaba enseñando su oficio a varios aprendices suyos. El comentario que me hizo fue el siguiente: "Como nos engaño el Turco, nos dijo que iba a ver una revolución productiva en el 89 y nos trajo todo importado…". Mas allá del anàlisis económico que Ud. podrá hacer, me gustaría saber su opinión acerca del valor del ser humano de sentirse útil y productivo, de la recuperación de la confianza que puede tener un ser humano cuando vuelve a recuperar su trabajo. Sin otro paticular, le saludo atte.

Rubén: Le agradezco su interesante comentario. Ilustra fielmente lo que piensa mucha gente. Pero no puedo obviar el análisis económico, pues si pasara directamente a hablar del valor del ser humano y de su necesidad de sentirse útil estaría aprobando tácitamente su mensaje de que Menem engañó a la población.

Durante esa década vino mucho capital al país (que abarató el dólar) y se redujeron un poco las barreras a la importación. De esta manera los productos industriales se abarataron dos veces. Resultado: su amigo tornero perdió el trabajo. Pero los empleados de bancos, empresas viales, transporte, educación, medicina y del sector de servicios en general ganaban muy bien. Por ejemplo, los economistas ganábamos mucho dinero evaluando proyectos de inversión, preparando estudios diversos y dando clases y conferencias. La devaluación y una intensificación del proteccionismo produjeron una vuelta de campana en la economía argentina. El tornero ha vuelto a ganar dinero, pero la inmensa mayoría de los que trabajamos en el sector servicios nos hemos empobrecido; muchos economistas han quedado desempleados; conozco uno que ahora planta arándanos. Piense que mientras la industria representa, en el mejor de los casos, un 15% del PBI (valor de las ventas netas en el país), el sector servicios representa un 65%. Piense, además, que el tornero ha vuelto a ganar dinero porque la devaluación y el proteccionismo le han puesto un pulmotor a industrias que no son capaces de competir con las importaciones chinas; qué digo, ni siquiera con las brasileñas.

Me alegro por su amigo, que goza de una segunda chance; aconséjele que ahorre, porque esta etapa económica nacional es excepcional; no va a durar. Proteger a la industria de la competencia china es tan eficaz como tapar el sol con la mano. Y espantar al capital internacional, como hace el gobierno, es escupir al cielo. Algún día la opinión pública caerá en cuenta de que es una política absurda.

Un ser humano sin trabajo, que se siente inútil, empieza a morirse en vida. Hay que ayudarlo de alguna forma. Existen mil maneras de hacerlo sin empobrecer al resto de la población.

19 Comments »

  1. Quizas Jorge tenga Razon. Quizas Ruben algo tambien… Lo que me parece terrible es que, hasta que esta vieja disputa se aclare, cada 7 o diez años todo el pais corra hacia una direccion opuesta a la que venia corriendo hasta ese momento. Ese cambio de direccion no es menor y significa un brutal cambio de precios relativos. Ese conjunto de precios relativos es una señal de como se deben asignar los recursos, y como señal de largo plazo me atreveria a calificarla de esquizofrenica. Una decada protejemos la industria y cerramos la economia, otra hacemos lo contrario para en el periodo siguiente volverla a cerrar. El hijo de Ruben tiene que estudiar torneria o dedicarse al comercio y/o los servicios…? El hijo de Jorge tiene que dedicarse a los servicios o a poner una PyMe orientada a la industria bajo los programas de proteccion del gobierno…? Se me hace muy dificil que se puedan encarar proyectos de inversion de largo plazo con estos cambios en los precios relativos salvo para aquellos grupos empresarios bien informados, vinculados a los grupos de poder, y que conocen muy bien las reglas de juego macroeconomico. El resultado a lo largo de los años es una economia cada vez mas dualizada con grandes grupos economicos concentrados y una inmensa mayoria de la poblacion cada vez mas pobre. Ojala algun dia se pongan de acuerdo.

    Anxata: Gracias por tu inteligente comentario. Ese es el punto. Me animaría a decirte que ni siquiera los grupos bien informados pueden invertir en un contexto tan esquizofrénico. Invierten lo mínimo, en reposición; el resto de la plata va a Miami y el grueso de la energía (empresaria) va al lobby. Estoy convencido de que para salir de este circuito de locura debemos pegar un salto a un acuerdo superior con una gran potencia. Dificultaría mucho el lobby, estabilizaría las reglas económicas y el atractivo relativo de los sectores (industria, campo, servicios) y también nos oxigenaría.

    Comment by anxata — marzo 7, 2007 @ 11:29 pm

  2. Muy buena tu respuesta. Explica el ABC de por que la apertura de mercados es la politica ideal. PERO, me atreveria a agregar esto: si bien durante la epoca de el "Turco" se hicieron muchas cosas buenas, se hiceron muchas otras que fueron espantosas. Muchos en Argentina cerraron los ojos a todos los desaguisados esperanzados con que al final "lo bueno" que se hacia iba a prevalecer. Craso error!! Esta claro (al menos, yo siempore lo tuve en claro), que las medidas economicas deben ir de la mano de las institucionales, y que pretender que un gobierno peronista se ponga en defensor del libre mercado es una receta para el fracaso. Muchas de las reformas que se hiceron estuvieron horriblemente hechas, porque solo podian haber funcionado en un pais con cultura, capital social, e instituciones firmes y "civilizadas". Abrir el juego como se abriera en medio de instituciones dominadas por la cultura peronista era una avenida sin control para el malgasto, la malainversion, el robo, la corrupcion. (Increible la ceguera de los intelectuales pro-negocios de entonces: como podian esperar otra cosa, si muchos de los que gobernaban en aquel momento… gobiernan tambien hoy dia?)//Como resultado de todo esto, hoy nos encontramos con que la etapa Menem fue terriblemente nefasta para el pais. Y fue nefasta porque su consecuencia es la que revela este mensaje del tornero mendocino: gente como el, que a la llegada de Menem estaba a favor de intentar un salto hacia la racionalidad (la UCD era casi el segundo partido nacional!!) hoy dia no quiere saber NADA de cambio alguno, prefiriendo mil veces el lento estancamiento del proteccionismo peronista, que cualquier intento de crecimiento a traves del comercio internacional. Y lo peor, es que no solo lo entiendo, sino que dado el pauperrimo nivel de los lideres pro-negocios argentinos actuales, casi que a este amigo tornero no le queda otra. Porque con tipos inutiles y populistas como Macri propuestos como lideres del sector "negocios", lo unico que cabe esperar es… un resultado inutil y populista. ES MUY MUY DESCORAZONANTE VER LA LIMITADISIMA CAPACIDAD INTELECTUAL DE LOS LIDERES PRO-NEGOCIOS ARGENTINOS ACTUALES, QUIENES COMO RESPUESTA A CUESTIONAMIENTOS COMO LOS DE ESTE TORNERO, LO UNICO QUE PROPONEN ES INVERTIR EN RIQUELME PARA VER QUE BOCA GANE!. Jorge: te felicito nuevamente por a) la honestidad y valentia en aceptar el reto del tornero y publicarlo en tu blog, y b) tu excelente respuesta de tono claro y muy cortes!!! Foros como el tuyo son, en este momento de oquedad intelectual, los unicos donde gente racional puede sentarse a pensar el pais! GRACIAS! Eduardo

    Comment by Eduardo Romano — marzo 8, 2007 @ 11:01 am

  3. El fin del modelo de los noventa tiene algo bueno: los economistas empezamos a buscar laburo honesto. Está bueno que un economista se dedique al agricultura u otra actividad no? Me parece más presentable! Significa tambien que la economía anda bien, porque nos llaman cuando hay problemas… Saludos

    Martín: Los trabajos de los economistas que cité eran y siguen siendo honestos. Y no me parece una buena asignación de recursos que un economista altamente entrenado termine plantando arándanos por falta de oportunidades profesionales.

    Comment by martin — marzo 8, 2007 @ 11:43 am

  4. Durante los noventa las restricciones a la compra de bienes de consumo final siguieron siendo muy elevadas (una tradicion en la argentina). El problema fue que el efecto de la apreciacion cambiaria diluyó el efecto de las restricciones al comercio, lo cual es verdad, deterioró nuestra cuenta corriente. El abaratamiento por ley del dolar (en relacion al peso) es lo que contribuyó a la sensacion de que hubo una “apertura indiscriminada”, aun cuando las restricciones a la importacion de bs finales fueran muy elevadas y de las mas altas del mundo. Hay que remarcar tambien que la apreciacion cambiaria y el consecuente incremento de las importaciones formaba parte del programa de estabilizacion de precios ensayado para combatir la inflacion pero en modo alguno fue el resultado de una conviccion profunda de nuestra dirigencia sobre las bondades del libre comercio. La convertibilidad como programa de estabilizacion no fue el capricho de una mente afiebrada sino el resultado de las propias circunstancias que vivía la Argentina luego de la hiperinflacion del gobierno de Alfonsin (que como todo buen progresista pretende lavar sus culpas hablando banal y superficialmente de la democracia luego de haber dejado a medio pais en el tendal). El gran problema del caso que se comenta en este post no es que que debido al cambio en las circunstancias de la economia local alguien haya perdido un trabajo “en particular”. El verdadero problema surge cuando esa persona no puede reinsertarse en otra ocupacion o en alguna ocupacion afín a la que venía realizando, engrosando de esto modo el numero de desempleados con el consiguiente incremento en el descontento social. Quisiera graficar mi punto con el siguiente ejemplo. En EEUU en los inicios del siglo XX la industria de los carruajes y la enorme cantidad de industrias dependientes de aquella (accesorios para carruajes, fundicion de hierro, cueros, etc.) empleaba alrededeor de 347000 trabajadores. La aparición del auto a motor como consecuencia de la invencion del motor a combustion desplazó al transporte por carruajes y por traccion a sangre, destruyendo en consecuencia los trabajos relacionados a esta industria, que quedó obsoleta. Actualmente los trabajos en aquellas industrias son inexistentes. Han desaparecido casi por completo. Pero la aparición a gran escala de los autos, los camiones, los tractores, y de los vehículos a motor en general no solo revolucionó nuestro estilo y calidad de vida, y la productividad en general de la economía, sino que tambien permitió el surgimiento y la aparición de innumerables actividades relacionadas con la incipiente industria. Si medimos la cantidad de trabajadores que hoy se encuentran empleados en trabajos de diseño, producción, marketing, comercializacion, distribucion, etc. y en todas las industrias afines que dependen de la pujante industria del automovil veremos que la creacion de estas nuevas ocupaciones sobrepasan por lejos a los 347000 puestos de trabajos que han desaparecido de la industria del carruaje como consecuencia del avance tecnologico. Esto es a lo que se refería el economista de Harvard Joseph Schumpeter…fenómeno que bautizó como “destruccion creativa”. Imaginemos por un instante cual seria el efecto sobre nuestro nivel general de vida si la dirigencia de aquellos países que todavía utilizaban al carruaje traccionado a sangre como medio de transporte hubieran decidido proteger a esta industria imponiendo severas restricciones al uso de los vehículos a motor en un intento de evitar la destrucción de puestos de trabajo en una industria obsoleta. El drama que hoy sufre la Argentina es que a pesar del retorno a los controles de precios, a las restricciones y prohibiciones al comercio de bs y servicios, a los subsidios indiscriminados, a las devaluaciones “competitivas”, al emisionismo fiduciario, a los dispendios irresponsables del fisco, al desprecio por la propiedad privada, y en general, a la supremacía de una filosofía política en donde los derechos individuales estan subordinados a lo que un burocrata de turno entiende por “bien comun”…a pesar de todo este estatismo generalizado, la Argentina crece (o se recupera) a una tasa del 8-9% anual. La gente entonces piensa que todo lo anterior es lo que conduce a la prosperidad y a la opulencia economica.

    Mariano: De acuerdo en todo menos en lo referido a la sobrevaluación por ley del peso. Una ley no sobrevalúa nada en forma permanente. La sobrevaluación del peso fue una respuesta de equilibrio general a varias causas: a) el ingreso de capitales, como dije en el post; b) la eliminación de cuajo de las retenciones a la exportación, y c) en alguna medida al aumento del gasto público. Si bien el gasto público primario (antes del pago de intereses de la deuda) representó en 2000 un 29% del PBI, más o menos el mismo nivel que en 1991, la crisis de 2001-02 habría sido algo menor (aunque en vista de la incompetencia de De la Rúa y su Alianza no se puede afirmar nada) si el gobierno de Menem no hubiera permitido que superara un 26-27% del PBI. Dos ó 3 puntos de ahorro habrían marcado una diferencia.

    Comment by Mariano Muruzabal — marzo 8, 2007 @ 12:57 pm

  5. Impecable tu comentario Jorge, yo vivo en España y observo esta historia todos los dias. Aquí hay una ebullición de polígonos industriales por donde se mire , sin embargo, hay gente que te habla con melancolía de tal o cual empresa textil que cerró o se mudó a Asia o Europa del Este. Esta mas que claro que la apertura económica de España obligó a reconvertirse a los sectores inviables de la economía, ahora nadie duda de que España hoy le da un nivel de oportunidades a sus habitantes y a 4 millones de inmigrantes que entramos en los últimos 10 años que nosotros ni siquiera imaginábamos en nuestros países de origen. Tu post sobre la apertura española lo clarifica con números y yo te aseguro que lo veo todos los días con la demanda de trabajo que tenemos, creo que no cabe duda alguna de cual es el camino a seguir. Cada vez que hablo en alguna mesa de café estos temas con gente de aquí me acuerdo de la famosa "Cirugía mayor sin anestesia." Sería muy interesante que si puedes conseguir datos sobre la apertura Rumana los publiques Saludos desde Catalunya.

    Ulises: Gracias por tu comentario sobre este post y sobre el referido a la apertura española. No creo que pueda escribir sobre Rumania. Me ‘costó un Perú’ hacerlo sobre México, Chile, España y Japón. El problema no son "los números," que el FMI publica a raudales. El problema es la información cualitativa sobre la atmósfera ideológica, política, económica e internacional que determinó aperturas que resultaron exitosas. Esta clase de información es escasísima.

    Comment by Ulises — marzo 8, 2007 @ 3:11 pm

  6. Estimado Sr. Ávila: Gracias, por su repuesta. Pero permítame preguntarle, en base a mis escasos y rudimentarios conocimientos, si es que acaso todo proteccionismo es tan malo. Yo lo dudo. Sí, ya sé lo mejor que sería un mundo donde no hubiese ningún país que lo aplicara. Pero no es así. Todos o casi todos los países lo aplican de una u otra manera. Los países industrializados lo hacen en los productos agropecuarios, ya sea con barreras arancelarias o pararancelarias. Otras veces hacen dumping con sus productos no tradicionales llegando incluso a competir en terceros países con los nuestros. China e India practican ese famoso “dumping social” con su mano de obra esclava o semiesclava de incluso niños. Si me permite una metáfora: en un mundo donde se practica el canibalismo uno no puede andar por ahí tratando de ser vegetariano. Está bien que no se deba proteger a industrias utópicas o que con advenimiento del los distintos avances tecnológicos resulten obsoletas. Pero me resisto a creer que en nuestro país nos dediquemos a únicamente a brindar servicios o producir bienes agropecuarios o de base agropecuaria y no podamos incursionar en otras actividades industriales no tradicionales, que el Estado debería proteger o ayudar por lo menos en una primera etapa. La Argentina creo, y discúlpeme el chauvinismo o quizás la ingenuidad, (tiene) un desarrollo intelectual y un ansia de proqreso en parte importante de su población (…) que bien orientados, por Uds. los economistas, podría desarrollar industrias competitivas. Rubén de Mendoza

    Rubén: Ud. plantea un tema que ha sido tratado en este blog muchísimas veces. Éche una mirada a lo que se publicó en el último año y encontrará mi respuesta y de la muchos comentaristas a su inquietud. 1) La conclusión más vieja y consolidada de la teoría económica señala que el libre comercio es superior a la autarquía, o bien que un poco más de comercio con el resto del mundo genera más bienestar que un poco menos de comercio (que es lo que Ud. querría). 2) Con una excepción: cuando un país suministra el grueso de la oferta de un cierto producto, puede convenirle regular las cantidades ofrecidas (cartelizar a los productores nacionales) para elevar el precio del producto en el mundo y así provocar una transferencia de recursos de los consumidores del resto del mundo a los productores del país. Es el caso de los países árabes y el petróleo. 3) Que todo el mundo quiera ser ineficiente no justifica que nosotros también debamos serlo. 4) ¿Por qué no aceptar de buena gana los productos subsidiados que otros países nos ofrecen? Nos están queriendo regalar plata. Sólo a los productores locales del producto (UIA) dirán que éso es una locura. 5) La economía argentina marcha hacia una estructura económica asentada en los agronegocios y los servicios, con una respetable participación de la industria (agroquímicos, tractores y maquinaria agrícola, partes de autos y equipos livianos). La ventaja comparativa del agro en Argentina es comparable a la del petróleo en Arabia Saudita. En cuanto a los servicios, el país tiene ventaja comparativa en la región en cuestiones tales como educación, cine, software, ingeniería, y podría convertirse en un gran centro de banca y seguros. 6) La industria nacional es considerada infantil desde 1930; ya tiene más de 70 años; ¿hasta cuándo pretende que los consumidores paguemos productos textiles, electrónicos y autos al doble de sus precios internacionales? Dejemos el tema de la eficiencia a un costado, ¿le parece justo, le parece ético lo que propone?

    Comment by ruben natalio gomez — marzo 8, 2007 @ 3:19 pm

  7. Jorge, Muy buena la pregunta de Ruben porque ejemplifica la situacion de muchos argentinos. Tambien me parecio muy correcta tu respuesta. Queria agregar que el "modelo" actual es generador de empleo. Un ejemplo seria en bienes que antes (durante "los malditos" 90s) se importaban y ahora se producen localmente. Pero al no haber inversion, es generador de empleo pobremente remunerado o lo que es lo mismo de baja productividad y en muchos casos en "negro".

    Comment by Isidoro Guida — marzo 8, 2007 @ 4:10 pm

  8. Profesor Avila, Coincido plenamente con el lector que afirma que en los 90 o más exactamente durante la vigencia de la convertibilidad, las restricciones a la importación eran nutridas. Más concretamente a fines del 96 se dictó la Res.763 que impuso la obligatoriedad de contar con un certificado de origen legalizado por el consulado argentino para todas las importaciones de artículos textiles. También se dificultaron en gran medida las importaciones de maquinaria usada, se obligó a pagar anticipadamente los gravámenes de importación y se comenzó a aplicar (Res. 92/98) un falso mecanismo altruista, que comenzando por la Seguridad Eléctrica de Equipamientos de Baja Tensión, se extendió como un cáncer a la mayoría de los bienes terminados (artículos de seguridad industrial, juguetes, bicicletas, construcción, inyectoras de plásticos, repuestos automotrices, ascensores, encendedores, papel, cubiertas,envases para alimentos, heladeras, pilas y alguno más que escapa a mi memoria); siendo que la mayoría de estas mercaderías son fabricadas por empresas gigantescas que actúan dentro de las normas de calidad internacionales sin necesidad de que ningún organismo argentino de certificación las controle. Vale la pena preguntarse también, cuando se beneficia a un sector a cuántos se perjudica. Por ejemplo, por qué razón 38 millones de argentinos no se pueden vestir a precios de liquidación aprovechando el cambio de estación y los remanentes de temporada del hemisferio norte. Mi hija que es diseñadora industrial recién recibida no puede comprender como los fabricantes argentinos de pavas, teniendo las maquinarias y los talleres, no son capaces de generar diseños modernos que se asemejen a los extranjeros. La respuesta es simple: fabricando lo mismo que hacían sus padres y con los mismos utillajes, las venden igual y cada vez con mayor ganancia, sobre todo porque estas mercaderías no entran en los acuerdos de precios.

    Juan Carlos: Muy buen comentario; gracias. Siempre he sostenido que en los 90s no hubo gran apertura, que fue marginal con respecto a la década de 1980, cuando la cerrazón fue máxima. Sus ejemplos de proteccionismo me vienen de perillas.

    Comment by Juan Carlos Azurza — marzo 8, 2007 @ 4:42 pm

  9. Dr. Avila: No soy economista pero vivi los 90 y recuerdo con espanto los ultimos años de la decada cuando via un feroz endeudamiento el modelo perduraba. No recuerdo la bonanza que Ud. menciona. No logramos sacar lo mejor de la sociedad ni aplicar correctamente los recursos; siempre hay un mandon que piensa que sabe mas y distorsiona transfiriendo ingresos de un sector a otro. Se cometieron gruesos errores en ese entonces y es probable, casi una certeza, que tambien caeremos en otra crisis al salir de los controles de precios. Muy interesante el debate.

    Pablo: 1) El endeudamiento no fue un problema o un déficit o una falla del "modelo" (la Convertibilidad), sino el producto de un gasto público alto o una recaudación baja o ambas cosas a la vez. Estos desequilibrios son típicos de cualquier organización económica. No descalifican a la Convertibilidad. 2) Una de las grandes diferencias entre un economista y un no economista, es que mientras el primero va de lo general a lo particular, el segundo recorre el camino inverso: extrapola lo general de su experiencia particular. 3) Si yo me pusiera a pensar como Ud, dado que a mí y a muchos de mis colegas nos iba muchísmo mejor en los 90, debería decirle que el desempeño de la economía argentina en esta década es un desastre, lo cual sería claramente una mentira. Hay cuestiones de fondo que andan mal, pero no se puede desconocer que a los industriales y a los productores rurales les va muy bien, y que el PBI lleva casi 5 años de expansión.

    Comment by pablo holmberg — marzo 8, 2007 @ 8:07 pm

  10. Estimado Dr. Avila: Leo muchos análisis económicos catastrofistas sobre argentina, y me parecen muy alejados de lo que el comun de los cuidadanos opina o siente, sea por una "sensación" o porque objetivamente mejoró sus ingresos o encontró un trabajo. Esto reaparece en este intercambio con la historia del tornero y cuantas más. Puede ser objeto de otro post, pero ese desfasaje me parece un tema importante para tratar. Saludos

    Martín: Sí, este desfasaje de percepciones es un tema muy importante. Por medio de este intercambio de visiones quizá se aclare un poco.

    Comment by martin — marzo 9, 2007 @ 1:17 pm

  11. Estimado Dr Ávila: Disculpe si mi último comentario le molestó u ofendió. Lejos de mi intención está la de polemizar con una persona que tanto sabe de economía como Ud.. Lo que ocurre es que trato de hacerle llegar mis opiniones de simple curioso, con la intención de que esclarezca ciertas impresiones que tengo acerca de algunos temas. Lo que mas me impresiono cuando ví a mi amigo tornero trabajar nuevamente en su oficio es verlo entusiamado. (…) creo que los gobernantes y/o estadistas deben en cierta y prudente medida realizar todas las acciones necesarias para de alguna manera brindarle o devolverle el entusiasmo a los habitantes de su país. La historia de la humanidad está llena de esos ejemplos. Que hubiera pasado si …los Estados Unidos no hubieran ayudado a los europeos en la posguerra. ¿Qué tendrá que ver esto con el proteccionismo? Pues bien yo creo, humildemente, que una primera fase los proteccionismos sirven para crear ese ánimo en la población para realizar ciertas actividades no tradicionales y generar o devolverle a la gente cierta confianza en sí mismos. Lo que pasa es los gobernantes deben tener el suficiente valor para decirle que no siempre va a hacer así y que deberán, en algún momento, volver a competir con productos de otros lados. Y no con intención inmediata de beneficiar a los empresarios, sino mas que nada a los trabajadores que laburan en esas empresas. No se que presidente de los Estados Unidos, creo que fue Eisenhower, que dijo que los intereses de la General Motors son los mismos intereses de Estados Unidos. Bueno me despido de Ud, agradeciendo desde ya la Va. deferencia de leer algunos de mis desvarios. Rubén

    Rubén: Le reitero: la protección vía aranceles prohibitivos de la industria argentina data de la década de 1930. La industria argentina es adulta y ha probado ser un fracaso, globalmente considerada. Ambito Financiero mostró en una contratapa de hace unos 10 días que una gran variedad de productos textiles cuestan en Buenos Aires 2 veces lo que cuestan en Nueva York, no obstante la superdevaluación del peso. Un viejo profesor me dijo alguna vez: "el proteccionismo no sólo es ineficiente; también es inmoral." En mis respuestas anteriores he tratado de explicarme en tal sentido. Por último, quien dijo aquella frase fue Charlie Wilson, el presidente de la General Motors. "Lo que es bueno para EEUU es bueno para la GM, y lo que es bueno para la GM es bueno para EEUU." Demás está decirle que Wilson fue un perfecto lobista. PD. Me dice que los gobernantes deben tener la valentía de decirle a la gente "hasta aquí llegamos." La historia económica de Occidente está llena de ejemplos que destacan lo difícil que es decirle a los industriales protegidos hasta aquí llegamos. Después de años de engorde, tienen influencias y plata y poder de prensa y hacen llover pronósticos sobre la cantidad de familias que quedarían desamparadas en tal caso, etc. Léa en los diarios críticamente, por favor, las declaraciones de miembros de la UIA con respecto al "peligro" que suponen las importaciones de Brasil y China.

    Comment by ruben natalio gomez — marzo 9, 2007 @ 1:47 pm

  12. Coincido con el comentario que ejemplifica el diseño y ademas estoy de acuerdo con beneficiarnos del "dumping" que tecnicamente es ahorro mal invertido por otro estado, pero me parece que hay que tener en cuenta los gustos "retros" de las personas de paises que tiene mayor poder adquisitivo. Es verdad que el tornero vive una ilusión y que cada vez a todos nos va a costar mas mantener esa ilusión, pero en los ’90 hubo bonanzas que se transformaron en realidad, yo me comunico mejor, la calidad era superior de los alimentos té, café, la informatica era mejor, los autos mejoraron en distintas prestaciones o se olvidan del FALCON.

    Julio: Pienso exactamente como Ud.

    Comment by Julio — marzo 9, 2007 @ 2:28 pm

  13. Dr. un comentario mas, creo que -estoy trabajando en eso- el tornero puede llegar a subsistir y que el consejo no puede ser del todo cierto, mi intuición me llevó a pensar y constatar que el gusto por "lo retro" es investigado por personas que tienen mejor poder adquisitivo, como ejemplo, es decir muchas personas se interesan que las pavas artesanales se realicen con tecnicas y materiales antiguos en los tiempos y diseños antiguos, por eso la pava torneada por una maquina antigua en buenas condiciones que certifique que ha sido hecha bajo estos parámetros suele tener buena acogida. Para mi claro está que tiene que ver con pensar la economía de otra manera, pero por ejemplo el vino KOSHER, las pavas en mejico y francia etc., vale mas la certificación del proceso que el producto final. Por eso creo que el tornero tiene posibilidades pero quienes deben pensar en ello estan en otra cosa.

    Julio: Por supuesto que tiene oportunidades. Y las tendría en mayor cantidad si el país definiera un rumbo de apertura comercial sin retorno que lo indujera a él o a otros con capacidad financiera y comercial (que luego lo emplearían) a buscar mercados de exportación. Aunque el tornero estaría en problemas si fuera mayor de 50 años. Pero para eso está la asistencia social. Gastar dinero público en su reentrenamiento o en un subsidio de desempleo mientras la economía se reorienta hacia los mercados mundiales es una buena inversión.

    Comment by Julio — marzo 9, 2007 @ 3:20 pm

  14. Estimado Jorge, Tampoco soy economista, soy ingeniero, mi punto de vista es el siguiente, durante los 90’s el tornero se quedo sin empleo por que se importaban maquinas nuevas y tecnologia llave en mano para producir, ahora despues de la devaluaion hay que "tornear" repuestos para que funcionen maquinas que en el resto del mundo son obsoletas pues estan cumpliendo los 10 años, en terminos mas simples, tampoco los chapistas trabajaban cuando te daban 5000 u$ por tu chatarra y por poco mas te comprabas uno nuevo en cuotas, ahora hay que pintar y cuidar el "KasKajo". Tambien tendran trabajo los telares que fabriquen taparrabos y los ceramistas que hagan cacharros de barro. La gente todavia no se da cuenta que la produccion la hacen las maquinas y el trabajo proviene de la comercializacion de los bienes que estas producen, creo que los economistas llaman actividad terciaria, es decir hoy unicenter ocupa mas gente que todas las terminales automotrices juntas.

    César: Tal cual.

    Comment by Cesar Beltrami — marzo 9, 2007 @ 5:01 pm

  15. Estimado Dr. Ávila: Yo creo que tiene bastante sentido comparar al sistema proteccionista con el de "fábricas recuperadas", porque los argumentos que se emplean para defender ambas propuestas suelen ser, nada sorprendentemente, similares. En efecto, se trata de lo mismo. Hoy corre peligro de quebrar una fábrica. Para evitar el malestar social que causan los nuevos desempleados, se la subsidia. Y se suprimen los incentivos para que esa fábrica (hotel o lo que sea) se vuelva competitiva. Luego algún/os empleado se jubila. Y entonces se sugiere que la "empresa" contrate otro nuevo. El sistema de la pena, se retroalimenta. Las mismas razones que hoy hacen no poner un límite, harán que mañana tampoco se haga, para evitar un peligro esta vez mayor que el actual. Nuevas fábricas quiebran. Y pasan a manos de los obreros (previa compra por el estado). Y ahora no puede quitárseles el tutor porque las consecuencias medidas conforme a los criterios que motorizan la misma política de subsidios se han vuelto más trágicas. Sin embargo, en algo disiento en su post. La evaluación de proyectos del FMI y del BID o el BM deja la distancia suficiente para que se malusen los recursos de los individuos, en favor de proyectos de dudosas expectativas que dejan abundantes comisiones a los técnicos. Generalmente, los proyectos del BM están encaminados a "tirar dinero en la cara" a los países subdesarrollados; dinero que retorna a las potencias industriales no porque haya un "intercambio desigual", sino porque no se asigna de manera eficiente. Tengo la sensación de que ni el FMI ni el BM condicionaron el crédito a la adquisición por parte de la Argentina de instituciones estables y de calidad. El resultado son individuos endeudados porque sus principales (que pasan a ser los asesores) han contraído créditos en su nombre para proyectos poco serios. Le mando la URL a un best-seller del NY Times, escrito desde una posición left-liberal, pero perfectamente re-interpretable desde una óptica libertarian-conservative. http://www.amazon.com/Confessions-Economic-Hit-John-Perkins/dp/1576753018 Un abrazo, Alejandro

    Alejandro: Por favor, no me meta en ese club de asesores.

    Comment by Alejandro — marzo 9, 2007 @ 10:26 pm

  16. Por último, me olvidé de dejar un mensaje para Rubén. (…) Ya advertirá la contradicción interna de su argumento, si insiste en que se trata de un modelo más "progresivo" para "redistribuir riqueza" que el de los ’90. Veamos: Quienes hoy están haciendo negocios son los exportadores de las commodities tradicionales, los importadores no competitivos que venden artículos extranjeros a precios varias veces superiores a los que estos poseen en el exterior (siendo que no se protege con ello una industria nacional de, ie, computadoras, celulares, etc.), quienes sustituyen importaciones con altísimas tasas de rentabilidad y aquellos políticos que aprovechan de las burocracias estatales, mientras los salarios de la "masa obrera" se hallan cada vez más deteriorados por la inflación. Vale aclarar (…) que la mayoría de los criterios de justicia social que se invocan en la Argentina suelen tener cierta carga "neomarxista". Dicho rápido, lo que importa no es, como para algunas teorías socialdemócratas, que los peor ubicados mejoren su situación y gocen de una cierta y relativa "igualdad de oportunidades", sino lisa y llanamente el gap social entre clases. Así, si "caen migajas más jugosas" a los "explotados", como diría Marx, pero la relación de fuerza entre las clases se incrementa en favor de "los ricos", lo hace también con ello la "injusticia" social. Lo importante es que en buena parte de la literatura neomarxista el criterio valorativo es relativo y no absoluto. Y así se predica en la prensa y desde los discursos oficiales. Lo curioso es que a un modelo que posibilita precisamente el mayor deterioro relativo, un ilusorio mejoramiento de las condiciones de vida de los sectores medios (como al que pertenece su amigo tornero, que no es ciertamente un indigente y no recibe viandas de manos de un piquetero) se lo tilda de progresista. (…) Lo cómico es que desde la izquierda se critica a la clase media por haber preferido un mejoramiento en su nivel de vida a cambio de que las "corporaciones" y los "grandes grupos económicos" hicieran negocios multimillonarios a expensas de los excluídos. ES EL MISMO CRITERIO CON EL QUE SE DEFIENDE HOY A K. Las ganancias exageradas de algunos se vuelven tolerables si uno puede comprar algún que otro gadget nuevo y jugar a ser un bacán, aunque no sea sino una parodia de esto. Mis saludos, Alejandro

    Comment by Alejandro — marzo 9, 2007 @ 11:50 pm

  17. Estimado Avila: Usted dice que "La conclusión más vieja y consolidada de la teoría económica señala que el libre comercio es superior a la autarquía, o bien que un poco más de comercio con el resto del mundo genera más bienestar que un poco menos de comercio" Podria por favor citarme uno o dos textos en los que pueda encontrar informacion que respladen esta afirmacion? quiero aprender.

    Cristián: La teoría del comercio internacional es incluso anterior a la teoría económica misma. Podrá encontrar confirmaciones de aquella frase en A. Smith: La Riqueza de la Naciones (explica por qué los países se enriquen por medio de la especialización y el intercambio, es decir, el libre comercio internacional); D. Ricardo: Principios de Economía Política (en el célebre capítulo VII, además de explicar el punto de Smith, lo prueba; esta prueba no ha sido refutada); también puede consultar manuales modernos como el de M. Chacholiades: International Trade – Theory and Policy.

    Comment by Cristian — marzo 10, 2007 @ 11:08 am

  18. Sr. Avila: Me ha dado mucho agrado el haber conocido este blog. Yo soy un estudiante de economía, uruguayo, que no conoce en profundidad la economía argentina. Leyendo e informándome de las distintas resoluciones político-económicas que ha realizado el gobierno actual de su país, realmente me cuestiono si en mi facultad estudiamos otro tipo de economía o si la teoría esta muy lejos de la practica en la realidad. Primero y antes que nada no hay una referencia clara sobre las posturas que puede llegar a tomar su gobierno, ya que las ultimas decisiones que se han tomado parecen buscar expulsar a los posibles inversores. Por otra parte las distintas políticas que llevan acabo para contrarrestar la inflación parecen ser ineficientes al largo plazo. Por otro lado, pareciese que el único acceso que tiene su país a los mercados financieros fuese Venezuela q sin duda es la antítesis a la teoría económica del libre mercado. Entonces realmente ¿los interés políticos están por encima de los interés económicos?, esto a mi parecer se ve reflejado en que se toman medidas cortoplacistas y no se toma en cuenta lo que podrá pasar al largo plazo. Estoy muy alejado de la realidad o realmente estoy muy equivocado? desde ya muchas gracias, mis mas sinceros saludos

    Aldo: Te agradezco el interés en el blog. Noto que estás perplejo frente a política económica argentina. No estás solo. El PBI argentino crece porque cayó a un abismo en 2002 y porque el gobierno ha entendido que el superávit fiscal es poder y que con el dólar no se juega. Todo lo demás: inversión externa, exportaciones y presencia en el mundo, le importa un rábano. Lo único que le importa es la "caja", para domesticar a los gobernadores, y las encuestas de opinión, para que lo vote una población que odia a EEUU y que no quiere ser parte del mundo. 

    Comment by aldo — marzo 11, 2007 @ 11:09 am

  19. nesecito informacion de por qué fracasan las pymes. me podria ayudar para dar bibliografias. dónde puedo encontrar infornacion sobre este tema. gracias. me urge

    Isabella: No soy un especialista en Pymes, como habrá notado después de hojear el blog. FIEL (Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas) publicó hace algunos años un libro sobre Pymes. Quizá le resulte de utilidad.

    Comment by isabella — marzo 23, 2007 @ 1:42 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol