La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

enero 7, 2007

Lejos de la Moncloa argentina

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 4:29 pm

Félix Loñ, profesor de Derecho Constitucional, publicó el jueves 4 en La Nación un artículo que expresa el pensamiento de gran parte de la sociedad argentina. Dice que para mantener la República en pie hay que oponerle al oficialismo en las elecciones presidenciales de octubre una coalición de diversas agrupaciones, en torno de objetivos compartidos y de un candidato común a presidente. Agrega que la política de alianzas debería ser generosa, como en ocasión del acuerdo de San Nicolás de los Arroyos, base de la Constitución de 1853, que fue suscripto por el victorioso general Urquiza y por gobernadores que hasta la batalla de Caseros habían consentido la tiranía rosista. Por último, señala que los socios de la coalición deberían ponerse de acuerdo en puntos concretos para minimizar la probabilidad de un nuevo fracaso como el protagonizado por la Alianza en 1999-2001. Esos puntos concretos serían, según Loñ, los siguientes:

a) Fortalecer el Congreso. b) Aprobar un nuevo régimen de coparticipación federal de impuestos. c) Promover un pacto para la Justicia con el fin de afianzar la eficacia de la función judicial. d) Reformular la reglamentación del Consejo de la Magistratura. e) Garantizar el acceso a la información y la adjudicación transparente de la publicidad oficial. f) Promover un crecimiento económico equilibrado y orientado hacia el pleno empleo y el progreso con protección social. g) Impulsar el diálogo entre empresarios y trabajadores para consensuar políticas económico-sociales. h) Modificar el sistema de previsional con el objeto de resguardar la movilidad de los haberes.

Los dirigentes políticos opositores (Macri, Lavagna, Carrió, Sobisch) no se han pronunciado a favor de una iniciativa como la que propone el profesor Loñ. Ni siquiera han manifestado una inquietud al respecto. Están en deuda con la sociedad. Pero incluso la loable propuesta de Loñ es insuficiente. Está lejos, muy lejos, de los pactos de la Moncloa. Esos pactos fueron firmados por todo el espectro político español, desde el comunista Santiago Carrillo, pasando por el socialista Felipe González y el liberal-conservador Adolfo Suárez, hasta incluir al conservador franquista Manuel Fraga. En nuestro caso, el verdadero pacto político-económico también debería ser firmado por el presidente Kirchner.                             

                                   moncloa.jpg

La vaguedad de los puntos económicos a acordar es el otro aspecto de la propuesta del profesor Loñ que encuentro manifiestamente insuficiente. Si quisiéramos una república federal, el punto que pide aprobar una nueva reforma del régimen de coparticipación federal de impuestos debería sustituirse por uno que pidiera aprobar su abolición. El punto que pide promover un "crecimiento equilibrado… y el progreso con protección social" equivale a abrir una caja de Pandora en materia de organización económica. Ni que hablar del punto que pide "impulsar el diálogo entre empresarios y trabajadores para consensuar políticas económico-sociales". ¿No advierte Loñ, y otros que piensan libremente como él, el carácter corporativista de este punto, que ya fue, por otra parte, puesto en práctica por Perón hace 60 años? Una réplica análoga merece el último punto pues, en vez de pedir el perfeccionamiento del sistema de capitalización, pide una mejora del sistema estatal de reparto.

El filósofo Ortega y Gasset precisó en 1910 que el problema de España era España y que la solución era Europa. Marcelino Oreja, el ministro de Asuntos Exteriores del presidente Suárez, precisaría en 1982 que Europa eran las tres instituciones: económica, defensiva y política; es decir, la integración a la Comunidad Económica Europea, el ingreso a la OTAN y el ingreso al Consejo Europeo (democracia y respeto de derechos humanos). Los españoles dieron los tres pasos con unanimidad de criterio. Dejo para otra ocasión el comentario de los portentosos resultados que obtuvieron.

7 Comments »

  1. Lo de Loñ es pobre. Es pobre porque sus propuestas son, como vos marcas, irreales. (Esto es, mas alla de que a vos o a mi nos parezcan insuficientes, son irreales). Es pobre ademas porque exagera el problema: es verdad que el gobierno actual tiende a acumular poder, pero de ahi a compararlo con Rosas!!! Este gobierno aun no ha llegado siquiera a tener actitudes hegemonicas como las de otros gobiernos peronistas anteriores, ni el de Juan Domingo ni siquiera el de Menem, quienes hicieron modificar la constitucion solo para mantenerse en el poder. Eduardo PS: Jorge, tu comparacion de la absurda sugerencia de Loñ con el pacto de la Moncloa es erronea. El pacto español fue firmado por todos los partidos de mayor arrastre de votantes. El que propone Loñ incluiria a solo a la oposicion, que lametablemente, hoy dia parece atraer una pobre minoria de votantes! Notable y crucial diferencia! PS2: Lo de Loñ, como "intelectual" argentino, es tan pobre que asusta y reafirma mi triste percepcion de la situacion del pais: la falta de capacidad intelectual de los dirigentes y pensadores argentinos encargados de oponerse al peronismo dominante.

    Eduardo: De acuerdo. Loñ apenas propone una coalición opositora para desalojar del poder a Kirchner. Pero yo tomé su artículo como punto de partida para imaginar cómo debería una Moncloa argentina, es decir, el pacto que realmente necesitamos. Por eso es que al final del 3er. párrafo señalo que el eventual acuerdo debería ser firmado por Kirchner. En cuanto a Menem, es cierto, modificó la Constitución para permitirse la reelección, pero no usó los piquetes como instrumento político, ni compró al grueso del periodismo ni manejó la economía como un comisario. Se hace difícil saber qué es peor.

    Comment by Eduardo Romano — enero 8, 2007 @ 12:22 pm

  2. Tal como lo veo yo, una democracia no puede funciona sin un poder judicial independiente y esto es asi porque es el poder que frena los abusos y entuertos de los otros dos (Poder Ejecutivo y Congreso). Pero la clase politica se las ha arreglado, hace ya unos 70 años de esto, para licuar esta independencia a traves del juicio politico. Tal como estan planteadas las cosas, por la via legal de la constitucion no hay manera de arreglar este tema. Los acuerdos y las leyes muestran ineficacia dado el nivel de nuestra clase politica.

    Eduardo: Te dejo una reflexión de Armando Ribas que me dejó perplejo. Hace algunos años, mientras conversábamos sobre su libro el Milagro Argentino, me dijo que si el golpe de Estado de 1930 no hubiera tocado a la Corte Suprema de Justicia el daño institucional habría sido mínimo. Sería muy interesante saber qué opina un abogado constitucionalista o un jurista de esta audaz afirmación.

    Comment by eduardo — enero 8, 2007 @ 10:34 pm

  3. Jorge: Ortega diria hoy que el problema de Argentina es Argentina, y su solucion el ALCA (o cualquier alternativa de apertura real al mundo). Claramente si tenemos un problema de calidad institucional , la via de solucion mas rapida es importar la cultura de respeto a las instituciones integrandonos con paises que en este aspecto estan mas avanzados. Soy pesimista sobre la posibilidad de alcanzar acuerdos como el de Moncloa. Para eso se necesita grandeza y generosidad en la dirigencia politica, cualidades que hoy escasean en nuestro pais.

    Miguel: Yo también soy pesimista sobre la posibilidad de una Moncloa argentina. Estoy convencido de que el problema es Argentina y que su solución es el ALCA, que funcionaría como un puente para la importación de las instituciones del mundo avanzado; de ahí el slogan de este blog, que es una adaptación de la repetida frase de Ortega. Dado que es poco probable que una Moncloa argentina nos lleve al ALCA, cabe interrogar qué fuerza elemental lo haría. Mi respuesta es que será la fuerza de los acontecimientos internacionales, de los que Argentina, en su momento, no querrá o no podrá aislarse.

    Comment by Miguel Jozami — enero 9, 2007 @ 9:41 am

  4. Para entender en profundidad el problema de las pseudo-democracias: a) se nombran jueces amigos e ineptos en primera instancia y si ocasionan problemas, los destituyen o bien los ascienden para quitarles la causa problematica, por ello ningun politico corrupto es juzgado a menos que el poder ejecutivo de turno lo desee o quiera usarlo para castigar gente problematica a sus fines. b) A los jueces de la Corte suprema problematicos les amenazan con juicio politico, cosa que en realidad logran llevar a cabo pues al Congreso solo llegan los obedientes e incondicionales del partido, el que a su vez es manejado patriarcalmente. Asi las cosas, tener un Poder Judicial independiente y eficaz implicaria primero reformar todo el sistema de partidos politicos y su amañado sistema de elegir candidatos a diputados y senadores y lograr tener legisladores aptos y decentes. Luego el sistema de designacion de jueces apuntando a gente probadamente idonea y decente. Finalmente esperar 30 o 40 años para que las reformas y las nuevas personas lleguen a la Corte. Hoy tenemos Jueces, tribunales y una Corte Suprema que avalaron el robo de depositos bancarios (algo realmente impensable) orquestado en el 2001, y por supuesto, nadie es juzgado ni condenado por enriquecimiento ilicito: todos nuestros politicos son herederos de familiares ricos. Hay algo mas que agregar a esto: el problema es comun a todos los paises pseudo-democraticos, entendiendose por tales a aquellos que realizan la formalidad de las elecciones pero que no tienen la democracia funcionando en realidad.

    Comment by eduardo — enero 10, 2007 @ 9:25 pm

  5. Sr. Ávila, cabe mencionar una particularidad: cuando se firmaron los pactos de la Moncloa en 1977, España por esos años ya era un país desarrollado económicamente y dicho desarrollo empezó en 1959. En el caso de Irlanda, en 1987 se dieron una serie de acuerdos sociales entre políticos, empresarios y sindicatos que luego permitieron el despegue económico irlandés. Pero cabe destacar que en 1987 Irlanda era un país subdesarrollado, a pesar de que en 1973 había ingresado a la actual Unión Europea. Ahora bien, en el caso argentino, veo en estos momentos improbable -por no decir imposible- que se de una suerte de pacto de la Moncloa a la criolla. Pero para el futuro me parece interesante la idea de un acuerdo como el celebrado en España en 1977, pero con algunas salvedades, entre otras: -Deberían firmarlo tanto el oficialismo como la oposición. -Se debe entender que es a través de la libertad económica que un país progesa. Y que la única manera de acabar con la pobreza es creando riqueza. -Hacen falta gestos de humildad y grandeza de toda la dirigencia nacional. -Hay que entender que el mundo no es un enemigo para nosotros, sino alguien al cual podemos vender nuestra producción. Para ello, se requiere la apertura del comercio exterior a través de dos maneras, por ejemplo: la adopción de un arancel uniforme del 5% y el ingreso al ALCA. -Entender que es mejor la república que la democracia. -Comprender que a través de un acuerdo supranacional como el ALCA podemos empezar a ser un país civilizado. Dicho acuerdo implica necesariamente la "importación de instituciones".

    Andrés: De acuerdo. No tengo ninguna observación importante a su propuesta. Cabe una aclaración marginal, sin embargo. Tanto España como Irlanda tenían a fines de la década de 1970 ingresos per cápita inferiores al argentino. Ellos andaban entre 5500 y 5800 dólares y nosotros cerca de 6000. En 2005, el ingreso español ascendió a 26000 y el irlandés a 48000 (¡aunque parezca mentira!); el argentino sigue fluctuando locamente alrededor de esos mismos 6000.

    Comment by Andrés — enero 11, 2007 @ 6:52 pm

  6. Jorge, Voy a ser sincero. Estoy harto que los politicologos como Grondona o en este caso Loñ, hablen de un pacto a la Moncloa. La Argentina lo unico que necesita es cumplir con la Constitucion. Si es la de 1853, mejor. Sino la que tenemos. Ahi se establece de la division de poderes que el tandem KK (Nestor Kirchner & Kristina) se empeñan en atacar, se habla de un pais federal que nuestro sistema impositivo clientelista contradice, se defiende la propiedad privada que los "progresistas" (no nos hagan "progresar" tanto que nos vamos a los caños!) pisotean, etc, etc. Basta de verso, basta de "vamos a hacer esto o aquello", basta de Moncloa, respetemos y hagamos respetar la Constitucion votando a gobernantes que la respeten y la hagan respetar. Saludos

    Isidoro: Es cierto, todo lo que necesitamos para meter a la economía argentina en la autopista de crecimiento española, está escrito en la Constitución de Alberdi, incluso en la de 1994. Pero la dirigencia que firmó esta última no quiere cumplirla. Ni siquiera la dirigencia de centro derecha actual se expresa a favor del federalismo recaudatorio o del libre comercio, por citar dos aspectos definitorios de la organización económica nacional. Por eso gente como yo juega con la posibilidad de una Moncloa, a sabiendas de que esta dirigencia oficialista y de oposición nunca la suscribirá. La primera quiere que nada cambie; es reaccionaria. La segunda quiere quedar bien con la opinión pública; no sabe que el poder es para los que reman en contra de la corriente.

    Comment by Isidoro Guida — enero 12, 2007 @ 4:52 pm

  7. Jorge: Coincido 100% con su planteo. El oficialismo ganará las proximas elecciones porque los supuestos opositores lo unico que proponen es seguir jugando el mismo juego con un poco mas de honestidad? (Carrio por ej.) o con mayor eficiencia (Macri), pero nadie plantea una ruptura como la que usted plantea (y con la que yo estoy de acuerdo). Si hablamos de Federalismo hay que abolir la coparticipacion no cambiarla, si hablamos de seguridad institucional hay que despojar a los politicos del poder discrecional de cambiarlas y respetar a rajatabla los derechos individuales (evitar la confiscación inflacionaria, subisidios, impuestos groseros, etc.) y darle mayor poder a los mercados, es decir, a la iniciativa individual.

    Comment by Leandro — enero 15, 2007 @ 6:45 pm

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol