La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

noviembre 1, 2006

Bochorno en la UNLP

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 5:14 pm

Ricardo López Murphy visitó ayer la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de La Plata para dar una conferencia sobre la economía argentina. Fue un bochorno. Un estudiante cuenta su desesperanza:

Estimado Jorge: Mi nombre es Oscar Natale, tengo 22 años y tengo un problema: soy argentino y liberal. Al igual que usted, estudio Economía en la UNLP. Y me siento
extremadamente desilusionado por lo que ocurrió ayer en nuestra facultad, cuando invitamos a Ricardo López Murphy a dar una conferencia. Decenas de militantes de izquierda impidieron que una persona con más de 30 años en la docencia pública pudiera expresarse libremente. Estoy muy triste por lo ocurrido, ya la violencia y el patoterismo no se limitan a los espectáculos deportivos, ahora los tenemos en el claustro mismo. Quisiera conocer su opinión al respecto, cómo hacemos los jóvenes para no perder las esperanzas, para que nuestros hijos puedan habitar este suelo… en fin unas palabras de ánimo.

Oscar: Pensá en los ciclos del humor político nacional. Los 90 fueron del liberalismo, bajo el gobierno de Menem y montados sobre una prédica de 30 años por parte de Álvaro Alsogaray. Los agresivos de hoy se llamarán a silencio y los cínicos se convertirán en liberales en el próximo ciclo, que comenzará cerca de 2008. Cuando yo era estudiante en esa Facultad, pasó algo similar. Un día fue Alsogaray a dar una conferencia y los izquierdistas de entonces, que hablaban y actuaban como los de ahora, lo encerraron en el pasillo de acceso al salón auditorio, lo cubrieron de insultos, huevazos y tomatazos, y me parece que tampoco pudo hablar. Alsogaray toleró estoicamente la agresión. Quince años después, el país cumplía su programa.

23 Comments »

  1. El problema es que no podemos esperar 15 años otra vez… Yo soy liberal y afiliado a la UCEDE desde mi adolescencia en los ’80 alfonsinistas y creía que luego del desastre del ’89 el país, por fin, había aprendido la lección (gracias a Menen, Cavallo, MJ…). Pero después de la elecciones del 2003 veo que no ha sido así. hoy a mis 36 años creo que lo mejor es emigrar a un país realmente liberal…eso estoy evaluando.

    Christián: Emigrar es una opción, por cierto. Jamás la criticaría. El hartazgo de un país que se empecina en revivir sus peores momentos y prácticas puede ser inmenso. Todavía estás a tiempo de hacerlo. Otros, sea por edad o porque creen que su destino está acá, no pueden hacerlo. La organización liberal del país es un proceso lento y arduo. Avanza dos casilleros y luego retrocede uno. Cerca de 2008 se iniciará una nueva fase liberal. Espero que no cometamos tantos errores ni despertemos tantos resentimientos y envidias como en la anterior, de forma de avanzar dos pasos y que el gobierno siguiente no deba retroceder ninguno y pueda avanzar en la misma senda, como pasa en Chile.

    Comment by Christian Martinez Buisan — noviembre 2, 2006 @ 8:00 am

  2. Estimado Dr. Avila…Estimado Oscar: A diferencia de vos Oscar, yo estudié economía en la Universidad de Buenos Aires. Me recibí de licenciado en economía en el año 2003. Si bien hemos transitado la misma carrera lo hemos hecho en distintas casas de estudio. Creo, no obstante, que el clima intelectual en ambos centros de estudio no difiere un ápice…ambos lugares estan atestados de keynesianos y marxistas. Lo peor de los dos mundos ya que si había algo bueno en Marx era que no era keynesiano. La premisa de la cual uno tiene que partir antes de hablar de la progresía es que el “zurdo” es mucho mas que una cabellera indómita, pantalones rasgados y una remera del “Che” Guevara. Lo que ellos buscan, parafraseando a Trosky, es la “revolucion permanente” …ser zurdo pues, es un estado de ánimo. Pero el zurdo no es un personaje romántico ni mucho menos…es sobre todo una persona violenta y resentida. Recurrentemente las circunstancias les muestran una realidad que contradice su teoría. Frente a este lamentable y triste hecho ¿que hacen? Intentan cambiar la realidad. No toleran que los individuos sean los actores de su propio destino…que se manejen con criterios propios y que en la misma busqueda de su propio bienestar desdeñen los “objetivos” revolucionarios. (…) Su negativa a aceptar esta realidad los pone violentos. Hoy en día si bien no descartan la acción violenta entienden que en el siglo XXI tienen nuevos desafíos. Estos pasan por diseminar su doctrina de manera subrepticia…de ahi su manía casi obsesiva por monopolizar el discurso en la aulas, en los medios de comunicación y en la cultura. Ya no se trata de cambiar las conciencias de las masas, sino que el nuevo desafío pasa por cambiar su forma de pensar (como si pudiesen cambiar la naturaleza del individuo!)…lo importante es la “superestructura”. Y esta última se asienta en occidente sobre los pilares de la propiedad privada, la familia, y una tradición moral inspirada en los valores anglosajones. Este es el origen del empeño de la claque marxista en el “agite permanente”, ya que su objetivo inmediato es subvertir el sistema de valores occidental, representado de manera ejemplar por los Estados Unidos (esa es la raíz de su odio visceral hacia el pais del norte). (…) Solo me queda decirte Oscar que no estas solo en esta lucha. Somos muchos los que desde las sombras estamos tratando de cambiar el lamentable estado de postración en que se encuentra nuestra patria (el otro lado de la moneda de nuestra indigencia intelectual)…claro que cada uno lo hará desde su lugar. (…) Quería finalizar esta catarsis compartiendo algo que me pasó cursando la materia “Cuentas Nacionales” ya que creo ejemplifica lo que es hoy en día la Facultad de Ciencias Economicas en la Universidad de Buenos Aires. Resulta que ademas de los dos parciales se nos exigía la entrega de un trabajo practico grupal (max. tres personas). Resulta que el grupo lo conformabamos un nacionalista (peronista), una comunista y quien les escribe. El profesor habia militado en su juventud (tiene una hermana desaparecida) en la extrema izquierda si bien era sabido que su posicion ideological era centro-izquierda. El Trabajo practico giró en torno a las consecuencias sobre los niveles de ocupación en las industrias mano intensivas de las politicas implementadas durante la gestión de Martínez de Hoz (que blanco mas facil!) Mi propuesta original habia sido formular los pros/cons de la convertibilidad como programa de estabilización. Mi idea original, no obstante, la llevó adelante otro grupo. En fin…nuestro trabajo no hacía otra cosa que fustigar implícita y explicitamente la doctrina monetarista que Martinez de Hoz parecía representar. Nuestro trabajo fue el unico diez del curso. Los que escribieron sobre la convertibilidad resaltando su exito en estabilizar el nivel general de precios y en brindar un ancla nominal para reducir la incertidumbre macroeconomica fue el unico aplazo del curso. ¿Coincidencia?

    Comment by Mariano Muruzabal — noviembre 2, 2006 @ 11:50 am

  3. Me solidarizo con el Prof. Lopez Murphy, fui estudiante de encomia en UNLP y me da mucha vergüenza que en nuestra casa de estudios se dé este tipo de actos que lo unico que hacen es empañar la imagen de nuestra facultad.

    Comment by Marcelo — noviembre 2, 2006 @ 12:06 pm

  4. Recuerdo que cuando estudiaba filosofia en la UBA tenia de compañero a Pedro Pou, el ex presidente del Banco Central. Se ve que luego de mandarse las macanas que se mando decidio dedicarse a cosas menos perjudiciales para la humanidad. Un dia los grupos de estudiantes lo acorralaron en el pasillo y en forma prepotente le dijeron que nunca mas pise la facultad. La verdad que me dio verguenza ajena, jamas aprobaria una cosa asi. Y, sin embargo, lo ultimo que quiero es un gobierno liberal en Argentina (liberal en el sentido en que lo usan los tristemente celebres liberales en nuestro pais). Lo que quiero decir con esta anecdota es que no veo por que volver a la civilidad o al orden significa necesariamente volver a un pais liberal. Creo que no tienen nada que ver una cosa con la otra. Se puede ser civilizado sin ser liberal, y se puede ser liberal sin ser civilizado (como ha pasado en muchas ocasiones).

    Cristián: Cierto. La civilización y el liberalismo no son sinónimos en el campo de las ideas. Pero parecen serlo en la historia argentina. La barbarie del siglo XIX era anti-liberal; los montoneros de la década de 1970 fueron y siguen siendo anti-liberales. Demás está decir que el gobierno militar 1976-83 no fue liberal. El liberalismo, aclaro por las dudas, no es sinónimo de dictadura y picana.

    Comment by cristian — noviembre 2, 2006 @ 12:56 pm

  5. Cristian: Si bien entiendo tu desazón quería que reflexiones por un instante en lo que fue la vida de Ludwig Von Mises, economista de la Escuela de Viena. Si bien fue probablemente el economista más lucido y más preparado que haya conocido la profesión (en mi opinión ese podio lo merece Murray Newton Rothbard, matematico y economista…fue discípulo de Mises en EU) fue asombrosamente ignorado por el mainstream pese a haber sido el gran profeta del siglo (el se describía a sí mismo como un “historiador de la decadencia”). Fue el mas ferreo defensor del capitalismo de laissez faire (que hoy la humanidad vuelve a retomar lentamente) en el siglo del estatismo. Fue el que advirtió al mundo de los dos mayores flagelos que enfrentó la humanidad en el pasado siglo…el colectivismo (Ver su obra “Socialismo: Una analisis economico y sociologico”, publicada en 1922) y los fenomenos inflacionarios (Ver su obra “La Teoria del Dinero y el Credito” publicada en 1912). Sus contribuciones sin embargo las capitalizó otro de sus discipulos, Friederich Von Hayek (quien recibió el nobel por contribuciones que no fueron otras que las del propio Mises). Pese a haber advertido las consecuencias del intervencionismo burocratico en los manejos economicos, y las consecuencias socio-economicas del colectivismo, emigra a EU escapando al nazismo. Llega a America con una mano atras y otra adelante. ¿A que edad emigra? Tenía 59 años! Continua su predica en la Universidad de Nueva York…siendo un paria entre los economistas del mainstream, superandolos a todos en erudición y siendo un adelantado a su tiempo. Claro…le tocó predicar durante la “revolucion keynesiana”. Muere en el año 73’, justo un año antes de la entrega del premio nobel a su discipulo mas famoso, y sin llegar a ver la caida del muro de Berlin. Hoy la realidad nos muestra que estaba en lo cierto…que no se habia equivocado. La cantidad de años que la Argentina puede tardar en encontrar su derrotero puede ser un suspiro en comparación a lo que tuvo que atravesar el propio Von Mises.

    Mariano: Brillante relato. (Espero que no sea injusto para con von Hayek. Digo "espero" porque no conozco la vida y la obra de estos dos grandes austríacos.)

    Comment by Mariano Muruzabal — noviembre 2, 2006 @ 1:16 pm

  6. Disiento con el Dr. Avila de que la decada del noventa fue liberal. Reconozco que es una discusion “azarosa” y dificil por el hecho de que la mayor parte de las politicas de dicha decada (sobre todo en el primer lustro) fueron “market friendly”. Un ejemplo elocuente que sirve para ejemplificar mi afirmacion es lo que ocurrió con la supuesta “privatización” del sistema de seguridad social. Alguno me puede decir que es de necio negar la privatizacion del sistema…pero es claro que el esquema actual es privado en “apariencia”. Basta con arañar un poco la superficie para darse cuenta que eso no es tal. En el fondo continua estando el ESTADO SAQUEADOR…solamente que bajo el actual sistema este ha decidido recular y sumar a un nuevo socio: las AFJP. (…) Pero la supuesta privatización no eliminó la raiz del problema, EL ESTADO, ya que el dinero que este obtenía a traves de la imposicion directa hoy lo recibe a cambio de la colocacion de titulos publicos que conforman el grueso de las carteras de las AFJP. Con lo cual, si antes el Estado controlaba su pasivo a traves del impuesto inflacionario ahora lo hace a traves del default de sus colocaciones de deuda de cuyo cobro dependen nuestros ingresos futuros (causa gracia ver como los mismos que aplaudieron el default hoy se muestran como ferreos e inclaudicables defensores del salario de las gentes). (…) las AFJP (…) en vez de maximizar el retorno de sus cuotapartistas le prestan la mitad de sus ingresos al consfiscador por antonomasia…priorizando la financiacion de los dispendios estatales antes que los aportes de sus clientes a los cuales les “muerden” un 33% del aporte. Comunion de intereses que le dicen…distintos actores, misma pelicula. No es muy difícil darse cuenta de que este sistema es tan solo una “fachada” y sin percatarse de que nuestro dinero termina inexorablemente en las manos de esta hidra insaciable que es el estado…cuando el fruto de nuestro esfuerzo deberia estar resguardado en las bovedas de un banco privado alejado de la voracidad fiscal y del poder politico. Esta ultima seria una verdadera privatizacion. No esta fantochada a la que le ponen el mote de “neoliberal”.

    Mariano: En la década de 1990 hubo muchas reformas (u omisiones) que no fueron liberales. Creo, por ejemplo, que la afiliación a las AFJP debería ser voluntaria y que el sistema debería ser offshore para evitar expropiaciones. Pero cuando juzgo en bloque a esa década no puedo menos que agradecer lo que se hizo a pesar de los errores. Te llevo muchos años, algo que no da autoridad pero sí experiencia de vida. Mi madre peregrinó 20 años para que le pusieran un teléfono. Desde que egresé de la Facultad viví gambeteando tarifazos, devalutas y defaults. Recién en los 90 se levantó definitivamente la prohibición de importar autos. Reagan decía "no entiendo a esa gente que rechaza un trato que les permitiría conseguir el 70% de lo que quieren." Yo tampoco.

    Comment by Mariano Muruzabal — noviembre 2, 2006 @ 2:42 pm

  7. Desde ya, estoy en total desacuerdo con lo hecho por los socialistas para impedir la conferencia de RLM. Ya sabemos que la izquierda en general, si le dejan o tiene el poder, amordaza a todos aquéllos que no comparten sus ideas y que proponen otros planes que no son los suyos, los colectivistas. Ellos lo saben, nosotros lo sabemos, y esas son las reglas de juego, de alguna manera claras, con ellos. Pero lo que me inquieta de verdad como muy peligroso, es la opinión tanto del Sr. Natale y la del Sr. Avila, calificando a los ´90, sin más, de período liberal. Para mi, nada más lejos de la realidad. Los ´90 no fueron más que la continuación del socialismo por otros medios. Sería muy largo desde ya, enumerar todas las características del gobierno de Menem y de Cavallo que sustentan esta opinión. Solo voy a escribir las más señaladas de aquél proceso. Los llamados neoliberales de los ’90 entre otros, sostenían que se puede evitar que los gobiernos creen inflación quitándoles el control legal de la emisión monetaria. Dudoso criterio, el crecimiento inorgánico de la masa monetaria puede ser un efecto más que una causa. La verdadera cuestión es que si los gobiernos gastan en forma permanente más recursos de los que recaudan, acumulan un déficit que debe ser financiado. Podrán emitir bonos, endeudarse de distintas maneras, pero a la larga no les quedará más remedio que tomar los ahorros del público. Este comportamiento, de liberal tiene poco. La barrera legal de la caja de conversión que usaron en los ’90 lo único que logró fue retrasar en el tiempo los efectos monetarios de la “fiesta” fiscal. Fiesta que terminaron pagando todos los actores económicos, como no podía ser de otra manera. Los socialistas disfrazados de los ’90 sostenían que los problemas inflacionarios de Latinoamérica debían solucionarse con disciplina fiscal. Su solución distó de ello. Como buenos estatistas, lo que hicieron fue aumentar los impuestos dejando intacto el gasto del Estado a sociedades que ya se hallaban sumamente empobrecidas. No hablemos ya de que el Estado con ese aumento de impuestos no fue capaz de mejorar las prestaciones (forzosas por otra parte) a su cargo, sino que las mismas, generalmente empeoraron. Una actitud correcta desde el punto de vista liberal hubiera sido primero bajar el gasto, luego bajar los impuestos y entonces lograr un notable incremento de la economía.

    Roberto: Vea mi respuesta al comment Nº 6 de Mariano. Sería largo responder de nuevo crítica por crítica. Si tiene tiempo y paciencia, podrá encontrar mi punto de vista repartido en diversos posts y en muchísimas respuestas a comments.

    Comment by Roberto Perez Vega — noviembre 2, 2006 @ 3:29 pm

  8. En los ’90 se sostenía que las empresas públicas ineficientes las pagaba toda la sociedad. La venta que se hizo de las mismas (amen de comisiones) estuvo plagada de leyes, reglamentos y organismos reguladores, tal que era el Estado el que dictaba todas las pautas de acción de esas mismas empresas cuyo accionar, para colmo de males, era monopólico. Lo que hace eficientes a las Empresas es la competencia en un mercado libre de regulaciones estatales. No un cambio de gerencia. Como vemos, muy lejos de ser una verdadera privatización liberal. Podría seguir en este análisis con el fraude de las AFJP, el mantenimiento y apoyo de sindicatos verticales, redistribución de la riqueza (vía impuestos), afanes reeleccionistas, y demás actitudes todas reñidas con el liberalismo. Baste decir al respecto que los ’90 no se enfrentaron a un cambio estructural del Estado, ni al sustrato cultural colectivista de gobiernos anteriores.

    Roberto: Sabemos que la competencia perfecta es superior al monopolio. Sobre la privatización en condiciones monopólicas de la telefonía, puede ver mi respuesta al comment Nº 10, punto 2, del post Escrache de Ambito Financiero.

    Comment by Roberto Perez Vega — noviembre 2, 2006 @ 3:31 pm

  9. Mal podían hacerlo. Eran, en esencia, planificadores económicos a través de organismos estatales que pretendían redistribuir la riqueza entre la población aplanando los ingresos via impuestos, con una posición dominante del Estado en los sectores de salud, educación, cultura, etc., etc., y para ello, sostenían que eso puede lograrse sin el Estado Empresario. Puro Socialismo de la 3ª. Via. Los “neoliberales” (odiosa palabra) de los ’90 eran en realidad socialistas, y su ideal económico de la sociedad solo se diferencia del marxismo ortodoxo (en lo económico, ya no en lo político) en aspectos puramente cosméticos. El socialismo no es capaz de producir más capital del que consume. Puede manejarse de distintos modos y grados, pero siempre lleva a un empobrecimiento gradual y generalizado de la sociedd. Los “neoliberales” de los ’90 soñaron con ser capaces de una planificación económica tan “sui generis”, que cometieron el mayor de los pecados, visto desde el liberalismo: Injertar pedazos (ni siquiera la totalidad) de las ideas liberales en un modelo socialista. Pensando que esa sociedad (medio “socialista-liberal”) produciría riqueza para mantener a un gobierno ejerciendo las funciones de un gobierno soviético mientras el bienestar material se “generalizaba” en la sociedad. Sufrían en su planificación, de la “fatal arrogancia”. La misma de todas las utopías socialistas. Todo ello, muy, pero muy lejos del liberalismo. Al menos, Sr. Avila, esta es mi idea, y cada vez son más los que no se tragan el “hueso” del liberalismo de los ’90. Deberían pensar aquéllos socialistas, que su modelo duró apenas un decenio, mientras que el “original”, a pesar de su segura derrota, duró más de 70 años.

    Comment by Roberto Perez Vega — noviembre 2, 2006 @ 3:32 pm

  10. Estimado Roberto Perez Vega: Creo que para entender la postura del Dr. Avila sobre la decada de los noventa hay que entender que su vision de la economia se enmarca dentro de un marco conceptual mucho mas general…que no es mas que el de la escuela de Chicago, cuyo maximo exponente es tal vez Milton Friedman. Creo que para entender que estamos frente un tipo muy particular de “Free-market economist” el lector podria sacar provecho del siguiente paper http://www.mises.org/journals/jls/16_4/16_4_3.pdf cuyo titulo es mas que sugestivo “Milton Friedman Unraveled”. Creo que las similitudes entre aquel premio nobel y nuestro anfitrion son evidentes. Ahora, la lectura de aquel paper en modo alguno permite responder la pregunta que hizo un forista ¿Que hacer? ¿Que estrategia seguir? A este respecto seria muy ilustrativo y enriquecedor la lectura del cap. XV de esta maravillosa obra que se titula “For a New Liberty” http://www.mises.org/rothbard/foranewlb.pdf Por el dia de hoy esta es toda mi contribucion. Saludos.

    A todos: Mariano nos invita a leer un artículo de Rothbard que presenta a Friedman como un impostor, más interesado en acercarse al Establishment que en difundir la fe liberal. Eso es, la fe liberal. Mariano confunde la Economía con la Teología.

    Comment by Mariano Muruzabal — noviembre 2, 2006 @ 4:56 pm

  11. Jorge: En esta no coincidimos. Para mi no se trata de "humor politico" sino de respeto. Ni tampoco que ciertas ideas esten o no de moda. Yo creo que hay que ser mas respetuoso con quien sea y sobre todo en un ambito universitario. Siempre recuerdo las grandes palabras del Lic. Moscato que era director del Colegio del Salvador al cual asisti: "al que no le guste la pelicula, se cambia de cine".

    Comment by Isidoro Guida — noviembre 2, 2006 @ 7:46 pm

  12. Dr. Avila, no creo que ni yo ni Mariano, adherimos a una “fe liberal”. Si algo caracteriza al liberalismo no es precisamente “la fe”, tal como Ud., y permítame la expresión, utilizó peyorativamente al comentar el post de Mariano. Por el contrario, el liberalismo es una propuesta de doctrina filosófica y de acción política en la que la propiedad privada, la libertad económica y política, la moral retributiva y la limitación del Estado a funciones mínimas, conforman una propuesta con valores moralmente superiores. Pero por sí mismos. Y no porque los humanos que los adopten como sustrato cultural alcancen mayor holgura económica. Los valores del liberalismo producen riqueza porque son superiores, pero no son superiores porque producen riqueza material. Sería caer en el “utilitarismo”, esto es, “está bien “eso” de la propiedad privada porque se demuestra que produce mayor riqueza” (tema debatido en otro post suyo); por el contrario, la propiedad privada es un concepto moral superior, y en la práctica, produce mayor riqueza. Y esto, está más que demostrado cuando se lo compara con los resultados de otros sistemas, en donde la propiedad es colectiva. Esclarecido este pensamiento, al menos mío, quiero dejar aclarado lo que se debatió en este artículo: Tanto Ud. como el Sr. Natale calificaron claramente a los ’90 como “período liberal” mientras que yo enfáticamente, y Mariano de alguna manera, no aceptamos tal denominación en la forma taxativa que se hizo. Ud. me remitió a posts, y en este mismo, donde concede que hubo una serie de medidas en los ’90 que no pueden calificarse como “liberales”. Por otro lado, en el post al que me remitió, habla de la “relativa importancia” de la denominación de liberal para el período de los ’90, que pudo haberlo sido o no, según sus propias expresiones. Si todo ello es realmente así, si no importa la denominación, porque seguir machaconamente tildándolos de “liberales” a años que distaron de serlo? Para darle “letra” a estos que nos mandan? Con respecto a la privatización de ENTEL, prefiero por ahora, no explayarme. Solo le recuerdo que para Telefónica y Telecom fue solo un “tema de negocios”, y me gustaría recordarle dos aspectos de estos “negocios”. Uno, histórico: Los ingleses de ninguna manera, pero de ninguna, deseaban venderle los ferrocarriles a la Argentina. La verdad, documentos revelados a posteriori, fue que se descorcharon muchas botellas de Champagne en Londres, el día que Perón compró los ferrocarriles ingleses. Y la otra, una duda…Si Telefónica tenía tan poco interés en una “competencia” al comprar la ENTEL Argentina, porque después invirtió en numerosos países de Latinoamérica en el negocio telefónico, como ser caso Brasil y Méjico en donde sus negocios distan mucho de un monopolio otorgado por el Estado? Mucho me gustaría me comentara Ud. aspectos que evidentemente desconozco y que los privatizadores de los ´90 si conocían, sobre los “negocios” de Telefónica en todo el mundo hispano parlante y más allá, en el área de la lengua anglosajona.

    Roberto: 1) ¿Tiene noción del tamaño de la calumnia de que fui objeto por parte de Mariano? Vuelva al comment Nº 10. Allí Mariano le apunta que las similitudes entre Friedman y quien escribe son evidentes, y para comprobarlo le sugiere leer un artículo de Rothbard que "desenmascara" a Friedman. Según Rothbard, Friedman es apenas un oportunista que explota sus contactos con el poder. O sea que yo soy otro oportunista que explota sus contactos con el poder. ¿En qué se basa Mariano para acusarme así, tan gravemente? En que no opino exactamente como él opina. Conducta típica de fanático religioso. Entretanto, el prístino Mariano, muy suelto de cuerpo, nos explica cómo vendió sus convicciones por un 10 en una materia (vea el comment Nº 2). 2) La superioridad moral del derecho de propiedad es una afirmación ajena a la Economía; cae en el campo de la Filosofía pero no en el de la Economía tal como se la entiende en la tradición anglosajona hace 200 años. La Economía se ocupa de probar que la propiedad privada conduce a una organización social más eficiente, más rica y potencialmente más justa. 3) No sé cómo procedió Telefónica en otros países de América Latina. ¿Viene al punto? ¿Qué tienen que ver en todo esto los FFCC ingleses? Vaya al punto. ¡La extensión de su comentario triplica la de mi post!

    Comment by Roberto Perez Vega — noviembre 2, 2006 @ 9:45 pm

  13. La Argentina, de Pellegrini para aca no es un pais, es un pendulo. Y el pendulo hoy muestra este tipo de conductas vergonzosas tipicas del peronismo como la que sufriera Lopez Murphy. Lo de San Vicente es muy triste. Pero es importante entender que cuando el pendulo estaba en su posicion anterior, el pais tampoco fue una maravilla. Porque estoy de acuerdo con Mariano, los 90 no fueron un pais liberal. Fueron el Menemismo: el peronismo de siempre mezclado con buenas intenciones. Los dirigentes "liberales" se cegaron ante la posibilidad de acceder a posiciones de poder y transformacion y accedieron ciegamente a participar de un desaguisado que inevitablemente iba a terminar en fracaso: no se puede armar un pais liberal basados en premisas peronistas. Es una receta para fracasar. Como se fracaso. Los 90 fueron una desgracia ya que, por culpa de esta ceguera, el inevitable fracaso de este contubernio convencio a la gente que los liberales somos un desastre, precipitando que el pendulo se moviera hacia donde estamos ahora. Alsogaray? Alsogaray fue uno de los canceres que tuvimos los liberales en el pais. Alsogaray con su falta de capacidad ("hay que pasar el invierno"!!) solo alejaba a la gente de su predica. Si alguna vez la gente empezo a escuchar sus ideas… fue a pesar de el mismo! No fue porque el supo comunicarlas, sino por default, porque el resto de las opciones habian revelado su inutilidad. Y sin embargo, ni aun en ese momento (Menem), Alsogaray supo cristalizar su predica: en vez de mantener a los liberales separados de los peronistas y sus inevitables chanchullos, en vez de mantener a los liberales como los guardianes republicanos del pais, en vez de colocar a su partido como referente critico, en posicion de decir: "los apoyamos en sus reformas, pero si roban les caemos encima!!" Directamente permitio que su partido se mezclara con el peronismo, desapareciera, se peronizara, se sumara al pendulo en vez de asegurar se mantuviera en la direccion correcta. Alsogaray fue, como muchos de los dirigentes argentinos: HORRIBLE, y fue una de las principales causas de que los problemas que liberales hemos encontrado. El pais necesitaba y necesita dirigentes como Pellegrini, no como Alsogaray. El pendulo ha de darse vuelta. Simplemente porque este sinsentido actual ha de terminar, lamentablemente, como todos sabemos ha de terminar. Espero que cuando eso ocurra no sea Macri (quien no solo es un mal politico, sino encima un inutil). Porque con Macri de lider no cabe esperar sino otro ciclo pendular de inevitable fracaso. Por favor, es que no puede aparecer un dirigente capaz!!

    Eduardo: Ojala llegara al poder una nueva generación de hombres como Alberdi, Sarmiento y Pellegrini. Sería maravilloso. Pero el edificio del futuro se construye con el barro del presente. Hay que optar, siempre hay que optar. Esta es la gran diferencia que nos separa. Es estéril opinar de algunas cuestiones sin considerar la alternativa. ¿Se equivocó Menem? Sí, mucho. ¿Hirió susceptibilidades? Sí, muchas. ¿Dio el mejor ejemplo moral? No; de hecho, anhelo la llegada de un presidente capitalista y cuáquero. ¿Había uno mejor que él en condiciones de gobernar? ¿Quién? Voté por Angeloz y me alegro de haberme equivocado; Alsogaray, el tercer candidato en 1989, no tenía chances electorales. ¿Cabe despreciar en bloque los avances en la década pasada? Hacerlo sería comportarse como adolescentes. ¿Tenemos derecho a aspirar a un liderazgo superior? Por supuesto. En Economía, vos y otros que comentan este post, piensan en términos de alternativas, pero cuando opinan sobre la política argentina, no. ¿Se puede saber por qué?

    Comment by Eduardo Romano — noviembre 3, 2006 @ 3:53 pm

  14. Disculpe que me entrometa en lo que no me corresponde, pero queria hacerle una sugerencia: creo que los posts excesivamente largos y detallados, sobre todo cuando estan pensados para autopromocionar al autor (note que todo el mundo pone nombre y apellido, anecdotas personales, e incluso links a sus propios blogs), cansan y aburren al lector. Creo que comentarios extensos no son compatibles con el formato tipico de un blog, en donde normalmente hay comentarios cortos que van directo al punto. Es solo una sugerencia, y espero que no se lo tome a mal.

    Cristián: Es una sugerencia sensata. Así funcionan los blogs en EEUU; vea, por ejemplo, el de Greg Mankiew (en la homepage de este blog, a la izquierda). Trataré de seguir el consejo. Aunque exige mucho trabajo de edición simplificar 15 ó 20 renglones a 5, que es la extensión apropiada para un comment.

    Comment by cristian — noviembre 5, 2006 @ 11:46 am

  15. >> En Economía, vos y otros que comentan este post, piensan en términos de alternativas, pero cuando opinan sobre la política argentina, no. ¿Se puede saber por qué? >> No sé si entiendo tu duda. A riesgo de malenterte, te contesto: no hay diferencias entre economia y politica. Es un error pensar que una puede vivir en una dimension diferente de la otra. Mi frustracion y enojo con los dirigentes "liberales" argentinos, es que, en la oposicion, cuando hablamos de como deberia ser el pais, estamos todos de acuerdo. Luego, apenas se da una oportunidad de gobernar… dejamos todo de lado… para gobernar. La excusa suele ser "es la oportunidad politica y tenemos que manejarnos con ella". La realidad es que, de Peron para aca, los dirigenets "liberales" argentinos cuando tuvieron que gobernar, se montaron a lomo de las instituciones peronistas. En mayor o menor escala, lo que hicieron fue insertar politicas economicas racionales sobre instituciones que se mantenian perversamente peronistas. La idea fue siempre el "aprovechar" el poder peronista y ponerlo a jugar "a favor." Con diversos matices. Un absurdo. Un contrasentido. No cabe esperar nada de estos intentos sino es un fracaso. Y sin embargo, se repite una y otra vez. De los dirigentes actuales, no me gusta ninguno pero.. confieso, hubiera votado a Lopez Murphy. Es un mal politico, pero al menos es un hombre inteligente. Pero el que va a terminar como lider es Macri, alguien que ya ha mostrado su hilacha populista en mas de una oportunidad. A mi me gustaria que al empresario argentino, los intelectuales, los liberales argentinos, fuesen mas como los chilenos: arman un pais coherente. Desde el "barro", como vos decis, pero coherente. Yo no espero nada de los dirigentes peronistas. Si esperaria de los dirigentes liberales. Pero por lo que la historia y la actualidad muestran, lamentablemente no deberia esperar nada.

    Eduardo: Entiendo el sentido de tu comentario: te habría gustado que Alsogaray preservara al liberalismo de la contaminación de la década pasada, de manera que ahora fuera una alternativa de poder. Creo que pecás de ingenuidad política. "Las cosas hay que hacerlas, mal, pero hacerlas", decía Sarmiento con razón. Hay tiempos políticos; cuando llegan, hay que aprovecharlos, y rogar que no se cometan errores. Se privatizó y se reorientó la política exterior hacia EEUU. Estos dos actos bastan para ganarse el odio permanente de los progresistas, con o sin corrupción, con o sin frivolidad, con o sin déficit fiscal. Venía la onda progresista. Lo que quiero decirte es que el liberalismo habría caído en la volteada de todos modos.

    Comment by Eduardo Romano — noviembre 6, 2006 @ 11:20 am

  16. Sigo, Jorge, con mi frustracion con los intelectuales y dirigentes liberales argentinos. Hace poco hablabamos de la necesidad de "accountability" en la argentina. Una forma de lograr tal "accountability" en los politicos es con la eliminacion de las listas sabanas. Hacer, como en USA, que los representantes sean elegidos por distritos. En la Argentina, los representantes son elegidos en masa. Por lo que, a fin de cuentas, que un candidato salga electo o no depende de que sea colocado alto en la lista. Osea, que sea electo o no depende de la voluntad de los dueños de los partidos de ubicarlo alto en la lista, o de hundirlo ahi abajo. Por lo que, en realidad, los representantes argentinos no tienen incentivos para representar a la ciudadania, ya que a pesar de las apariencias esta no es la que los elige, sino a los dueños de los partidos que deciden su lugar en la lista. Esta es una de las formas en que se crea clientismo politico en la argentina… y a pesar de todo, sigue ahi. Que los peronistas o radicales no la hayan jamas borrado tiene sentido: a los partidos corporativistas lo que les interesa es el manejo de los partidos por el caudillo. Pero que los "liberales" (o sus aliados) cuando tuvieron la oportunidad de gobernar "pasaran por alto este pequeño detalle" para concentrarse "en los temas economicos" es, junto a otras politicas similares, muy revelador del cortoplacismo y ceguera intelectual de esos mismos dirigentes. Ningun gobernante (incluyendo los "liberales") ha querido abrir el juego porque temia que de hacerlo, el juego de alianzas que lo mantiene en el poder se derrumbe. Y es muy probable que tuvieran razon. Pero.. ese es un precio que hay que pagar para un cambio a largo plazo. Que los peronistas no lo quieran hacer, lo entiendo. Ellos son corporativistas. Que los "liberales" lo pidieran desde la oposicion pero no lo implementaran desde el gobierno…me parece muy revelador de la pobreza de estos dirigentes.

    Eduardo: Creo haber tocado este tema antes. Los liberales no tuvieron ni por asomo el poder que vos presumís. Influyeron en materia económica porque la economía estaba destruída en 1989 (hiperinflación, horribles servicios públicos) y porque había una ola de cambio mundial a raíz de la caída del muro de Berlín. Pero en cuestiones tales como la reforma de la constitución, la ampliación de la CSJ y otros temas políticos no opinaban porque nadie les habría llevado el apunte. Sin votos, no hay poder ni para sugerir. ¿Tenés experiencia política? Esto no quiere decir que si los liberales hubieran tenido poder habrían impulsado dichas reformas. Esa es otra historia.

    Comment by Eduardo Romano — noviembre 6, 2006 @ 1:26 pm

  17. Dr. Avila, si fue objeto de calumnia, creo deberían pedírsele disculpas. Yo nunca opino sobre la calidad moral de la persona que pueda, ocasionalmente, tener ideas opuestas a las mias. Para mi, su honestidad, Dr. Avila está fuera de discusión. Opiné sobre su expresión “fe liberal” en un aspecto académico si quiere verse así, y dije que Ud. la usaba en un contexto peyorativo. Tan cierto es esto, como que menciona a posteriori, que se trata de un fanático religioso. Con respecto al tema del derecho a la propiedad privada, noto que tenemos concepciones no coincidentes. Dejémoslo ahí, para no ser extensos, como pidió, ya que creo se trata de un arduo tema. Por último, fue Ud. el que me remitió al tema de Telefónica, y lo único que traté de mostrar es que en negocios (soy un modesto comerciante) no todo es lo que parece. Ni muchísimo menos. Nadie sabe a ciencia cierta, que quiere en realidad quien conmigo negocia, más allá de su máximo beneficio posible. A veces uno otorga muchísimo más de lo que el “otro” pretende. Lo de FF CC Argentinos solo fue un ejemplo de “negocios públicos”. Y sintéticamente, los ’90 en mi opinión y ya la de muchos, no fueron liberales. Solo sobre eso trataba de opinar y demostrarlo. Por último no quiero dejar de felicitarlo por el excelente informe sobre la apertura chilena.

    Roberto: 1) Mi referencia al fanatismo religioso no fue caprichosa. Lea la primera página del artículo de Rothbard que le han sugerido, relea mis respuestas y comprenderá que no es una descalificación sino la descripción de una conducta. 2) Me alegra saber que el informe sobre Chile le gustó. Es una gran experiencia que debemos conocer.

    Comment by Roberto Perez Vega — noviembre 6, 2006 @ 2:02 pm

  18. Estimado Dr. Avila, Al postear el link al artículo de Rothbard sabía que corría el riesgo de herir susceptibilidades. Quería aclararle que jamás estuvo en mi intención poner en duda su honra. Creo que eso está fuera de la discusión. Lamento realmente que mi post haya transmitido esa sensacion. Mi critica no pasaba por descalificarlo en su condicion personal. Hago publica mis disculpas. (…) Mis posts apuntaban a señalarle que en modo alguno podíamos considerar de liberal a dicha decada por el solo hecho de que durante aquel periodo se hayan adoptado medidas “market friendly”. Al parecer para usted solo basta reducir aranceles o adoptar alguna que otra medida pro-mercado para ganarse el mote de liberal. Para usted “peor es nada”. Sin ir mas lejos, eso es precisamente lo que ocurrió durante el plan de estabilizacion de Martinez de Hoz…que al igual que los 90’ estuvo muy alejado de un programa de laissez faire. Creo que este tipo de posturas es la responsable de que hoy en dia liberalismo sea mala palabra (…) Lo que Rothbard señala (de una manera muy descarnada es verdad) es que el programa de Friedman no apunta en modo alguno a reducir las discrecionalidades del estado y del poder politico sino todo lo contario. (…) Las siguientes lineas me parecen representativas de la esencia de la critica de Rothbard al premio nobel: “One of Friedman’s crucial errors in his plan of turning all monetary power over to the State is that he fails to understand that this scheme would be inherently inflationary. For the State would then have in its complete power the issuance of as great a supply of money as it desired. Friedman’s advice to restrict this power to an expansion of 3–4% per year ignores the crucial fact that any group, coming into the possession of the absolute power to “print money,” will tend to . … print it! Suppose that John Jones is granted by the government the absolute power, the compulsory monopoly, over the printing press, and allowed to issue as much money as he sees fit, and to use it in any way that he sees fit. Isn’t it crystal clear that Jones will use this power of legalized counterfeiting to a fare-thee-well, and therefore that his rule over money will tend to be inflationary? In the same way, the State has long arrogated to itself the compulsory monopoly of legalized counterfeiting, and so it has tended to use it: hence, the State is inherently inflationary, as would be any group with the sole power to create money. Friedman’s scheme would only intensify that power and that inflation”. El “bottom line” es que friedman en modo alguno propone quitarle al estado funciones que no le son propias, y mucho peor, como el caso de las externalidades y de la moneda favorece su intervencion abiertamente. Creo Dr. Avila que su postura es similar a la de Friedman. De ahí que haya mencionado el paper de Rothbard. La “cosa” no pasaba de ahi. Jamas tuve dobles intenciones. Lamento el mal entendido.

    Mariano: Acepto la disculpa. Admiro los aportes de Friedman a la historia y la teoría monetaria. No es un secreto y no creo que deba pedir disculpas por ello, mucho menos en mi blog. Pero es evidente que no sabe con quién habla. Propongo, y pago un alto costo profesional por hacerlo, erradicar la arbitrariedad del Estado argentino en materia monetaria, bancaria y comercial externa mediante la adopción de una moneda de reserva mundial, de una banca bajo jurisdicción extranjera y de un acuerdo de libre comercio con EEUU. También propongo transferir la recaudación de los grandes impuestos nacionales a las provincias para licuar la arbitrariedad del gobierno nacional. Son propuestas concretas para fijarle un límite práctico y terminante al poder político. Esto es liberalismo pensado para la circunstancia argentina. ¿Nació acaso el liberalismo para algo distinto?

    Comment by Mariano Muruzabal — noviembre 6, 2006 @ 8:26 pm

  19. Tenes razon Jorge. Concedo la logica de tu argumento. Es facil hacer analisis ex-posts. (Bueno, los economistas somos maestros en eso de predecir el pasado,no? :-). Es mas, te admito mis fallas en este caso: a) no tengo experiencia poltica, mas que nada porque no me gusta la inevitable "tranza" que conlleva la actividad y que mis amigos "politicos" deben aplicar a cada rato, y b) como economista estoy muy "rusty" (tengo muchas limitaciones, bah) en macroeconomia, ya que no he trabajado en el area (por eso me gusta leer calladito lo que se comenta al respecto). Pero, admitiendo estas importantes limitaciones, creo ser buen analista. Como tal, tengo en claro que la argentina para llegar a ser un pais liberal estable requiere de, por lo menos, dos cosas: a) un crecimiento en el capital social; y b) la generacion de dos partidos: uno liberal, y otro que no sea antiliberal. La primera condicion va a permitir que las reformas se lleven a cabo y funcionen a pleno. La segunda condicion le va a dar estabilidad al sistema, evitando el ya clasico pendulo historico argentino de alternancia de politicas que destruyen todo progreso que hiciera la anterior. Como analista, viendo los cominezos de Menem, las acciones de Alsogaray, Adelina, testarrosa, educacion publica a las provincias, veia que las medidas tomadas no solo no favorecian la generacion de esas dos condiciones, sino que las hacian mas dificiles. Por lo que pense que la cosa eventualmente iba a terminar como terminara: con el pendulo hacia el otro lado. PERO, admito, tenes razon, bien pudo ser que la cosa hubiera terminado bien. Admito que esa posibilidad existia. Admito y concedo la logica de tu postura (aunque este en desacuerdo). Gracias por corregirme de nuevo. Eduardo

    Eduardo: Las dos condiciones son inobjetables. Sobre todo, la segunda: que haya un partido liberal y otro que no sea anti-liberal (La Concertación Democrática de Chile, el Partido Socialista Obrero Español de Felipe González, el PT de Lula; proliferan los ejemplos que prueban que no pedís nada del otro mundo). Sobre el capital social, que uno advierte a cada paso en EEUU, UE y Japón, la pregunta es cómo acumularlo. Algunos creen que por medio de la educación. Soy reacio a aceptar esta posición, pese a ser un admirador incondicional de Sarmiento. Hacia 1930 Argentina tenía mucho capital social (mi hijo el dotor, decían con orgullo los gringos), pero el país se desmoronó. Alberdi discutió el tema con Sarmiento alrededor de 1850; creo que Alberdi tuvo la razón (Katra: La generación de 1837. Los hombres que hicieron el país, o algo así). Un orden económico estable y abierto forma más capital social, y posiblemente más capital humano, que la escuela pública. Es una hipótesis.

    Comment by Eduardo Romano — noviembre 8, 2006 @ 9:33 am

  20. Es triste que en una UNIVERSIDAD se rechace con violencia física la opinión de una persona que piensa. Y más si ha estudiado en ella. Creo que la Universidad nos ayuda a entender el cosmos: aquella inmensidad difícil de imaginar. Me resulta penoso que una ideología fascista esté minando las Universidades e impida pensar. Pero por otro lado se que aquellos actos fascistas son intrascendentes. Estos señores, que viven bajo el delirio castrista y chavista, deben saber que hay una amplia mayoría de ciudadanos Argentinos que vivimos aquí y bregaremos por un país libre en donde se pueda pensar con amplitud. De paso lo felicito, Profesor Ávila, por su apertura mental y su concepción de libertad. Y espero que no le haga caso a los espíritus represores como los manifiestos en el comment 14. Esos espíritus represores, escudados en el anonimato, se creen dueños de la verdad y pretenden evitar que otros opinen, como sucedió en la Universidad de La Plata.

    Comment by Juan Carlos Vera — noviembre 8, 2006 @ 12:50 pm

  21. >> Algunos creen que por medio de la educación. Soy reacio a aceptar esta posición, pese a ser un admirador incondicional de Sarmiento. >> De acuerdo con vos en las dos cosas: 1) la generacion de capital social es un tema fundamental, pero complejo, y 2) no alcanza con promover educacion para generarlo. A pesar de ello, creo hay pasos que son necesarios e imprescindibles. Se me ocurren cuatro. a) Volcar muchos recursos a la educacion publica primaria y secundaria. Desde mejores instalaciones a captacion y capacitacion de docentes. Una ciudadania instruida es un paso necesario. Pero no suficiente. b) Devolverle el control de los barrios y pueblos a sus habitantes. Terminar con las listas sabanas y todo aquello que promueva el clientismo. La idea es que cualquier ciudadano sienta que, si quiere trabajar para hacer progresar su barrio-pueblo (por ejemplo, desde crear ambitos propicios para la instalacion de negocios, o industrias, o salas de arte, o lo que sea), pueda hacerlo sin tener que enfrentarse al caudillo del lugar que le va a exigir prebendas y redito politico para dejarlo hacer. c) Que los lideres-gobernantes comuniquen con su ejemplo la necesidad de incrementar el civismo, el derecho. Menem en ese sentido fue tan nefasto como lo es este Kirchner de hoy dia. d) Implementacion de una economia de mercado. Aqui estamos de acuerdo. Lo que trato de marcar es que la implementacion de esta condicion, aunque necesaria para el desarrollo del capital social, tampoco es suficiente: requiere de las otras tres. Finalmente, es posible que haya mas condiciones que yo, en mi limitado entendimiento, no llego a ver. Pero si creo que estas 4 son necesarias para el desarrollo del capital social en la argentina.

    Eduardo: Ya que estamos en tren de imaginar condiciones e iniciativas que ayudarían a desarrollar el capital humano y social del país, se me ocurre una que podría hacerle ganar votos a más de un candidato presidencial: que la enseñanza del inglés en las escuelas primarias y secundarias públicas quede a cargo de profesores nativos de EEUU, Inglaterra y otros países de habla inglesa. Por lo menos en un 50%. No da igual aprender inglés con un profesor local que con uno inglés o norteamericano. Yo "aprendí" inglés en San Juan en los años 60 y estuve convencido de hablarlo fluidamente hasta que llegué al aeropuerto de Miami y se me hizo la noche: apenas era capaz de decir frases como the pencil is red, the window is open. No puedo imaginar un proyecto más progresista y útil.

    Comment by Eduardo Romano — noviembre 8, 2006 @ 3:20 pm

  22. Un ejemplo relativo a la importancia de la educacion en la elevacion del capital social (pido disculpas por hablar tanto, es que estos temas tan argentinos me apasionan). Yo haria obligatoria la enseñanza de la economia en las escuelas primarias y secundarias. Algo que me llama la atencion cada vez que viajo a la argentina es como hay gente pensante que, sin embargo, aqui o alla, larga propuestas del tipo "el gobierno tendria que subsidiar-proteger-promover…" A los argentinos, aun a los pensantes, se les ha hecho carne la idea de "El Gobierno proveera". Obreros, comerciantes, estudiantes, industriales, es como una actitud metida en los huesos. (…) Cuando los escucho (…) mi pregunta subsiguiente es: "barbaro, y de donde deberia sacar el gobierno el dinero para tu propuesta?" Y aqui ya empieza a desmoronarse el argumento (al menos, entre los amigos mas abiertos de mente). Yo estoy convencido que si a los chicos desde la primaria se los instruye en ideas basicas como ser el de budget, haciendo que a los chicos se les haga carne conceptos elementales como el que para cualquier gasto se necesita dinero y que ese dinero debe salir de algun lado; y si luego le agregamos nociones como el de "costo de oportunidad", si lograramos que los chicos argentinos de una buena vez siguieran la advertencia de Ortega y Gasset ("Argentinos! A las cosas!") en vez de vivir en mundos irreales donde el dinero sale de cualquier lado y el gobierno debe proveernos de todo, las cosas andarian mejor en la argentina (al menos, la generacion de capital social deberia facilitarse). Eduardo. PS: realmente es asi: impresiona viniendo de USA como los argentinos les cuesta pensar fuera del marco de "el gobierno proveera".

    Eduardo: ¿Sabés cuánto cuesta aumentar tan sólo un año el período de escolaridad obligatoria? Lo supe cuando preparaba una propuesta fiscal federal: cuesta un montón de plata. Supongo que mi propuesta de que el inglés sea enseñado por nativos de habla inglesa en todas las escuelas públicas debe costar más que un montón.

    Comment by Eduardo Romano — noviembre 8, 2006 @ 4:23 pm

  23. Ya Sarmiento fue un precursor en materia de maestras "importadas". Atte

    Sara: Justamente; de alguna parte le vienen a uno las ideas.

    Comment by sara — noviembre 24, 2006 @ 12:14 am

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol