La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

noviembre 29, 2006

País sin rumbo

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 10:08 pm

La Nación publicó un artículo el pasado domingo 19 que no tiene desperdicio. Quiero rescatarlo y tenerlo a mano como triste recordatorio de la marcada desorientación que aflige al pueblo argentino respecto del lugar que debería ocupar el país en el mundo. El artículo sintetiza y evalúa los resultados de una encuesta de opinión que hizo en octubre pasado la consultora Ipsos en Argentina, Chile, México y Brasil a partir de estas tres preguntas: a) ¿Con cuál de estas regiones o países considera más beneficioso promover relaciones comerciales: América latina, EEUU, Unión Europea, Asia?; b) ¿Ud. considera que es bueno para el país integrar el ALCA?; c) ¿Cómo describiría la situación económica actual del país?

Tres conclusiones llaman la atención. 1) La aguda dispersión, o contraposición, de visiones que se verifica en los cuatro países sobre la orientación comercial preferida. 2) La posición latinoamericanista de Argentina. 3) La posición pragmática de los otros tres países, y sobre todo el interés y la confianza en las posibilidades que brinda el mundo que revela la opinión pública de Chile, país que demuestra por qué se lo considera el líder conceptual de la región.

Para la mayoría de los argentinos, la prioridad es integrarse a América latina. En cambio, para los brasileños la prioridad es EEUU; para los chilenos (tras el acuerdo con EEUU), la prioridad son los vastos mercados de Asia, y para los mexicanos la prioridad sigue siendo EEUU. El rechazo al ALCA llega a 45% en Argentina y a 25% en Brasil. La adhesión trepa a 80% en Chile y a poco más de 60% en México.

Santiago Palma Cané, un especialista en economía internacional, define el cuadro de situación de esta manera: "Lo que veo es que los dos países que están más alineados con la realidad comercial del mundo son Chile y México. Chile mira al Pacífico y México a su vecino, Estados Unidos. Son países que están habituados a ver los beneficios de comerciar con ellos. Tienen políticas comerciales de años, consensos entre los partidos políticos sobre estos temas y claras políticas aperturistas. Mi visión es que, en Brasil y la Argentina, pecan de desconocimiento."

Parte de la desorientación de la opinión pública argentina se debe a la larga historia de proteccionismo y aislamiento internacional del país. Pero otra parte, nada despreciable, se debe a que la dirigencia política argentina cree que el arte de gobernar consiste en hacer o repetir lo que dicen las encuestas, circunstancia que refuerza el círculo vicioso, en vez de presentar una visión, defenderla e instar a la población a seguirla. Visión es igual a liderazgo.

19 Comments »

  1. Gracias Jorge por el articulo, el cual es, como decis, muy interesante. Aunque las conclusiones que el diario reproduce no son del todo correctas. El articulo de La Nacion (como suele suceder con los articulos periodisticos) falla de anunciar las limitaciones del estudio (las cuales son admitidas como corresponde por los autores en el original). A consecuencia de esta limitacion, el resultado que se da sobre la posicion Brasilera es erroneo, y sobre la Mexicana exagerado. Los resultados de la encuesta en el Brasil son en realidad mucho mas en sintonia con los obtenidos en la Argentina, al menos luego de corregir por (factor in) la gran cantidad de "no sabe/no contesta" de la encuesta brasilera, que llega hasta ser el 40% de la encuesta. Con respecto a Mexico, un resultado interesante que no muestra La Nacion es la gran (relativa a los demas paises encuestados) polarizacion de opinion en Mexico: aunque la mayoria de los mexicanos ve como beneficiosa su integracion con USA, poco mas de la mitad de los encuestados mexicanos opinan que la situacion economica que enfrentan es entre mala y muy mala. Esto es, el articulo de la Nacion refleja un resultado muy interesante de la encuesta: la diferente vision que se tiene en Chile y Argentina sobre por dónde pasa el futuro economico de ambos paises. Con respecto a Mexico y Brasil, empero, la encuesta no llega a dar resultados tan claros como los que sugiere La Nacion. Eduardo

    Eduardo: Gracias por la observación. Ya me parecía que la opinión pública brasileña no podía ser muy distinta de la argentina, en vista de que ese país es incluso más cerrado que el nuestro. Como lo apuntás, seguramente en esto pesa el altísimo porcentaje que respondió No sabe/No contesta, es decir, el altísimo porcentaje de gente que no sabe qué le están preguntando. En cuanto a la opinión mexicana, el alto porcentaje de gente descontenta con su situación económica quizá juegue en contra de la valoración del comercio con EEUU. O no.

    Comment by Eduardo Romano — noviembre 30, 2006 @ 11:53 am

  2. Por qué los argentinos prefieren una integracion con paises cuyo pbi/capita promedio ronda los u$d 2000 anuales en vez de mirar hacia mercados de mayor dimension y mayor poder adquisitivo? En primer lugar creo que la respuesta la encontramos en un factor psicológico que ha arraigado hondamente en nuestra sociedad. Luego de varios decenios de una filosofía política deleznable en la cual se espera que los ciudadanos (y sus patrimonios) esten al servicio del poder politico de turno, del cual se espera que distribuya ingresos generados en mayor medida por otros sectores de la poblacion (como si se tratasen de dinero mal habidos), nos encontramos en los albores del siglo XXI con una sociedad que se ha acostumbrado a las certezas de la servidumbre. La globalización, si bien genera mayores y mejores posibilidades de lograr mayores niveles de vida, no ofrece certezas como el populismo. Por el contrario, desafía la capacidad de creación y adaptación de las personas y las empresas, lo cual genera inseguridades en las personas y la perdida de privilegios para las empresas (que pasan a competir globalmente). Tampoco promete una distribución igualitaria de las rentas como nos ofrece el nirvana socialista (no hay diferencias entre dos indigentes). Por el contrario, los incrementos exponenciales en los niveles de riqueza que se dieron en mayor medida con el avance de la economia de Mercado han sido casi sin excepcion, desiguales. El hecho crucial es que el nivel de vida del ultimo decil en estas sociedades es infinitamente mayor al del ultimo decil en las sociedades donde no hay economia de Mercado, por mas que en estas ultimas haya una menor disparidad entre las distintas escalas (la pobreza lo iguala todo). El rechazo de la economia de Mercado anula cualquier posibilidad de incremento en las condiciones de vida de los habitantes transformando a los pobres “transitorios” en “permanentes” (como vemos en la Africa subsahariana, China continental, Cuba y otras linduras por el estilo). Lo que es mas llamativo es que el “milagro Argentino” fue justamente producto de una incipiente globalización durante el siglo XIX. Basta ver los factores que permitieron eyectar a la Argentina hacia los primeros puestos en el concierto de naciones (ver Rojas Mauricio, “Historia de la Crisis Argentina”, Timbro y Fundación CADAL, 2003, p.23): 1) El incremento explosivo que tuvo la demanda europea sobre alimentos y materias primas. 2) La reducción de los costos de transporte como consecuencia de la Segunda Revolución Industrial y las ingentes inversions extranjeras en ferrocarriles, factores que permitieron reducir los costos marginales del campo que permitió intensificar el comercio con zonas cada vez más distantes. 3) Recursos naturales en abundancia que permitieron responder a esa mayor demanda. 4) La posibilidad de contar con mano de obra proveniente del sur de Europa (vale recordar que para 1914 el 70% del clase trabajadora era de origen europeo). 5) Abundante suministro de capital internacional. 6) Estabilidad política (constitucion de 1853). Para el período que va desde 1885 a 1914 el incremento poblacional de punta a punta alcanzó 134%, la red ferroviaria se expandió un 378%, las exportaciones de cereales treparon un 1260% y las exportaciones de carnes lo hicieron en 1292%!. En cuanto a los valores importados y exportados, para el mismo período, tenemos un incremento de 202% y 367% respectivamente. (Di Tella y Zymellman M.; Las Etapas del Desarrollo económico Argentino, 2da edición, Editorial Paidos, 1973, pp. 42-50. Tambien ver Vázquez Presedo Vicente; El Caso Argentino: Migración de Factores, Comercio Exterior y Desarrollo 1875-1914, EUDEBA, 1971). En definitiva, se puede ver que todo esto fue posible gracias a la extension, diversificación y profundización de los mercados a los cuales la Argentina decidió integrarse. Esto multiplicó las oportunidades (no las certezas) y permitió finalmente incrementar notablemente los niveles de producción en relacion a la poblacion activa (mejora del salario real), y consecuentemente la acumulación de reservas convirtiendo a la Argentina en pocos decenios en el pais con mayor nivel de reservas/habitante. Hoy la Argentina de “vivir con lo nuestro” va en la dirección contraria…prefieren ser “independientes” antes que “interdependientes” de los paises centrales. Una muestra de que nuestra indigencia es tambien intelectual.

    Comment by Mariano Muruzabal — noviembre 30, 2006 @ 3:36 pm

  3. Yo creo que el rechazo de los argentinos hacia EEUU se debe mas a las caracteristicas "imperialistas" de EEUU que a estar en contra de la economia del mercado. No creo que exista un rechazo mayoritario de los argentinos si tuvieramos un TLC con Japon o Europa. El problema del ALCA es EEUU. Sino, creo que la mayoria de la poblacion lo aceptaria. Creo que ver solo la version economica es quedarse en un discurso medio vacio. Pareciera que apoyar a EEUU es sintoma de maduracion, de intenligencia, de pragmatismo, etc. Y el no apoyar a EEUU significa ser populista, socialista, demagogo y estupido. Yo no creo que sea tan asi. Tal vez los argentinos evaluamos mas cosas que solo el aspecto economico de una mayor integracion con EEUU. Tal vez los argentinos ven con malos ojos asociarse con un pais que hoy en dia defiende el uso de la tortura, donde los derechos civiles han sido reducidos en forma considerable, que ha tenido intervenciones muy discutibles en latinoamerica y el resto del mundo y que suele imponer sus intereses por la fuerza. Tal vez los argentinos tengamos en cuenta estos aspectos y los chilenos no. Y tener en cuenta estos aspectos no creo que sea "indigencia intelectual". Yo personalmente no creo que un acuerdo de libre comercio con EEUU sea una expediencia revolucionaria, ni para bien ni para mal. Lo que realmente me asusta de un TLC o del ALCA, son las leyes de propiedad intelectual y patentes que EEUU intenta imponer (que en mi opinion EEUU tiene mas interes en esto que en el libre comercio con latinoamerica). Las patentes en EEUU estan llegando a un nivel de abuso que roza lo ridiculo. Donde empresas de software patentan el doble-click del mouse y ya se estan haciendo los primeros intentos de patentar recetas de cocina. Y esto es en serio. Existe toda una industria de amenazas y juicios de patentes entre empresas. Trasladar esta legislacion a paises como Argentina, pondria potencialmente destruir la poca invencion y desarrollo que tiene la argentina.

    Esteban: No comparto su comentario, pero es representativo de una parte importante de la sociedad argentina. 1) Tiene razón, el rechazo al ALCA es un rechazo a EEUU; por esto es tan grave. Se hace realmente difícil rechazar a EEUU y a la vez progresar en un mundo dominado por su civilización cultural y comercial. ¡Cuánto más sencillo sería aceptar el mundo tal cual es! 2) Dice que las libertades civiles han sido reducidas en EEUU. Implica esto que ¿hay más garantías individuales en América latina, China, Japón o UE, posibles socios comerciales de Argentina? No creo que deba aclararle que vivimos en un mundo de opciones. 3) El libre comercio será una experiencia revolucionaria de progreso para la economía y la sociedad argentina. No hace falta que me crea; podrá comprobarlo Ud. mismo dentro de algunos años; no está lejos. 4) Jamás se me ocurriría dejar de lado la posibilidad de ingresar al primer club del mundo por la cuestión puntual de las patentes. Como los subsidios a la agricultura, son un capítulo de la negociación global con EEUU.

    Comment by Esteban — diciembre 1, 2006 @ 11:44 pm

  4. Creo que la opinión en Argentina, más que a desconocimiento, se debe a los padecimientos de la década pasada (apertura unilateral y relaciones estrechas con EEUU), donde nuestro país conoció niveles de desocupación y marginalidad sin precedentes. No es una opinión fundada en dato cientifico alguno la que doy, es mi parecer, mi impresión. Hablaba el otro día con un amigo de San Pedro que ahora se recupera con las ganancias del campo, las secuelas que les dejó los noventa, quiebras e inseguridad, esas son realidades. La gente funda su opinión en sus experiencias personales y no en estadísticas. Eso creo humildemente.

    César: 1) Si de verdad quiere saber qué es una apertura, léa los posts sobre las aperturas chilena y mexicana. La "apertura" que critica elevó el coeficiente de comercio de un 6% del PBI en la década de 1980 a un mero 8%-9% en la de 1990. (Cito estadísticas porque con los sentimientos es imposible expresar estas realidades.) En Chile y México ese coeficiente llega a 30%. 2) Argentina se acercó a EEUU en la década pasada porque era la forma efectiva de contrarrestar medio siglo de confrontación, bajo el peronismo, los militares y los radicales. 3) Sí, al campo le va bien, y a la industria todavía mejor. Ahora bien, pregúntese por un momento cómo le va con el dólar alto al sector servicios: energía, transporte, autopistas, bancos y seguros, comunicaciones, educación privada, medicina pre-paga, etc. Considere luego que el sector servicios representa más de 60% del PBI argentino.

    Comment by César Rodríguez — diciembre 3, 2006 @ 11:14 am

  5. Totalmente de acuerdo con Mariano Muruzabal. Agrego un par de "vueltas de tuerca": Los argentinos crecen convencidos que "el estado debe proveer". Entre otras cosas, esto se traduce en 1) una cesion voluntaria de derechos y responsabilidades al gobernante de turno, la cual lleva a la busqueda sin solucion posible del "caudillo-papa bueno que ha de salvarnos". 2) una distorsion permanente de la realidad, ya que ignora toda limitacion que esta impone. Por ejemplo, ponerse a pensar de donde va a sacar fondos el estado para "proveer" las demandas de los ciudadanos (no ya la conveniencia de esto, como señala Mariano) es algo secundario para los argentinos. Por eso mi propuesta de incluir la enseñanza del ABC de la economia en las escuelas primarias (y de mejorar la educacion en un todo). Yo estoy convencido que nadie es tonto, y que mucha gente, una vez que se logre destrabarle ese candado cultural puesto en el mensaje subyacente de "el estado proveera," responderá. Al menos, es mi humilde experiencia las pocas veces que le he hecho a gente nombrar en orden los principales clientes historicos de la Argentina: Inglaterra, Europa-Estados Unidos, URSS, Brasil, China ..y relacionar el PBI de estos paises-regiones con el de la Argentina… lo que muestra que el deterioro argentino se corresponde con el de nuestros clientes: la decadencia argentina se puede seguir a traves de las economias de nuestros clientes!! De a poco fuimos quedandonos con clientes cada vez mas pobres!! (a veces por circunstancias externas, pero muchas veces por decision propia!). Esta imagen suele tener mucho efecto en la gente. Ya que todos entienden que no es lo mismo poner un kiosco para los clientes de Quemu Quemu en la Pampa, que para los turistas y residentes de la Recoleta. La pregunta siguiente: "si vos, de tener la oportunidad de hacerlo, pondrias un kiosko en Guatrache y en la Recoleta, decime entonces por que cuernos si tenes la posibilidad de hacerlo, no queres comerciar con USA?"

    Comment by Eduardo Romano — diciembre 4, 2006 @ 12:00 pm

  6. Creo que afirmativamente existen mas libertades individuales en Europa o Japon y mas aun, no avalan el uso de la tortura o invaden paises. El caso de China, obviamente no es asi. Pero China es el mejor ejemplo de la hipocresia reinante en este mundo. Mientras que Cuba esta aislada politica y economicamente, Fidel Castro es considerado por los liberales como un feroz dictador y su llegada a la Argentina fue muy polemica, con China, cuyo regimen es mucho mas autoritario que el cubano, todo el mundo se pelea por firmar TLC con China. Claro, mientras los chinos sigan siendo los motores del crecimiento mundial, a quien carajo le importa los presos politicos, la censura y el minusculo detalle de que la democracia no existe en ese pais. Tal vez sea muy utopico no tener relaciones con paises que usan la tortura, puede ser. Pero bajo ninguna manera, voy a defender como el ideal a seguir, asociarme con este tipo de paises. Ni aunque economicamente sea conveniente. Por otro lado, la experiencia latinoamericana en lo que respecta a un TLC con EEUU no ha sido revolucionaria (ni para bien ni para mal). Chile firmo hace 2 años un TLC con EEUU, nada ha cambiado mucho en Chile en los ultimos 2 años. Sus exportaciones subieron gracias a la situacion internacional y gracias al cobre. Mexico, con el nafta, sin lugar a dudas en estos años a aumentado sus exportaciones, pero yo viajo a Mexico muy seguido. La cosa dista de ser mucho mejor que hace 10 años atras… Por otra parte, ustede no dejaria de entrar al club mas grande del mundo por las patentes. Yo lo pondria en la balanza. Usted es economista, tal vez mucho no le importen las patentes, ni es muy fanatico de la industria en la Argentina. No lo afectan en su trabajo. Yo soy ing. en sistemas, hago software y soy muy consciente del riesgo potencial que implicaria traer la legislacion norteamericana a la Argentina. Sumele a eso, los subsidios agricolas, principal rubro exportador de la Argentina. Queremos comerciar con EEUU, perfecto. No me gusta, pero no me opongo, soy realista. Pero hagamoslo en condiciones igualitarias.

    Esteban: 1) No creo que en Europa y Japón haya más libertades civiles que en EEUU. Aunque esta es apenas una apreciación personal. Para hacer una afirmación en tal sentido sería necesario medirlas y compararlas. Pero hace medio siglo no más, fueron las tropas de EEUU las que rescataron a Europa y Japón de regímenes facistas. Y en la guerra civil en la ex-Yugoeslavia (década de 1990), mientras Europa miraba hacia otro lado, fue EEUU quien debió intervenir. 2) Jamás estuve a favor del libre comercio con China como sustituto del libre comercio con EEUU. ¿Sabe por qué? Porque EEUU es una economía mucho más abierta que China y, sobre todo, porque siendo el nuestro un país institucionalmente reversible su primera necesidad es importar rigor institucional. La estabilidad institucional que conseguiría el país en los campos comercial y de inversiones, entre otros, es mucho más importante que los mercados que pudiera asegurarse. 3) El TLC de Chile con EEUU entró en vigencia en 2004 y usted ya le exige una revolución. Creo que su exigencia es ridícula; si no le gusta el libre comercio, disimúlelo mejor. De todas formas, las exportaciones chilenas saltaron de 28% del PBI a fines de los 90s a 38% en 2005. En algo debe haber influído el TLC; la mera expectativa de un acuerdo de estas características moviliza mucho a la exportación. Trate de leer Apertura Chilena. 4) En México no han mejorado apreciablemente el ingreso per cápita ni la distribución del ingreso pero la inversión externa directa y las exportaciones han aumentado en forma explosiva. Por algo se empieza. ¿Qué alternativa superadora propone usted? 5) Las patentes son importantes pero más importante es el país. Por otro lado, ¿no cree que su argumento en este campo debería empezar por reconocer que hacemos uso ilegal de tecnologías desarrolladas por otros, acto que se denomina hurto, y que antes de reclamar igualdad en el trato deberíamos pagar el royalty correspondiente?

    Comment by Esteban — diciembre 4, 2006 @ 6:28 pm

  7. Con la acertada respuesta del Dr. Avila al post de Esteban (el post Nº 4) creo que llegamos al fondo del problema o del motivo por el cual la Argentina (y la mayoria de los paises del tercer mundo) rechaza una economia de mercado, y su corolario: el librecomercio. Es la misma razón por la cual bajo el gobierno del Gral. Perón se le exportaba carne a Gran Bretaña en vez de a EEUU a precios muy inferiores de los que ofrecía este ultimo, y encima a cambio de libras inconvertibles! Es la misma razón por la cual la Argentina se abstiene de condenar la violacion a los derechos humanos que existe en la isla-carcel y la misma razón por la cual la izquierda y gran parte de la progresia apoya a los califatos autocraticos de medio oriente: EL ESTUPIDO ANTIAMERICANISMO. El Dr. Avila lo sintetizó de manera brillante: “el rechazo al ALCA es el rechazo a EEUU”. Mas claro echarle agua. A su vez el rechazo al ALCA y a EEUU proviene (en la mayor parte de los casos) de personas muy desconfiadas del sistema capitalista y de la economia de mercado que esgrimen dudosos argumentos adosados de un marxismo encubierto. Para esta gente el librecambio es el mecanismo que los paises centrales utilizan para someter a una America latina de la cual pretenden succionar sus abundantes recursos naturales a cambio de la superproduccion capitalista, conviertiendo automaticamente a nuestros pueblos en victimas de tratados comerciales leoninos y desiguales (algo asi como una teoria de la plusvalia a escala global). Decirle entonces que no al comercio, es decirle que no a los sucios imperialistas y pasa a ser un grito redentor que nos acerca a la ansiada “soberania” e “independencia” de los poderes centrales (¿?). Por supuesto que la realidad es bien distinta a la auspiciada por la Teoria de la Dependencia a la que es tan adicta nuestra intelectualidad autoctona que no puede (ni podrá) explicar como paises que hasta hace pocos años conformaban la periferia han logrado abandonar el subdesarrollo de la mano de las potencias centrales, tal es el caso de paises historicamente atrasados como Irlanda (hoy con un PBI/capita de u$s 28.762 y tercero en el Indice de Libertad Economica de la Heritage Fundation) y Estonia que formaba parte de la cortina de hierro y que probó con el propio lomo las delicias del colectivismo (hoy con un PBI/capita de u$s 7475 y en el 7mo puesto del ILE). Y lo mismo podría decirse de países que hace varios decenios ni siquiera llegaban a nuestros niveles de PBI/capita como el caso de Singapur (con un PBI/capita de u$s 25.186 ocupando el 2do puesto en el ILE) y Corea del Sur (con un PBI/capita de u$s 12.783) y que hoy nos superan ampliamente. Cualquiera que haga una correlación entre el ILE y el nivel de ingreso per capita podrá ver en qué dirección hay que ir para reducir los lacerantes niveles de pobreza de America Latina.

    Comment by Mariano Muruzabal — diciembre 4, 2006 @ 7:07 pm

  8. Tuve una charla muy interesante con un profesor americano acerca de cuales, a su juicio, eran los motivos por el cual EEUU tiene tanta mala fama en el mundo (especialmente el mundo subdesarrollado). Mi pregunta hacia hincapie en que un pais que habia logrado vender jeans y coca cola por todo el mundo…cómo era posible que no pudiera cambiar su pobre imagen? Doscientos y pico de años de democracia estable, con alto standard de vida de su poblacion…liderando todas las estadisticas de desarrollo y buena vida…cómo era posible que no fuera tomado como modelo a seguir en vez de algo a criticar? La respuesta fue directa y simple: La envidia es una caracteristica natural en el ser humano. -Eso es todo?, pregunte. -Ese es el origen en esencia que explica el porque…en cuanto a como cambiar eso…tendremos la respuesta cuando podamos cambiar la conducta humana.

    Eduardo: Sabia explicación. A los perdedores no se los odia; se los ignora. El problema nació entre fines del siglo XIX y comienzos del XX, cuando Argentina llegó a creer que podía competir con EEUU por la hegemonía continental. No sabía que la cantidad de habitantes cuenta, como diría luego De Gaulle. Además de tener instituciones reversibles y de estar ubicada en una orilla del mundo, Argentina siempre estuvo escasamente poblada. Nuestra población nunca pasó del 15% de la norteamericana.

    Comment by eduardo — diciembre 4, 2006 @ 9:08 pm

  9. Jorge: guste o no guste, Esteban y Cesar señalan dos factores que influyen mucho en la respuesta argentina a la encuesta y que, por lo tanto, debemos tener en cuenta al analizar sus resultados. Es un hecho que en la argentina y en el mundo ha crecido el sentimiento antinorteamericano ("anti-imperialismo" nombra Esteban), en buena medida debido a la horrorosa politica exterior del gobierno de Bush. Y es verdad tambien lo que señala Cesar, en la Argentina (y Latinoamerica) se asocia la reciente crisis con la accion norteamericana (lo que marca Cesar), en buena parte debido a la estupida fundamentalista decision de la recien llegada administracion de Bush que bajo el inepto de O’Neil dejo caer a la Argentina "por su decada de corrupcion incorregible", en vez de sostenerla a pesar de todo, como Clinton hiciera con Mexico en su momento. EMPERO, aun reconociendo la validez de sus criticas hacia la interpretacion de la encuesta, mi punto, Esteban y Cesar, es que aun considerando estos hechos los argentinos tienden a tener una vision mas "gobierno-proveerá" que la de Chile, por ejemplo, que los lleva a oponerse a "la globalizacion" y al "libre comercio" a niveles que no ocurren en otros paises (como ser Chile, obviamente).

    Comment by Eduardo Romano — diciembre 5, 2006 @ 9:27 am

  10. Jorge decis: 1) "Jamás se me ocurriría dejar de lado la posibilidad de ingresar al primer club del mundo por la cuestión puntual de las patentes." Yo te diria que al reves. Nos vendria muy bien a los Argentinos tener un sistema de patentes que indujera a los argentinos a desarrollar su creatividad esperando recompensas acordes. 2) "Como los subsidios a la agricultura, son un capítulo de la negociación global con EEUU." Aqui estoy en total desacuerdo con vos Jorge. Los subsidios agricolas (como las cuotas y las barreras tecnicas) son piedras enormes al libre comercio, piedras que los Americanos no estan dispuestos a dejar de lado. No se puede menospreciar esto. Aunque este sea un tema relativamente menor para los productores de frutas que producen contra-estacion (como los chilenos o los del alto valle), es crucial para los productores de carne y cereales.

    Eduardo: 1) ¿Cuál es el conflicto que ves entre un sistema argentino de patentes y el norteamericano? Tratemos de reconocer, en primer lugar, que Argentina, como China, es un pirata tecnológico. En mi respuesta al comment Nº 6 digo algo más al respecto. 2) Sobre los subsidios, ya hemos discutido mil veces. En dos palabras: como socios de EEUU podremos negociar con UE desde una posición de fuerza que no tenemos ni tuvimos en medio siglo.

    Comment by Eduardo Romano — diciembre 5, 2006 @ 9:39 am

  11. Leí sus posts y entiendo su posición a la que considero seria y fundada, sólo que a veces pienso, sino siempre, que deberiamos, como sociedad, volver cada vez que se tome una decisión o cada vez que apoyemos determinado proyecto, a la pregunta primera, como los filósofos ¿para que la economía? El país creció beneficiando algunos y perjudicando otros, hoy nuevamente lo mismo. Nuestra Constitución tiene una orientación en ese sentido o mejor dicho un mandato, cada decisión debe tomarse teniendo en cuenta el bien común.

    César: Por Dios, ¿acaso cree que escribo pensando en mi bolsillo? En ese caso, sería un imbécil. ¿Cuántos clientes de bancos podría yo conseguir proponiendo, como propongo, una banca bajo jurisdicción internacional? ¿Y cuántos clientes industriales podría conseguir proponiendo el ingreso al ALCA? Una alternativa es que crea que la Economía fue pensada para maximizar el beneficio de algún grupo de poderosos. En cualquier caso, mi amigo, reflexione un momento.

    Comment by César Rodríguez — diciembre 5, 2006 @ 4:17 pm

  12. Sr. Avila no hablaba de usted, sino de nosotros, los argentinos. Descuento que este espacio fue creado para discutir honestamente sobre este país que tanto queremos. Descuento que sus opiniones apuntan al bien común, y no para defender intereses sectoriales o personales. Si eso pensara no gastaría mi tiempo en este lugar. Tampoco pienso que la economía haya sido pensada para maximizar las ganancias de los poderosos. Volviendo al artículo que motivo estos comentarios, entiendo que el rumbo que debemos retomar es aquel que nos comprenda a todos como sociedad. En cuanto a cual es el camino preciso para ello valoro atentamente sus propuestas, aunque a veces me generen algunas preguntas.

    César: Justamente el bien común nos comprende a todos como sociedad, aún cuando una cierta política o régimen (como el libre comercio) arroje ganadores y perdedores. El punto es que lo que ganen los ganadores sea más que lo que pierdan los perdedores. De esta forma, eventualmente, los primeros podrían compensar a los segundos por medio del presupuesto nacional. En su último comentario, usted me recriminaba que "cada decisión debe tomarse teniendo en cuenta el bien común." ¿Qué otra cosa podía interpretar yo de esta afirmación?

    Comment by César Rodríguez — diciembre 5, 2006 @ 9:54 pm

  13. Sr. Ávila, estuve leyendo el artículo del diario "La Nación" y puedo asegurarle que muchos argentinos piensan que el mundo empieza y termina en América Latina, en el sentido de que no se mira más allá del Mercosur. En mi opinión, si en Chile y México está bien visto efectuar tratados de libre comercio con los países asiáticos, en el caso chileno, y con EE.UU., respecto a la nación azteca, es porque los sucesivos gobiernos de esos dos países supieron mantener la apertura económica, aun cuando sus habitantes no coincidan. Respecto a futuros TLC entre EE.UU. y países latinoamericanos, vuelvo a decir lo mismo: tendremos que rezar para que en EE.UU. los legisladores demócratas no desechen los acuerdos firmados con Perú y Colombia. Unas últimas preguntas, si bien pueden ser muy complicadas: ¿Cómo ve el futuro del ALCA? ¿Podrá crearse? ¿Qué países entrarían, hasta ahora? Igual no necesito que me responda todas estas preguntas, si es que para algunas no existe respuesta.

    Andrés: Puedo ofrecerle presunciones o intuiciones. No creo que el ALCA progrese. Exige un esfuerzo coordinado que algunos países, como Brasil y Argentina, boicotean. Pero creo en la posibilidad de los tratados bilaterales con EEUU. Esto es, por otra parte, lo que muestra la evidencia de los países del Pacífico. Y no creo que los demócratas vayan a descartar por mucho tiempo la formación de un área continental de libre comercio.

    Comment by Andrés — diciembre 6, 2006 @ 1:57 am

  14. Jorge, te contesto: Tema patentes: me malentendiste. Yo quiero que la Argentina actue "mas" como se actua en USA, no "menos". Yo creo que en la Argentina deberian respetarse los derechos de patentes como se respetan en USA. Confieso mi ignorancia (no conozco los detalles como para ahondar mas que esta generalizacion), pero se que tener una patente en Argentina no vale tanto como en USA ya que estos derechos en Argentina no son "enforced" igualmente. Lamento mi ignorancia como para no poder aclarar mas. 2) Tema subsidios. Jorge, ya te he demostrado tu error con USA: los subsidios agricolas Americanos se determinan al discutirse el Farm Bill, discusion sobre la cual Argentina no puede influir, ni dentro ni fuera de nada. Es simplemente una lucha de poder entre los estados de la union para repartirse proteccion y de los senadores y representantes para darselo a sus votantes. Con respecto a que siendo socios de USA "podremos negociar con UE desde una posición de fuerza", Jorge, tu posicion revela que tenes aun mas desconocimiento sobre el proceso de generacion de subsidios agricolas en la UE del que tenes en USA. En breve (y hay mucha tela para cortar aca tambien), como los EEUU han aprendido hace rato ya, se puede simplificar diciendo que los subsidios agricolas europeos son consecuencia del sistema politico de la union, donde cada pais tiene un poder de veto "de facto". Mientras la UE no cambie su forma de gobierno a uno mas centralizado donde haya un gobierno con quien se pueda negociar cambios de politica de subsidios sin que ese acuerdo sea vetado y anulado por algun miembro, no hay posibilidad de negociacion alguna que cambie significativamente la politica de subsidios en la UE, ya sean los negociantes Argentina, USA, o la Federacion de Planetas Unidos.

    Eduardo: 1) Si querés que el tratamiento de las patentes en Argentina se acerque al de EEUU, la firma de un TLC con este país es el mecanismo adecuado de aproximación. No hace falta discutir más. 2) En cuanto a los subsidios agrícolas, no me demostraste nada. Suponé, por un instante, que ni los norteamericanos ni los europeos nos llevaran el apunte en esta cuestión, ¿dejarías por ello de ingresar al club más importante del globo? ¿Te perderías la posibilidad de compartir o importar su estabilidad institucional (en las reglas de comercio, por caso) y el acceso garantizado a sus mercados? ¡Este el bottom line!

    Comment by Eduardo Romano — diciembre 6, 2006 @ 9:28 am

  15. Sr. Avila, si me expresé mal y lo ofendí, me disculpo, no fue mi intención. Me refería a las decisiones de nuestra Argentina sin rumbo. A proposito de las compensaciones que refiere a través del presupuesto nacional, mi idea apunta a considerar que el tratamiento de las secuelas de las políticas necesarias, tienen que tener el mismo rango que estas, en la preocupación de la sociedad, en la gestión de quienes administran, y en el estudio de los especialistas.

    César: Dice algo novedoso e importante (por lo que puse en negrita). La política a seguir para compensar las secuelas de un apertura debería ser parte integral del plan de integración comercial. Aunque en el caso de la industria no creo apropiado ni justo que debamos compensar las pérdidas de capital que puedan experimentar muchos empresarios que usufructúan hace más de 70 años los beneficios injustificados de la protección a costa de los consumidores.

    Comment by César Rodríguez — diciembre 6, 2006 @ 3:05 pm

  16. Sr. Ávila, gracias por contestar mi comentario. Entonces, si el ALCA no progresa, no entiendo para que figura la frase "el ALCA es la puerta al mundo". Igual no busco ofensa. Lo que sí creo es que la creación del ALCA va a llevar mucho tiempo.

    Andrés: ¿Quiere que ponga que el TLC es la puerta al mundo? Sigue allí porque significa algo, más allá de que ahora (diciembre de 2006) el camino al libre comercio continental no sea un acuerdo simultáneo entre todos los países de la región, como lo creía en febrero pasado, sino una primera vuelta de acuerdos bilaterales entre EEUU y cada uno de los países del resto del continente, más una segunda vuelta de acuerdos entre los últimos.

    Comment by Andrés — diciembre 6, 2006 @ 5:24 pm

  17. Sr. Ávila, de todos modos, aunque el ALCA parezca "muerto" en estos momentos, yo creo que en el futuro ese bloque continental de libre comercio va a concretarse, si bien va a llevar tiempo su creación. Creo que usted pensará lo mismo: que la creación del ALCA tendrá dos fases: 1º) La firma de varios TLC entre EE.UU. y países latinoamericanos. Varios ejemplos de esto son: el DR-CAFTA, el NAFTA y los tratados con Perú, Colombia y Chile. Faltaría ver que pasa con Uruguay. 2º) Acuerdos de libre comercio entre distintas naciones de Latinoamérica. De hecho, se está dando con algunos países: por ejemplo, el TLC entre Colombia y Chile. Como comentario final, vuelvo a decir lo mismo: si bien va a llevar mucho tiempo, el ALCA va a ser realidad en algún momento.

    Andrés: Comparto plenamente su visión. Respecto de su cumplimiento final, porque está en la naturaleza de las cosas, como decía Alberdi. Y respecto de la forma escalonada en que ocurrirá, que es lo que se va viendo.

    Comment by Andrés — diciembre 6, 2006 @ 8:33 pm

  18. "1) Si querés que el tratamiento de las patentes en Argentina se acerque al de EEUU, la firma de un TLC con este país es el mecanismo adecuado de aproximación. No hace falta discutir más. 2) En cuanto a los subsidios agrícolas, no me demostraste nada. Suponé, por un instante, que ni los norteamericanos ni los europeos nos llevaran el apunte en esta cuestión, ¿dejarías por ello de ingresar al club más importante del globo? ¿Te perderías la posibilidad de compartir o importar su estabilidad institucional (en las reglas de comercio, por caso) y el acceso garantizado a sus mercados? ¡Este el bottom line!" Jorge: mi critica a tu tratamiento del tema TLC es que soles saltar del plano "ideal" al "real", mezclando los analisis. Asi, cuando hablas en un plano "ideal" sobre el TLC y Argentina, tendes a pensar en condiciones ideales, donde los EEUU no nos impondrian condiciones y proteccionismo. Esto es irreal, ya que no es lo que ha pasado en los varios acuerdos que han firmado (admito conocer mas el que firmaran con Mexico que otros, en los que admito ignorancia). Tu otro argumento, el del plano "real", es mucho mas solido. En el simplemente propones la pregunta: "hay alguna alternativa mejor?". La respuesta en este plano "real" es coincidente con la mia: "no, no hay mejor alternativa." Ahora bien, creo que es importante notar que la diferencia que existe entre tu plano ideal y el real no es trivial. Por un lado, porque proponer el TLC basado en condiciones "ideales" que no se dan, mas que sumar, restan. No es bueno el apoyo al TLC basado en promesas de condiciones ideales que no se dieron, no se dan, ni han de darse, ya que el presentar argumentos irreales induce a confusion y rechazo del TLC entre los escepticos. Jorge: la Argentina no puede quedar afuera del TLC. Esa es la realidad. Estamos de acuerdo. Los Americanos nos van a exprimir e imponer condiciones arbitrarias y proteccionistas aqui y alla (como se las han impuesto a todos sus socios, e incluso a nosotros cuando en los 90 hicimos las cosas bien – ejemplo: como los californianos recientemente trabaron la exportacion de limones del NOA, a pesar del excelente trabajo que productores y gobierno realizaran durante todos los 90 para producir acorde a las altas condiciones sanitarias americanas). A pesar de todo, a pesar de la falta de condiciones ideales, el TLC es la mejor alternativa que tiene la Argentina para crecer. Por ello, no es necesario buscar razones inexistentes que a mi juicio, confunden y siembran descredito.

    Eduardo: No entiendo muy bien esa confusión que me atribuís entre los planos ideal y realista. Sé perfectamente que es ridículo exigir igualdad de condiciones en la negociación. Según mi maestro Tucídides, el fuerte hace lo que puede, no lo que quiere, y el débil hace lo que debe. Lo que nosotros debemos hacer es abrirnos al libre comercio con la potencia dominante porque ganaremos de todos modos, incluso más que lo que ellos ganarán. Aunque para muchos parezca todo lo contrario. Muy buen comentario, de todos modos.

    Comment by Eduardo Romano — diciembre 7, 2006 @ 9:02 am

  19. Hola Jorge, coincido con Andrés en que un TLC continental se va a llevar a cabo en un lapso de tiempo con varios pasos intermedios. En referencia a la encuesta que vos mencionás del diario La Nación, mi impresión es que ese "antiamericanismo" de argentinos y brasileños no se debe a la postura anti-mercado ni contra el pueblo de los Estados Unidos de America como tal sino más concretamente a su presidente Bush y su postura frente al mundo. Ese amenazante "están con nosotros o contra nosotros" y otras lindezas que supo decir, han generado mucha polémica, mucho rechazo y mucha irritación. Yo me inclino más por el rechazo a la persona de Bush que a su país y a su gente. Si vos hablás con el ciudadano medio, el de a pie; probablemente no se exprese con desprecio hacia los norteamericanos (habrá más o menos simpatía seguramente) pero basta que les menciones el apellido de su presidente y comienza toda una catarata de improperios imposible de ponerle "stop". Veremos el año próximo con una nueva administración en USA, con el devenir de los acontecimientos en Oriente Medio… y si es elegido un presidente norteamericano de personalidad más componedora, accesible y afable a los ojos del mundo, quizás la percepción cambie. Respecto al ALCA mi opinión es que hubo un error en querer consolidarlo demasiado rápido casi como una imposición sin tener en cuenta la realidad política, económica y social, y también la idiosincrasia de cada país latinoamericano. Todos estos procesos necesitan tiempo y mucho diálogo donde cada país dé a conocer sus intereses, lo que espera de un tratado continental y también lo que teme ver afectado por el mismo. En criollo: hablando se entiende la gente. Tomando como referencia la historia de lo acontecido con los países Europeos (recomiendo leer el enlace: http://europa.eu/abc/history/index_es.htm ) me parece sensato que un proceso de integración lleve su tiempo de maduración, sus debates y paulatinos acuerdos. De lo que no me caben dudas es que en algún momento habrá ALCA.

    Lelia: Interesante reflexión. Aunque creo que el anti-norteamericanismo de la población argentina es anterior y más profundo. (¡Cuánto me gustaría que el motivo de la antipatía fuera Bush!) Pero el ALCA es inevitable, como área continental de libre comercio, y la vía son los acuerdos bilaterales.

    Comment by Lelia — diciembre 7, 2006 @ 9:18 pm

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol