La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

febrero 12, 2007

Mala espina

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 7:49 pm

Se vende el 50% de Transener, una empresa privatizada que transporta energía eléctrica desde las fuentes de generación hasta las redes de distribución residencial e industrial. Las acciones están en poder de Petrobrás, las quiere comprar el fondo de inversión norteamericano Eton Park, pero el Gobierno no autoriza la venta.

En rigor, el Gobierno no quiere que las compre Eton Park porque quiere que las compren ENARSA y Electroingeniería SA. La primera es la empresa fantasma que creó hace un par de años el gobierno. La segunda es una empresa privada argentina, dirigida por un militante de izquierda de la década del ’70 con buena llegada al gobierno, que se ha beneficiado mucho del programa de obras públicas impulsado por el miniterio de Planificación Federal.

El argumento del Gobierno para oponerse al ingreso de Eton Park en Transener se funda en un dictamen del Ente Nacional Regulador de la Electricidad. Siguen algunos párrafos del dictamen extractados de un artículo del diario La Nación:

Los fondos son vistos como asociados a especulaciones sobre los movimientos del valor de mercado de las cuotas partes que representan el capital accionario, y alejadas del compromiso con la gestión de la actividad específica (…). Las expectativas del fondo de inversión no ponderan del mismo modo que el accionista involucrado en la actividad las vicisitudes específicas de la misma. (…) La concentración en una actividad, en este caso del transporte de energía eléctrica, difícilmente pueda dar respuesta a la disimilitud de expectativas de los dispersos aportantes de fondos genuinos que concurren a un fondo atraídos por la propuesta de riesgos diversificados. Si bien los fondos de inversión pueden cumplir los requisitos de identidad y estructura corporativa, presentan dificultad en cuanto a acreditar antecedentes sectoriales, porque su propia naturaleza les facilita cierto desarraigo. (…) El núcleo de sus negocios está constituido por la búsqueda de oportunidades para las que disponen de recursos financieros (por lo cual, existe) incompatibilidad con los tiempos del negocio del servicio público de transporte de energía eléctrica.

¿Qué significa esta jeringoza? ¿Es compatible con el principio de transparencia de los actos de gobierno? ¿Cuál es la base jurídica que habilita al gobierno a interferir en una transacción entre agentes privados (Petrobrás y Eton Park)?

Un informe de una consultora de Nueva York opina que la interferencia del gobierno argentino tiene objetivos electoralistas: mantener bajas las tarifas eléctricas a cambio de ciertas concesiones en otras áreas para las empresas involucradas. López Murphy, posible candidato a diputado nacional en las próximas elecciones, sospecha que el gobierno pretendería "favorecer a un grupo cercano a la tienda oficialista".

Cuando un gobierno privatiza puede instalar un molinete para cobrar peaje. Cuando estatiza también puede hacerlo. En general, cuando un gobierno mete la mano en la economía (regulaciones, devaluaciones, desgravaciones, subsidios) crea de inmediato la posibilidad de corrupción. Las privatizaciones compensan, al menos, este riesgo por medio de aumentos de la eficiencia económica y disminuciones del déficit fiscal. Pero las estatizaciones o las regulaciones a mansalva nos empujan al peor de los mundos: corrupción + ineficiencia + déficit. Quizá esto no suceda en Suiza pero ha sucedido varias veces en Argentina, en mayor o menor medida.

2 Comments »

  1. Estimado Dr. Avila Estoy muy de auerdo con usted. Para mayor ilustración le envio como "la política" maneja los fondos públicos. Durante el ejercicio 2006, la Administración Pública Nacional otorgó subsidios a empresas privadas y públicas por un total de $ 6.388 millones, casi duplicando lo otorgado durante el año 2005 (+ 84% i.a.). Por su parte, la asistencia financiera mediante préstamos reintegrables y capitalización de empresas no alcanzó lo ejecutado el año anterior, y totalizó $ 1.124 millones (- 7% i.a.). En cuanto al destino de los fondos, más de la mitad de las transferencias fue dirigida al financiamiento de la política energética ($ 3.310 millones, + 88% i.a.), que incluye, entre otras partidas, las transferencias a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A. – CAMMESA – ($ 1.453 millones, + 67% i.a.), y al Fondo Fiduciario para el Transporte Eléctrico Federal ($ 589 millones, + 32% i.a.). Además de estos fondos en concepto de subsidios, CAMMESA también resultó beneficiada por el otorgamiento de préstamos por $ 337 millones (- 44% i.a.). En suma, entre subsidios y préstamos, al finalizar el año se destinaron un total de $ 3.780 millones al sector energético, un 60% más que lo gastado en el año 2005. Asimismo, se asignaron subsidios al transporte automotor y de pasajeros por un total de $ 1.810 millones (+ 107% i.a.), $ 120 millones a la industria (- 52% i.a.), y $ 175 millones al sector rural y forestal (+ 29% i.a.). Cabe destacar que se prestó menos y se subsidió mas con respecto al ejercicio 2005.

    Comment por Julio G. — febrero 13, 2007 @ 2:20 pm

  2. Jorge, Hay muchos "fondos" que compraron participaciones de empresas "extranjeras" en empresas de servicios publicos desde que se inicio el "kirchnerato". No nos olvidemos los casos de Edenor, Telecom y varias generadoras de energia electrica, estas ultimas adquiridas por Pampa Holding (…). Pero claro, esos eran "amigos" o en su defecto "amici degli amici". Ademas todos sabemos que las regulaciones como las que nombras se ajustan. Un caso es el de la venta de Bieckert y marcas asociadas … a quien? al "amigo" Eurnekian sacando del medio a otras cerveceras basandose tambien en normativas oscuras.

    Comment por Isidoro Guida — febrero 13, 2007 @ 4:35 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol